Capítulo tres

Survive (Tom Holland)

visibility

1.63K

favorite

2

mode_comment

0


-Arriba, tenemos que ir a intentar cazar algo antes de partir- New me pateaba el pie con  insistencia, me estire solo para verlo con un pedazo de madera entre los dientes, mientras buscaba provisiones en los cajones de la sala.
-¿Ya se ha puesto el sol?- me levanté del suelo un  tanto alarmada, había cometido el error de dormirme, busque con rapideza mi mochila, esperando que New no hubiese robado nada.
-Tranquila, no tienes  nada interesante que  yo pueda querer- afirmó  leyendo  la fecha de caducidad de una  lata de frijoles- Caducado desde hace seis años, maldita  sea-arrojo enfarruñado la lata al suelo, haciendo que se abollara por el impacto.
-Voy por Edrei- él  seguía buscando entre los cajones sin obtener nada, sin embargo había hayado varias latas más caducadas lo que solo significaba una cosa, la casa no había sido arrivada ni por cazadores ni presas, los autenticos dueños habían cargado con todo lo que pudieron, dejando atras unas cuantas latas que caducaron con el paso de los años-Edrei, vamos, es hora de irnos, estamos en un punto rojo-mi hermano que dormía hecho un ovillo se despertó dando un respingo mirandome alarmado-.
-¿Enserio?- pronuncio alargando  un bostezo, sentandose en el suelo, mientras se tallaba los ojos.
-Sí, hay latas de comida enteras caducadas- me acerque para ayudarlo a enrollar el pequeño cobertor y guardar  el catéter en su mochila- somos los primeros en estar aquí después de los auténticos dueños-.
-Puta madre- maldijo poniendose de pie, sacudiendose la tierra-.
-¿Disculpa?- paro en seco al notar su error, mirandome asustado- No tienes  edad para decir groserías, la próxima vez que te escuche te cortare la lengua y hare que te la comas-.
-Lance, es el fin del mundo que tiene de malo que diga groserías- se quejo, colocandose la mochila, ajustadola a sus hombros-.
-¡Mientras yo este viva tú  no romperas las reglas!- le dije firme, Edrei rodo los ojos antes de sacar su navaja para  sacarse la  mugre de las uñas- andando, queremos ver si podemos cazar algo-.
Al llegar a la sala un olor a carne caliente me hizo estremecer, sentía la típica saliva acumularse en mi boca pereciendo junto mis intestinos, New estaba sentado sobre una caja de herramientas se las había arreglado para hacer  fuego en la sala, con pedazos de la mesa de madera, sostenía  con  uno, en lo alto el papel aluminio con la carne dentro.
-¿Se piensan quedar ahí?- cuestionó New quitando el bulto del fuego, colocandolo en el suelo- será un largo viaje, quien  sabe si lleguemos o consigamos comida allá, coman un poco.
-¡¿New nos esta ofreciendo de su comida?!-Edrei estaba tan sorprendido como yo, New dejo de intentar abrir el papel para mirarlo acusatoriamente.
-Consideralo un ragalo de despedida, niño mal agradecido- por fin abrió el papel, Edrei se  sentó frente  a él emocionado.
-¿De despedida? ¿Que va a pasar con el próximo encuentro?-New debía estar seguro que ibamos a morir como para  ofrecernos lo poco de comida que tenía.
-New planea unirse a los cazadores- me senté al lado de Edrei, pude notar con claridad que más allá del reno, habían unas pequeñas papas grisaseas, que debió haber conseguido en algún sitio.
-¡Eres un cobarde hijo de...!- Edrei se detuvo para mirarme, recordando mi amenaza.
-¡Oye niño, yo no puedo seguir así, no puedo seguirme haciendo el héroe como tú hermana!-alzo la voz clavandole un cuchillo a una papa, tendiendomela- pero ¿sabes que? Sí encontramos una vaca grande y regordeta, con leche fresca y grandes carnes, te prometo  que me sigo quedando a jugarle  al tonto con ustedes- le  dio una mordida al cacho de carne, masticandolo con cuidado, como si tuviera miedo de que se acabará.
-¿Qué es una vaca?- preguntó incrédulo Edrei, sin recibir respuesta de New.
-Es un animal extinto- Edrei no conocía más mundo que ese, ese infierno, las vacas al igual que otros animales, habían muerto hasta su extinción paulatinamente con el virus.
-¿Donde estaban los protectores de animales  en peligro de extinción cuando se clasificó como especie en riesgo?- soltó  divertido New, pellizcando la  piel de la papa.
-Se las estaban comiendo- tras mi comentario  New  soltó una gran carcajada, para después seguir comiendo en silencio.
Llevabamos internados en el bosque cerca de dos horas, aún faltaban tres horas para que el sol comenzará a salir, New antes de partir había cubierto el helicóptero con un manto de hojas otoñales improvisado que el había fabricado la noche anterior.
-¿Cómo le hiciste para conseguir un helicoptero?- preguntó Edrei colocandose a su lado, atento a la respuesta de New, que se había colocado las gafas, encendiendo su linterna.
-Hay muchas cosas que puedes obtener sí eres inteligente niño, yo- se interrumpio, agachandose cerca de un tronco grande, apagando la linterna, indicandonos que nos ocultaramos- infectados- susurro quedando en la izquierda, mientras Edrei se tiro de lleno en el suelo a la derecha.
-¿Cuántos son?- pregunté posicionandome en medio de los dos, preparando mi arco, New se levantó ligeramente inclinandose sobre el tronco.
-Dos- New se volvió a esconder, sacandose un cuchillo de la endidura del pantalón.
-Edrei cubreme desde aquí- hice de lado la flecha para tomar una pequeña piedra, arrojandola a unos cuantos metros de ellos, que caminaron por instinto hacía el sonido, pasando frente a nosotros dándonos la espalda, pude notar mejor que se trataba de un hombre y una mujer, completamente palidos y delgados, sin cabello y con los dedos engarruñados- yo me encargo.
-Adelante- sonrió el castaño con sinismo, dandome total paso a mi víctima 
Atice una flecha en el craneo del que debió ser antes un hombre treinton, salte el tronco, sacandole la flecha del craneo, usandola de arma hasta clavarla en la cien de la mujer, ambos soltaron un gruñido antes de caer al suelo, me aleje unos  pasos de ellos, sacudiendo la flecha para sacarle la sangre, no podía darme el lujo de desperdiciarlas, ellos se arrastraron por el suelo unos instantes intentando alcanzarme antes de finalmente quedarse inmoviles en el suelo
Apesar de lo grande que era el bosque y las residencias de al lado, parecían ser los únicos infectados, como si incluso ellos huyeran del punto rojo, mantenía mi mirada fija en ambos y en sus cuerpos podridos de los cuales empezaba a emanar un miasma tóxico.
-Esas mierdas son asquerosas- New se puso de pie, colocandose una pañoleta en el rostro, cubriendose de la nube tóxica que se comenzaba a hacer cada vez más grande, imite su acto, tomando la pañoleta roja que descansaba en mi cuello, subiendola sobre mi rostro hasta cubrir mis pómulos.
-¿Estaban solo ellos dos solos?- ¿se conocían? ¿Habían sido algo antes de la infección?¿Habían muerto sin morir del todo de manera heroica y poética-apesar de que ya llevaba la mitad de mi vida matando esas cosas lo cierto esque no podía evitar intentar imaginar lo que habían sido antes de la infección.
-Eso espero, no esque me muera por averiguarlo- New paso al lado mío, dandome un golpe con el hombro, saco su machete picando sus cuerpos sin vida, en busca de algo de lo poco que pudieron haber tenido  para  llevarselo, cual cazador.
-Tienes madera de cazador- desvío su atención para mirarme fijamente, sin decir nada.
-¿Entonces como conseguiste el helicóptero?- cuestionó Edrei, mirando como New les desgarraba las ropas.
-Pues...- buscaba las palabras correctas, Edrei era demasiado joven para entender mucho, cuando la infección comenzo el mundo comenzo a pudrirse junto a los valores, todo lo que Edrei sabía era gracias a mi y al hecho de que quería que fuera un hombre de bien, con educación pese a su enfermedad, pese al hambre, pese a su enfermedad.
-Veneno- ahora la mirada de ambos estaba en mí, había dado en el clavo, fuera quien fuera a quién New le robo el helicóptero lo había conseguido por medio de veneno.
-Exacto- pude notar su sonrisa maliciosa por debajo de la pañoleta grisasea-.
Era sorprendente lo que podías conseguir con diez militros de morfina, dos kilos de carne y un frasco de veneno. 
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo