Capítulo 65 : Celos a causa de Maicol.

Black Ghost

visibility

117.0

favorite

1

mode_comment

1


 
- Solo quiero saber en qué rayos estabas pensando al traer a Maicol a este lugar, créeme que desde que entro a este negocio lo único que quería partirle la cara pero tuve que contenerme.  
 
- Solo es mi amigo al igual que Devora lo es contigo y no te saldría bien pelear con Maicol es muy fuerte. 
 
- Maldita sea Yolanda deja de hacerte la estúpida sabes que Maicol está enamorado de ti en cambio Devora de mi no y no me importaría pelearme con Maicol por ti aunque termine herido porque prefiero estar en un hospital que verte con él.  
 
- Y tan enamorado estas de mí que serías capaz de hacer eso. 
 
- Por Dios Yolanda sabes que te adoro y haría cualquier cosa por ti. 
 
- Dime que me amas. 
 
- Te amo. 
 
- Porque dudaste un poco para decirlo. 
 
- Te amo, te amo, te amo que quieres que lo grite para que todos aquí lo escuchen que te amo demasiado para estar loco de hacer cualquier cosa por ti. 
 
Se acercan esos dos a interrumpirnos después de terminar la música.  
 
- Bailas muy bien Devora.  
 
- Tú no lo haces nada mal Maicol.  
 
- Lo siento Maicol me acaban de llamar, mi abuelo le avisaron que estoy aquí y puede llegar en cualquier momento será mejor que salgas rápido antes de que llegue.  
 
- No me digas esa mala noticia, mejor me voy de inmediato no quiero encontrarme con el señor Berek aquí.  
 
Maicol sale corriendo asustado sin perder tiempo.  
 
- Y tu zorra sin juicio podrías dejarme a solas con mi novio escuchaste bien MI NOVIO.  
 
- Hay Yolanda no sabes lo que te espera en un futuro pero mi estrategia funcionará de a poco hasta verte llorar y te arrepentirás de haberte puesto en mi camino, adiós Alberto fue un placer hablar contigo en otra ocasión seguimos nuestra conversación.  
 
No sé que quiso decirle a Yolanda con esa amenaza pero se marcha sin causar problemas, realmente es una buena chica y tanto que Yolanda desconfía de ella. 
 
- Cuanto tiempo te queda antes de que Berek se dé cuenta de tu ausencia.  
 
- No lo sé menos de una hora y porque.  
 
La tomo de la mano y me desaparezco mágicamente frente de la puerta de unos de los hoteles más lujosos de la Capital 12, es de cinco estrellas. 
 
Se que las cámaras y los sensores de magia me verán pero no harán nada porque mi familia tiene partes de las acciones de este hotel y soy unos de los dueños por eso la seguridad del hotel no vendrá a molestarnos.  
 
Estoy besando a Yolanda abro la puerta de la habitación del hotel mientras la sigo besando.  
 
Al entrar es una de las habitaciones más hermosas del hotel también tiene una ventana de vidrio muy grande que se ve la hermosa Capital 12. 
 
La beso de a poco y despacio le estoy quitando la blusa todo es lento porque sé que estoy con la chica que quiero no es igual como con Evelyn que todo era rápido al fin de tener el placer del sexo y nada más pero con Yolanda es diferente porque entre en medio de la excitación de nuestro dos cuerpos hay amor. 
 
Quitándole ya la blusa a Yolanda y la vuelvo a besar para caer juntos en la cama. 
 
Después de besar sus labios, ahora beso su cuello hasta bajar mi vista a sus senos. 
 
Le quito el brasier que llevaba puesto desabrochándoselo yo mismo, luego con pasión besos sus senos y empiezo a chupar sus pezones mientras mis manos libres masajean sus senos. 
 
Levanto la vista y veo su cara con los ojos cerrados, mordiendo sus labios, esta demasiada excitada, no creo que aguante mucho me quiere dentro de ella y yo quiero lo mismo. 
 
Le quito el botón de su pantalón para luego bajárselo con todo y pantis juntos, tengo una vista hermosa de su cuerpo desnudo ahora voy a quitarme el polo che y tirarlo al suelo. 
 
Con eso después me estoy quitando el pantalón y sacó un condón de unas de las gavetas del hotel y me lo pongo.  
 
Lentamente se lo estoy introduciendo, Yolanda me aprieta con sus uñas en la espalda mía, está a su punto máximo de provocación por el morbo del momento.  
 
Me empiezo a mover mientras la beso y mirándola a los ojos ciento que esto es real y que verdaderamente estamos haciendo el amor. 
 
Como dulce melodía eran sus gemidos cada vez que la penetraba que sentía unirme a ella como si fuéramos una sola persona, fue como arte de magia ver que con sus dos manos alcanzaba mi trasero empujándome más hacia ella mientras abría las piernas aún más situándome justo en el deseo de sus ansias. 
 
Era una sensación indescriptible hacerle el amor a Yolanda, es como un impulso a moverme más rápido empujando una vez y otra vez de nuevo hacia ella. 
 
- Si hay es sigue así me estoy volviendo loca la cabeza se me pone en blanco, dándome vueltas dame mas de ti.  
 
Todo iba tomando color y el tiempo era nuestro aliado mientras Yolanda pedía más de mi cada vez le pegaba con más embestidas y sus gemidos se hacían más fuerte hasta convertirse en gritos de placer y aún así quería más de mi, estaba envuelta en la locura del momento no podíamos parar nadie podía detenernos al derroche de pasión en ese día entre Yolanda y yo hicimos. 
 
- No aguanto más me corro. ALBERTO. 
 
- Resiste un poco más y terminemos juntos. 
 
Y grita bien fuerte encerrando sus piernas en mi cintura aprisionándome entres sus brazos y nos venimos juntos. 
 
Sudados por todos los movimientos al terminar le estoy dando leves besos a sus labios. 
 
- Sabes que te adoro Yolanda nunca lo dudes por favor.  
 
- No quiero perderte de ninguna chica. 
 
- Me has entregado tu cuerpo y lo más preciado de ti que es tu corazón lo noto en la sinceridad de tus palabras solo quiero hacer esto contigo y no con nadie más.
 
  • AlbertoNeris-image AlbertoNeris - 13/06/2019

    Esa Yolanda es una víbora utilizó a Maicol hasta siento lástima por él.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo