¿Hay límites?

Muerde o Muere

visibility

139.0

favorite

17

mode_comment

0


Ya sabes mi respuesta, ¿verdad?
 
Obviamente no. No los hay.
La única persona que se pone límites para poder lograr o dejar de lograr ciertos estados de ánimo eres tú. ¿Y cuál es el estado de ánimo ideal que necesitas? La euforia. Necesitas sentirte verdaderamente vivo. Salir a la calle y sentir que podrías comerte el mundo (figuradamente claro, no literalmente… o serías un zombie xd).
 
Ahora bien, ¿cómo lograrlo?
¿Me has estado leyendo, verdad?
 
Quiero que cierres los ojos. O mejor no. Déjalos abiertos que si no, no puedes leer.
Lo que quiero es que te concentres. Concéntrate muy bien en estas palabras. Necesito que las creas. Necesito que me ayudes a ayudarte, o no va a ocurrir nada positivo en tu vida, nunca.
 
Concéntrate en esta frase:
“Soy el/la mejor. Puedo lograr todo lo que me proponga.”
 
Ahora mismo obviamente no crees en esa frase (lo asumiré, ya que si no, no estarías leyendo este libro), pero es obvio que aún no crees en ella: Llevas años autoconvenciéndote a ti mismo de que eres una mierda andante y no puedes hacer nada. Así que no te preocupes si eres incapaz de creer en esa frase ahora mismo: es completamente imposible que lo seas.
 
Pero como te he dicho, el cambio viene de fuera hacia dentro. No al revés. Nunca saldrá algo de dentro de ti capaz de hacerte cambiar mágicamente, serás tú quien fuerce ese cambio interior que necesitas. Y la única forma de hacerlo, es repetírtelo una y otra vez, hasta que llegará un día, que te saldrá solo y lo dirás automáticamente sin pensar que tienes que forzarte a decirlo.
 
Ahora bien, ¿cuándo decirlo?
Porque no me vale que cada vez que vayas a cagar te lo repitas. Eso es una auténtica pérdida absurda de tiempo.
Tienes que decírtelo cada vez que vayas a enfrentarte a alguna cosa importante. Cada vez que estés ante algo que es un reto en tu vida, como conocer a gente en un nuevo trabajo, o lograr acabar algún proyecto, o aprender algo nuevo, quiero que esa frase te la repitas una y otra vez. Repítetela cada vez más alto, grita si hace falta,... o repítela en tu mente si estás rodeado de mucha gente, no queremos que nadie piense que estás como una cabra.
 
“Puedo lograr todo lo que me proponga porque soy el mejor.”
 
No la olvides.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo