Mi caída Pt. III

Muerde o Muere

visibility

1.57K

favorite

54

mode_comment

0


(AVISO LEGAL DE ESTE CAPÍTULO: Las historias descritas a continuación forman parte de un libro de ficción y no están dirigidas a ninguna persona en concreto)
 
...incluso estuvo metiendo toda clase de mierda contra amigos míos de hacía muchísimos años. Cuando los veía o hablaba con ellos se comportaba como una persona normal, pero a mí por detrás me iba metiendo mierda constantemente y me iba envenenando sobre ellos “sólo se quiere aprovechar de ti” me decía, entre otras muchas cosas. Recuerdo que consiguió hacerme perder varias amistades de lo mucho que logró envenenar mi mente, y una de las cosas que dijo fue “pero no quiero que luego si cortamos vuelvas a ser su amigo, que lo hagas por ti y no por mí”.
Esa es… como la excusa perfecta para hacerte creer que hacías algo por tu propio pie, cuando en realidad lo estabas haciendo por la manipulación a la que me había sometido.
 
Es un “quiero que lo hagas por ti”, pero “si no lo haces, me enfado y voy a hacer de tu vida un infierno”, porque eso es lo que hace este tipo de personas constantemente, manipularte y joderte hasta que bailes al ritmo que ellos quieren que bailes.
 
Ella usaba esa clase de situaciones para prohibirme hacer cosas. Provocando esas situaciones conseguía que yo dejara de tener amigas. Que yo me fuera a Tenerife a visitar a mi familia o a mis amigos. Llegaba un momento en que no hacía absolutamente nada de lo que quería porque no quería tener que volver a lidiar con ella gritando, llorando y agresiva.
 
Muy probablemente, el 50% de las personas que están leyendo este libro ahora, han pasado por una relación así, y saben exactamente de lo que les hablo. De hecho, es probable que hayáis vivido no una, sino dos relaciones muy similares a las que os estoy describiendo ahora mismo.
 
Sé que es fácil decirlo cuando estás desde fuera, pero… D É J A L A.
De verdad, deja esa relación. Esa persona sólo busca hacerte daño, buscarte el mal. ¿Por qué carajo estás metido en una relación en la que todo lo que ocurre son cosas malas a ese nivel? ¿Por qué estás aguantando tanto?
 
Si has reconocido alguna de estas pautas en la que podría ser tu pareja actual. Por favor. Déjala. Ahora mismo. Si no lo haces estás jugando a la ruleta rusa. El siguiente tiro podría significar tu muerte cerebral.
 
Y si no te ha quedado claro aún, no te preocupes, ahora vamos a ir a hablar de cómo son las personas así y cuáles son sus características al principio. De hecho, estas personas, siempre te avisan con antelación de cómo son (inconscientemente, por supuesto).
 
Ella me avisó claramente de la clase de persona que era. Pero yo no tuve en cuenta las señales y seguí adelante con aquella relación.
 
¿Y cómo no me dí cuenta antes os preguntaréis?
 
Porque obviamente no todo era malo. Era una montaña rusa de estar bien-estar mal. Y sobre todo al principio, todo fue muy bonito, hasta que comenzamos a vivir juntos. Ahí se desató.
 
La ruptura con Concepción definitiva llegó después de compartir piso juntos. Fue horrible salir de aquella relación. No me dejaba, me perseguía. Estuvo viniendo durante semanas a la puerta de mi nueva casa a pasarse MADRUGADAS ENTERAS (no bromeo), horas y horas en la puerta tocando la ventana de mi cuarto con un paragüas a través del rellano. Recuerdo que un día me tiré de los pelos tando del estrés que me saqué un buen trozo de cabello de entre mis dedos. Se pasaba horas dándole golpes a la ventana, mientras yo me ponía los cascos a todo volumen encerrado en mi cuarto, aún siendo capaz de sentir la vibración de los golpes en la pared.
 
Básicamente yo había sido la única persona que había aguantado todas sus tonterías durante el mayor tiempo en su vida, y ahí sentí pena por su ex, porque entendí que probablemente aquel pobre chico habría vivido por lo mismo que había pasado yo, y no por lo que ella contaba que “la había pegado” y otras cosas que muy probablemente, nunca fueron ciertas.
 
Con el tiempo, he sabido de muchísimas otras personas (chicos y chicas) que han vivido situaciones así con sus ex. Que vienen hasta la puerta de su casa y se pasan ahí esperando horas y horas. ¿Acaso se piensan que eso es romántico? Eso es puto acoso. Deja a esa persona en paz, puto cerdo.
 
En ese momento, debí haber llamado a la policía. Recuerdo que una vez abrí la ventana e hice como que estaba marcando el número de la policía. Se asustó y se fue. Pero volvió al día siguiente. Siempre volvía con una excusa distinta.
 
A veces era “vamos a romper pero a romper bien, quiero que me abraces y hablemos un rato”, otras veces era “te he comprado un regalo, al menos ábreme y te lo doy”... siempre eran excusas de mierda así para intentar manipularme.
 
Hasta que un día me enteré a través de amigos en común de que me había estado poniendo los cuernos mientras vivíamos juntos. Pero no de cualquier manera. Me había puesto los cuernos sin protección, poniendo en peligro mi salud, yéndose por la mañana a “trabajar” a casa del otro tío, y a la tarde volvía y lo hacía conmigo. A ESE nivel me enteré. Y esto no me lo contaron. Ella misma me lo confirmó. No sé ni por qué lo hizo, capaz hubiera preferido que me mintiera.
 
Y aunque ya habíamos roto, en realidad yo aún la “quería”. Supongo que porque era la única “relación adulta” que había tenido. Yo aún era un mocoso y supongo que Concepción era la única relación que había tenido tan “seria”.
 
Ese día la dejé pasar. Y fue lo peor que hice...

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo