¿Cómo hacer amigos?

Muerde o Muere

visibility

690.0

favorite

17

mode_comment

0


Te lo voy a poner muy, pero que muy simple. Y de hecho, va a ser el primer ejercicio físico que te voy a mandar a hacer ahora mismo.
 
Primero de todo, debes elegir el tipo de amigos nuevos que quieres hacer. ¿Hay alguna actividad que te guste? ¿Algún deporte? ¡Cualquier cosa!
 
Primero plantéate lo que te gusta, y así lo tendrás más fácil para conocer gente nueva.
Tal vez te gusta la actuación. Comienza por apuntarte a clases de arte dramático. Hay muchas disponibles siempre, no son precisamente caras, y te permitirá conocer nuevos amigos que compartan tus nuevos intereses, lo cual es un muy buen punto por el que comenzar.
 
Pero si no hay nada que te guste o si no lo tienes decidido, simplemente, ve al centro comercial, a cualquier sitio donde se junten grupos de gente, vas, te acercas al grupo, y les dices estas palabras (exactas):
 
“Hola, me llamo (tu nombre)! ¿Y vosotros?”
 
Fácil. Simple. Limpio y efectivo. Puedes añadir algunas cosas extra dependiendo de tus circunstancias, como por ejemplo “Soy nuevo por la zona y no conozco a nadie! ¿Qué os gusta hacer a vosotros? Podríamos salir por ahí.”
 
Es simple. Es tan sencillo como ser directo y simpático. Entrarle a un grupo entero es mucho mejor que ir sólo a por una persona. Se siente mucho más natural, el grupo no se siente incómodo porque tienen la ventaja, y tú tampoco deberías sentirte mal porque te arroparán en su manada porque se los has pedido.
 
¿Que no sale bien y te parecen una panda de aburridos? Fácil. Busca un grupo nuevo. Así de simple.
 
Lo más importante es que seas siempre 100% sincero.
Y sí, este es un ejercicio que quiero que hagas. Si no puedes hacerlo AHORA MISMO, porque es de noche o ni siquiera estás en la calle, promete que lo harás en cuanto estés en la calle y veas a un grupo de gente que te parezca guay. Es muy importante que lo hagas. Si no lo haces, nada de todo lo que has leído te habrá servido para nada. ¿Ok?
 
Si estás constantemente preguntándote en tu cabeza… “¿Y si sale mal?” o “¿Y si me pegan una paliza?”... No te preocupes. Creo que todos hemos tenido esos pensamientos en la cabeza. Pero lo más probable es que salga bien y sencillamente te lo pases bien. Está la posibilidad de que te encuentres con un grupo de gente borde, claro, que suelen ser el 1% de los grupos de amigos, tal vez. Pero es extremadamente improbable.
 
Recuerda, lo peor que podría pasar es que sean bordes contigo o no te quieran hablar. Y si eso ocurriera, ¿qué más da? Coge tus cosas, vete de ahí, y le entras a un grupo nuevo de gente.
 
Siempre recuerda que hay que ser abierto, sonreír y ser simpático. La primera impresión cuenta muchísimo. Sé natural y desenvuélvete con tranquilidad, y si te pones nervioso, ¿sabes qué puedes hacer? ¡Decirlo! Nada para enfrentarse al nerviosismo como decir “¡Perdón! Estoy un poco nervioso”. El simple hecho de ser capaz de decir eso, te hará ver mucho más natural de lo que podrías verte si simplemente dejas ver tu nerviosismo pero no le das explicación.
 
Siempre que te entre un arrebato de ponerte a temblar, no esperes ni intentes ocultarlo. Sácalo hacia afuera y di claramente que estás nervioso. ¿Estás ansioso? Dilo. ¿Estás contento? ¡Dilo también! Es importante exteriorizar tus sentimientos en el momento en el que tienes interacciones sociales para no verte como un creepy temblando y hablando raro acercándote a un grupo de gente, parecerás un asesino serial… ¡o algo así! Así que es sencillo: Habla, sonríe, sé sincero y natural. No tiene más.
 
Y si te ves incapaz de hacerlo porque te consideras demasiado cobarde para lograrlo, imagina que estás interpretando a ese personaje confiado y seguro de sí mismo del que hablamos en capítulos anteriores. No seas tú, haz ver que eres otra persona y todo saldrá de fábula.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo