El comienzo del fin parte 20

Hermanos de un mismo cuerpo

visibility

42.0

favorite

0

mode_comment

0


-¿Puedes dejar de seguirme? 
-Puedo, pero, no quiero
-Estas poniéndome incomodo
-No me interesa como te pongo
-Que graciosa eres, ¿pensaste en ser comediante? 
-No era un chiste cariño
-Y deja de llamarme cariño
-Bueno... Cariño
-ugh, eres pesada, Dime ¿Que quieres? -Pregunte
-Bueno ya que lo preguntas - Dijo Enid apoyando su dedo indice en el cachete mientras fruncía el ceño
-¿Que haces? ¿Pensar? 
-Si
-Ah ¿Lo puedes hacer?
-Si, no todos somos como tu, cariño
-¡Que no me digas cariño! -Refunfuñe 
-Quiero verte en tu forma real 
-Bueno, estuve haciendo ejercicio estos días -Dije mientras me iba sacando la remera
-¡No estúpido! -Grito Enid 
-Entonces ¿Que? 
-Quiero verte en tu estado nephilim puro
-Ah, no -Dije mientras caminaba de nuevo para dejar atrás a Enid
-¿Por que no? -Pregunto mientras intentaba alcanzar mis pasos
-¿Para que necesitas ver eso? 
-Curiosidad... 
-Ja, claro como no
-Es una duda, Nada mas
-¿A que se debe esa duda?
-Bueno. Los Agramons, siempre decían que cuando se enfrentaban contigo, tu lo hacías solo con tus alas, nunca sacabas tu verdadera forma. Ni siquiera cuando estuviste a punto de morir por un vampiro
-¿Por que sabes eso? 
-Ay cariño. Hija del Jefe Agramon, tu archienemigo, usa esas neuronas
-¿Con que es mi archienemigo eh?
-¿Entonces? ¿Por que?
-No me gusta usarla
-¿Solo no te gusta? ¿Sabes que en la guerra tendrás que usarla? 
-Tal vez...
-¿Tal vez? Estas por ir a una guerra que definirá el futuro de este planeta y seguramente tres de las dimensiones mas importantes en el sistema solar y ¿no usaras tu forma mas fuerte por que no te gusta?
-Seh
-¿Tendrá algo que ver, que eres la reencarnación de Miguel? -Pregunto, logrando hacer que me detengan
-Si, lo es, ¿Feliz? 
-¿Por que?
-¿Tanto vas a preguntar? 
-Quiero ver tu verdadera forma Khoul -Pidió Enid -. ¿Por que no me la muestras?
-Cada vez que en esta maldita dimensión me transformaba en un nephilim puro, recuerdos ajenos a mi vida, me invadían, pensamientos, seguramente también ajenos, se incrustaban en mi cabeza. Ahora que Aramis me contó todo... Estos pensamientos tienen sentido, Eso explica el por que de muchas cosas, eso explica el por que...
-¿El por que de que? 
-El por que, siempre que me transformaba, pensamientos como el de cuidar a mi hermano a como de lugar se potenciaban... En realidad no era yo... Era Miguel tratando de proteger a Lucifer
-¿Te incomoda el pensar que tu nunca te preocupaste por tu hermano?
-¿Como pensar que yo lo hacia y no el instinto dormido de Miguel que quedo en mi por sus últimos momentos de vida?
-Cariño... -Dijo Enid acercándose y tratando de limpiar esa lagri... Esa gota de agua que caía de mis ojos
-No, detente -Dije apartando su mano de mi rostro -. No quería hacer esto un momento sentimental, me sigues pareciendo una loca de los cuchillos 
-Lo dijiste con tanta sensibilidad que lo tomare como un cumplido -Agrego la loca de los cuchillos
Demostré una sonrisa causada por su ironía
-Ven, sígueme -Fue lo único que salieron de mis labios
Una vez llegamos a donde quería ir, el área de entrenamiento, bueno, comenzamos luchando, Ella saco su cuchillo e intento apuñalarme varias veces, demasiadas veces. Esquivo mis estocadas con mis uñas, una patada por aquí, una patada por allá, entonces intente darle un golpe directo y ella con suavidad logro hacerme pasar de largo, dándole mi espalda libre, que ella aprovecho para aferrarse a mi espalda y hacerme una mataleon (una estrangulación por la espalda que sirve para dejar fuera al enemigo) pero mientras ella mas presión hacia en mi cuello, con mayor intensidad la hacia chocar contra la pared. Mi respiración estaba a una velocidad anormal, sus gemidos de dolor se lograron perder en el aire cuando dejo de hacer presión con sus manos, entonces deje de golpearla contra la pared, ella cayo con delicadeza al suelo
-¿Estas bien? -Pregunte a Enid que parecía estar inconsciente en el suelo
Sin darme cuenta bien, sobre como estábamos: Yo sobre ella, muy parecido a esa vez en el callejón del restaurante chino.
-¿Esta viva? -Pregunte  en voz alta mientras ponía mi oreja en su pecho para intentar escuchar los latidos de su corazón
 Entonces sus piernas se abrieron, luego se cerraron aferrándose con fuerza a mi cintura, sus ojos se abrieron y en esos labios carnosos, que brillaban por el fuerte color de su labial rojo, se esculpió una sonrisa juguetona 
-¿Siempre eres tan fácil de engañar? -Pregunto mientras ponía el cuchillo tan cerca, que el frió acero me acariciaba el cuello
-Calma, calma calma
-Shh cariño -Fue lo que dijo, antes de sacar un cuchillo que la verdad no se de donde saco y tampoco me interesa saberlo
-¿Que vas a hacer con tu otro novio? -Pregunte mientras llevaba el otro cuchillo a mi mejilla 
-Quiero saber si los rumores son ciertos y ya sea de paso, cumplir una fantasía
-¿Que? ¿Cumplir una fantasía? 
Hizo una leve herida en mi mejilla, de la cual salio sangre
-Veamos... -susurro Enid, sacando su lengua y lamiendo mi sangre
-¿Que demonios haces? -Exigí respuesta, sobre lo que sucedía
Enid mostró una rostro reflexivo, como si acabara de escuchar la pregunta mas interesante del día
-¿Ya sabes si los rumores son ciertos?
-Al parecer si, la sangre de un nephilim sabe como a la de un pollo 
-¿Cumpliste tu fantasía? ¿Ahora puedes dejarme? 
-Oh, cariño, ¿Pensaste que probar sangre de nephilim era mi sueño?
-Si esa no lo era, ¿Cual es?
-Esta
Nuestros labios comenzaron a acariciarse  con intensidad, mi pecho se exaltaba cada vez mas por el bombeo de mi corazón, empece a sentir su mano acariciar mi rostro, para poder finalizar el beso con una mordida, que fue, demasiado fuerte como para lograr sacarme un poco de sangre
-¿Estas seguro que se fueron del área de entrenamiento Armando? -Preguntaba la voz de Aramis atrás de la pared 
-Que si, Belcebú me dijo ver como Enid perseguía a Khoul en dirección a los dormitorios 
-Bueno, veo que no tardaron mucho -Sonó la voz de Khoul esta vez cerca de la entrada 
-Si, la verdad no la conozco muy bien a Enid, pero, ¿Podemos confiar en ella? -Pregunto Armando en la entrada de mirando a Aramis
-Claro que si, ella no es... -Fueron las ultimas palabras de Aramis antes de vernos en el suelo con Enid
No dijeron nada, se quedaron callados con los ojos inexpresivos, se dieron la vuelta como si fueran robots y se marcharon 
-"Vamos a entrenar, sera divertido" -Imitaba Aramis a Armando de manera burlona 
-"Quiero ver que tal eres en batalla Armi" -Armando devolvía la imitación de Aramis con una de el.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo