Capítulo 3 MORFEO

EL BOSQUE DE LOS SUEÑOS

visibility

146.0

favorite

26

mode_comment

1


Desperté sobresaltado tomando una bocanada de aire saliendo fuera del agua aún estando en aquella tina de madera por lo que escuché los pasos de mis sirvientes correr hacia donde yo estaba, preocupados por lo que llevaban una toalla en sus manos por cualquier cosa.
—Príncipe Arthur, perdón por dejarlo en la tina, tocaron la puerta y tuve que ir a abrir para que nadie interrumpa su baño —Comentó bajando la vista con la toalla así uno de ellos mientras Lotaira, la criada espero que me pusiera de pie en la tina dejando que secara mi torso —
Tome la toalla para secarme lo demás ya que no mucho me gustaba que me secaran y menos que me vieran desnudo, pero era una norma que debíamos seguir en todo el castillo. Cuando termine coloque la toalla en mi cadera caminando hacia afuera viendo que ya estaba preparada esta por lo que comenté.
—Pueden irse a descansar, mañana será otro día, lamento haberlos asustado— Comenté quitándome la toalla dejándola colgada en un trozo de madera por la ventana y me metí entre las mantas de aquella cómoda cama—
Al ver que se iban suspiré pensando en aquel sueño, podía ver mis brazos, todavía tenía erizada mi piel por lo que cerré mis ojos tratando de recobrar el dueño, buscando respuestas.
Trataba de volver a dormir frunciendo mi ceño obligándome a meterme en ese sueño, pero pasados segundos me rendí suspirando.
—¿Mal sueño? —
Una voz me sorprendió y volteé a todos los lados buscando por lo que me estiré tomando mi espada la cual estaba en el respaldo de la cama casi dando un brinco de la cama para ponerme de pie.
—Justo aquí príncipe — De nuevo esa tonta voz por lo que al ver a alguien sentado en el marco de la ventana hizo que me fijara de donde provenía —
—¿Quién eres y que haces aquí? — Dije caminando hacia el, valiéndome un bledo que estuviera desnudo por lo que le pongo la pluma de la espada en su cuello tomando cada extremo de esta para acorralarlo entre el vidrio y mi cuerpo —
—Calma, primero cubre tu espada, y no solo hablo de la que esta en mi cuello…— La voz del intruso a mi habitación —
—¿Quién jodidos eres y que haces aquí? — Mi voz era llena de enojo mientras mi vista iba a sus ojos buscando respuestas apretando más la pluma contra su cuello —
—Am…yo…soy… Morfeo, el rey del sueño, ya sabes… muchos se van en mis brazos hacia el lugar donde sueñan… —Aquella estúpida respuesta me hizo sonreír por lo que sin pensarlo dos veces mi puño fue directo hacia su abdomen con fuerza buscándole sacar el aire haciendo que este cayera al suelo. —
—¡Ahg! — Este cayó al suelo sujetándose del abdomen cayendo en pose fetal por lo que esté mencionó con el poco aire que tenía — Hijo de… la reina — Al ver lo que dijo lleve la punta de la pluma a su barbilla levantando su vista a mi mientras decía —Por favor príncipe, tápese porque la vista no es tan favorable desde aquí…—Comentó este cerrando sus ojos —
Solté una risa baja pero luego trate de ponerme serio otra vez caminando hacia la cama en donde deje la espada en esta mientras cogía el pantalón poniéndomelo y mientras este se ponía de pie poco a poco terminándose de recuperar.
—Aún no has contestado, ¿Qué haces aquí? — Comenté volviendo a tomar la espada por lo que caminé hacia el nuevamente —
—Vine… vine por el sueño que tuviste…bueno, no es un sueño, es una visión…—Comentó mientras este se quedo en su lugar aún acorralado por lo que dijo me sorprendió alzando ambas cejas —
—¿Cómo sabes de mi sueño? — Comenté serio apuntándole con la espada aún—
—Que no es sueño, es una visión…— Este me corrigió por lo que mi mirada se volvió aún más seria que alce una ceja esta vez —Bueno, yo te la hice ver, soy el rey del sueño, ya sabes, blah blah blah, el punto es que en esto tu tienes una misión que se debe cumplir, una misión sobre la legión de Orcos cuando abran el portal principal para destruir nuestra realidad — Comentó levantando sus manos como si se estuviera rindiendo — Edrielle, la reina de The Fruity esta bajo un hechizo que le hizo el orco más poderoso de la legión de la magia negra… en busca de destruir el mundo como si fuera un peón. —
Me quede viéndolo, no contesté, solo veía…veía y veía por lo que baje despacio la espada ladeando mi cabeza sin despegar la vista de sus ojos, eran de color miel por lo que deje la espada en la cama con delicadeza.
Regrese la vista hacia el y solté una carcajada tomando mi estomago y cubrí boca para que no fuera escandaloso para que no despierte a nadie del castillo por lo que me senté en la cama sintiendo lagrimas en mis ojos debido a que fue bastante chistoso que dije:
—Estoy llorando…— Dije entre risas limpiando mis lagrimas y luego respiré profundo diciendo tratando de decir — Solo por eso no te dejaré sin lengua… —Comenté dando un suspiro y dije con una sonrisa divertida — Entonces… la legión de Orcos vendrá a abrir un famoso portal en el cual la reina de un reino lejos de aquí esta hechizada por su orco de magia negra… ¿y que mi misión es ir a acabar con eso? — Comenté tratando de retener otra risa fuerte, pero trate de resistirme — Oh vaya…veo que los aldeanos de aquí cada vez se superan y fuman algo cada vez más verde…—
Este se me quedo viendo serio que puso su mano hacia a mi y movió sus dedos, comenzándome a dar una jaqueca fuerte que puse las manos en mi cabeza cayendo a la cama, enfrente de mi pasaban muchas imágenes, una cabaña, un caballo blanco, Athos, un jardín hermoso, un lago y varios seres mágicos como elfos, hadas y todo, como si fuera un cuento como los que me leían de pequeño por lo que cuando terminaron esas imágenes di un sobresalto en el suelo estando sudado.
—¿Ahora me crees principito? —No podía hablar, esas imágenes, parecían tan reales que tarde casi un minuto en ponerme de pie diciendo—
—¿Eres un hechicero? —Pregunté sorprendido poniendo una mano en mi corazón sintiendo como este comenzaba a latir cada vez más rápido y fuerte que dije- Debes enseñarme donde es eso… bueno debes enseñarme que todo es real, y si lo es te ayudaré…pero debo ir solo…—
—No, no soy un hechicero, soy el rey del sueño, además tienes que ir solo, no puedes ir con alguien, necesitas pasarte por alguien que no sea un príncipe, si no, por un leñador, o…. —Pensó y trono los dedos de manera repentina como si tuviera una idea — Un cazador… pero no cualquiera… si no “El Cazador” … —Comentó haciendo comillas con sus dedos —
—Si…amm…. Hay un problema, en que no soy un cazador y bueno, tampoco se por que no debo decir que soy un príncipe, soy alguien de la realiza… —Comenté viéndolo mientras caminaba hacia el armario en donde saque una camisa de manga larga con una capucha color negra, en donde me la coloque y tome mi cinturón para tomar la vaina de mi espada y metiendo está diciendo — Pero puedo intentar serlo… he ido a cazar muchas veces con mi padre…
—Claro…pero te falta algo… —Este hizo aparecer un chaleco gris en mi torso y las botas negras con el cubre botas a la medida así que me señalo diciendo — Es hora de irse cazador, debes primero conocer a Edrielle, trátala de convencer en hacer una alianza, si no estaremos perdidos en esta batalla y no quiero que pase lo del final de la visión…. No lo viste, pero no es bonito lo que pasa…—
Baje la vista a mi vestimenta, en serio parecía un cazador de verdad por lo que me acerco a la puerta abriendo apenas un poco para vigilar que no viniera nadie.
—Conozco un pasadizo secreto por abajo el cual es un camino hacia los establos…los tenemos por si llegase alguna emergencia…— Comenté y luego cerré la puerta para tomar un papel escribiendo una pequeña carta mientras esperaba que el respondiera —
—Claro, aunque antes de entrar a otro reino yo desapareceré y me verás cuando lo necesites…— Comentó este y luego dijo de manera suave — ¿Les dejas una carta de despedida? —¨pregunto un tanto curioso este acercándose a la mesa donde yo estaba terminando de escribir la carta y asentí —
—Si… aunque no es de despedida, no moriré, o eso espero, no quiero preocuparlos tanto, saben que soy terco, pero tampoco me dejarían ir si supieran cuanto peligro es que hay allá afuera. —Suspiré tomando el sello mojándolo en tinta y luego marcar el papel con este para que supieran quien la escribía —
 “Padre y Madre, disculpen el haberme fugado del reino a horas de la madrugada, se que es cierto lo de los orcos, iré a investigar, regreso en unos días si el destino lo quiere y si no teman, volveré a esta con ustedes, los soldados están entrenados perfectamente para protegerlos a ustedes, además no me voy solo.
Me voy con un amigo nuevo el cual me llevará hacia donde esta el problema, buscaré la manera de solucionar los problemas, como me dijiste en la tarde madre.
Con mucho amor,
Arthur”
Luego de escribir eso la deje encima de mi cama y por fin nos fuimos del castillo, no me sentía con miedo extrañamente ya sabía lo que pasaría o al menos las imágenes de mi cabeza estaban bastante presentes debido a las visiones que el tarado de Morfeo me había hecho ver y no precisamente por que yo quisiera, además me encantaba la idea de ir a conocer fuera de las grandes paredes del castillo y el reino.
Al salir por el pasadizo fui hacia el establo del hermoso Athos el cual al verme relinchó, el siempre sabía cuando lo sacaría que se ponía feliz y a mover su hermosa cabellera por lo que le dije a Morfeo.
—Saluda al más fiel corcel que conocerás en tus sueños —Bromee ante que el era el rey del sueño por lo que lo saque y le coloque la silla de montar, me subo en el y espero que el chico se suba también atrás de mi—
—Con que esta bestia no nos tiré a medio acantilado no me importa —Comentó un tanto nervioso buscando de donde agarrarse hasta que se sostuvo de uno de mis hombros poniendose su capucha ya que el también venía con una como la mía, así que hice lo mismo y comenzamos a andar con cuidado de que nadie nos viera. —
Conocía un camino por atrás del mercado libre del reino en donde daba una puerta vieja la cual daba hacia el valle del Sol por lo que ahí nos dimos a la fuga de aquel reino sin que nadie se diese cuenta de que el príncipe Arthur ya no estaba en su cama.
  • Tomás Lobato Brotons-image Tomás Lobato Brotons - 20/07/2019

    Ya tienes lista la reseña en mi sección, espero que te ayude a atraer más gente porque de verdad lo vale :)

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo