Bandera sin color

Extraño mi casa

visibility

174.0

favorite

0

mode_comment

0


Todos los días son una lucha nueva
y temes el día en el que (ya) no vayas a ganarla (más).
Una pequeña lucha de una gran batalla.
Esa pequeña batalla que, lo sabes,
forma parte de una (enorme) guerra.
Odias los periódicos porque te mienten.
Odias las calles porque lo único que escuchas es
sí, lo que sea que ordenes por comida,
mientras la otra mitad susurra
se fue mi familia, mis amigos, mi todo,
y (ahora) soy yo quien se va a ir.
 
Casas desoladas, estómagos hambrientos,
cadáveres por doquier, y no solo de carne y hueso.
Esperanzas, sueños, metas, ilusiones,
familias, relaciones, amistades, felicidad…
Montones de muertes, montones de corazones rotos
y nadie dice (ni hace) absolutamente nada.
Esto va a mejorar, fue lo que oíste por años,
pero lo has visto con tus propios ojos y nada ha mejorado.
Todo ha ido en menos cero, todo ha ido hacia atrás,
y te preguntas si algún día volverás a irte a la cama
sin el temor de ¿será que mañana (lo que queda de) mi familia y yo
comeremos algo? ¿Será que soportaremos otro crepúsculo?
¿Será que sobreviviremos aunque sea un día más?
 
No quieres llorar, no quieres que piensen que eres débil, pero
¿cómo no llorar cuando parte de ti se viene abajo?
¿Cómo no llorar cuando todo lo que quisiste, tuviste, soñaste
es destruido frente a tus ojos (te lo arrebatan injustamente),
y no hay esperanza de que vuelva a ser como antes?
Quieres ser fuerte pero
la gente que quieres se está muriendo,
de hambre, por enfermedades tontas, por inseguridad,
y es cierto, algunos días resistes, pero
en otros todo se siente como tanto, todo se siente como demasiado,
y no puedes evitar que las lágrimas se te escapen.
 
Nunca votaste por ese color, pero ahora te jode la vida
(a lo que dices que se llama vida).
La gente que votó por él es la primera en irse.
¿Cobardes, aprovechados, o sabían que solo jodían a los demás?
¿Será que lo hicieron por eso, por maldad?
¿O lo hacían porque creían que podrían resaltar entre la
misma miseria para todo el mundo?
 
El amarillo era tu capa, la que te hacía volar,
y hoy en día te hunde en el suelo.
Antes nadabas en el azul,
y hoy en día te deja morir porque se ha quedado seco.
El rojo es el que más te duele, porque
ya no es solo sangre de tus próceres: ahora también es tu sangre.
De tu familia, amigos, hermanos,
de todos las estrellas tricolor que lentamente van
apagándose entre lágrimas, miseria y desesperanza,
estrellas que no ven que tienen que despertar y gritar,
porque si no se salvan ellas mismas,
ya nadie nunca recordará su brillo
 
(porque si no se salvan a sí mismas,
su brillo se extinguirá
para siempre).

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo