Siento

Extraño mi casa

visibility

93.0

favorite

0

mode_comment

0


Me dicen que soy fuerte por sobrevivir y soportar todo lo que pasa en mi país, pero no se siente así.
Me siento muy frágil, como que cualquier cosa podría romperme, como que estoy a solo un paso de desmoronarme por completo.
Siento que una parte de mí muere cada vez que un amigo o ser querido dice que se irá del país y sé que nunca lo volveré a ver, que ya nada será igual.
Siento menos y menos esperanza cuando veo que algún plan que tenía se viene abajo por algo mínimo (o no tanto) que haya hecho el gobierno.
Siento estrés, frustración, ganas de llorar y más cada vez que dan un anuncio que vuelve a disparar la inflación y desestabiliza aún más la economía y nuestras vidas.
Siento impotencia cuando escucho que más niños han muerto por desnutrición o en hospitales por falta de insumos, medicinas, equipos y personal.
Siento auténtica tristeza cuando veo más y más personas buscando entre la basura todos los días algo (lo que sea) porque no tienen qué comer.
Siento confusión y enojo cuando veo que algunos actúan como si nada, como si el país no se estuviera desangrando, como si todos no nos estuviéramos muriendo en realidad; o hacen de la vista gorda e ignoran la situación.
Siento dolor cuando veo que tantas empresas, tiendas y negocios cierran porque quebraron o sus dueños se van del país.
Me siento débil y sin fuerzas cuando paso demasiadas horas sin comer porque no hay comida en mi nevera, cuando como dos o incluso solo una vez al día, cuando no puedo concentrarme porque no tengo energías ni para caminar.
Me siento impotente cuando veo a mi abuela llorar porque no tiene comida, porque el dinero no le alcanza para las medicinas que necesita tomar, porque no puede ir al médico y se siente mal, porque la vida es demasiado complicada y difícil para llevarla por demasiado tiempo.
Siendo un dolor apoteósico cuando pienso en todos esos jóvenes que se fueron a otros países en busca de dinero para poder vivir y enviarles a sus familiares aún en el interior, porque probablemente nunca serán profesionales, nunca terminarán los estudios universitarios que iniciaron, probablemente nunca se graduarán y tendrán que quedar toda la vida siendo el empleado de la empresa de un tercero, aunque tenían la capacidad y potencial de ser mucho, mucho más.
 
¿Que soy fuerte?
No.
Es decir… quizá lo parezca, pero, lo juro, por dentro mi alma está más que desecha, destruida y vuelta nada.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo