¿Por qué no lo dijiste antes?

Extraño mi casa

visibility

81.0

favorite

2

mode_comment

0


—Si no me querías, ¿por qué no me lo dijiste antes?
Seguía con los ojos llorosos. Y la voz tan quebrada como antes (o más).
—No podías salvarme.
—Salvar a alguien no es quererlo.
—Uno quiere salvar a quien ama.
—Eso no responde mi pregunta.
Y hubo silencio. Unos segundos, unas eternidades: daba igual, porque dolía como si el cielo se me viniera encima y nunca se fuera a detener.
—Sería mejor que te fueras.
—¡Eres una cobarde! ¡¿Por qué jugaste conmigo?! ¿Por qué me hiciste pensar que me querías?
Su llanto se hizo mayor.
—Solo vete…
—¡Dame una maldita respuesta!
—Si te la doy, ¿te irás?
—Haré lo que quieras si respondes esa simple pregunta.
Y, tras acercarse a mí y mirarme con ojos tan desesperanzados como yo sin ella, me besó.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo