Nota del autor

Extraño mi casa

visibility

77.0

favorite

0

mode_comment

0


Creo que para nadie es secreto que en Venezuela hay crisis. No es solo una crisis económica: también es humanitaria. Sin alimentos, sin medicamentos, sin insumos médicos… y las calles cada vez más vacías, porque la gente se va del país (la peor crisis migratoria de Latinoamérica en la actualidad, si no me informé mal).
            Debido a que soy artista, soy muy sensible (¿o es al revés? Nunca lo sabré), y el punto es que la crisis me afectó no solo económica, social y físicamente (sí, estoy más delgade porque no como mucho), sino también emocionalmente (que, en mi caso, es siempre lo que más me jode).
            Como ya he comentado en otros posts en mi blog, videos en mi canal y libros (como Notas para El Amor De Mis Lunares), la depresión es uno de esos monstruos horribles que enfrento. La ansiedad es uno de sus compañeros de juego (y el parque de diversiones es mi cabeza, ¿qué te parece?), pero la depresión es especial me atacó durante varias semanas, y dichos ataques se vieron reflejados en mi arte.
            Me gusta definirme como una persona positiva y optimista, pero es muy difícil serlo cuando ves que tu país cada vez está peor, cuando tu familia y tú se mueren de hambre, cuando tus amigos corren peligro por falta de medicamentos o simplemente se van a otra nación (y sabes que probablemente no los verás nunca más). La crisis de Venezuela no solo me ha quitado comida, medicinas y poder adquisitivo: me ha arrebatado amigos, salud mental y física, oportunidades y muchos momentos de felicidad.
            Mi arte no es impune a mis sentimientos; más bien, me atrevería a decir que es todo lo contrario. Si bien me gusta que mi arte sea positivo y optimista, no siempre es eso lo que está en mi mente… y lo que escribo, pues, termina impregnándose de eso en ocasiones: de lo que me inunda la cabeza, aunque no siempre sea lindo. O fácil de contar. O alegre.
En este libro en específico, narré mucho de lo que viví. De lo que pensé. De cómo me sentía mientras me enfrentaba a tantas cosas. De lo que mi mente susurraba cuando sentía que no podía más. De lo que sentí que me quitaron, de lo que sentí que perdí.
 
Gracias por haber leído esto. Y por entenderme, aunque no vivas lo mismo que yo.
N/A: Gracias por haber leído este libro. De verdad, miles de gracias. 
Si quieres leer más obras mías, sígueme aquí y en mis redes sociales. En IG y TW soy muy active: @VioletPollux.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo