Capítulo 17: "Tenemos que hablar"

Note Max ©

visibility

221.0

favorite

0

mode_comment

0


Una guitarra comenzó a ambientar una vivienda de aquel decadente pueblo, donde en su interior, destacaban dos personajes bien conocidos por nosotros, pero había una excepción, la cual tenía que ver con esa muchacha, que por pistas anteriores, sabíamos que había salvado a dos de nuestros chicos, es decir, a Zaid y a Léa.
 
Los allí presentes habían llegado en el momento justo, pues el terreno dejó de moverse al instante en que traspasaron el portal, y con ello, llegaron las preguntas de la muchacha.
 
—¿Están bien? —se le escuchó decir preocupada en lo que giraba hacia el par. Antes de contestar, ambos se quitaron las capuchas para poder dar una más cortés respuesta.
 
—Sí, muchas gracias, nos has salvado —mencionó el rubio.
 
—¡No hay porque! —mostró una gran sonrisa de su parte y luego agregó lo siguiente al darse cuenta de otra cosa—. Ahora que lo pienso, estaban huyendo de los guardias de Taizan. ¿Acaso hicieron algo en contra de su gobernante?
 
—¿Su gobernante? Es extraño que te refieras a él como algo ajeno —mencionó la princesa, y la castaña negó con la cabeza.
 
—Ese tirano no es alguien a quien consideremos como honrado, por eso no siento que sea alguien que me gobierne —aclaró.
 
—Por cierto, creo saber quién eres. Te llamas Natalla, ¿verdad? True me envió a buscarte —le notificó la rubia.
 
—¡Oh, True! ¡Sí, sí! ¡Efectivamente! —asintió varias veces y luego pareció deprimirse—. Aunque hace mucho que no lo veo. Respecto a lo otro, si él dijo eso es porque confía en ustedes. ¿Acaso vinieron a liberar el pueblo? —en los ojos de Natalla, se veía la ilusión reflejada.
 
—¡Y te aseguro que estamos decididos a hacerlo! —exclamó con mucha pasión la rubia. En ese instante, Zaid pensó por un momento que ellas dos tenían una personalidad muy similar, y además, sintió ligeramente vergüenza ajena por su comportamiento, principalmente porque no se comportaba la princesa como tal.
 
—¡Entiendo, espero que puedan ser de gran ayuda! Por cierto, ¿acaso planean hacerlo ustedes solos? —parpadeó unas cuantas veces mirando con curiosidad a la pareja.
 
—No, en realidad no habíamos venido solos —aclaró el zorro—. Veníamos con la prince- —él tosió para autocorregirse y luego dijo—… con una chica llamada Iris que además estaba acompañada de un descortés muchacho.
 
—¿Y qué pasó con ellos? —inclinó su cabeza a un lado.
 
—Ellos fueron separados de nosotros durante todo ese caos —mencionó Léa.
 
—Que terrible —se lamentó Natalla bajando la cabeza—. Ojalá pudiera hacer algo para ayudarlos con eso, pero no tengo los medios.
 
—No te preocupes, con lo que puedas hacer ahora por nosotros nos basta. Sin embargo, si quieres ayudarnos un poco más, algo de información nos vendría bien —le aseguró la futura reina.
 
—Entiendo, entonces vamos a la cocina, prepararé algo y luego les presentaré sus habitaciones. En el comedor les hablaré de lo que quieran —mencionó la castaña que se adelantó a ellos. Léa iba a ir detrás de la muchacha, pero Zaid la detuvo para cuchichearle lo siguiente.
 
—Señorita Léa, entiendo que es vital encontrar un refugio, ¿pero no es más importante saber el origen de aquel temblor? —preguntó el zorro.
 
—Por ahora es mejor dejarlo pasar, no sabemos con qué nos encontraremos si vamos nosotros solos, además, lo más probable es que haya venido de la tierra de Babil, aunque no sé qué tanto tenga que ver en esto ese lugar —le hizo saber para luego alejarse de él, lo que obligó a Zaid a seguirla, y una vez en el comedor, se sentaron y esperaron por un poco de té que Natalla no había tardado en preparar.
 
—Aquí tienen —les dijo en lo que repartía las tazas.
 
—Muchas gracias —hizo una leve reverencia con un gesto de cabeza el chico, y Léa atinó a hacer lo mismo.
 
—Por cierto, Natalla. True Elevis me comentó que vino de las tierras de Babil, puedo entender que él proviene de ahí, pero tú no pareces ser del mismo lugar —le hizo saber la princesa.
 
—No, yo nací aquí. A True lo conocí cuando fue traído por ese tiránico reptiliano —de un momento a otro, la chica enrojeció—. Fue hace cinco años atrás, recuerdo bien como era tratado por ese tipo y sus soldados, quienes lo obligaban a caminar para que entrara en la aldea. Para ese momento él ya se había convertido en un catalizador.
 
—Comprendo, ¿y sabes el motivo de porque destruyeron su pueblo? —la muchacha hizo una leve pausa—. Tuve mi oportunidad para investigar a los habitantes de Babil tiempo atrás, y sé que ellos no pueden formarse como catalizadores porque ellos están…
 
—Muertos, lo sé —cerró los ojos completando la castaña la frase—. Sí lo has hecho, seguramente sabes también el porqué.
 
—Los micrófonos —murmuró para sí la princesa.
 
—¿Qué? Pero señorita Léa, usted había dicho que él era un genuino catalizador —interrumpió impresionado por las noticias que venían de ambas partes, no sólo por enterarse de que ese chico estaba muerto, sino que también de que no era lo que parecía.
 
—Veras, Zaid, esa clase de objetos son creados por los demonios de Astair. Ese micrófono te convierte en un catalizador a un alto precio, además, son cuidados por pequeños y poco conocidos pueblos, pues son muy peligrosos —le explicó su alteza—. De esa manera se aseguran de que no caigan en malas manos tan fácilmente.
 
—Sí, esos aparatos quitan el alma de su portador, quien luego es obligado a tener ese micrófono consigo todo el tiempo, porque si no, no podría subsistir sin éste —le mencionó Natalla.
 
—¿Eso a pesar de que esté muerto? —levantó una ceja sin entender aún el zorro.
 
—Un cuerpo no necesita vida para moverse, Zaid, porque posee un alma. Pero sin ésta, está condenado a morir definitivamente —le aclaró al otro su compañera.
 
—Entonces sin el alma él podría desaparecer de este mundo para siempre. ¿Eso es lo que quieres decir? —se inclinó un poco hacia delante con un poco más de interés.
 
—Sí, eso mismo —le afirmó Natalla—. He investigado para librar a True de esa cosa, pero no he encontrado nada, principalmente porque aquí destruyeron muchos documentos de la biblioteca principal acerca de eso. Pero no contentos con ese resultado, también evitan que la gente entre o salga de este lugar, así que no tengo otra forma para ayudarlo —ella se mordió con angustia los labios, y aguantó las ganas de llorar.
 
Ante semejante panorama, la futura reina Léa se vio conmovida, pues qué clase de reina sería si no podía traer paz a los corazones que eran ajenos a ella, de ahí también que permitió que Iris llevara consigo a Zaid, pero no solamente por eso, sino porque creía que su amiga no se había equivocado en su decisión.
 
—Querida, por favor no llores —se levantó de su asiento, y se acercó hacia Natalla, a quien luego abrazó para reconfortarla—. Te prometo que ayudaré a True.
 
—¿Qué? —dijeron ambos al mismo tiempo.
 
—¿De verdad sabe cómo ayudarlo? —preguntó algo incrédula Natalla.
 
—Pero señorita Léa —cuando apenas soltó aquello Zaid, Léa levantó su mano y lo calló.
 
—Nada de peros, ya deberías entender lo que se debe hacer Zaid —de ahí que el otro agachó la cabeza indignado, y asintió sin más reproches. ¿Qué podía hacer sin el apoyo de sus demás camaradas?, aunque en realidad ellos no iban a poder tampoco oponerse mucho.
 
—¡Gracias, realmente muchas gracias! ¡Ustedes son muy buenas personas! —Natalla abrazó agradecida a la princesa, la cual respondió también éste con una caricia en su cabeza.
 
—Agradece una vez todo esté hecho. Por ahora, lo más indicado sería que fuéramos a descansar, pues nos espera un largo día mañana —aclaró la heredera al trono.
 
—¡Por supuesto! —la castaña se separó de ella, y entonces se llevó una mano a la frente como si estuviera haciendo un saludo militar, luego de eso los guió escaleras arriba en donde se encontraban los cuartos. Una vez ahí, les indicó dos puertas con una de sus manos—. Sus habitaciones están una al lado de la otra, así que no tendrán problemas si quieren comunicarse algo —aclaró—. La mía está al fondo del pasillo, y si necesitan alguna cosa, vengan a cualquier hora, yo no tengo problema; me suelo desvelar mucho —les informó entre risas.
 
—Está bien, lo tendremos en cuenta —asintió la chica Milenios.
 
—¡Muy bien, buenas noches! —con su mano saludó a ambos héroes, y la castaña más tarde se perdió en el pasillo detrás de aquella puerta rustica.
 
En el momento en que quedaron ambos viajeros solos, Zaid hizo el ademán de darle la espalda en lo que dejaba escapar un saludo muy cordial en el aire, pero fue detenido repentinamente del brazo. Cuando volteó su cabeza, se dio cuenta de que la princesa lo estaba sujetando y lo veía muy severamente.
 
—Aún es muy temprano para que te duermas, y tenemos cosas que tratar entre nosotros —le hizo saber, y al otro no le quedó más opciones que adentrarse en el cuarto de la chica para comenzar con la inesperada charla.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo