Capítulo ocho

Survive (Tom Holland)

visibility

1.28K

favorite

0

mode_comment

0


Con el pecho sobre tierra, abrazando con fuerza Edrei, temblorosa e incapaz de formular un plan más que saltar a nuestro suicidio fui consciente que no se necesita decir el nombre del demonio para invocarlo. 
Las criaturas corrían con gran velocidad, sumamente musculosas, como un perro de dos metros, comenzaron a trepar por la pared del edificio y la del edificio delante nuestro, clavándole las uñas a la dañada estructura antes de dar un salto para seguir trepando con facilidad. 
-Al helicóptero, ahora- susurro New  con el corazón en la garganta, antes de ponerse en cunclillas sacando su arma totalmente asustado, él sabía perfectamente bien que una bala o incluso varias balas serían suficientes para acabar con semejantes bestias.
-Espera- dije aun con Edrei atemorizado bajo mi cuerpo- se detuvieron.
Las bestias no solo se habían detenido si no que bajaron de zarpazo de los edificios, cayendo con tanta fuerza sobre el pavimento que me sorprendió que no se hubiesen matado ya por el impacto. 
-Se van- dijo Edrei con voz temblorosa, mirando con resquemor los lomos de carne viva que corrían en dirección contraria a la nuestra- ¿Qué fue eso? ¿Porqué se fueron?-preguntó una vez que me levante impresionada, ni siquiera lograba entender que  eran, si habían sido humanos, animales o desechos de la planta nuclear, mucho menos lograba entender su forma de pensar si es que pensaban.
-No lo sé y no me interesa saberlo, tenemos que hacer esto rápido- podía escuchar como New sacaba el mapa nuevamente, extendiendolo sobre la superficie de cemento otra vez, mientras que me era imposible dejar de mirar al suelo, sorprendida, nos tenían justo en frente, ya nos habían visto ¿Porqué se fueron? - ¿Lance te apuntas?- me llamo New  fastidiado, muy en el fondo sabía que en realidad estaba aterrado. 
-¿Cuál es el plan?- pregunte sacándome de mi transe hasta estar frente al mapa, al lado de New, que sacó el plumón de su pantalón quitandole la tapa.
-Nosotros estamos aquí- dijo haciendo un pequeño circulo sobre el papel- la barricada esta aquí- hizo una cruz sobre un recuadro mediano que estaba marcado como propiedad privada- debemos acercarnos, ver como están las instalaciones, el número de guardias, si están de pie aún, si no tienen un montón de esas mierdecillas adiestradas rodeando el perímetro, sí cuentan con electricidad e inclusive hacernos a su rutina- dijo señalando a la nada amenazante con su plumón. 
-Dudo mucho que esas cosas se puedan adiestrar-comentó Edrei sentado sobre la misma superficie que estaba el mapa pellizcando ligeramente la punta de una de mis contadas flechas. 
-Drei- le indique que guardara silencio al notar la mirada molesta y nerviosa de New sobre el infante- claramente no podemos llegar hasta allá en helicóptero, se darían cuenta.
-Din din din- bromeo desganado el castaño, apoyando ambas manos sobre la pequeña mesa improvisada sin quitarme la vista de encima- con radar o no, nos oirán si nos acercamos en el helicóptero, uno de nosotros tiene que ir a pie hasta allá y corroborar todo lo anterior mencionado. 
-¿Uno de nosotros?- pregunté ya imaginando a qué se refería. 
-Ahí es donde le dices que eres un cobarde- dijo Edrei dándole vueltas a la flecha con agilidad con una sola mano.
 -Me pides que respete al niño pero no le dices que me respete ¿Qué puto juego es ese Lance?- dijo dedicandole una mirada molesta a Edrei que lo ignoro completamente.
 
-Concentrate New ¿a qué te refieres con "uno de nosotros"? - ni siquiera tenía que decirlo, ya lo podía presentir, había preguntado practicamente por pura cortesia. 
-Uno tiene que ir mientras el otro se queda a cuidar del helicóptero y que esté listo para encenderlo y despegar en cualquier momento- claro que si, ese es el New que conozco. 
-Y ese alguien eres tú ¿verdad?- pregunté ganándome mi propia mirada matadora.  
-A menos que tu o el niño sepan encenderlo, si- dijo molesto incorporándose hasta cruzarse de brazos. 
-Aprendo rápido- Edrei lo reto inclinando la cabeza con los ojos entrecerrados, mientras le dedicaba una sonrisa burlona. 
-Mira niño ¿sabes qué? vete a la mierd- New camino hacia Drei que no se movió ni un centímetro al notar como el castaño lo amenazaba con un marcador de agua.
-¡Ya basta!-interrumpí alzando la  voz captando la atención de ambos- esas cosas siguen allá abajo, pueden cambiar de opinión y regresar en cualquier instante, dejemos las peleas estúpidas hasta que hayamos salido de este estúpido lugar- ambos me miraron callados, ellos preferían por su bien no hacerme enojar- muéstrame cómo llegar hasta los Holland por tierra, New.
-Bien- dijo New acercándose nuevamente, marcando el camino con el desgastado marcador que soltaba un pequeño chirrido conforme lo pasaba por el papel, provocando que Edrei se levantará tapándose los oídos con ansiedad-A paso normal, deberías llegar en dos días, me encantaría acercarte más en el helicóptero pero eso los alertaria, aquí hay un edificio- esta vez hizo una pequeño triángulo a varios metros del área perteneciente a la barricada- solía ser un condominio de departamentos, me darás la señal de que sigues viva desde ahí con esto- dijo sacandose del bolsillo un pequeño control lleno de cinta adhesiva y tierra que él mismo había fabricado con el control remoto de algún auto- Hay una antena ahí, debería ser suficiente para emitir la señal, de no ser así y no obtener respuesta por mi parte tendrás que regresar caminando hasta acá nuevamente, te esperaré cuatro días,  no más y espero que esas mierdas no regresen. 
-De acuerdo, tengo cuatro días- New dobló el mapa, antes de entregarmelo junto el control- Edrei quédate con New, no te separes de él, si necesitas disparale...hazlo-mi hermano me miró asustado frunciendo el ceño.
-No, yo voy contigo-dijo firme tomándome del brazo- he estado contigo siempre y esta no es la excepción.
-Edrei obedeceme por favor- sentenció sacandole la flecha de la mano, guardandola en su sitio, realmente no era mi elección dejarlo solo con New, pero dados nuestros queridos amigos sin piel prefería no arriesgarlo. 
-No, Edrei nada- Edrei suspiro antes de mirar a New indicandome que me inclinase hacia él para contarme algo que nuestro "amigo" no debía escuchar - ¿Me vas a dejar con alguien que entregó a su hermana por un par de balas y cinco kilos de carne? - dijo entredientes con el ceño fruncido-  y que ahora carga con su cadáver putrefacto debajo del asiento ¡lo vi Lan! ¿Realmente piensas dejarme con él?
Conocía a New desde hace ya varios años, incluso antes de que Edrei pudiera gatear, habíamos firmado un pacto sin papel de por medio entre los dos donde protegeriamos al otro cuanto fuera posible, si bien se obtuviese algo a cambio, para New comida y para mi hermano medicina, si bien no confiaba en él en un cien por ciento, era la única persona con la que contaba para no volverme loca. 
Sin embargo Edrei tenía razón, se había vuelto un completo loco paranoico, como todos cuando el virus se intensificó cobrando las primeras vidas, dejarlo solo con Edrei podría derivar en resultados catastróficos. 
-Esta bien, vamos, pero debes obedecerme sin cuestionar Edrei, esto no es como en casa, no sabemos a qué nos enfrentamos- el niño me miró relajado  ante mi decisión, asintiendo lentamente con la cabeza- vamos por las mochilas.
El hedor en el helicóptero era cada vez más insoportable, me estire hasta tomar mi mochila y la de Edrei, además de la poca comida que teníamos. 
-A no, eso es mío- New me había arrebatado de las manos  el conejo, llevándoselo lejos de mi alcance- lo siento pero estaré aquí sin poder bajar como cuatro días, necesito esto más que ustedes, us-ustedes pueden buscar comida más abajo
-Te odio- dijo Edrei ni corto ni perezoso, notablemente fastidiado encaminandose a la puerta metálica en verde oscuro que guiaba al interior del edificio.
-Lance- me llamo New- suerte y cuídate de los Holland...esos cabrones son astutos, sobre todo el hijo mayor, Thomas- advirtió New con seguridad y resquemor en su voz como si temiera más de los Holland que de las bestias. 
Pero...sí  una sabandija rastrera y escurridiza como New le tenía miedo a los Holland era porque claramente debían ser más letales que el veneno.
-Ya veremos quién de los dos lo es más- le dedique una mirada desganada a New para después ponerme a la par de mi hermano que me esperaba con su arma en alto a que abriera la puerta  que guiaba  al interior del edificio.
Guíaba a mi hermano por el interior del volcado y apagado edificio que por suerte estaba completamente vacío, solamente cubierto por cristales rotos, basura y sangre.
El edificio estaba vacío y agradecía  eso ya que nisiquiera era capaz de mantener todos mis sentidos  en alerta, las últimas  palabras de New me habían afectado enormemente ahora mi mente solo era ocupada por los Holland, por Thomas Holland, mi próximo enemigo, mi astuto enemigo, cuya barricada tenía a dos días de camino. 
-Te mataré  si tengo que matarte para obtener la medicina, Thomas- susurre por lo bajo, como sí él pudiese oirme, nunca había matado a nadie, nadie que estuviera  vivo en cuerpo y alma, si hubiese querido matar a esos cazadores lo habría hecho sin duda, sin embargo matar para ganar era lo mismo que arrancar para ganar, tal como haría un cazador, un puesto que no estaba dispuesta a ocupar.
Sin embargo...todo es diferente aquí, si tengo que matar a todos los Holland por un poco de tiempo para Edrei lo haré, si tengo que matar a Tom... lo haré. 
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo