Capítulo 81 : Laberinto sin salida.

Black Ghost

visibility

57.0

favorite

0

mode_comment

1


 
Estoy en el punto de inicio del laberinto mi estrategia es la siguiente utilizar las más mínimas de mis Joyas posible, por ejemplo como solo el anillo y luego aunque no pueda usar el anillo en mi lucha oficial contra esos Platinos porque lo tendrán descodificado por lo menos con mi espada debe de ser suficiente que es mi segunda Joya, en pocas palabras cualquier habilidad mágica que utilice aquí ellos la descodificaran. 
 
Veo que tiene sietes entradas donde estoy. De igual modo no creo que exista una de esta que me lleve directamente a la salida de este laberinto mágico por eso elijo la número cuatro y al entrar se cierra un muro detrás de mi, diciéndome que ya no me puedo devolver atrás luego de mi elección.  
 
No dispongo de mucho tiempo con mi anillo activado salgo corriendo veo una bola de piedra que se acerca a mi sin dejarme espacio para avanzar.  
 
Activo mi técnica mágica armadura negra y con mi espada que corta el viento la parto en dos y con mi armadura protegiéndome no me hace ningún daño los pedazos rotos que saltaron de la roca al destruirla ya que en este laberinto hay poco espacio y las rocas revotaron de las paredes pero mi armadura me protegió. 
 
Sigo corriendo con mi armadura puesta pero muy lentamente no puedo avanzar con lo pesado que soy con esta armadura, necesito quitármela. 
 
El problema es que no podré volver a usar este hechizo dentro de varias horas sin contar que ya lo han descodificado esos tramposos si intento usarlo en contra de ellos en el Coliseo de ligas mayores no me servirá de nada. 
 
Me quito la armadura y con eso puedo correr rápidamente al final del pasillo veo dos camino en el laberinto uno a mano izquierda y otro a mano derecha.  
 
Sin pensar me voy por el camino de la mano izquierda espero contar con mi suerte y este me conduzca más rápido a la salida.  
 
Al final llego a un espacio en forma circular donde hay cuatro puertas para elegir entrar pero en el medio dos estatuas gigantes con una lanza y escudo. 
 
Desde que me ven empiezan a levantarse con la intención de atacarme, pero invoco a mi Golem de hielo y a mi esqueleto guerrero al mismo tiempo después de realizar mis sellos velozmente.  
 
Mi Golem salta para darle en la cara a la estatua gigante de la izquierda y esta le clava su lanza en el pecho, ante esto mi Golem se sacrifica congelando por completo a la estatua gigante con un gas frio que desprendió al explotar su cuerpo de hielo. 
 
Veo a mi esqueleto guerrero que salto también a la cara de la estatua gigante del lado derecho pero ante eso la estatua intenta darle con su lanza y mi esqueleto guerrero la esquiva.  
 
Llegando a su rostro le hace dos cortadas con sus dos espadas y salta encima de la estatua que yace congelada sin moverse. 
 
De forma inmediata la estatua intenta clavarle su lanza para eliminar  a mi esqueleto guerrero pero este salta de nuevo hacia un lado. 
 
Su lanza impacta a la estatua congelada por mi Golem de hielo, partiéndola en mil pedazos y unos de esos pedazos le da a mi esqueleto guerrero el cual queda en desequilibrio aprovechando esto la estatua gigante para partir en pedazos todos los huesos de mi esqueleto.  
 
Pero de espalda a la estatua gigante realizo mi sello mágico y le lanzo un fuego extenso por mis dos manos desapareciendo su cabeza mientras estaba de espalda a mi distraído con mi esqueleto.  
 
Ahora cae al piso la estatua sin cabeza y yo me dispongo a avanzar, sin pensarlo entro por la puerta número tres esta vez, de cuatro opciones que había.  
 
Corro y corro por innumerables pasillos dando vueltas y doblando esquina de aquí allá y de allá para aquí sin parar llevando varios minutos en lo mismo. 
 
Al final veo una luz que proviene de una puerta y al salir estoy en el punto de inicio.  
 
Por un demonio esto me hace enojar veo que se levanta una pared por la puerta número uno que fue por donde entre para llegar al lugar de inicio y todavía la pared de la puerta cuatro esta levantada como la deje. 
 
Solo tengo libre la puerta dos, tres, cinco, seis y siete, creo que tomare a la suerte la número seis, con la esperanza que no me devuelva al punto de inicio.  
 
Entro y se levanta un muro nuevamente detrás de mí por la puerta seis y al correr por un nuevo pasillo de manera recta por un largo tiempo veo la salida.  
 
Al salir hay un gran espacio cuadrado y al final dos puertas pero antes de llegar a esas dos puertas hay muchos bloques de cementos chocando entre sí, devolviéndose y una y otra vez para volver a chocar.  
 
Sin temor me dispongo a cruzar, lo primero que hago es saltar dos bloques que me querían aplastar luego de tocar mis al piso me deslizó porque dos pequeños bloques también iban aplastarme mi cabeza.  
 
Giro, salto y me devuelvo hacia atrás al ver un bloque que venía hacia mí pero doy una vuelta a la izquierda y lo esquivo con destreza. 
 
Al ver que estaba lo suficientemente cerca de las puertas para llegar corriendo en ochos segundos, activo mi habilidad mágica fantasma, atravesando todos los bloques llego a las dos puertas. 
 
Sigo contando con mi suerte y elijo la puerta número uno.  
 
Al correr de nuevo de aquí para allá y de aquí para allá, doblando a la derecha, luego a la izquierda me mareo todo parece lo mismo como si estuviera dando vueltas en círculo pero para mi esperanza veo la salida con una luz al final nuevamente. 
 
Al entrar veo un gran espacio con una puerta grande que dice fin del juego pero veo que hay un hombre de piedra de hecho tiene la forma de un ángel con su espada pero todo de cemento protegiendo la puerta. 
 
Que suerte tuve voy acabar con este juego más rápido de lo que me imaginaba.  
 
Intento hacer mi hechizo Plumas negras pero unas estatuas en forma de ojo en el techo mágicamente me lo impiden de hecho no me dejan activar ningunos de mis hechizo es como un bloqueador mágico.  
 
No me queda más remedio que utilizar mi segunda Joya, la espada.
 
  • AlbertoNeris-image AlbertoNeris - 15/06/2019

    La muerte de Haru se aproxima, usted cómo lector debe averiguarlo y la única forma es seguir leyendo a ver cómo termina todo esto.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo