Amaru

Géneros: Fantasía, Misterio, Romance

Esta es la historia de un joven con una vida cualquiera hasta que un día despierta con su cara sobre una nota que cambiaría su rutinaria vida.

1. Y así desperté

Amaru

visibility

540.0

favorite

2

mode_comment

1


Hoy 3:25 p.m. desperté de un sueño que no recordaba, tampoco recordaba por qué dormía. Desperté con la cara sobre una hoja, sentado frente al escritorio de mi cuarto, esa hoja tenía escritas varias frases, todas enumeradas, estaban en un idioma que no conocía, no sabía ni entendía por qué estaba eso allí, solo podía escuchar en mi mente una frase que retumbaba repetidamente, con una voz que no era la mía “hagamos esto más interesante”.
Levanté la cara de la hoja me sentía extraño, como si hubiera despertado en un cuerpo distinto. No me sentía yo mismo, era una sensación difícil de explicar. Ignoré ese hecho, ya era de tarde, volví a ver el reloj y eran las 3:28 p.m., vi la hoja aún en la mesa, con esas frases enumeradas, y me entró una curiosidad o ansias, tal vez de saber qué decía en esa hoja. ¿Quién la escribió? ¿Qué hacía en mi mesa? ¿Por qué dormía? Me preguntaba. Cogí la hoja y miré de cerca cada letra, cada palabra, me di cuenta que era latín, había tomado unas clases básicas y pude reconocer algunas palabras, unas 3 o 4, encendí la computadora y me dispuse a traducir el texto. Antes de contarles qué decía les diré quién soy y que sucedió antes de despertar de ese extraño sueño.
Soy un estudiante como cualquier otro, quizá con un IQ un poco más alto que el promedio pero nada extraordinario, hago lo mismo que mucha gente de mi edad, 17 años, practico un deporte, salgo con amigos, lo normal. Ah! olvidaba decirlo, mi nombre es David, pero eso no es lo importante, lo que importa es lo que ocurrió ese día que quedé en el extraño sueño.
Fue un día normal, como todos los demás. A veces mi vida es demasiado rutinaria, poco me hace salir de la rutina, solo 2 cosas importantes que quizá en otro momento hable de ello. Fui al instituto, cada día allí era como un “Déjà vu”, todo igual, como siempre vivir lo mismo, el día comenzaba en el coliseo. Imaginen un estadio de baloncesto, piso de madera rústica, gradas de cemento alrededor, 14 gradas creo, con un techo bastante alto y el coliseo en sí muy grande.
Allí el rector daba una charla acerca del tema que se le ocurriera y después hacían la oración, el instituto era católico cristiano, como la mayoría. Después, todos iban a sus cursos a dar clases, 6 horas de clases con un descanso entre la tercera y la cuarta hora. Recuerdo las clases que di ese día, química, inglés, dibujo técnico, descanso, física, filosofía y cálculo. Ese día no hice mucho, solo di clases no hubo nada importante que destacar. Se terminaron las clases y fui a casa como siempre, aunque algunas veces me quedo en el instituto hasta tarde,  llegué a mi casa a las 2:12 p.m., entré a la casa y saludé a mi hermana que estaba de visita, me encerré en mi habitación y me senté frente al computador, y me dispuse a escuchar música, mientras sonaba la canción “Photograph” de NickelBack me puse a pensar. Estaba pensando en que a la vida le faltaba algo para que dejara de ser tan monótona y la hiciera más interesante, la rutina incluso cuando gusta hace que se pierda lo interesante de vivir, lo inesperado; ahí fue donde escuché esa voz y esa frase: “Hagamos esto más interesante”. Y creo que en ese momento caí en el extraño sueño, no recuerdo más hasta haber despertado.
Ya puedo volver a lo más importante, el texto. Este inicia con una frase que para mí ya era bastante familiar: “Haremos esto más interesante”, al leer la frase sonreí y pensé, “veamos que se supone que es lo interesante aquí”. Terminé de traducirlo y me aseguré de que estuviera gramaticalmente correcta la traducción y esto es lo que decía:
 
  1.  Haremos esto más interesante
     
    1.  Sólo hay 5 en estE mundo con un don único concedido por mí
       
      1.  El Primero  ? tendrá la habilidad de mover objetos en el espacio con solo mirarlos; Éste tiene prohibido matar o causar daño de manera directa
         
        1.  El Segundo ω tendrá la habilidad de saber lo siguiente que dirá o hará una persona
           
          1.  El Tercero α tendrá la habilidad de desplazarse en el espacio con su mente, ver, oír, oler y sentir
             
            1.  El Cuarto  ζ será inmune a cualquier habilidad (este será interesante)
               
              1.  El Quinto ρ tendrá la habilidad de detener el tiempo (Tú)
                 
                1.  Todos tienen un alcance máximo. Cuando se acerquen a uno de los 5 por primera vez y desde hoy, tendrán un extraña sensación
                  Después les contaré sobre sus alcances máximos
                  Lo leí varias veces, dos o tres, creí que era una broma de mi hermana que estaba de visita y se iba en dos días, pero ella no sabe latín, luego pensé "pudo usar traductor igual que yo" eso me hizo dudar aunque, ¿qué clase de broma sería esa? una muy mala claro está, sin sentido, decidí pensar que seguro era una broma muy mala, igual ella está medio loca. No le di más vueltas al asunto, baje a hacer la cena, comí solo, y cuando volví a mi habitación ya eran las 9:58 p.m., al día siguiente tenía clases, era un jueves en la noche, decidí ir a dormir.
                  Al día siguiente cuando desperté y fui a bañarme aún me sentía como si no fuera yo mismo, me miré al espejo del baño, seguía igual, cabello negro, ojos marrón claro, mismo color de piel, misma altura, yo mido 1.83 m, noté que necesitaba afeitarme, tenía esa barba de 3 días, mi cara y mi cuerpo estaban igual, cuando detallé bien vi que bajo el último abdominal de la izquierda tenía una marca, roja, en esta forma ρ. No presté mucha atención, pensé que era una marca de algún golpe al dormir, o eso me pareció en ese momento. Me bañé, terminé de alistarme y fui al colegio, como siempre; en el camino pensaba “todo está igual”, “¿qué es lo interesante? ¿dónde está?” pero eran pensamientos casi inconscientes de esos que uno tan sólo escucho en su mente pero no los piensa adrede.
                  Llegué al instituto y fui al coliseo, como todos, entré y saludé a mis compañeros del grado, me senté al final de las gradas, en la esquina de la izquierda junto a la pared, donde siempre llegaban mis amigos a sentarse, al lado o en la grada de arriba, todo igual, como todo los días. Vi entrar a una de mis amigas -las mujeres se sentaban en sillas delante de las gradas- cuando se acercó a saludar tuve una sensación extraña, rarísima, una punzada y a su vez un escalofrío, ambas sensaciones provenían de donde tenía la marca; eso me hizo recordar el escrito, el punto 7 “cuando se acerquen a uno de los 5 por primera vez tendrán una sensación extraña”, me asusté un poco ya que la noche anterior había tenido un sueño, o eso creí que era. Les hablaré del sueño.
                  En el sueño me levanto a la 1:15 a.m., lo sé porque al abrir los ojos en el supuesto sueño lo primero que veo es mi reloj de la mesa de noche, y descubro la habilidad que me había tocado según el escrito, funcionaba al cruzar cualquier par de dedos pero por muy poco tiempo, 7 segundos más o menos, me levanto de la cama con un par de dedos cruzados, alcé la sábana para levantarme y ésta se queda suspendida en el aire, no cayó cuando la solté, duró así de 5 a 8 segundos, me asusté como cualquiera que viera algo así. Después de que la sábana cae, tomo un respiro para tratar de calmarme y ver si puedo hacerlo de nuevo, cruzo un par de dedos y no recuerdo qué pasa luego, ese es el “sueño”.
                  Así como en el sueño, y aunque estaba pensando que lo que iba a hacer era una estupidez, crucé mis dedos, y justo como en el sueño el tiempo se detuvo, todos quedaron congelados, todos menos Lu (de Lucía), la amiga de la que hablaba, ella siguió caminando hacia la silla donde se iba a sentar hasta que se dio cuenta que todos estaban totalmente quietos, unos con posiciones físicamente imposibles, gente a punto de dar un paso y tenían un pie alzado y no daban muestra de esfuerzo físico, niños que estaban saltando y quedaron en el aire, gente con gestos faciales paralizados. Lu empezó a mirar a todos lados, puso su mirada en todas las partes del coliseo buscando a alguien que se moviera, yo decidí no moverme, podría haberla asustado, todo eso duró 10 segundos, empecé a contar apenas crucé los dedos por si pasaba algo. Cuando la gente empezó a moverse Lu primero se quedó quieta, impactada, luego siguió su camino como ignorando lo que sucedió, quizá creyó que lo había imaginado.
                  Se acabó la charla del rector, se hizo la oración y nos mandó a los cursos, Lu estaba en otro curso. Esperé al descanso para hablar con ella de lo que había pasado, la sensación extraña, lo que hice en el coliseo, que ella fuera “El Cuarto ζ” lo cual era lógico porque era la única que se movía, era todo una locura y sentía que estaba loco pero era imposible no creer después de ver lo que sucedió. Después de 3 horas de clase de química, inglés y física, en ese orden, salí a descanso. Caminé hacia donde paso el descanso normalmente, en unas escaleras que dan vista a la zona deportiva del instituto, allí me sentaba con mi grupo de amigos. Llegué, estaban Arturo y Christian, les pregunté por Lucía (el único que le dice Lu soy yo, por eso no dije Lu), me dijeron que no demoraba en llegar, -ya había pensado como poder hablar con Lu a solas era cuestión de cruzar los dedos-, cuando la vi acercarse a nosotros esperé a que estuviera a un par de metros de mí, crucé los dedos y grité.
                  -¡Lu!–, ella volteó asombrada, todos estaban congelados excepto ella y yo, me miró con cara de miedo y asombro y me preguntó.
                  -¿Fuiste tú?– preguntó
                  Le conteste con otra pregunta mientras me acercaba a donde estaba ella.
                  -¿También despertaste con un escrito extraño?-
                  –Sí- contestó.
                  -Al parecer todo lo que dice es cierto– Dije.
                  -¿Lo tradujiste?- le pregunté.
                  -Sí, pero no creí que fuera cierto y menos que tú fueras uno de los 5– respondió ya con voz calmada y como dominando la situación.
                  -Pues así es– le dije mientras me devolvía a donde estaba antes.
                  Ella no se movió en ningún momento mientras hablábamos se acabó el tiempo, estuve contando mentalmente los 10 segundos, y todos se movieron de nuevo.
                   
                  Me acerqué de nuevo a ella como si nada hubiera pasado, ya que nadie sabía que ya habíamos hablado por 10 segundos.
                  -Mucho gusto número 4– le dije, ella entendió que nadie sabía de nuestra conversación y me siguió el juego.
                  -Encantada de conocerlo número 5– respondió.
                  Ambos reímos y los demás no entendían, nos miraron raro.
                  -Oigan iré con Lucía a ensayar una obra– les dije a los demás, fue la mejor excusa que se me ocurrió.
                  -¿Obra de qué?- preguntó Christian.
                  -No es importante– respondí mientras me iba alejando con Lu.
                  Mientras caminamos para alejarnos de los demás Lu dijo.
                  –Tú también notaste la marca ¿No?-
                  -¿Qué marca? – respondí.
                  De repente recordé la marca que me vi en la mañana, la que creí que era un simple golpe al dormir, entonces alcé mi camisa para verla y estaba muy parecida a una escarificación o algo así.
                  – ¿Hablas de esta marca? No estaba así en la mañana- dije.
                  –El mío está igual, solo que es el símbolo al lado de mi número el que tengo de marca, ¿es raro no? ¿Qué significan?-dijo Lu mostrando su marca que estaba en el mismo lugar.
                  -Después no preocupamos por esas marcas, quizás solo sean una manera de que nosotros nos distinguiéramos y nos encontráramos. Debió ser suerte que nos conociéramos tú y yo– respondí.
                  Pasamos todo el descanso hablando del tema e intentando resolver las dudas que nos surgían. Sonó la campana para ir de regreso a clases y antes de irnos le dije a Lu.
                  –Nos encontramos en el lugar de siempre-
                  -Está bien, pero no llegues tarde como siempre – respondió.
                  -Voy a tratar– respondí riendo. Y nos fuimos a clases.
                  Mientras estaba en clase solo podía pensar en que acabara rápido para poder ir a hablar con Lu, el tema me tenía muy intrigado, ¿cuál era el objetivo? ¿Quiénes eran los otros 3? Muchas preguntas me brotaban en la cabeza.
                  Cuando por fin llegó la hora de salida fui a almorzar para después ir a encontrarme con Lu como acordamos, vi a Gabriela en la cafetería, una amiga de mi clase, de hecho mi mejor amiga, ella me conocía perfectamente y siempre sabía cuándo me pasaba algo o estaba mal. Me senté con ella a almorzar y la saludé.
                  –Hola Gabi-, lo primero que dijo en vez de devolver el saludo fue.
                  –Siéntate rápido y cuéntame ¿qué es lo que pasa?- ella notó en mi cara que algo pasaba.
                  Primero respondí.
                  –No pasa nada-, y callé por unos segundos.
                  Lo que pasaba era muy increíble como para contarle, así que le hable de un tema que la convenciera que no pasaba más nada.
                  Gabi era muy intuitiva, además era como una consejera para mí en muchas ocasiones, nunca se le escapó nada, siempre supo cómo sacarme la verdad. Terminé diciéndole que me iba a ver con Lu, para que pensara que eran estupideces de amor, como siempre intuía cada vez que la mencionaba.
                  -Ah, entonces te decidiste a decirle que te gusta. Tranquilo solo dile, los nervios a veces ayudan, pero no te pongas ansioso- dijo Gabi en un tono bastante burlesco.
                  –Sabes que solo somos amigos y también sabes que sí la quiero mucho, pero no sé si la quiera más que como una amiga- respondí.
                  Miré el reloj y me di cuenta que ya era tarde, iba a llegar tarde de nuevo.
                  -Gabi me tengo que ir, llego tarde a encontrarme con Lu- dije mientras terminaba de comer rápidamente. Ella me miró e hizo un gesto con la cara que me dio a entender lo que pensaba. Nada dificil de imaginar...
                  Al poco tiempo me levanté y corrí a encontrarme con Lu. Salí de la cafetería, corrí por el pasillo que conectaba con los salones, baje las escaleras que daban al patio, pasé la puerta(portón) de la zona deportiva, pasé las canchas de baloncesto y crucé la cancha de fútbol, que era de césped y con medidas profesionales. Alrededor de la cancha había gradas, detrás de éstas el par del lado izquierdo de la cancha, había un jardín tapado por arbustos y por las gradas, ese jardín tenía un árbol en el medio, ahí recostada en el árbol sentada sobre el césped estaba Lu.
                  A ese lugar íbamos siempre a hablar cosas importantes, o tonterías, nadie pasaba por ahí y mucho menos en un horario fuera de clases, estaba lejos y ningún profesor pasaba por esa zona, a veces José, el jardinero, pero él era buena persona, muy discreto, y si nos veía ahí simplemente se iba y volvía luego cuando no estuviéramos.
                  Llegué y me senté recostado al árbol, pero del otro lado de donde estaba Lu, intentando que no me viera.
                  -Demoraste, te estuve esperando 20 minutos- dije aguantando la risa.
                  –Idiota, casi llegas tarde, vas mejorando- respondió Lu entre risas.
                  Me rodé a su lado y me puse un poco más serio.
                  -¿Cuál será el propósito? ¿Para que 5 personas con habilidades y cómo es posible? ¿Quiénes son los otros 3?, necesito resolver esas preguntas, necesito ideas-.
                  Después de decir eso, ni Lu ni yo recordamos más nada hasta despertar, otra vez caímos en un sueño extraño. Cuando despertamos ya era tarde, ya estaban a punto de cerrar el instituto, las clases terminan a las 2:00 p.m. pero el instituto lo cierran entre 7:00 p.m. y 8:00 p.m.
                  Yo desperté primero que Lu, abrí los ojos y la vi al lado mío aún dormida, debajo de su mejilla había una hoja, ya imaginaba que era, -sí, exacto-, otro texto extraño. Me levanté del suelo, que era césped, y donde estaba mi cara también había un texto, cogí la hoja y levanté a Lu.
                  –Lu despierta- dije mientras la movía para que se levantara.
                  -¿Qué pasó?- preguntó aún medio dormida.
                  –Hay otro escrito, texto, hoja, lo que sea ¿recuerdas haberte quedado dormida?- pregunté un poco más exaltado.
                  –No, no lo recuerdo, solo recuerdo…-, ella recordaba hasta donde les conté.
                  Antes de seguir con la historia les contaré mi “historia” con Lu. Nos conocimos por un amigo, Arturo, él nos presentó hace unos 3 años, pero empecé a hablar con ella hace un poco más de 2 años. Ella es una persona muy especial para mí, siempre alegra mi día. ¿Recuerdan esas 2 cosas que me sacaban de la rutina?, ella es una de las 2, rompe el “Déjà vu”, desde que empecé a conocerla me ha cambiado mucho supongo que he madurado y gran parte es por hablar con ella. Lo importante de esto que les cuento de por qué no la quiero más que como una amiga o eso creo quizá es porque si llegamos a ser algo más y ese algo termina, me da miedo que las cosas cambien, da miedo perderla, separarme o alejarme de ella. Seguiré con la historia importante.
                  Lu y yo cogimos los escritos, cada uno el suyo por supuesto, Lu me quitó el mío y vió ambos de cerca.
                  –Esto ya no está en Latín como la vez pasada, están en griego- dijo mientras miraba de cerca ambos escritos.
                  -¿Cómo lo sabes?- pregunté.
                  –Las letras, son muy parecidas a las de una frase que vi en un libro de demonología, la frase era en griego- Respondió en tono serio.
                  -¡Uy! Tan inteligente la niña- le dije de manera burlesca como suelo hacer. Ella soltó una pequeña risa y dijo.
                  –Bueno ya, vamos, acompáñame a traducir esto-.
                  Fuimos corriendo a la biblioteca del instituto, aún quedaba tiempo antes de que cerraran, media hora, llegamos y nos sentamos enfrente de una de las computadoras y empezamos a traducir los textos. Lo que decía ahí en esa traducción fue más que interesante, decía lo siguiente:
                  1.  Disculpen por hacerles quedar dormidos cada vez que les escribo, se acostumbrarán
                  2.  Probablemente se preguntarán ¿Quién soy? O ¿Qué soy? Y ¿Por qué hago esto?, resolveré alguna de esas dudas en esta hoja, o por lo menos les daré pistas
                  3.  ¿Por qué ustedes?, en un rato lo descubrirán, no se desesperen, ¿Quién o qué soy? Se los dejo a su imaginación, “Los veo de lejos y de cerca, ustedes no a mí. Los conozco de toda la vida, ustedes no a mí. No estoy vivo ni muerto, estoy, pero no soy su dios”. ¿Por qué hago esto?, por la misma razón que tienen ustedes en común
                  4.  Lean y traten de analizar
                  5.  Les regalo otra pista, soy visible
                  6.  No olviden, recuerden quienes son y de donde vienen
                     
                                        Hoy estoy de humor, la siguiente será más fácil de leer
                    Lu y yo leímos detenidamente el texto y hablamos de éste durante varias horas sobre los puntos que más nos llamaron la atención. ¿Cómo hacía este “lo que sea” para hacernos dormir? Hablamos hasta que la biblioteca cerró y nada de lo que dijimos en ese tiempo tenía sentido acerca de quién podía ser el autor de los textos o la forma de descubrirlo; nos tocó irnos de allí con muchas dudas, nos fuimos cada uno a nuestras casas.
                    Cuando llegué a casa, después de acompañar a Lu a la suya, eran casi las 8:20 p.m., entré y escuché sonar el teléfono.
                    El teléfono estaba en mi habitación, que quedaba en el segundo piso, mi casa tenía en el primer piso una sala grande y la cocina, en la esquina de la izquierda estaban las escaleras que daba al segundo piso, en el segundo piso habían cuatro cuartos, tres que eran del mismo tamaño y el más grande, que era el mío, quedaba al fondo y era el único con balcón.
                    Subí a contestar el teléfono, llegue a mi cuarto y agarré el teléfono.
                    -Hola- dije.
                    -Hola David, ¿cómo estás?- respondió.
                    –Bien tiempo sin hablar, no Will?, ¿Cómo supiste que iba a decir eso?, ¿cómo es que puedes…? ¡Ya deja de hacer eso!- cambió el tono de voz a uno más serio.
                    -David esto lo puedo hacer con cualquier persona desde que me desperté con una nota en un idioma que no pude reconocer, la había ignorado también y también ignoré la habilidad, al principio creí que era un simple “Déjà vu” que tenía y por eso sabía todo lo que iba a pasar. Y eso creí hasta la segunda nota. Ya no me pareció normal, busqué la anterior y me puse a traducir ambas, demoré en encontrar cuales eran los idiomas pero cuando pude traducirlas, lo que decía, esto es una completa locura-, escuché atento y luego intervine yo, ya con ganas de hablar.
                    -Bueno antes de seguir hablando, no vuelvas a hacer eso conmigo, a mí me dejas hablar así sepas qué voy a decir, es irritante- se lo dije en un tono no de molestia, sino, de risas.
                    -Está bien- respondió entre risas.
                    Después de un rato de hablar le dije que yo era uno de los 5 también; él ya sabiendo lo que iba a decir, reaccionaba con impresión o cualquier otro tipo de emoción antes de que yo hablara, era un poco molesto. También le hablé de Lu, le dije qué número era ella entre los 5, yo antes le había hablado de ella (cuando la conocí) un par de veces, le dije que ella ya sabía que yo era el 5. Él en ese momento intervino y dijo:
                    -Tú no puedes tener más suerte-, al escuchar eso reí y después le dije en un tono serio
                    -¿Por qué nosotros? y ¿para qué?-.
                    En ese momento volvimos a ese sueño, que era como un desmayo repentino, ya era algo a lo que me había acostumbrado, ese "lo que sea" estaba en lo cierto. Desperté por la voz de Will en el teléfono, levanté la cabeza y cayó una hoja, esa hoja estaba sobre mí, era obvio. La voz de Will volvió a sonar en el teléfono.
                    -Apresúrate en recoger el teléfono y contesta- alcance a escuchar.
                    Recogí el teléfono y le dije a Will.
                    -Necesito que estés acá, coge lo que necesites y ven, te quedas en mi casa yo pago todo- mientras decía eso, Will había soltado el teléfono y se escuchaba como empacaba sus cosas.
                    El viaje de Will duraría unas 12 horas en carro aproximadamente ya que maneja como anciana.
                    Colgué el teléfono y cogí el texto, miré las letras esperando que no fuera un idioma extraño como los anteriores, esta vez estaba en inglés “por fin un idioma que puedo leer” pensé. Esto decía el texto.
                    Antes de explicar qué es lo que pasará, les diré sus alcances máximos.
                    • El primero ? podrá alzar hasta 500 Toneladas como peso máximo
                    • El segundo ω como máximo podrá usar su habilidad con 5 personas a la vez sin necesidad de verla u oírla
                    • El tercero α podrá utilizar su habilidad durante 5min e irá a una velocidad, de máximo, 350km/h
                    • El cuarto  ζ … Este debe esperar, aún no está preparado
                    • El quinto ρ podrá usar su habilidad durante 2min máximo, además, podrá elegir a una persona a quien no le afecte
                      Ya sabiendo esto, les diré que sucederá dentro de poco. Aunque antes deben conocerse todos.
                      Ya se conocen:
                      ω – ρ
                      ζ – ρ
                      ? – α
                      Todos deben llegar a sus alcances máximos
                      Terminé de leerlo y vi la hora, 12:07 a.m., iba a ir a un orfanato con Lu en la mañana, una obra de caridad a la que ella me arrastró prácticamente, por alguna razón no me agradan esos lugares, igualmente fui a dormir.
                      • BAMP-image BAMP - 07/07/2019

                        Por favor continúa la historia. Se ve muy interesante.

                      Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

                      De acuerdo