¿Con quién hablas?

Muerde o Muere

visibility

20.47K

favorite

162

mode_comment

33


La primera escuela a la que acudí justo después de mudarme tras el divorcio, era en un colegio adventista de Barcelona, en la calle Urgell. Tuve mucha suerte, en segundo de primaria me tocó uno de los mejores profesores que recuerdo. El tipo se llamaba José Luis. Parecía una segunda reencarnación de Jesucristo venida al mundo, tenía la misma apariencia y se comportaba de una manera muy peculiar. Tenía mucha paciencia con los niños.
 
Como niño de Tenerife, recién venido a Barcelona, mucha gente me daba por culo al máximo preguntando una y otra vez si me había costado adaptarme al Catalán o si me marginaban por ello (para quien no lo sepa, en Barcelona aunque todo el mundo es bilingüe, se habla el Catalán, que es un idioma muy parecido pero diferente al Español).
 
La verdad, en dos meses ya estaba hablando el Catalán sin problemas. Es un idioma muy parecido, y para un niño es muy fácil aprender un idioma nuevo.
 
A pesar de ello, claro que habían alumnos estúpidos. O más bien, alumnas.
Recuerdo que había una compañera que se llamaba Saray (no me puedo creer que aún me acuerde del nombre) que era muy mala. Ella junto a otra niña rusa que tenía una cicatriz en el labio que la hacía parecer muy ruda, dominaban la clase como las reinas.
 
Y me dijeron un insulto muy peculiar, que, en aquel entonces, me hizo ponerme a llorar.
Saray me dijo “Ets un bloc de llengua Castellana”. Que la traducción es: Eres un cuaderno de lengua Castellana.
 
Un insulto bastante ridículo, ¿verdad?
 
Pues me hizo escaparme de allí corriendo y ponerme a llorar en el baño como el crío que era. No fue siquiera lo que me dijeron, fue la forma en la que me lo dijo, que hizo que el mundo se me viniera abajo, me sintiera despreciado y me fuera a lloriquear como un estúpido.
 
Aunque también tenía bastante que ver que en el fondo, estaba coladito por esa niña macarra. Me parto.
 
Esta fue la primera y la última vez en mi vida que me puse a llorar porque me asaltaran de esta manera. Y es que como dije antes, todos empezamos por lo más bajo, para llegar a lo más alto. De cualquier cosa.
 
Por eso, si tú aún estás en el punto de llorar si te insultan por la calle, no te preocupes. Yo también estuve ahí. Todos hemos estado ahí. Y de ahí, todos salimos. Sólo necesitas experiencia y herramientas. Y esa segunda cosa, te la daré aquí.
 
Después de mis primeras experiencias negativas en la escuela con algunas peleítas con alumnos, como una vez que me dieron un balonazo a propósito para reírse de mí (ojo, no considero que fuera bullying hacia mí porque realmente eso era una selva, todos se metían con todos a ratos, no era un abuso constante y fijado en mí)... pues pasé de curso, y llegó tercero de primaria.
 
Y creo que ahí comencé a convertirme en una cosa… digamos… diabólica.
 
En ese curso, sí sufrí “bullying”, pero por parte de un profesor. El profesor se llamaba Toni, supongo que de Antonio. Ese es uno de los profesores (y personas) más crueles y viles que he llegado a conocer. Este cerdo (casi literal, porque con su nariz gorda y respingona y su obesidad parecía ese mismo animal), se dedicaba a provocar que los niños entre ellos se hicieran bullying, se insultaran mutuamente, o se agredieran incluso entre ellos o a ellos mismos.
 
Abusando de su poder, recuerdo que una vez me hizo levantarme de mi silla, y me pidió que me metiera de hostias con mi cabeza contra la ventana. Yo no lo hice. Pero no era la primera vez que pedía a otros niños que hicieran cosas así, como ponerse el cubo de la basura encima de la cabeza y quedarse mirando hacia la esquina de la habitación. También otras veces pidió a alumnos que insultaran en grupo a uno por no haber traído los deberes o haber fallado en alguna cosa. Todos coreaban “tooontoo” al ritmo de las manos del profesor, como si de un coro infantil de pequeños acosadores se tratara.
 
Muchos niños no estaban de acuerdo con lo que hacía, y preferían no seguirle el juego si no era estrictamente necesario. Pero otros en cambio, disfrutaban enormemente de esos juegos. Tanto niños como niñas. Coreaban sus insultos a voces todos al mismo tiempo, y esa clase de actitudes provocaban que después, cuando el niño volvía a su sitio, se pasaran el resto del día insultándolo.
 
No sólo eso, sino que también él mismo le buscaba motes ofensivos a los niños para que luego los repitieran. Había un chaval en la clase que tenía una enfermedad que provocaba que se le cayera la piel a trozos. No estoy hablando de la lepra. Se le caía la epidermis a cachos por todo el cuerpo e iba dejando pedazos de sí por todos sitios (es una enfermedad extremadamente rara). Ese profesor le había buscado los mil motes, ya no recuerdo ni la mitad, pero os podéis imaginar. “Día de otoño” creo que fue el más leve.
 
Así que, un día, de manera improvisada, cuando sonó el timbre de final de clases y debíamos irnos, me quedé el último de la fila para salir, y me escondí en el cuarto de baño. Regresé a la clase junto con el otro niño al que se le caía la piel, y junto con él, comencé a tirar las pertenencias de los otros alumnos que le seguían el rollo al profesor y sus acosos en clase.
 
Recuerdo que Saray, la niña macarra, tenía un estuche lleno de rotuladores de colores (que en aquella época, si tenías eso, eras el rey de la clase), y se puso a gritar como una loca cuando al día siguiente descubrió que se lo habíamos tirado.
 
Cogimos los libros del profesor y todos sus apuntes y se los tiramos a la basura y lo quemamos. Lanzamos libros de texto por la ventana, destruímos y quemamos todo lo que pudimos y tan sólo dejamos las cosas de los que no habían estado siendo unos auténticos cabrones.
 
Justicia. No puedo decir más.
 
Todo lo que hicimos se lo merecían, pero era realmente poco en comparación a todo lo que nos habían hecho pasar a la mitad de la clase durante aquel medio año de curso.
 
Al final, cuando terminamos, salimos y nos fuimos a nuestra casa. Fuimos tan estúpidos que no teníamos en cuenta que los pasillos tenían cámaras de seguridad, y obviamente, nos pillaron.
 
El cerdo del profesor, Toni, llamó a nuestros padres para recomendarnos dejarnos sin regalos de navidad. Al otro niño le castigaron, pero a mí, no.
 
Y no precisamente porque mi madre no fuera poco estricta, sino porque, aunque en aquella época no le conté nada, fue capaz de entrever cómo lo que hice, fue por un motivo. Una gamberrada selectiva en algunas personas muy concretas de la clase y el propio profesor, viniendo de un niño de 8 años… algo había pasado.
 
Pero, ¿sabéis qué pasó después de eso?
 
Estuve castigado durante el resto del curso sin recreo, me tenía que quedar en clase recluído… pero nadie, ni siquiera el profesor, volvió a intentar corear una sola cosa más. Ninguno de los otros niños se les ocurrió volver a insultar o decir mierdas de mí o de cualquier otro.
 
Habían entendido la lección. Y aunque fuera algo leve, impactó tanto a aquel curso, que la noticia retumbó por todas las paredes del colegio, desde preescolar hasta sexto de primaria. Y aunque los profesores pensaban que éramos unos gamberros, ahora los ojos estaban puestos en aquel cerdo (que de poder volver atrás, le metería una denuncia), y ahora, debía comportarse con extrema cautela para no levantar sospechas de los verdaderos motivos de porqué hicimos esos actos.
 
Si tan sólo pudiera volver atrás, no me hubiera quedado callado y le habría contado a todos las cosas que ese cabrón estaba haciendo. Pero era un niño, y ni siquiera me atreví a contarle las cosas que estaba haciendo ni a mis padres. No fue hasta muchos años después que pude recordarlo y ver lo mal que estaba todo aquello que estaba sucediendo. Fue asqueroso.
 
Los más listos ya habréis pillado la enseñanza de esta pequeña historia.
 
Los bullys, los acosadores, sólo prosiguen su camino si ven que no tienen consecuencias. En el momento en el que les haces a ellos el mismo daño que te han hecho a ti, reciben un toque de atención poderoso, tan fuerte que deben retroceder y entender que eres tú quien les está dominando, no ellos a ti.
 
Nunca hay que ser el acosador de alguien que no te ha hecho nada. Pero si alguien te acosa, mi mejor consejo es: No lo dudes. Ve a por él.
 
Si te insulta, insúltale. Si te agrede, defiéndete. Si te roba, ve a por él.
 
Haz lo que sea, pero lucha. Nunca te quedes callado. Nunca te dejes doblegar. Porque cuando lo hagas, perderás. No sólo tu dignidad, sino tu vida como tal.
 
Si pudiera volver atrás, haría las cosas de otra manera. Gamberrear por la clase no fue la mejor forma de joderlos, aunque tuvo cierta eficacia.
 
Si pudiera volver atrás y tuviera la tecnología de hoy, habría grabado al profesor haciendo bullying de la manera que lo hacía y habría hecho una denuncia para prohibirle volver a trabajar en un colegio nunca más en toda su triste y cerda vida.
 
Pero de todo se aprende, y tampoco estuvo mal destrozarles sus cosas. Les dio un buen toque de atención.
 
Si alguien viene y toma lo que es tuyo y tú no haces nada al respecto, esa persona no va a entender que tú “le ignoras porque eres superior” como el dicho popular quiere hacerte creer. Esa persona sólo va a entender que si te jode, puede hacerlo sin consecuencias. Que eres el blanco perfecto al que buscarle las cosquillas.
 
Y mucho ojo, porque no te estoy diciendo que si alguien te pega y tú se la devuelves no vas a salir mal parado. Desde LUEGO vas a salir mal parado. Eso ni te lo pienses. Esto no es una película de Marvel donde vas a meterles una paliza como si fueras Spiderman y esquivar todos sus golpes. Pero el otro, también saldrá mal parado. Y el hecho de que sepa que lo que hizo tuvo sus consecuencias, la próxima vez se lo pensará dos veces a la hora de intentar agredirte.
 
Pero bueno, aquí estamos hablando de un caso muy concreto que sólo sucede en el instituto o universidad. En agresiones que ocurren más a nivel en la calle, muchas veces es mejor ignorar esa clase de problemas porque nunca volverás a ver a ese individuo. Pero si te ves en apuros, o vives en una zona conflictiva, lo mejor es que aprendas algo de defensa personal.
 
Esta mentalidad no sólo aplica a situaciones de violencia. La violencia que se vivía en el colegio luego se traslada a abusos de todo tipo por parte de muchas personas. Desde el trabajo hasta vecinos. Hay todo tipo de hijos de puta en este mundo, y van a buscar dominarte si tú no te impones a ellos antes.
 
Y mucho ojo, no respondas a una agresión verbal con una física. Siempre hay que responder dentro de la misma tesitura. Por ejemplo. Si tu compañero de trabajo decide dedicarse a acosarte de cualquier forma e incluso a amenazarte… grábalo, tenlo todo registrado, y métele una denuncia en los tribunales que se le hunda la vida. La justicia decidirá si es culpable o no, pero lo que tendrá claro es que no puede volver a acercarse a ti sin consecuencias.
 
Ni te lo pienses. No des “oportunidades” a esa clase de gente, ellos no te dieron oportunidades a ti antes de decidir putearte. Pues ahora que se atengan ante las consecuencias. Que ninguna agresión se quede sin respuesta.
 
Hay veces que yo personalmente he pecado de querer darles demasiadas oportunidades a gente que me ha hecho daño, y después he terminado pagando las consecuencias de no haberles puesto freno con un buen toque de atención a tiempo. Pero bueno. Hablaremos de eso más adelante.
  • VICT-image VICT - 29/07/2019

    excelente capitulo me recordó a cuando yo iba a la primaria y tenia una maestra que se la vivía insultándome pus siempre fui el rarito de la clase e incluso una vez le enseño mi cuaderno de dibujos a toda la clase diciendo que perdía el tiempo y que debería se mas como los otros niños (me molestaron mucho por eso) también recuerdo que esa maestra le llamo a mi mamá y me obligo a ir a terapias para niños con problemas mentales y lo peor fue que yo me creí que de verdad estaba loco o algo así ,pero por suerte la maestra del año siguiente si me comprendió y me alentó a ser como yo soy

  • galaktycgirlxx-image galaktycgirlxx - 25/07/2019

    Desde primer grado de primaria estudio en el mismo colegio, y desde muy pequeña experimenté en carne propia lo que era el bullying, ya que me lo hacían a mí. Se metían conmigo por mi piel oscura y mi pelo rizado, y porque leía. Nunca les dije nada a ellos porque me daba miedo, pero sí llegué a decirle una vez a mi maestra de primer grado que cierto niño me insultaba todo el tiempo. Lo único que me dijo fue "Yo hablo con él después", y ya. Dudo muchísimo que le haya dicho algo porque el niño jamás paró, y no fue hasta hace un año que se fue del país, cuando dejó de molestarme. Ahora mismo, estoy en cuarto de secundaria. Ocho años en lo mismo. Ya ves.

  • Bamoji-image Bamoji - 14/07/2019

    Interesante capítulo :)

  • Nayel Eya-image Nayel Eya - 20/06/2019

    Wow! todo esto me trajo recuerdos de mi experiencia en primaria, en 4to grado. Mi maestra de aquel entonces se burlaba constantemente de los errores de los estudiantes, a tal punto que era vergonzoso decirle que no entendimos algun tema o explicacion. Nadie dijo nada ni hizo nada. Solo llorar entre nosotros.

  • Razim-image Razim - 02/06/2019 place

    Este es un error que cometes continuamente, Dalas. Se dice "había", no "habían". "Habían" no existe como palabra.

  • Alphashin-image Alphashin - 02/06/2019

    Me encanta <3

  • Jacqueline Pollack Molíns-image Jacqueline Pollack Molíns - 30/05/2019

    Muy bueno, seguiré leyendo, no te detengas

  • Catycat-image Catycat - 28/05/2019

    Tengo miedo de llegar al último capítulo que publicaste porque no puedo parar de leer.

  • Xiomi-image Xiomi - 23/05/2019

    Increíble, Dalasito. Me encanta <3

  • SirMichaelV-image SirMichaelV - 22/05/2019

    No puedo esperar para leer el siguiente capitulo, siento que por fin puedo hablar con dalas, el siempre fue y es mi súper héroe en el mundo real. Te admiro mucho y quisiera llegar a ser igual que tu. 10 apalusos para ti

  • veronica.azocar-image veronica.azocar - 12/05/2019

    me encanta??y de alguna forma menos grave o indirecta, me siento identificada ya que hace un año sufrí de bullying psicológico después de haber emigrado de país, y solo le dí oportunidades y oportunidades a los bullys, MUY MAL HECHO POR MI, pero eso fue en el pasado, y ahora, simplemente, no sufro ninguna clase de acoso, pero me rechazan socialmente por mi “inteligencia” y eso está muy mal. Gracias por los consejos, estoy ansiosa por el próximo capítulo y espero que la app salga en IOS??????

  • enheco-image enheco - 11/05/2019

    es genial, quiero el siguiente capítulo yaa

  • Tara Arum-image Tara Arum - 11/05/2019 place

    Sé que solo es el segundo capítulo, pero quería decirte que eres un grande Dalas, gracias por enseñarme a ser fuerte y, sobre todo, gracias por ser un referente para mí en cuanto a superación y valor. Contigo he aprendido a ver el astuto lobo que hay dentro de cada corderito y, ante todo, a buscarme un disfraz de ovejita más realista que el de los demás y solo quitármelo en casos de emergencia. La verdad, no hace tanto calor con esto puesto ;)

  • Alex&andre-image Alex&andre - 11/05/2019

    Hace años que tengo problemas y situaciones muy complicadas, espero que no tardes en soltarnos el proximo capitulo. Por cierto, estaria bien que wrixy fuera una aplicacion para moviles. Es rapido de leer y muy claro, sigue asi.

  • Elyss-image Elyss - 11/05/2019

    Gracias.

  • EhiPih AP-image EhiPih AP - 09/05/2019

    De verdad que me gusta la forma en la que escribes.... tan fluida >:D !esperare el siguiente capitulo con ansias!

  • arlegdp-image arlegdp - 09/05/2019

    NECESITO EL PROXIMO CAPITULO

  • carlos  ramirez-image carlos ramirez - 08/05/2019

    es muy bueno

  • chapulo-image chapulo - 05/05/2019

    Con ansias esperando el siguiente capítulo. Ojalá hubiera podido conocer tus libros hace unos 15 años: probablemente me hubiera ido muchísimo mejor en el colegio.

  • TheReaper-image TheReaper - 04/05/2019

    Chale lo que me hubiera servido esto cuando estaba en secundaria, demasiado tarde x´d

  • Spirit-image Spirit - 01/05/2019 place

    En qué capítulo aparece la parte de "no llorar cuando estás discutiendo con alguien"? :´v

  • Luis Marquez-image Luis Marquez - 29/04/2019

    Podrias hacer un video animado donde explicas tus viviendas del colegio.

  • Luis Marquez-image Luis Marquez - 29/04/2019

    Es tan bueno que se me pasa muy rapido, me gustaría de que se ponga un tiempo estimado de cuando sale el próximo capítulo porque después me olvido o deja de tener interez.

  • The Strange Boy-image The Strange Boy - 29/04/2019

    Sube el siguiente capítulo dalas!! me esta encantando y siento que tus consejos y experiencias me ayudan muchisímo, te amooo!!

  • Isabel Aguiar-image Isabel Aguiar - 29/04/2019

    Aquí, aprendiendo del mejor :v

  • Aless-image Aless - 29/04/2019

    Gran lección de vida, Dalas Necesito el siguiente capitulo

  • Feranando Gonzalez-image Feranando Gonzalez - 29/04/2019

    espero el próximo capitulo, muy bueno, me encanto.

  • Verman-image Verman - 28/04/2019

    buenardo

  • Ri00rs-image Ri00rs - 28/04/2019

    Muy interesante espero que pronto siguas subiendo los demas capitulos :D

  • Bloshan-image Bloshan - 28/04/2019

    Me encantoo. Quiero la 4 parte ya xDD

  • Bloshan-image Bloshan - 28/04/2019

    Me encantoo. Quiero la 4 parte ya xDD

  • beanitosxd-image beanitosxd - 28/04/2019

    >:D

  • Toni7998-image Toni7998 - 27/04/2019 place

    OSTRAS

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo