Capítulo 50 : La verdad sobre mi hermana.

Black Ghost

visibility

214.0

favorite

1

mode_comment

1


 
 
Tomo asiento de frente a él, espero que sea algo bueno de mis padres lo que me tenga que decir.  
 
- Sabes Señor Alberto yo lo respeto y admiro mucho porque en usted veo el reflejo de su padre eres el legado de él, una persona que me trato tan bien a mí como uno más de la familia.  
 
- Eres muy amable por tus palabras y te lo agradezco pero que tienes que decirme de mis padres es que la curiosidad me está matando por dentro.  
 
- Entiendo, llevo un secreto en mi interior que nunca pensé revelarlo, no imagine que me vería en la necesidad de contártelo porque pensé que era algo que tenía que morir con la familia además tus padres nunca tenían pensado tampoco decirlo pero ahora ellos están muertos y después de ver a la señorita y usted besándose tengo que asegurarme que usted sepa la verdad, porque creo que es mi responsabilidad hablarlo con usted. 
 
- De que se trata habla rápido y deja el suspenso.   
 
- Unos de los trabajadores que no se había casado. Tenía una niña y esa niña es la que actualmente es Evelyn tu hermana pero tampoco era él, el padre de esa niña solo la encontró en unos de los pueblos fuera de la capital y la tomo para él como su hija, según tengo entendido que un hombre misterioso se la entrego, pero Evelyn todavía era una bebé y este trabajador de sus padres falleció de problemas que tenía en el corazón, su muerte fue natural y tus padres tomaron a Evelyn como su hija, solo fue coincidencia que tengan el mismo color moreno de su piel y que se parezcan tanto como si fueran gemelos ya que posean la misma características del cabello y los ojos, a lo mejor una jugada del destino pero no son hermanos, tu si eres hijo verdadero de tus padres, ya que realmente no son familia tu y Evelyn, no pensé contarte esto nunca pero creo que deberías saberlo después de lo que vi a ti y a Evelyn hacer en el auto. 
 
- No le cuentes esto a mas nadie ni siquiera a Evelyn puedes retirarte luego recompensare tu confianza de haberme contado esto. 
 
- Con su permiso me retiro, señor Alberto. 
 
No lo puedo creer lo que el mayordomo me acaba de contar estoy en shock, tengo que comunicarme con Evelyn y hablar con ella. 
 
La llamo a su celular lo más rápido que puedo hasta con mis manos nerviosas por lo que acabo de escuchar.  
 
- Hermanita donde estas.  
 
- Aquí en el dormitorio de Yolanda pintándome las uñas. 
 
- Ven rápido pero tu solas estoy en la mansión tengo algo que contarte, pero no le digas nada a Yolanda solo déjala sola como si tuvieras que ir a realizar algo sin que ella sospeche nada. 
 
- Perfecto ahora mismo voy hacia allá pero me puedes decir que sucede.  
 
- Nada solo ven rápido aquí te cuento, te estaré esperando en mi habitación lo que tenemos que hablar es algo privado y los demás no pueden escuchar.  
 
- Esta bien.  
 
Subo a mi habitación nervioso, sentado a esperar a mi hermana en la cama, luego de varios minutos la veo entrar.  
 
Su piel morena, lo hermosa que es y la voz en mi mente cuando desperté esta mañana que me decía que tenga sexo con mi hermana la vuelvo a escuchar la voz al verla de nuevo a Evelyn. 
 
Ahora que la veo parada de frente a mí y sé que no es mi hermana que debo hacer yo, cuál será mi reacción al verla por primera vez sabiendo que no somos familia. 
 
Le doy la espalda y me olvido de contarle todo, pero si siento que la deseo tal vez simplemente le doy un beso. 
 
Pero no se qué hacer ahora que la tengo de frente que debo hacer yo, ante ese cuerpo no existe un no y ahora que no somos hermanos quizás deseo igual su boca la que me vuelve loco y locamente tendría sexo con ella. 
 
Como antes de pensar que éramos hermanos, dos jóvenes que no se podían tocar, pero por mi piel ronda una intensa pasión por ella, tengo que probarla, saber a qué sabe su cuerpo y deseo hacerla mía en este instante. 
 
Ya ha despertado en mí la gran pasión y desde que cruzó la puerta de mi habitación quiero tener sexo con Evelyn.  
 
Me acerco a ella y le arranco la ropa que lleva puesta sin mediar palabras, la beso para atarla a mis mismas ganas que tengo por ella, por la excitación mi pene se está volviendo como un volcán por Evelyn y siento que mientras la beso su cuerpo se vuelve un huracán que quiere llevarse todo de mi.  
 
La cargo hasta llevarla a la cama solo tiene la falda puesta porque como un ciclón me he llevado su blusa junto a sus brasier y pantis ya que le quitado casi toda la ropa, al poner las manos en sus senos siento sus pezones duros y un pequeño gemido de placer sale de su boca.  
 
Utilizo mi lengua y hago un camino desde su cuello hasta sus senos, sintiendo el sabor de su cuerpo, ya esto no es unos de mis sueños por ella, esto es real lo que realmente quería, no pierdo mi tiempo en pensar más en mis fantasías del pasado por ella y dirijo mi boca a su vagina, con las piernas de Evelyn toda abierta para mi veo lo hermosa que lo tiene aquí abajo, prendiendo mi sangre aun mas generando un calor inmenso dentro de mí.  
 
La saboreo con locura y veo a Evelyn morder sus labios de placer mientras tiene apretada sus dos manos en mi pelo de mi cabeza. 
 
- No aguanto más, Alberto penétrame, te quiero dentro de mí. 
 
Hago lo que me pide como si fuera su esclavo y ella mi dueña, para regalarme a mí mismo una noche que no olvidaré jamás. 
 
De a poco la desnudo quitándole la falda lo única prenda que le quedaba y empiezo a besarla a lo loco, introduciendo mi miembro en su vagina, derritiéndome por dentro al penetrarla, se siente muy bien. 
 
La aprisiono en mis embestidas una y otra vez muy fuertes, mis caderas se mueven por si solas quebrándola en dos, escucho sus gritos de lujuria, abro más sus piernas para darle más duro es que le tenía muchas ganas. 
 
No me conozco estoy como un animal en busca del placer que me puede dar Evelyn, la pongo de espalda, hasta quedar en forma de un perrito a Evelyn ahora son más fuertes sus gritos, enloquecida de placer me pide más, más y más y desde el fondo mi ser me empeño en darle más y pone su cara estremecida de pasión, siento que estoy llegando hasta el fondo de ella, mientras que en sincronía con migo mueve su trasero que tanto le ha gustado por que la siga penetrando más fuerte sin detenerme.  
 
No se cuanto más voy a resistir me está apretando mucho su vagina como si adsorbiera mi pene y el temblor de su cuerpo hacen que ella y yo nos corramos al mismo tiempo lo suficiente para saber que estamos satisfecho por lo que acabamos de experimentar los dos, cayendo tumbado en la cama ambos.
 
  • AlbertoNeris-image AlbertoNeris - 02/06/2019

    Sí usted me ha acompañado hasta este punto del libro y aún no me ha seguido le pido de favor que lo haga, porque me ayudaría mucho a crecer como escritor en esta página y si le gustó este o cualquier otro capítulo dele al botón me gusta como símbolo de agradó, no cuesta nada. No me gusta pedirle a nadie que me siga si no le nace del corazón o piensa que lo merezco, por eso será la última vez que me refiera al tema y sobre el libro solo quiero agregar que ahora es que empieza lo bueno, faltan muchas batallas mágicas y misterios por descubrir.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo