Capítulo 38: "El boliche"

Soy un temerario mi amor ©

visibility

247.0

favorite

0

mode_comment

0


Hasta no hace mucho, una ola de misterio rodeaba a Louis, aunque eso poco a poco empezó a cambiar, bueno, casi, pues aún me permitía tenerle cierta desconfianza por sus acciones sutilmente egoístas, y digo sutil, pues parece que tiene la costumbre de camuflar sus segundas intenciones, pero no, no estoy diciendo que él sea malo, sólo interesado, ¿y por qué?, pues estoy seguro que algún tipo de beneficio le traía que me uniera a su mafia. De alguna forma, ahora pienso que lo estaba conociendo mejor, es por ello que intenté hablar un poco con él en lo que íbamos dentro de la limusina.
 
—Oye, ¿qué es lo qué obtienes con esto? —le pregunté al otro. Yo en esta ocasión me senté al lado de la ventanilla, muy lejos del rubio que estaba en el extremo contrario al mío.
 
—¿A qué te refieres? —me observó con una expresión llena de aparente inocencia.
 
Yo por mi parte solté un leve suspiro con los ojos cerrados, luego me giré en su dirección apoyando mis manos sobre el asiento.
 
—Me refiero a qué obtienes a cambio de que yo me una a tu mafia, es decir, no puede ser que hayas insistido tanto sólo por un capricho, ¿o sí? —levanté una ceja en lo que buscaba la forma más precisa de explicarme, y para ello movía mis manos en compañía de mis palabras.
 
—Oh, no deberías pensar tanto en algo como eso, pero tienes razón, el beneficio que saco es pasar tiempo contigo —yo me inquieté por lo que dijo, pero antes de refutar lo que había expuesto, el agregó—. Ya hemos llegado —anunció. Fue entonces cuando el auto se detuvo, y al fin, al salir, quedamos al frente de una discoteca.
 
—¿Qué es esto? ¿Por qué estamos en otro de estos clubes? —me dirigí a él en lo que estaba ya parado a su lado. Yo me encontraba evidentemente confundido, y no era para menos, pues no entendía que hacíamos en semejante sitio, eso, porque estaba seguro de que no podía ser el lugar donde yo entrenaría.
 
—Es aquí —se expresó con plena seguridad, y yo me quedé mudo, realmente esto no podía ser cierto.
 
—¿Estás bromeando? —le mencioné.
 
—No, en este lugar vas a entrenar —se adelantó a mí, y entonces no tuve de otra que seguirlo.
 
Al entrar en el lugar correspondiente, una música más o menos calmada nos recibió, bueno, por lo que a mí respecta no era tan pasiva, ya que era una sonata de rock entre mezclada con Beethoven, lo cual me sacaba un poco de onda; es que estaba fuera de mi radar sitios de ese estilo. Por otro lado, los alrededores parecían más normales, bueno, no del todo, ya que debajo de los cuadros podía notar un coctel de armas blancas como también de fuego, y eso era por demás de inquietante, aunque no era tanto lo peor.
 
En lo que nos movíamos por el gigantesco lugar (porque realmente no era pequeño), observaba de reojo a los tipos allí presentes, quienes estaban distribuidos sobre sofás y pufs muy sofisticados, incluso delante de algunos de éstos estaban unas hermosas mesas de cuero blanco que poseían una alta variedad de bebidas servidas en finas copas.
 
—¿En qué clase de lugar me metí? —murmuré.
 
No obstante, mi investigación no pasó sólo por ahí, es que además, podía distinguir las luces de neón que decoraban gran parte de las paredes, y apenas algunas estaban encendidas, pues al ser de día, no necesitaban que ahora mismo se viera el sitio con un aspecto más festivo. Lo que también me llamó la atención, fue las inmensas pistas de baile que estaban distribuidas por todas partes, pero a pesar de que había música nadie estaba bailando, tampoco llegué a dejar pasar las bellas meseras que se encontraban vestidas con pequeños trajes de marinero: cada uno vestía sus correspondientes shorts cortos, con una camiseta blanca a rayas; lo típico.
 
—Bien, ¿qué te parece? —cuando Louis se detuvo, se dirigió a mí y me observó por el rabillo del ojo—. La pista más grande será la que te permitiré usar, y es porque te dará la ventaja de esquivar los ataques más fácilmente.
 
—¿Qué? ¿Entonces es enserio que entrenaremos aquí? —volví a levantar una ceja desconcertado.
 
—Así es —me respondió algo divertido al ver mi expresión—. ¿Acaso no me crees?
 
—Pues nadie parece estar entrenando, aunque entiendo el porqué de las armas que vi cerca de la entrada —creía que eran sólo para protección, sin embargo, al parecer no comprendía la valía de ese sitio.
 
—No lo entiendes —se lamentó en lo que negaba con su cabeza—. Ellos ahora están descansando, pero cuando suene la música que realmente es importante entonces…
 
—¿Entonces? —allí fue cuando me sorprendí, pero además, recordé lo que pasó en la primera pelea que tuvimos contra aquellos rufianes, pero no contento con esto, la música paró de repente—. ¿Qué está pasando? —mencioné confundido.
 
—Va a comenzar. Yo seré tu maestro, Dalton, así que tu arma por ahora será una espada —me alcanzó un sable, y él desenvainó su espada que estaba en su bastón, fue entonces que en cuestión de segundos todos los que estaban sentados ingresaron rápidamente a las pistas de baile.
 
—¡Espera, no entiendo que debo hacer! —elevé mi mano tratando de frenarlo, e inmediatamente me invadieron los nervios al ver como el otro elevaba la funda de su espada hacia mí.
 
—Sólo debes bailar —de inmediato la música comenzó a sonar, y para mi sorpresa, Louis realizó una magnifica técnica con sus dedos y la vaina, logrando que ésta girara de forma constante en lo que se mantenía de pie frente a mí, pero también con la otra mano sostenía su peculiar arma. Desde mi punto de vista no era la gran cosa, aunque también llegué a notar como su cuerpo reaccionaba, y obraba ligeros estremecimientos que tenían que ver con el compás de la canción.
 
—¡Qué no lo sé! —le grité, pero en un instante, él tomó algo de impulso y se lanzó contra mí, a todo esto, apenas pude esquivarlo al hacerme a un lado.
 
—¡Eso no es hermoso Dalton! ¡Lucha al ritmo de la música! —la voz de Louis se apagaba no sólo gracias a la melodía, sino que también por los estruendos que la gente de nuestro alrededor provocaban cuando sus armas chocaban, y eso me dificultaba escucharlo, sin embargo, no es como si no llegara a entender del todo lo que me explicaba, aunque existía el gran pero de que estaba estresado, y no podía desbloquear mi mente. Aun así, era verdad que el ritmo era agradable, y que te otorgaba un deseo incontrolable de utilizarlo para algún fin mayor.
 
El comienzo había sido nada más que de pura suerte, ya que apenas había logrado esquivar a Louis, y a pesar de eso, me sorprendí cuando el otro al haberme pasado de largo, clavó su espada en el suelo con la intención de frenarse y usarla de apoyo, pero no conforme con eso, desistió las vueltas que daba la vaina que estaba en su mano, y apenas la tomó del extremo más alargado, dio un medio giró con la intención de golpearme, del mismo modo, estiró su pierna e igualmente me alcanzó en ambos aspectos. No tardé en sentir el dolor, tanto en el pecho como en el rostro, después me vi impulsado por aquel ataque, y caí sobre unos pufs que estaban a los bordes de la pista.
 
—¡Ah! —me quejé, pues el impacto fue duro, y nada agradable, aunque logré amortiguar la caída con aquellos sacos que estaban a los alrededores de la pista, aún me dolía todo—. Maldito… ¡te dije que no sé luchar! —me pasé una mano cerca del labio que estaba roto por el impacto para limpiar la sangre, pero en cuanto levanté la mirada, las luces bajaron la intensidad, y los ojos de Louis parecían resplandecer en un terrible carmín por las luces de colores que ahora se encendía. ¿Era enserio esto?, si se me hacía difícil pelear contra él en plena luz, ¿ahora tenía que hacerlo en completa oscuridad?; ¡que me dé un respiro al menos!
 
Pero antes de pensar qué más hacer, vi la hoja de la espada siendo blandida en el aire sobre mi cabeza—. ¡Joder! —grité, y rodé a un lado, escuchando primeramente como el arma de Louis traspasaba los cojines rompiendo la tela, encima la cosa no terminó ahí, ya que quedamos cerca uno al lado del otro—Diablos… —musité con un tremendo terror, el cual casi me hace olvidarme de mis alrededores. De ahí que apreté algo alargado con mi puño, y me percaté de que aún tenía el sable que me había dado, es por eso que le eché una ligera mirada, pero no por mucho tiempo, debido a que Louis intentó incrustarme la punta de su espada en el pecho, lo cual significaba para mí rodar de nuevo para salvar mi vida en dirección al suelo. No tardé demasiado en incorporarme por el estrés extremo que sentía en mis músculos, sin mencionar la tensión en mi ser que él me provocaba, pues, estaba luchando contra un auténtico asesino, por no decir que mafioso.
 
—¡Parece que hasta cierto punto se te da bien escapar, Dalton! —aquellas palabras me encendieron un poco, y olvidé con ello ligeramente el miedo, además de la posición de jerarquía que poseía él.
 
—Ya veremos quién hace temblar a quién —de pronto, con una gran velocidad el otro volvió a blandir su espada contra mí. Tuve suerte cuando me lanzó aquella estocada, pues logré pararla al levantar el sable, el cual lanzó chispas al recibir el tremendo impacto. Por desgracia, la fuerza de Louis era mayor a la mía, aunque lo sorprendente es que sólo hacía fuerza con una sola mano, mientras yo lo intentaba con ambas. En lo que las armas temblaban por la presión ejercida por los dos lados, él levantó su vaina—. Diablos —me quejé al notarlo, y al poco de decir esto, yo sin saberlo ya me encontraba inconsciente en la pista.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo