El Unicornio de Cristal

Géneros: Misterio, Suspense

El crimen y el asesinato se adueñan de las calles de la gran ciudad. La única evidencia que une a estas muertes es un pequeño adorno de cristal azul, cosa que finalmente indicará al autor de las muertes.

Reencuentro

El Unicornio de Cristal

visibility

152.0

favorite

0

mode_comment

0


La casita pequeña pero muy bien cuidada estaba situada en un barrio en las afueras de la gran ciudad de Londres. Un pequeño jardín con verja de madera pintada de verde la separaba de la vereda cubierta de césped bien cortado.Un hombre entrado en años se encorvaba sobre un rosal que crecía junto con otros en el jardín. Matías Lamb estaba de espaldas a la vereda, por eso no vio al que se acercaba sonriendo, bien vestido con sobretodo de fieltro gris y sombrero haciendo juego.Al llegar al portón de entrada golpeó las manos haciendo que el viejo Lamb se volviera sobresaltado, al verlo exclamó;¡Curry! Qué sorpresa. ¿Qué lo trae a este apartado lugar?Lamb, viejo zorro, estás muy bien, se te ve descansado y… veo también que ganaste algunos kilos.
Sonriendo Matías Lamb se palmeó el vientre y casi con orgullo contestó;Oh, es la tranquilidad, el buen dormir y poder ser libre de compromisos…Ah, eso espero alcanzar muy pronto.
Abrió el portón y pasó al jardín apretando con entusiasmo la mano que le tendía su amigo.
El señor Lamb introdujo a su amigo en una pieza de reducido tamaño, con un gran ventanal por donde entraba la claridad a raudales. El visitante observó que todo estaba en perfecto orden, una biblioteca de madera bien surtida, dos butacas de cuero muy usadas, en medio de ellas una pequeña mesa redonda con un porta pipas y un cenicero de bronce bien pulido. Era a toda vista la casa de un hombre, no había carpetitas ni adornos superfluos.Las cortinas de tela pesada tenían dibujos que representaban caballos, perros y zorros. Frente a la chimenea una piel de oveja servía de alfombra.En las paredes sólo se veía un cuadro representando una escena de caza.Cuando los dos se acomodaron en las butacas, el dueño de casa comentó;Me alegra tu visita, por lo general nadie viene, pocas veces aparecen los familiares… en esta época cada uno está metido en lo suyo.Es verdad, todo anda revuelto, el asunto de la guerra desestabilizó los andamios de la sociedad.Eso es verdad Cristian… pero dime, ¿a qué has venido?
 El señor Curry carraspeó y juntó las palmas de sus manos apoyando los dedos por un instante en los labios, luego dijo…Dos cosas me han traído aquí, primero deseaba volver a verte, desde que te jubilaste, falta algo allá en el cuartel de policía. ¿Sabes, Lamb? Aquello está cambando, lleno de gente nueva… yo soy uno de los viejos, así me dicen cuando creen que no los escucho.Bien y la segunda razón, ¿Cuál es?Pedirte ayuda… ya tengo la autorización de arriba, conseguí que te nombraran consultor.¿Por qué Cristian?Porque nadie tiene tu perspicacia, nadie da en el clavo como lo haces, tu sueles ver cosas donde ningún otro las ve… necesito tu ayuda.
El señor Matías Lamb quedó pensativo mirando el fuego de la chimenea, después de un instante levantó la vista mirando a su amigo, se puso de pie y llamó…Alí, Alí…
En el acto apareció un hombre ya mayor de piel aceitunada, ojos negros y llevando la cabeza atada con un rollo de tela que formaba una especie de turbante, vestía ropa sencilla pero muy limpia.
¿Llamó señor?Sí, haga el favor de traernos un buen te.
El sirviente se inclinó antes de darle la espalda y se retiró en silencio.¿Aún conservas a tu fiel Alí?Ya lo ves, es el compañero ideal, silencioso, hacendoso y sobre todo buen cocinero.Es perfecto entonces; ¿Qué me dices de mi proposición Lamb?Dame un día o dos, lo pensaré, hacen casi cinco años que me retiré y te aseguro que si debo ayudarte, lo haré a mi modo, no volveré al Yard, seré independiente…Eso está bien, se hará como tú digas Lamb.Pero debes ponerme al tanto. ¿Qué sucede?

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo