El comienzo del fin parte 11

Hermanos de un mismo cuerpo

visibility

145.0

favorite

0

mode_comment

0


-¿Reencarnación? ¿Eso existe? -Pregunte intrigado
-Claro que si, pero, es algo opcional, cuando alguien muere, luego de un largo tiempo en el cielo, se le hace una pregunta sencilla. "¿Quieres reencarnar?" Sin importar si eres humano, neptuniano, hombre lobo, lo que sea; No muchos dicen que si, ¿Como dejar el mismísimo paraíso para volver a vivir una vida llena de tragedia y lagrimas? Ademas tu no elijes la vida que te tocara, es simple azar la vida que te tocara
-¿Solo en el cielo? 
-En el infierno... Bueno es un poco mas entretenido y divertido para mi, creo que te parecerá lo contrario a ti. En el infierno hacemos una especie de evento en el cual, los demonios carceleros elijen a quienes para ellos fueron los mejores prisioneros y los hace participar, para luego entre todos ellos matarse y el ganador tendrá la oportunidad de reencarnar, muy creativo
-¿Miguel elijio reencarnar? ¿Por que? 
-No lo se, aunque, es difícil que un ángel reencarnara, aunque hablamos de unos de los ángeles mas fuertes, como yo. Cuando los ángeles reencarnan, no tienen privilegios, el mismo azar elije su nueva vida como si fuera un ser común y corriente; Para nuestra suerte, el azar elijio que Khoul sea su reencarnación 
-Eso no explica el por que quisiste hacerme hermano de la reencarnación de tu hermano mas cercano
-Yo quiero que tu seas... -Dijo con pasión, luego quedo en silencio -. Tu tienes que ser mi sucesor
-¿Tu sucesor? ¿En que? -Pregunte con miedo a su respuesta -. Oh no, no no no, claro que no
-Por favor, Aramis, tu debes sustituirme, estoy tan cansado de esto
-¿Y que harás tu? ¿irte a Los Ángeles a ayudar a resolver crímenes? 
-No, simplemente estaré aquí, ayudándote, pero necesito una nueva cara para que gobierne el infierno, tu puedes darle un nuevo decorado a todo este sombrío lugar, obviamente sin cambiar el torturar a toda la gente que viene aquí, por hacer tratos con mis demonios o sus malas acciones
-¿Quieres que haga un nuevo infierno? 
-Sera una nueva era, estoy seguro de que después de la guerra, todo sera diferente y todo cambiara, incluso la importancia de Khoul en el cielo crecerá... Bueno si es que sobrevive, claro
-Si sobrevivirá
-Si tu lo dices. Tu junto a tu hermano, uno siendo el rey del infierno y el otro siendo la reencarnación de uno de los ángeles mas importante, el yin y el yang juntos, en armonía, todo sera paz, ademas... -Dijo mientras ponía una sonrisa maliciosa 
-¿Ademas que? -Pregunte con disgusto, mientras observaba esos ojos que pasaron del color de un zafiro a un rubí
-Ademas si no aceptas, no te entrenare, después de todo ¿Para eso aceptaste venir? ¿No es cierto? Te podría entrenar de tal manera, que tus habilidades, tal vez, solo tal vez podrían sobrepasarme
-No tengo tanto tiempo, necesito que esto sea rápido, necesito controlar mi forma deimos
-No tardara, solo si... Ya sabes, aceptas
-¿Cuando tendré que tomar tomar tu puesto?
-¿Ser el rey oficialmente? Bueno eso en unos años, pero hasta eso puedes tener tu vida en la tierra, mientras algunos días, vienes aquí, te entreno y preparo para que seas un buen líder
-¿Podre formar una vida en la tierra?
-Eso dependerá de ti y de tus capacidades de poder vivir en dos mundos
Estuve pensando, se que fueron durante unos segundos pero de alguna manera, para mi fueron minutos, sabia que todo esto tendría una trampa, por favor estaba negociando con el rey de los demonios, pero por otro lado... En mi interior sabia que no tenia opción, si fuera a la guerra sin poder controlar al deimos en mi interior, haría mas mal que bien
-¿Aceptas? -Dijo Lucifer, mientras volvía a sentarse en el aire, pero  esta vez con las manos agarrándose la cabeza y moviéndose de lado a lado, como si estuviera en una  hamaca
-Esta bien
-Esa no es la respuesta que quiero -Aclaro mientras extendía su mano
-Acepto  -Dije mientras extendía mi mano para estrechar la suya
Estrechamos la mano y Lucifer suspiro 
-Al fin, bueno es hora de que te ayude a controlar ese lado tan oscuro y instintivo que tienes
-¿A donde iremos a entrenar?  -Pregunte
-No iremos a ningún lado -Dijo para luego mover de un lado al otro su mano y una sombra demasiado grande se movía atrás de el a la misma velocidad que la mano, mientras pasaba la sombra por toda la habitación, esta iba cambiando y se volvía un lugar mas extenso, como una especie de coliseo, no muy grande, con una forma de arquitectura gótica, el cielo era un rojo volcánico, y las cenizas reemplazaban la nieve, dándole una atmósfera, como si estuviéramos en el clímax de una historia y en el comienzo de una pelea tan esperada, lo cual si lo era, era muy esperada, al menos para mi si, necesitaba, no se por que, pero necesitaba enfrentarme a el, aunque fuera todo un entrenamiento, era necesario, tal vez, quien lo necesitaba era el deimos y no el humano que relata esto.
Las cenizas a unos metros de mi empezaron a juntarse, a elevarse, hasta hacer una especie de mini tornado, formando a lucifer, con el pelo completamente negro y en los ojos se encontraban dos cuencas negras, con una luz que brillaba por la intensidad de su color actual, un rojo tan fuerte que hasta diría que quemaba de tan solo verlo
-¿No te molesta si muestro un poco lo mio? -Pregunto Lucifer
Al no escuchar una respuesta, comenzó a sacar unas alas que cambiaban de ¿brillo? ¿color? No lo se, solo se que esas alas grandes, majestuosa, esa seria la palabra, se iluminaban, hasta volverse blancas,y desprender una luz, luego oscurecerse tanto, que parecían tomar un color negro puro, dejando una silueta oscura alrededor, y así iba cambiando, iluminándose y apagándose de nuevo, de manera continua; unos cuernos, rojos, con una esfera blanca muy pequeña en la punta de cada unos; No se en que momento, pero su camisa y saco desaparecieron, simplemente ya no estaban cuando me percate de eso, dejando ver unas cicatrices, muy grandes por todo su cuerpo, pero justo cerca de su corazón había una sombra negra, diminuta, que parecía cumplir el trabajo de tapar algo.
-¿Comenzamos? -Pregunto con una voz que sonaba con un eco, demasiado peculiar
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo