Más instintos

Muerde o Muere

visibility

1.27K

favorite

32

mode_comment

4


Sí, exacto, nada. No te dio una combustión espontánea después de hacer el ridículo y moriste entre terribles sufrimientos… entonces, la pregunta es: ¿por qué la vergüenza? ¿Qué sentido tiene?
 
Miremos atrás. Y con atrás me refiero a muy atrás. Cuando éramos pequeñas tribus de cazadores-exploradores.
 
En ese momento, hacer algo ante la tribu que al resto no le gustara, podía significar que tal vez el resto de hembras o machos de tu especie te vieran como un ser inferior, y que nunca quisieran procrear contigo, lo cual significaba jamás dejar descendencia, y eso es un gran problema. O tal vez, si hacías algo que realmente les disgustaba, podían ignorarte, o peor: Expulsarte.
 
¿Y qué significaba la expulsión en una época así? La muerte.
 
Nunca hemos sido animales solitarios. No somos capaces de cazar y vivir en solitario como hacen los osos, por ejemplo. Siempre hemos necesitado una estructura de sociedad para sobrevivir como especie. Sin el resto de miembros: Morimos.
 
Así que desde luego, la vergüenza fue algo extremadamente efectivo en su momento. Nos permitió seguir vivos y mantenernos a salvo en nuestras pequeñas sociedades para no morir comidos por otros depredadores.
 
Pero, ¿a día de hoy? Es innecesario. Y aún así, la conservamos. Por la evolución. De la misma forma que aún conservas el apéndice o los deditos del pie y no tienen mucha utilidad a día de hoy, también conservas la vergüenza, y no tiene utilidad tampoco.
Cuanto antes entiendas de dónde vienen todos esos sentimientos que eres incapaz de comprender, antes podrás imponerte a todos y cada uno de ellos.
 
Otro gran ejemplo es tener hijos. Casi todo el mundo quiere tener hijos, estadísticamente, pero, de manera puramente objetiva, tener hijos sólo trae inconvenientes, uno detrás de otro. Déjame enumerar unos cuantos:
  1. Si eres mujer, pasarás casi todo el embarazo vomitando, terminarás con la barriga destrozada y hasta pueden darte enfermedades temporales o permanentes, como diabetes gestacional (muy común).
  2. Pasarás los primeros dos años con una cría que llorará y demandará el 90% de tu tiempo literal.
  3. No te dejará dormir.
  4. No podrás viajar.
  5. Casi no tendrás vida sexual con tu pareja tras tener a ese hijo.
  6. Cuando crezca no será mejor: Comenzará a caminar y a comerse todos los venenos para ratas que encuentre por ahí.
  7. Los gastos y el dinero que te va a comer es aproximadamente de 200.000€ desde que nace hasta que tiene 18 años. ¿Sabes cuántos cruceros podrías haber hecho con ese dinero?
  8. Cuando crezca del todo no te va a devolver ni un duro, incluso puede que se quede en casa hasta los 40 y te siga chupando dinero entonces.
     
    (y podría seguir enumerando, pero paso, creo que ya has entendido mi punto)
    Aún así, la gente SE VUELVE LOCA POR TENER HIJOS. ¿Por qué?
    Porque el único sentido biológico que tienes como humano, es procrear. No has venido a este mundo para nada más. Tu único propósito vital a nivel biológico es tener descendencia. Si no lo haces, para tus instintos, habrás “fracasado” en esta vida, pues no has promovido la continuación de la especie.
     
    Esto obviamente era algo muy necesario para toda nuestra historia. Si nuestros antepasados no hubieran follado como conejos a día de hoy no seríamos la sociedad avanzada que somos. Pero esto también tiene otra cara de la moneda.
     
    Entonces... ¿por qué lo hacen igualmente?
    Y es un hecho, que tener hijos es una pérdida de tiempo y dinero, y no ofrece absolutamente ningún beneficio, en ningún sentido. Ni siquiera emocional, pues las mascotas te ofrecen una compañía emocional mucho más equilibrada y sin tantos problemas negativos como un hijo adolescente con el que discutes 24/7.

    Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

    De acuerdo