Sangre de guerra

Extraño mi casa

visibility

257.0

favorite

3

mode_comment

0


Parte I: Prólogo.
Sangre de guerra.
Esos rasguños me hicieron sangrar y me enojé contigo, porque no parecía que me hicieras el amor, sino la guerra.
 
Finalmente entendí que la guerra no me la hacías a mí; la guerra la tenías dentro de ti. Te estaba matando, destrozando lenta e inevitablemente. Cargabas con el infierno en tu pecho, en tus venas, en tus entrañas. Te hacía sangrar mil veces más que las marcas que dejaste en mi espalda y todo mi cuerpo…
 
Y yo no lo comprendía.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo