Capítulo 60 : La espada de oro.

Black Ghost

visibility

66.0

favorite

1

mode_comment

1


 
Inmediatamente esas dos marionetas corren donde estoy yo parado. 
 
Por mala suerte para mí la magia mundo al revés no funcionaran con esas marionetas porque no tienen ojos humanos, mi mundo al revés afecta solo a los seres humanos, empieza desde su cerebro hasta sus ojos atrapándolos en mi dimensión que no es una ilusión reflejando todos sus ataques contrario donde lo lancen.  
 
Pero estas marionetas controladas con su hilo mágico casi invisible son mi perdición por varias razones. 
 
La primera es que mi mundo al revés no funciona en ellas al no ser seres humanos. 
 
Segundo mi espada con mi segunda transformación no tiene ninguna otra habilidad mágica solo esa del mundo al revés.  
 
Tercero y es que aún es que desconozco las habilidades mágicas de esas dos marionetas.  
 
Por eso me desaparezco mágicamente cerca de Federico porque mi mundo al revés si lo afecta a él aunque sus marionetas no. 
 
Pero no lo puedo creer lo que acabo de ver se intercambio el maldito ese con unas de sus marionetas en su lugar, creo que ahora para derrotarlo primero tengo que acabar con sus dos marionetas porque siempre que quiera aparecérmele mágicamente se intercambiara con una de sus dos marionetas.  
 
Se intercambio con la marioneta de ropa roja y me lanza fuego por su boca, lo cual yo me alejo huyendo de ella como un cobarde sin enfrentarla y que puedo hacer no tengo nada para hacerle frente, que no sea buscar distancia para realizar mi tercera transformación de mi espada la cual es mi segunda Joya. 
 
Al tener la suficiente distancia paso la mano por mi espada así surgiendo mi tercera y última trasformación de mi espada.  
 
Ahora mi espada toma su forma real la cual es un color dorado completo ya no solo la empuñadora es dorada sino también el filo de mi espada.  
 
Mi espada me da una velocidad increíble a mí y una fuerza imparable. 
 
También esta última trasformación tiene una habilidad mágica única y es que mi espada absorbe los ataques mágicos no los físicos sino la magia de mis oponentes por eso los magos tipo invocador y hechizo la ven muy mal con mi tercera transformación.  
 
La marioneta de ropa de color rojo llega a mí y por boca me lanza fuego pongo mi espada dorada delante y absorbe todo el fuego como si nada, para el siguiente segundo aparecer detrás de la marioneta pero el ojo de un humano normal no hubiera visto que ya la corte a la marioneta por todos lados y detrás de mí se cae en pedazos al suelo la marioneta. 
 
No tarda mucho en llegar la última marioneta para lanzarme un puño electrificado y lo detengo con mi mano para sin casi mover la mano que sostengo mi espada cae la cabeza rodando al suelo de la última marioneta y en un pestañeo de segundo estoy de frente de Federico. 
 
- Porque no te rindes, si no tienes nada mejor como mago que hacer que no sean esas débiles marioneta ya que delante de mi espada no podrás hacer nada. 
 
- Si tienes razón, ahora veo que nunca tuve la oportunidad de ganarte y con tantas ganas que tenía en un principio de llevarme esta victoria.  
 
- No te preocupes tus demás compañeros de la liga Oro tienen la oportunidad de ganarme así que tú liga aún no ha perdido de todo. 
 
- Y no dudes que lo harán, ahora yo me rindo para no perder más tiempo.  
 
Se desintegra al instante delante de mí pero si de algo estoy seguro es que si supero esta liga de Oro sería fantástico para mí, pero los tres últimos niveles deben de ser verdaderamente difíciles. 
 
Al llegar mi cuarto oponente me concentro en mis peleas alejando cualquier otro pensamiento que no tenga que ver con esta lucha.  
 
- Oye basura viviente debes de estar orgulloso de llegar al gran Tristán, no dejaré que una basura mal oliente como tu llegue a ver el número uno de la liga Oro. 
 
- No puedo decir si eres presumido u orgulloso digamos que solo eres arrogante.  
 
- Le dices arrogante a esto. 
 
Su cuerpo empieza a volverse más grande y fuerte cada vez se va poniendo más y más fuerte, veo que no se detiene.  
 
- Y aún puedo volverme más fuerte, y no solo soy una máquina de músculos indestructible sino también mucho más rápido que ningún mago de la liga Oro. 
 
Ahora se desaparece mágicamente por todos lados del Coliseo muchas veces hasta llegar al punto donde se encontraba en un inicio.  
 
- Sorprendido porque no intentas detenerme, no mejor aún porque no intentas cortarme con ese juguete, deberías venderla por ser de oro te darán un buen precio por ella.  
 
- Pues tú lo pediste intentaré detenerte y cortarte al mismo tiempo, ahora solo defiéndete.  
 
Al siguiente instante estoy detrás de el apareciéndome mágicamente y su pierna derecha está volando por los aires. 
 
- Viste ahora te detuve porque no te puedes mover con una pierna y al mismo tiempo te corte.  
 
- MALDITA BASURA.  
 
Intenta darme con su puño al voltearse donde mí, parado en una sola pierna y al siguiente pestañeo estoy de espalda a él y su brazo que el utilizó para intentar darme un golpe está cortado a la mitad. 
 
- MALDICIÓOOOOON.  
 
Grita bien fuerte mientras levantó mi espada y lo abro en dos mitades iguales a Tristán, con eso terminando su participación en esta pelea, se desintegra antes que sus dos partes cortadas a la mitad caer al piso. 
 
Este es el verdadero poder de mi segunda Joya por eso me resultó tan fácil acabar con ese estudiante por más fuerte que fuera, tal vez con mi primera Joya el anillo Tristán me hubiera derrotado con su fuerza y rapidez pero ante mi última trasformación de mi segunda Joya no es rival para mí. 
 
El único truco bajo la manga que me queda sin revelar de mi segunda Joya es mi Bukai, si me veo en la necesidad de utilizarlo con mi último oponente de la liga Oro lo utilizaré.
 
  • AlbertoNeris-image AlbertoNeris - 13/06/2019

    El número uno de la Liga Oro quiero adelantar que lo cambiará todo.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo