20: La partida

Las Crónicas de Ondine: El Reino de las Hadas

visibility

353.0

favorite

2

mode_comment

0


Dos días después, al mediodía, llegó el momento de partir.
     Ambos hermanos iban equipados con sus armaduras ahora reparadas y más resistentes que antes y, mientras que el chico llevaba su espada al cinto y varios sacos llenos de comida, Si cargaba con su arco, un carcaj lleno de flechas y una medicina aún más efectiva que la que le salvó la vida a su hermano en la cueva. Anime llevaba su vestido habitual ahora arreglado y reforzado con telas más resistentes. También guardaba a su espalda su ballesta y un carcaj con pernos.
     Cada templo estaba en un extremo del reino. El que conducía al reino de las brujas se encontraba pasado el campo de cultivo situado al norte del reino, al lado de las colinas y oculto tras unas gruesas enredaderas que la reina apartó con su poder para que pudieran pasar. Una vez que se despidieron de sus amigos y de todo aquel que acudió, los mellizos y Anime siguieron a Jasmine (quien cargaba en sus brazos un saco cuyo contenido nadie sabía), Luthio y Luz al interior del templo. Una vez que llegaron al final, los chicos comprendieron por qué la monarca les había dicho que era imposible que la bruja hubiera huido por este: porque no fue hasta que el capitán cargó con el espejo desde el palacio hasta allí, que este había permanecido guardado para que nadie pudiera utilizarlo. Una vez que lo incrustó en su sitio se apartó para dejar paso a la custodia.
     —Jamás pensé que algún día abriría este portal de nuevo. Y menos para unos humanos —murmuró con reproche.
     Una vez que lo alcanzó le bastó con tocar el cristal con la palma de su mano para que una gran luz lo envolviera. El espejo que había permanecido tantos años oxidado y cubierto de suciedad ahora desprendía centelleantes destellos blancos y en el cristal había una espiral de colores negro y morado.
     —No entiendo por qué tenemos que ir nosotros. ¿No sería mejor enviar a un ejército de los mejores caballeros elfos? Tendrían más posibilidades que nosotros de sobrevivir.
     La reina miró al joven con una sonrisa.
     —«Pero vosotros dos, pese a ser sólo dos niños humanos, nos habéis enseñado que no toda vuestra raza es malvada, nos habéis ayudado a amistarnos un poco más con los elfos e incluso lograsteis llegar hasta la vara, algo que ni siquiera nuestros mejores caballeros lograron. Ahora estoy segura. Si sois vosotros, podréis conseguirlo» —dicho eso se acercó a Anime hurgando en el saco que había llevado—. Esto es para ti.
     Sacó una ballesta dorada hecha de oro y más pequeña que la de la chica. Anime la contempló con ojos fascinados.
     —Esto es... —susurró sin saber qué decir.
     —La Joya de Oro. Mi ballesta. El arma que utilicé hace diez años, cuando en secreto me uní a los humanos en la batalla contra el Mensajero de la Oscuridad. Lamentablemente, mi ayuda fue insignificante en aquella lucha, pero estoy segura de que tú le darás un uso mucho mejor que el que yo le di, por lo que ahora es tuya. Por favor, acéptala.
     Con expresión dubitativa, la joven se atrevió a tomarla. Al hacerlo, lo primero que pensó fue que era magnífica. Pesaba menos y, sin duda, era más potente que la suya, por lo que se descolgó la que llevaba a su espalda y se la entregó a Jasmine.
     —La cuidaré muy bien, majestad. Lo prometo.
     —Sé que lo harás —respondió sonriente y, mientras que la chica regresaba al lado de sus amigos, la reina añadió en su mente—:  «Cuando dijiste que el destino trajo a dos héroes, te equivocaste. Trajo a tres. Juntos salvaréis este mundo»
     —Esta es la primera vez que viajo por un portal. Qué nervios —dijo el hada tratando de mantener la compostura.
     —Yo sólo espero no marearme de nuevo —comentó Si.
     —Y yo que podamos cruzarlo de vuelta —intervino Escai.
Los tres se volvieron. A la vez que la custodia mantenía su mirada apartada de ellos, la monarca y el capitán se despidieron alegremente de ellos con un gesto. Los chicos hicieron lo mismo, se volvieron hacia el espejo y lo cruzaron.
---------------------------------------------------------------
 
Si te ha gustado el capítulo, te pido que me lo hagas saber pinchando en el corazón que hay justo debajo y me sigas para estar al tanto de más capítulos. Gracias :D

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo