El comienzo del fin parte 19

Hermanos de un mismo cuerpo

visibility

82.0

favorite

0

mode_comment

0


-Ya veo... -Dijo Athos, en respuesta a todo lo que Aramis y Belcebú nos acababan de contar
-Entonces, yo soy la reencarnación de 
-La reencarnación de uno de los ángeles mas fuertes que existieron -Interrumpí a Khoul 
-Arcángel, Aramis, Arcángel -Corrigió Belcebú
-Da igual, todo lo que nos acabas de contar hermano, significa... La profecía... No moriré -Dijo Khoul con alivio, como si se estuviera sacando un peso de encima
-Hay algo que nos están ocultando -Dijo Athos -. Azazel ¿tu también lo notaste?
-Bueno Athos, no quería ser tan directo, pero, tiene razón. Las pocas veces que tuvimos trato con Lucifer antes de que me encierre. El siempre hace algo a cambio de otra cosa, ¿Que te pidió? -Pregunto Azazel 
-Si, ¿Que pidió? -Pregunto Belcebú levantando las cejas 
-El -Dije para quedar en silencio -. Lo hizo por su hijo 
-¿Ahora eres su hijo? -Pregunto Azazel con desagrado
-Para el, soy su hijo, pero para mi...
-Creo que no deberían tener esta conversación aquí -Dijo Armando 
-Claro que si -Dije con coraje
-¿Que quieres decir? -Pregunto Azazel
-Para lucifer soy su hijo, pero el para mi, no es mi padre, yo no tengo padre, ni lo tendré -Dije mirando fijamente sus ojos que se encendían, tal vez por enfado o tristeza
-Capitán, Aramis, no peleen, no ahora -Pidió Ouli mientras se separaba y Barn se colocaba adelante de mi y Ouli adelante de Azazel
-¿Vas a seguir con lo mismo Aramis? -Pregunto Azazel 
-¿Lo mismo? -Pregunte
-¡Terminen esto! -Grito Khoul 
El silencio invadió toda la área de entrenamiento 
Azazel se marcho del lugar y Athos lo siguió. El siguiente medio minuto, quedo un ambiente incomodo y ácido 
-¡Puaj! Si sabia que acá habría tanto dramatismo, me hubiera quedado en casa afilando a mis pequeñas -Murmuro Enid mientras observaba sus uñas 
-Todavía no entiendo que haces aquí -Dijo Khoul
-¿Es que no entiendes? -Pregunto Enid -. Ademas de ser hija del jefe Agramon, poseo
-Si, si, si. Posees el anillo del Rey Salomón, pero, y ¿Eso que?
-Es obvio que no sabes que tan poderoso es este anillo, tu ignorancia y falta de asombro ante este artefacto te delata
-Bueno, si, puede ser -Dijo Khoul 
-Ese anillo, según Lucifer, sera toda la ayuda que podremos recibir por parte del infierno -Explique
-Vamos, ¿Que hace? ¿Tira rayitos de poder? -Pregunto crédulo Khoul
-No, en este anillo, se encuentran setenta y dos de los demonios mas despiadados, que ni siquiera el infierno pudo contener -Dijo Enid
-¿Setenta y dos? ¿Sera suficiente? -Pregunto Khoul
-Aunque no lo sean, es lo único que tenemos -Dijo Aramis
-¿Como conseguiste ese anillo? -Pregunto Armando
-Es una larga historia, pero incluye un juego de cartas, unas manos ligeras y el Rey Salomón perdiendo
-Bueno, al menos ya se a quien no jugarle a las cartas -Dijo Armando 
-Aprendes rápido Nephilim -Dijo Enid extendiendo su puño
-Gracias -Respondió Armando mientras chocaba puños con Enid
-Entonces ¿Estas listo Aramis? -Pregunto Khoul
-¿Listo para que? -Conteste
-Ahora que tu entrenaste y controlas tu forma Deimos, podremos enfrentarnos 
-¿Para que, o que? 
-Como entrenamiento, necesito saber que tan fuerte te volviste -Argumentaba su sed de combate, mientras sus alas se formaban y su iris tomaba un color celeste
-Tienes razón, nunca te vi en tu forma nephilim pura
-Lo mismo digo de ti -Expreso mientras mi pelo se comenzaba a prender
-A todos nos gustaría ver este enfrentamiento -Dijo Belcebú -. Pero, Aramis, vienes de entrenar y seguramente tu Khoul hace un momento atrás lo estabas haciendo también
-Si, pero podemos con esto -Dije con energía
-Tómense el resto del día libre, disfruten un poco -Dijo Belcebú -. Nada de batallas 
-Se ira e iniciaremos la batalla -Me murmuro Khoul
-Claro que si -Respondí 
-Y mis moscas se encargaran de esto -Dijo mientras nos daba la espalda y, de su manga derecha salían moscas que tomaban vuelo hacia arriba -. Ellas las vigilaran 
-Unas moscas no nos detendrán -Dijo Khoul
-No, Khoul las moscas no, pero...
-Pero yo si -Me interrumpió Belcebú mientras se daba vuelta para mirarnos, mientras que las moscas salían en gran cantidad, ahora de ambas mangas, para formar unas especies de alas en la espalda de Belcebú, tan grandes que dieron un aleteo que nos despeino a todos
-Comprendido, rarito de las moscas -Rezongo Khoul
 -Ey, Barn, Ouli -Nombro Belcebú
-¿Que sucede? -Pregunto Barn
-¿Hace cuanto no tienen una velada romántica ustedes dos? -Inquirió 
-Bueno... Hace siglos -Bromeo Ouli 
-Entonces, hoy podrían aprovecharlo
-Que bien, quienes serán las afortunadas esta noche -Pregunto Khoul
-¿Las afortunadas? -Pregunto Barn, para luego comenzar a reír junto a Belcebú y Ouli
-Si, ¿Con quien saldrán? -Indague desconcertado
-Bueno, saldremos solo nosotros dos -Aclaro Ouli
-¿Por que saldrían ustedes solos a una cena romanti... 
-¿Ustedes? -Pregunte
-Nosotros -Contesto Barn
-¿Que pensaban? ¿Que eran dos amigos viviendo hace siglos en una casa juntos? -Pregunto Belcebú
-Es que nunca se dieron, bueno, nunca se dieron "Cariño" en frente de nosotros -Dijo Khoul, causando una carcajada por parte de Enid -. Tu no te rías
-"Cariño" -Remarco Enid, para luego volver a reír 
-Barn es muy reservado en esas cosas -Dijo Ouli
-Nunca dijeron nada de ustedes -Excuse 
-Por que, para nosotros era muy obvio -Respondió Barn
-Bueno, eso explica algunas cosas -Dijo Khoul 
-Armando ¿Tu sabias algo de esto? -Pregunte
-Creí que todos lo sabíamos -Contesto Armando 
-Bueno, si nos disculpan, iremos a pasar una noche romántica -Dijo Barn mientras se iban del lugar
-Creo que me iré un rato a observar el cielo, acá en el "paraíso" hay muchas cosas intrigante -Opino Belcebú, refiriéndose al cielo de la dimensión caelum. Un cielo invadido por un blanco muerto y reluciente
-Ah, ya veo -Dije entendiendo la indirecta de Belcebú -. Yo también me tengo que ir, Armando ¿Quieres acompañarme?
-Si, por supuesto -Respondió Armando 
-¿Acaso quieren dejarme con la loca que posee 72 demonios y habla con sus cuchillos? -Pregunto Khoul 
-Que lento eres querido -Dijo Enid 
-No se de que hablas hermano -Grite a la distancia -. ¡Por cierto, suerte!.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo