Cap 41

Averno (YAOI)

visibility

140.0

favorite

1

mode_comment

0


Los tres corrían por los pasillos con Dorian a la cabeza ya que era el que mejor podría orientarse allí aunque era mucho más grande de lo que parecía. Subieron y bajaron escaleras que no hacían otra cosa que llevarles a habitaciones de diferentes temáticas fetichistas y pasillos vacíos mientras sonaba una alarma irritante que tan solo conseguía agotar más rápido su paciencia.
 
Dorian empezaba a quedarse sin ideas a las que recurrir, no conocía el edificio cono un guardia, tan solo recordaba diferentes recorridos de sus innumerables viajes de una habitación a otra así que terminó llevándolos al sótano donde los habían tenido encerrados en celdas de cristal, con un poco de suerte quizás Dan estuviera allí. Nada más poner los pies en el descuidado suelo los tres se dieron cuenta de que algo no andaba bien, había demasiado silencio y al levantar la vista se toparon con la escena.
 
Los cristales se habían teñido de rojo por la sangre de sus ocupantes, las marcas hechas con sus manos indicaban que habían intentado salir de allí con absoluta desesperación, aferrándose a esos últimos momentos de vida sin poder hacer realmente nada. Dorian se apresuró a buscar en la celda de Dan pero por fortuna no estaba y realmente se alegraba de no haberlo encontrado allí.
 
-¿Qué mierda ha ocurrido aquí?- Hans preguntó mientras examinaba el cadáver más próximo con inquietud.- Que yo sepa no fuimos nosotros... No sé, quizás me falle la memoria.
 
-Probablemente fueron los guardias...- Dorian inspeccionó las duchas para asegurarse de que nadie quedaba allí y volvió a salir.- En caso de emergencia, supongo que tendrán una orden de extinción absoluta.- Cóndor y Hans lo miraron raro.- O eso creo yo, venga, es lógico ¿no?
 
-Sí pero creo que se han dado demasiada prisa...- Cóndor se quedó cerca de la puerta por si venía alguien.
 
-Esto me recuerda a cuando escondía el porno de mi madre... ¡Cuántas revistas desperdiciadas en la basura!- Hans de verdad se estaba lamentando por eso mientras daba vueltas indignado.
 
-Menuda comparación de mierda acabas de meter ahí de gratis...- Cóndor le pegó con la culata de la escopeta en la cabeza y éste se quejó algo reído.
 
-Deberíamos seguir...- Dorian subió por las escaleras de nuevo, abandonando aquel panorama seguido de Hans y Cóndor.
 
Volvieron a los interminables pasillos y las continuas revisiones de habitaciones con la esperanza de encontrar en una de ellas a Dan.
 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
Dan siguió caminando durante un buen rato por aquellos excéntricos pasillos, no podía creer que no hubiera encontrado todavía ningún tipo de salida y estaba empezando a desesperarse.
 
En la lejanía volvió a escuchar disparos, pensaba que se había alejado lo suficiente como para no escucharlos pero más bien parecía ir en círculos, todo seguía igual y empezaba a pensar que no había avanzado absolutamente nada.
 
-¿Qué mierda pasa en este maldito sitio?- Dan se susurraba a sí mismo, intentando mantener un poco la cordura en aquella tensión, estaba a un paso de perder la cabeza.
 
Escuchó unos pasos que se acercaban, Dan se quedó quieto un momento pensando que solo era su imaginación jugándole una mala pasada pero al prestar atención más detenidamente se dio cuenta de que realmente había alguien que se aproximaba. Rápidamente comenzó a intentar abrir todas las puertas que tenía cerca pero no se abrían y solo estaban poniendo más nervioso a Dan hasta que al fin una cedió ante su insistencia, haciendo que este se precipitara al interior con el corazón en la boca.
 
Cerró la puerta con cuidado y se sentó contra la pared. La habitación estaba vacía por suerte pero había signos claros de que sus residentes la habían abandonado a toda prisa seguramente por lo que estaba pasando fuera. Joder no era momento para pensar en eso, Dan puso toda su atención en los sonidos que provenían de fuera, los pasos se acercaban cada vez más y a Dan no le quedaba otra que suplicar por que pasaran de largo... Pero no fue así, pudo ver como el pomo de la puerta se movía al igual que había hecho con Dan y la puerta se abrió.
 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
-Joder, esa fue por poco... maldito guardia.- Hans se quejaba mientras metía el dedo por uno de los agujeros de su chaqueta abierta, unos milímetros a la derecha y no la habría contado...
 
-Eso te pasa por no estar a lo que estás.- Cóndor le dio una palmada en la espalda a modo de regañina y continuaron revisando Habitaciones.
 
-Esperad.- Dorian se paró en seco.- Creo que he oído algo.- Susurró mientras señalaba una de las puertas, a esas alturas no habían encontrado a nadie en las habitaciones así que tendrían que tener cuidado por si era un guardia atrincherado.
 
Cóndor y Hans se colocaron a ambos lados de la puerta y le hicieron una señal a Dorian para que abriera la puerta con cuidado. Dorian lo hizo, entreabrió la puerta con precaución pero al ver que no había ninguna clase de respuesta ofensiva terminó de abrirla de golpe.
 
La habitación estaba patas arriba y en medio de esta había dos cuerpos, Dorian se apresuró a comprobar que ninguno de ellos era Dan seguido de Hans y Cóndor.
 
-Mierda, yo conozco a este crío...- Cóndor se acercó al cuerpo sin vida de Shun que Dorian estaba examinando, se preguntaba qué diablos estaba haciendo ahí pero tampoco se comió demasiado la cabeza al respecto.- A este también lo conozco... Mat- Cóndor cambió de cuerpo para toparse con el del mencionado.
 
-¿Ah, sí? Porque me parece que aún respira...- Hans le dio unos toques con la bota como si fuera un animal que acababa de encontrar. Mat por su parte tosió sangre, dejando en claro que sí estaba vivo.
 
-No sé por qué pero algo me dice que tú sabes dónde está Dan...- Cóndor se agachó con paciencia, esperando una respuesta no precisamente amable.
 
-Esa maldita puta...- no podía apenas unir frases por la sangre y sin dudas el trozo de cerámica que tenía en el pecho era el culpable.- Si que estás desesperado por encontrarlo... ¿verdad?- Intentó reírse pero el resultado no fue bueno.- Hasta hace un rato... nos estábamos divirtiendo aquí... - Cóndor cambió de expresión de inmediato.-Casi había olvidado... lo bien que se siente estar dentro de ese apretado culo.- lo miró con arrogancia a pesar de la situación, escupiéndole algo de su sangre en la cara.
 
-Hijo de puta...- Dorian nada más haber escuchado el nombre de aquel desgraciado se había estado conteniendo para no aplastarle la cabeza a puñetazos y aquello fue la gota que colmaba el vaso solo que Cóndor fue más rápido.
 
Con un solo movimiento cargó su arma y le apuntó directamente a la cabeza, esta vez no fallaría y lo mandaría directamente al infierno.... Justo de donde venía.
 
El estallido del disparo ahogó las últimas risas de Mat y el breve silencio que le siguió tan solo fue interrumpido por el sonido metálico del casquillo chocando con el suelo, provocando un pequeño eco en la sala.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo