Cap 74

Averno (YAOI)

visibility

80.0

favorite

1

mode_comment

0


Hans se encontraba al volante, algo menos estresado que cuando había prácticamente secuestrado el cadáver pero de todas formas internamente estaba al borde de la histeria mientras que en la parte trasera Cóndor y Dorian trataban que el cuerpo de Mat no saliera despedido de la camilla en cada curva.
 
-Hans, conduce con más cuidado.- Cóndor habría atado el cuerpo con cuerdas como si fuera un paquete si hubiera podido.
 
-¡Lo siento, estoy nervioso!- Iba buscando la dichosa calle que les habían indicado.
 
-Tranquilo o nos sumaremos a la lista de cadáveres a bordo...- Dorian trataba de distraerse con cualquier cosa, miró el cadáver con detenimiento unos segundos hasta que al final sonrió de medio lado mientras señalaba el agujero que tenía en la cara debido al escopetazo que lo mató.- Pues creo que ahora está más guapo, le favorece.
 
-Cierto... pero en este estado se te van las ganas de patearlo.- Cóndor echó la cabeza atrás deseando fumarse un cigarro. Cada vez estaban más cerca de Dan, todos sentían el progreso y a Cóndor se le llenaba el pecho de impaciencia y al mismo tiempo miedo al no saber lo que pasaría a continuación... Observó a Dorian y recordó lo que él le había contado y el mismo Dan le había dicho anteriormente.... Era una sensación extraña, una que no quería afrontar realmente.
 
-Ya casi estamos...- Apenas susurró Hans, la tensión en su voz alertó a los otros dos... más todavía cuando se asomaron y vieron que no se estaban dirigiendo a un bloque de viviendas precisamente sino a una nave industrial.- Mierda.... No puede haberlo descubierto, ¿cierto?
 
-Shh, calla.- Cóndor se ocultó al ver que un hombre se acercaba a la furgoneta, iba trajeado, de negro y era evidente que no era un trabajador habitual de la zona, detuvo el vehículo con una mano y se acercó más a la ventanilla de Hans para observarlo atentamente.
 
-¿Tú eres el que trae al chico del jefe?- lo miró inquisidor, unos segundos que para Hans fueron eternos y para su corazón mortales... pero de pronto el hombre se rascó la nuca haciendo una mueca que parecía de tristeza.- Una pena, ¿cierto? Era solo un chaval... Hey, no me han contado mucho acerca de esto, ¿cómo murió?- preguntó con curiosidad.
 
-Ah... Fue un d..disparo en la cabeza.- Hans tragó saliva muy nervioso y por pura fortuna el hombre atribuyó ese nerviosismo a la supuesta triste situación.
 
-Que terrible... Pero bastante digno.- Sonrió.- Yo tuve un conocido que murió ahogado con un trozo de pizza... Eso sí es indigno, no pude evitar reírme después de que me lo dijeran.- Se quedó mirando al suelo mientras recordaba hasta que alzó la cabeza repentinamente.- Oh pasa, pasa, no te retraso más... Al fondo a la derecha, detrás de ese edificio más pequeño te están esperando.- Señaló y gesticuló sin parar para después darse la vuelta y caminar a su puesto.
 
-Ah disculpa pero... ¿El señor Mcdawell está allí?- El hombre se dio media vuelta y negó con la cabeza.
 
-No, el jefe está muy ocupado y no ha podido sacar tiempo.
 
-Vale, gracias.- Hans puso la furgoneta en marcha y maldijo en silencio junto a Cóndor y Dorian... ¿Y ahora qué? Las manos le sudaban en el volante mientras las movía por la superficie rugosa de este que cada vez era más resbaladiza... Rodeó el edificio con una sensación de cámara lenta terrible hasta que vio a un grupo de hombres que se giraron al unísono al verlos aparecer.- Mierda...- Dijo por lo bajo antes de sentirse obligado a bajar del vehículo.
 
-Todo ha ido mucho más rápido de lo que imaginábamos... pero supongo que el dinero sigue siendo igual de poderoso que siempre.- Un trajeado con gafas engominado sobresalió, aparentemente estaba al mando de ese grupo.- Tus jefes no han tardado nada en ceder el cuerpo de Matthew...
 
Hans sentía el cuerpo como de mantequilla. Controlaban cada movimiento que hacía, podía notar sus miradas en la nuca y esto solo lo empeoraba todo... Se centró en poner un pie delate del otro para llegar a la parte trasera rápidamente y poder sacar el cadáver antes de que alguno lo siguiera y descubriera a Cóndor y Dorian... pero al llegar a la parte trasera y estar a punto de abrir la puerta uno de los hombres salió por un lado.
 
-Te ayudo a sacarlo.- fue a abrir la puerta y Hans no tuvo tiempo de reacción...
 
Solo que el pobre tipo fue prácticamente engullido al interior por los brazos de Cóndor y Dorian, ni un solo sonido los delató, fue sorpresivo tanto como para la inmediata víctima como para Hans que ya estaba cagado pata abajo. Cóndor entreabrió la puerta para lanzarle a Hans la pistola que acababan de quitarle al hombre de uno de los bolsillos para que la utilizara... Debían actuar por la fuerza. Hans agarró la pistola al vuelo y tragó saliva tratando de calmarse.... Era todo o nada.
 
Alzó sus manos y sacó el cargador para comprobar la munición... dudó un segundo al saber que no tendría suficiente pero al ver las miradas de Dorian y Cóndor sonrió de medio lado mucho más confiado, tomó aire y se dio media vuelta seguido de Cóndor quien sacó un cuchillo de su bota y Dorian que ya se había vendado los puños para protegérselos de los futuros golpes. Ambos saltaron los dos cadáveres que había ahora en la furgoneta para salir fuera y comenzar la carnicería.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo