Una vida no tan normal parte 6

Hermanos de un mismo cuerpo

visibility

164.0

favorite

0

mode_comment

0


Han pasado días desde que supe algo de Khoul, me sentí mas cómodo el saber que esta bien, pero eso no quita el hecho de que siga un poco intranquilo y curioso sobre todo esto. fui a clases normalmente converse con armando, ya saben lo típico de todos los días excepto por la vocesita que siempre estaba tratando de convencerme que haga locuras. 
Una noche en mitad de la madrugada pude ver a través de mi ventana a alguien observándome era raro no se le veía bien su rostro mas que usaba una capucha oscura y sus dos ojos brillaban con una luz blanca como si se tratasen de linternas, rápidamente me levante y corrí hacia la ventana pero ni bien me acerque esa persona o cosa se desvaneció, lo peor de todo es que no me pareció algo raro, me estoy acostumbrando a todas estas locuras, de camino a la escuela iba pensando, «nephilim, observadores nocturnos, Khoul desaparecido y a salvo en un lugar desconocido. Algo se me esta pasando, estoy seguro», de pronto escucho una bocina muy fuerte proveniente de mi izquierda, cuando logre mirar era un auto el cual estaba a punto de embestirme, pero de pronto vi como todo se detenía lentamente el hombre con su perro el cual paseaba al final de la calle se movían mas lentos, todo era como si estuviera en cámara lenta el auto se detuvo, quede unos segundos mirando todo el espectáculo que ocurría a mi alrededor, entonces me percate de todo y corrí hacia adelante para hacerme a un lado de el vehículo, cuando salí de su camino todo volvió a moverse con normalidad, de todo lo que había pasado esto sin duda no tenia la mas mínima lógica, pero luego pensé que nada de lo que paso tiene en realidad lógica. 
Volví de la escuela paso lo normal, llegar, comer, bañarme y dormir. Pero esta vez en mitad de la madrugada como la ultima vez por alguna razón me desperté con la sensación de que muchas personas me observaran como si estuviera en medio de un escenario, vi hacia la ventana pero no había nada suspire y me volví a acostar, escuche como la puerta de mi pieza se abrió y mire rápidamente hacia allí nuevamente no había nada, pero mirando de reojo logre ver algo adelante de mi cama mire y ahí estaba, un hombre alto de traje completamente negro no lograba ver su rostro pero este no era como el anterior este no tenia capucha y mas importantes sus ojos no brillaban por su radiante luz blanca, eran ojos rojos completamente rojos con un diminuto pero notable punto negro; se quedo observándome, pasaron, no se ¿horas? en mi cabeza fue así pero por el reloj de pared que se encontraba atrás de el solo fueron segundos. entonces junte valor, trague saliva y
-Q-Quien eres?¡¿Que ha-haces en mi pieza?! -Pregunte con miedo 
El solo se mantuvo en silencio y luego por la luz de la luna que lograba entrar e iluminar un poco mi habitación vi un poco su rostro era muy normal, pero luego hizo una muy grande y larga sonrisa tan espeluznante que me erizo la piel sus dientes eran como cuchillas entonces, soltó una carcajada 
-¿Con que tu eres el niño al que me a mandaron matar eh? -Susurro con un tono sombrío y sádico
 En ese momento sentí pánico como nunca antes lo sentí entonces vi como saco un cuchillo grande lo levanto y lo puso en el angulo perfecto para que la luz de la luna ilumine su frío acero, entonces se lanzo sobre mi mientras reía, logre hacerme a un lado rápidamente pero rozándome la costilla y lastimándome un poco mientras el se había incrustado en el espaldar de mi cama, me levante y corrí hacia la puerta lo mas rápido posible mientras el intentaba sacar su cuchillo del espaldar, salí de la pieza rápidamente para empezar a gritar a mi mamá sobre el loco que entraba en mi casa 
-¡MAMA AYUDA! ¡HAY UN LOCO EN LA CASA Y TIENE UN CUCHILLO! -Gritaba con pánico
En ese momento me parecía una buena idea, la idea del siglo y seguí gritando hasta que llegue a su habitación mientras mis lagrimas de miedo se volvían lagrimas de felicidad, abrí la puerta y allí estaba, las lagrimas caían y caían de mi cara; allí estaba el cuerpo inerte de la mujer que me había dado la vida, el cuerpo inerte y degollado de mi propia madre ante mis ojos, me acerque a su cuerpo le grite una y otra vez, ella estaba muerta, con un rostro inexpresivo, de pronto 
-TOC-TOC - Dijo mientras golpeaba la puerta acorde simulaba el sonido con su boca -. Siento interrumpir este momento tan melodramático pero es hora de que te le unas niño
 se abalanzo sobre mi y en ese momento grite con todas mis fuerzas y me eche sobre el, dimos muchas vueltas en el piso, supongo que por cosas del destino y muy mala suerte termine con su cuchillo clavado en mi pecho. El solo se levanto, me sonrió y se dispuso de sacarme el cuchillo de mi pecho mientras tarareaba una canción infantil que si no me equivocaría era el ropavejero. Entonces el simplemente me saco el cuchillo y mientras tarareaba esa canción se dispuso a bailar vals con su cuchillo, ya casi sin energía me arrastre hacia la pared mas cercana y ahí me afirme mientras veía como esta cosa bailaba con su cuchillo y mi respiración se dificultaba mas, casi no respiraba ya, sentí como todo en mi cuerpo se apagaba, todo se empezó a nublar.
De pronto todo empezó a moverse lentamente el lunático vio todo a su alrededor y sus expresiones de felicidad pasaron a miedo
-¡Nooo! -Grito con fuerzas 
Hasta que se quedo parado, como si alguien haya presionado el botón de pausa. vi como la puerta se abrió y entro un señor de unos 40 años, pelo corto con un poco de canas, vestía de traje azul con una corbata negra y un tapado negro que cubría la mayoría de su cuerpo; entro a la habitación ignoro por completo al tipo del cuchillo, se me acerco me observo como si de un especimen en extincion se tratara 
-Oh Aramis... Espere, le gusta así? o lo llamo por su apellido?, bueno para conservar el profesionalismo le diré señor dumas, estamos con mis socios muy contentos de que usted y su hermano hayan entrado al negocio, eso eleva mucho nuestras expectativas y pone ansioso a mi jefe; de hecho estoy seguro que por la única razón que estoy aquí es por el, bueno señor dumas vine aquí a hacer negocios con usted, ya que veo que se encuentra sin su fiel acompañante, no me diga ¿los de arriba se lo llevaron cierto?... oh cierto su herida, mil disculpas -Dijo disculpándose mientras ponía su mano en mi pecho 
El dolor, la dificultosa respiración y la sangre que salia pararon, yo aun sin decir una sola palabra el solo siguió con su discurso 
-Bueno señor dumas vine a proteger nuestra inversión, usted no puede morir tan pronto, eso seria malo para mi jefe y mis socios; tenemos grandes planes para usted y su hermano. nos veremos en otra ocasio... -Me explicaba mientras se paraba e iba hacia la salida de la habitación 
-Espere se-señor, sobre mi madre? -Le interrumpí antes de que se marchara
Ya se que podría preguntar otras cosas como el paradero de mi hermano o quien es, siquiera que se refieren con inversión y todas esas cosas que suenan de negocio, pero me importaba mas el que mi madre degollada este de nuevo sana 
-Claro, se me estaba olvidando no se preocupe, yo me encargare de este agramon de segunda clase y todas las demás cosas; hasta luego señor dumas nos veremos en otra ocasión
Solo hizo un chasquido y yo desperté en mi cama justo a tiempo para la alarma de mi celular mientras pasaba mi mamá sana y salva por la puerta para decirme que ya estaba el baño para mi ducha. Me levante exaltado todo era solo un mal sueño, una pesadilla sin mas que no tenia que darle importancia, fui directo al baño y cuando me sacaba la remera logre verme en el espejo, tenia el raspón del cuchillo en mi costilla.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo