VioletPollux

13 seguidores

Artista. Músico de orquesta, escritore, poeta y traductore freelancer. Le encantan las canciones tristes, las historias de amor, la poesía, las frases filosóficas, los arcoíris y las flores. Ama el arte de todas las formas. Sueña con ser autore best-seller a nivel internacional y activista LGBT. Se interesa por temas sociales y filosóficos, y le gusta la psicología. Lucha a través de sus escritos para que sucedan los cambios que espera ver en la sociedad y la gente, y por los derechos de los grupos minoritarios. Escribe sobre sus epifanías de las verdades del universo, la vida, la existencia misma, y también respecto a lo que no puede evitar sentir cuando mira algo que le despierta el alma o se conecta con ella. Se le conoce por sus obras: "Los amigos no se besan", "El blog secreto del chico perdido", "Más que solo amigos", "El show debe continuar" y "Mariposas rotas" (principalmente). Puedes encontrarle en Twitter, Instagram, Tumblr o Facebook (es @VioletPollux en todos lados), y puedes visitar su blog en Wordpress: vpollux.wordpress.com

¿Sabes por qué a los seres humanos nos gustan las películas, los libros, las canciones, el arte en general? Porque amamos las historias... y en especial las que nos hacen sentir de todo, desde la risa más pequeña y casuall, a la pasión más profunda y enorme que puedas imaginar en tu vida. De eso trata este libro: historias. Alegres, tristes, parlanchinas, artísticas, raras... pero lo más importante de todo: emocionales. Con miles de emociones que no podrás evitar sentir... y eso es maravilloso, ¿a que no?

visibility

405

mode_comment

0

favorite

0

A decepcionarte. A herirte. A asustarte. A preocuparte. A alejarte. A presionarte. A enfurecerte. A ganarme tu odio. A quedarme solo. A perderte. A que huyas de mí. A mis propios sentimientos. A lo que hay en mi cabeza. Y, más que nada, miedo a la verdad que mis ojos no pueden ocultar, sin importar cuánto lo quiera... Poemario (y, en general, diario donde reflejo lo que siento y pienso).

visibility

339

mode_comment

0

favorite

0

La magnitud del amor que sientas por una persona es directamente proporcional a la magnitud del sufrimiento que pasarás por ella. Del dolor que te hará sentir. De lo destrozado que quedará tu corazón cuando se vaya y no veas que regrese por nada del mundo… O, bueno, quizás fuiste tú quien tuvo que marcharse. Porque sí, amabas tu casa, pero ella a ti no. Al menos, no según lo que parecía. La amabas con la intensidad de mil turpiales, le regalaste mil orquídeas, le dedicaste miles de canciones, pero ella no te dio nada, y eso te mataba tanto por dentro que tuviste que tomar la decisión de irte. (Aunque en realidad no lo querías. Aunque en realidad hubieras deseado quedarte. Aunque en realidad la decisión no la tomaste tú, sino esa propia casa, al no darte lo que necesitabas.) Y, pues, ahí estás: te fuiste. Con el alma partida, pero te fuiste. No crees regresar, aunque quisieras hacerlo… (No crees regresar, porque tu casa está demasiado rota como para ello… Pero eso no quita que la extrañes. Aunque sea a sus fotos, pero la extrañas. Y eso está bien. Después de todo, uno siempre extraña su primer amor, ¿no?)

visibility

4.72K

mode_comment

2

favorite

107

He aquí el mar entero contenido en una caja de cristal. Hay torbellinos, remolinos, lluvia, lo que puedas imaginar y más, pero, siendo un poco honestos, lo que más hay son tonos menores. Todo está impregnado de un color profundo y melancólico, y a lo lejos lo único que se oye es eso: tonos menores, y una sucesión de acordes que le partiría un hueso a cualquiera que no sepa mucho de corazones desgarrados. El gran secreto de ese mar es que en él se haya su esencia. Su alma está derramada en cada gota que tiene, y por esto, como es tan personal, es que es frágil. Su hermosura también se halla en eso, en su fragilidad, pero esta misma es la que lo hace vulnerable y por eso ese mar se odia un poquito. Odia ser frágil, odia ser vulnerable, odia ser él mismo. Al menos, lo odia a veces… Porque no puede evitar ser así. No puede evitar ser tan sensible, tan emocional, tan enamoradizo, y esto combinado con su esencia lo que ha traído es lo inevitable: lo han lastimado. Rompieron la caja, hubo un trueno cuando cayó al suelo, y lo que quedó esparcido es una acuarela de pétalos sabor a emociones, lágrimas y unas cuantas promesas quebradas. Sin embargo, la acuarela es linda. De las más preciosas de la humanidad. ¿Quieres acercarte a verla? Quizá te lastimes un poco con las espinas, pero juro que valdrá la pena.

visibility

2.13K

mode_comment

2

favorite

6

Boone Collingwood tiene 16 años, mucha creatividad, ganas de ayudar a los demás y un canal en YouTube. Este ha crecido con el tiempo, un poco pero lo suficiente como para querer seguir subiendo videos, y la mayoría de sus compañeros de salón no lo saben. Uno de ellos es Angus Becher, quien por coincidencias de la vida termina descubriendo el canal y, aunque al principio se sorprende un poco, porque Boone es tan invisible y alumno regular que no cree que en serio sea youtuber, termina tan entusiasmado con él que se vuelve un fan secreto del moreno. Y un día, con agallas, le pide una foto. Le habla. Le cuenta que le gusta su canal y que ama su contenido. Y Boone, halagado como está, se toma la foto con él, le habla, y luego comienza a pedirle consejos hasta que se convierte en su consultor de videos y, en conclusión, su mano derecha. Sin embargo, no todo es color de rosas. ¿Qué sucede cuando Boone se extravía por una semana entera? ¿Por qué el youtuber favorito de Angus ha desaparecido de YouTube, del internet, del colegio entero? ¿Por qué nadie sabe de él? ¿Por qué ya no responde el teléfono? Y, más importante aún, cuando Angus lo encuentre, ¿podrá ayudarlo? ¿O tendrá que quedarse de manos atadas viendo cómo su vida se viene abajo sin poder hacer nada al respecto?

visibility

192

mode_comment

5

favorite

28

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo