Merodeadores: Guerra Tras Guerra

Géneros: Fanfic, Suspense, Terror

Merodeadores narra la historia de Tony Moon, quien intentará a toda costa sobrevivir al apocalipsis zombie acompañado de su familia y sus amigos, quienes estarán muy de cerca ante la gran epidemia que se desata en el estado de Alabama, Estados Unidos.

Comienzo.

Merodeadores: Guerra Tras Guerra

visibility

100.0

favorite

0

mode_comment

0


El verano nunca fue bastante bueno al menos para algunos países y para las personas que día a día deben luchar bajo el sol para aquel pan diario. Aquí no hacía calor, sino un poco de frío.El fin de noviembre significaba una sola cosa para los de segundo año de la carrera de Diseño Gráfico: Fin de módulo y entrega de diplomas del segundo módulo. La enfermedad viral de los jóvenes hoy en día el festejar su última visita a la última universidad que pisarán ya que todos irán a otras universidades, es acompañado del alcohol, sexo y diversión. En especial para Tony, Tony Moon.— Yo no necesito sólo de música para divertirme, también anhelo tener alcohol en mis manos, y un buen culo que admirar. - Dijo Tony.— Yo por eso había dicho que era mejor hacer la despedida en una playa. Mucha agua, mucho sol, muchos traseros buenos. - Respondió Rob, y todos reían. Pues no era verano, y ¿quién iba a la playa?El hermano de Rob, Liam, estaba tan pendiente por el celular que la fiesta le importaba poco. Mientras en su mesa no falte alcohol, nada está terminado para él. Era el típico chico al que le vale tres hectáreas de porquería lo que suceda a su alrededor mientras haya todo lo necesario en la mesa.Tony tenía una muy mala relación con Luna, una chica con quien anteriormente tuvo algo pasajero. Ambos se hacen la vida imposible mientras esté al límite de la madurez. Ya que ambos consideran, que la madurez en medio de ellos, no existe.Uno de los egresados, compañero de Tony y los demás, corrió hacia ellos para contarles de que hay un vagabundo con una extraña apariencia que estaba gruñendo en el cercado del lugar donde estaban festejando. Por la curiosidad de todos, se dirigieron rápidamente a ver lo que estaba pasando en realidad.Y sí, tan claro como el agua: un mendigo con una extraña apariencia y con mucha sangre en el hombro (se podía notar como había mucha sangre por la ropa que llevaba puesta) estaba chocando y chocando con aquel cercado como si estuviese drogado. Como si no le importara que dos docenas de jóvenes estuviesen burlándose de él por lo estúpido que se veía.El sujeto gruñía y gruñía como si fuese un animal salvaje, sin embargo, no fue más que motivo de burla. Los jóvenes no lo consideraron muy importante, el tiempo era oro y volvieron a disfrutar su fiesta a lo que el tiempo respecta.Jacob, el muchacho que avisó al resto sí le pareció bastante interesante lo que estaba viendo, un comportamiento extraño de un mendigo que jamás hizo nada malo, era llamativo para él. Al menos por lo que se dio cuenta: la sangre que salía de su hombro. Jacob decidió esperar a que todos salieran de la fiesta para que él pudiera socorrer a esta persona con su poco conocimiento de sutura y cuidado.La fiesta no tardó en acabarse, puesto que sólo era una pequeña fiesta de despedida de pocas horas de la noche debido al coste que tenía el lugar y a la poca organización de los graduados el juntar suficiente dinero. Todos se retiraban de a poco, excepto Jacob.Jacob fue el último en salir, su idea era bastante significativa para él, ayudar a una persona que estaba necesitando.La noche se hacía aún más oscura y Jacob debía apurarse, buscó la manera de suturar la herida que tenía aquella persona sin acudir a centros de salud u hospitales, ya que estos servicios son de pago, ¿tendría un mendigo dinero para pagar? ¿Con el poco salario de Jacob, pagaría algo así? Lo dudo.Apenas estaba vacío el lugar, Jacob intento abrir el portón y dejar entrar al mendigo, lo logró. Aunque le parecía rara la apariencia de aquella persona que dudaba mucho lo que quería hacer. Eso no le impidió nada.Cuando intentó comunicarse con esta persona, Jacob fue mordido, en un forcejeo resultó mordido en el brazo arrancándole la piel, Jacob grito del dolor y divisó la mordida.— ¡Maldición! - Gritó Jacob y pateó fuertemente al mendigo en el estómago haciendo que este caiga.Jacob huyó lo más que podía, logró alcanzar a Tony, Rob y Liam, quienes iban caminando y no fueron tan lejos.Tony se sorprendió bastante ver sangre brotar del brazo de Jacob.— ¿Qué te pasó? - Dijo Tony.— ¿Te acuerdas del puto mendigo raro que estaba golpeando el cercado? - Preguntó Jacob.— ¿Te cortó? - Preguntó Liam.— ¡Me mordió! - Gritó Jacob desesperado.— Vamos a llevarte al hospital, tranquilo. - Dijo Rob.— ¡No! No me ayudarán ahí. No podré pagarlo. - Dijo un preocupado Jacob.— Eso es un detalle nada más. Lo haremos. Vamos. - Respondió Tony.Con la camisa de Liam, cubrieron la herida y buscaron un taxi para dirigirse al hospital más cercano. Jacob estaba desesperado, aguantando el ardor de aquella mordida y por supuesto, el dolor. Es la primera vez que se da el caso de una persona mordida brutalmente por otra.Llegando al hospital general St Vincent’s, fue rápidamente socorrido por enfermeros, quienes rápidamente llevaron a Jacob en urgencias para proceder a revisar la mordida y si es posible suturarlo.Pasaron varias horas, y Tony decidió volver a su casa, ya estaba siendo bastante tarde y su camino a casa era largo. Se despidió de los hermanos que se quedarían ahí a esperar a Jacob o al menos alguna noticia sobre lo que sucedería con él en el hospital.Al siguiente día, debía ser diferente, ya que la universidad acabó, acabaron los exámenes, el regaño por parte de los maestros y las obligaciones de llegar temprano a clases. Pero aún había cosas que debían culminar. Por ejemplo, la entrega de diplomas aún faltaba, para considerarse realmente graduados.Tony compartía con su familia el almuerzo, por lo que siempre en horas del almuerzo la televisión está encendida en el mismo canal de noticias de siempre. A pesar de que ellos no veían la televisión mientras almorzaban, ya era costumbre tener la televisión encendida, acto que molestaba bastante a la madre de Tony.Una noticia fue bastante influyente en toda la mañana, y es la rara enfermedad que comenzó a afectar a un pequeño barrio a las afueras de la ciudad. Personas que parecen estar bajo los efectos de alguna droga, presentan síntomas de canibalismo obsesivo.En pocas palabras, te devoran vivo sin importarles lo cruda que es tu carne. Lo lógico, ¿no?
Rápidamente, Tony llamó a Rob y a Liam para preguntarles acerca de lo que acaba de escuchar, afirmando que era algo increíblemente similar a lo que Jacob decía acerca de aquel vagabundo que se apareció en su fiesta de graduación.
Rob atiende el teléfono y Tony sin pausas ni alargues, fue al grano…
—     ¡Rob, tienes que escucharme! Acabo de ver en las noticias acerca de una rara enfermedad que vuelve a las personas que son infectadas en caníbales. ¡Caníbales obsesivos a la carne y no como piensas! ¡¿Crees que esto tiene que ver con lo que pasó ayer en la fiesta de graduación?!
—     Tony, tranquilízate. Y lo dudo mucho, no creo que esto tenga que ver con eso. Pero cálmate. ¿Tienes alguna idea?
—     Sí, debemos ir a ver a Jacob, fue mordido, quizás la enfermedad se contrae con la sangre, o por alguna otra vía, debemos estar seguros. ¿Puedes ir?
—     Sí, te veremos allá.
—     De acuerdo.
Así concluyó la llamada de Tony con Rob, quizás esto no haya sido una verdadera infección.
Volvamos con otras personas que quizás te puedan interesar: Luna es una chica alta, no tan alta, pero alta… Lo sé, lo expliqué de forma rara. Ella es rubia, pero no rubia de nacimiento ni de genética, ni nada que tenga que ver con su rasgo natural. Es pura pintura, pero aun así le queda muy bien. También tiene brackets que hacen que resalte mucho su personalidad, encantadora, divertida, vanidosa y muy egocéntrica por supuesto. Y no olviden, es de autoestima elevada, muy elevada.
Ella a tan corta edad tuvo que cargar un embarazo que, por supuesto no lo tuvo que abortar, razón por la cual siguió sus estudios acelerados para hoy poder verla en una carrera universitaria. Es la misma razón por la cual, la fiesta anterior fue suficiente para ella debido a que la libertad de todo se acabó cuando tuvo que dejar nacer a su hija y tenerla en sus brazos. ¿Cómo lo sobrellevaría si su hija se llegara a enfermar?
Tony y Luna no se llevan bien de por sí, hasta parece que no se llevan por naturaleza. Pero, sin embargo, el interés de Tony por la hija de Luna, es muy notorio. Fue la razón por la cual éste no puede dejarla por completo de lado.
En el hospital, Rob y Liam esperaban a un tardado Tony quien llegaría en ese momento.
—     Mierda, casi tejen en mí las arañas, hermano. – Dijo Liam.
—     Lo siento, tuve que hacer un encargo. ¿Entramos? – Preguntó Tony.
Los hermanos asintieron con la cabeza y se dispusieron a entrar, varios enfermeros se encontraban en la sala. Era la típica sala de hospital donde encuentras otros dos o tres pacientes más.
La enfermera encargada de Jacob, les avisó a los tres que en unos minutos volverían para volver a hacerle una limpieza a la mordida que recibió Jacob.
—     Tienen unos minutos para hablar con él, el doctor vendrá a revisar su estado y haremos otra limpieza a la herida. – Dijo la enfermera, cuyo cabello era rubio también.
—     No se preocupen, no tardaremos mucho. Una pregunta… - Dijo Tony.
—     ¿Sí? – Respondió ésta.
—     ¿Esto de alguna manera provocará cambios en su actitud y apetito normal de cada día? – Preguntó Tony y no parece ser tan exacto.
—     ¿A qué se refiere con eso? Es solo una infección, con antibióticos para la herida y con una constante limpieza diaria, él volverá a estar bien. No se preocupen. – Respondió la enfermera con una sonrisa radiante no literal.
—     Es que usted no entiende, señorita… Algo está pasando, la cosa que lo mordió estaba… de alguna manera enfermo. – Dijo Rob.
—     Él dijo que lo que lo mordió fue una persona. La mordida indica que son dientes de un ser humano, así que está fuera de peligro. – Respondió la enfermera con alto positivismo.
—     Sé que fue una persona, pero no era exactamente lo que es. Algo está ocurriendo, y quisiéramos estar según… - Dijo Liam, pero algo ocurrió con Jacob que el aparato que controla su pulso lo notó y en ese momento comenzó a timbrar.
La enfermera corrió hasta Jacob y sintió su pulso, al notar que no había señales, llamó rápidamente a otros enfermeros a través de una radio que se encontraba en el estante donde se apreciaban un montón de elementos médicos.
Los enfermeros no tardaron en llegar por lo que la enfermera insistió en que los tres salieran de la sala para proceder a reanimarlo. Estos no dudaron ni un segundo y salieron de la sala.
Tony, Liam y Rob vieron lo que sucedía a través del cristal transparente, pero…
No todo fue tensión y angustia saber que Jacob estaba muriendo. Los enfermeros se sorprendieron al ver que Jacob volvió a la vida, pero se extrañaron al notar que el aparato no captaba los latidos del corazón, la misma enfermera que charlaba con los muchachos giró a ver el aparato, y tras intentar acercarse físicamente al corazón de Jacob para oírlo latir, Jacob con sus manos agarró a la enfermera y comenzó a morderla en el cuello. Los gritos de la doctora fueron escuchados por casi todo el piso del hospital.
Los enfermeros impactados por esa escena, procedieron a dormirlo, inyectándole anestesia a Jacob, quien siquiera dio señales de debilidad después de ser dopado. Los enfermeros sorprendidos, intentaron atarlo, pero la fuerza que Jacob desprendía al intentar saltar por el cuello de uno de ellos era impresionante.
Varios enfermeros y doctores llegaron rápidamente a la escena, alguien del cuerpo médico gritó “¡MORFINA Y UN EQUIPO MÉDICO!” refiriéndose al fármaco que usarían contra el dolor en la enfermera que fue herida y para ser atendida.
Estos enfermeros y algunos del cuerpo de salud comenzaron a alejar a las personas de la escena con tal de no ver dicha atrocidad.
Tony y los hermanos salieron del hospital totalmente horrorizados por lo que acaban de ver. Rob recibe una llamada apenas salían del hospital, se trataba de su madre, era una emergencia.
—     ¿Mamá? – Dijo Rob. — De acuerdo, ya vamos… no te preocupes. – Respondió Rob y colgó la llamada.
—     ¿Pasó algo con mamá? – Preguntó Liam intrigado y asustado.
—     Sí, está desesperada, debemos irnos ya.
—     Vayan, vayan, no se preocupen. Estaremos en contacto… después de esto. – Dijo Tony.
—     Lo siento, Tony… volveremos por Jacob después. – Dijo Rob.
—     No lo sientas, la familia primero, recuérdalo. Llámame y cuéntame si llegaron bien en cuánto estés tranquilo. ¿Va? – Dijo Tony.
Los hermanos asintieron y se dieron un abrazo para despedirse, momento después, los hermanos corrieron hasta un taxi y subieron al vehículo.
Luna estaba preparándose para salir y estaba en compañía de su hija, tenía prendida la televisión mientras se andaba preparando. En la televisión nacional no era más que noticias acerca de la rara enfermedad que estaba azotando a la ciudad, y a pesar de que sea algo de código rojo, Luna ignoraba por completo lo que sucedía, en su vida no era nadie ni nada más importante que ella misma.
—     ¡Mami, mami! – Decía la hija de Luna mientras no despegaba sus ojos del televisor.
—     ¿Qué pasa? – Preguntó Luna.
—     Mira la tele, las personas no se mueren… - Decía ella refiriéndose a las personas que morían y volvían a la vida.
—     No hija, no mueren, solo caen inconscientes y reaccionan rápidamente. Es normal, no lo vas a entender, así que no desperdiciaré saliva explicándote. – Respondió Luna de forma egoísta.
—     Está bien. – Dijo ella y solo evitó alargar su duda, no obtendría ninguna respuesta.
Luna estaba lista para salir. Sus padres aún dormían. Ella era alguien con poca libertad después de haber tenido a su pequeña hija, por lo cual, su plan de salir ahora, era porque sus padres estaban durmiendo. Resulta que su madre recibió un arañazo de una persona que quería atacarla mientras volvía a casa, y ese arañazo se le infectó, pero el arañazo fue provocado por dientes, haciendo que tuviese fiebre después. Es por eso que tras un medicamento fuerte que le dio el padre de Luna, ella se quedó dormida, mientras que él por acompañarla, también se durmió.
Con Tony, algunas cosas salían mal, saber que Jacob reaccionó de una manera extraña atacando a una enfermera, sumado todo lo que estaba ocurriendo después de esta rara enfermedad. Tony creía que esto estaba sumado a lo que ocurría.
Él fue hasta una cafetería, donde intentaría tranquilizarse. Pero todos en la cafetería solo estaban pendientes a lo que mostraba en la televisión. Puras noticias sobre esa enfermedad.
Para sorpresa de todos, un hombre hizo una llamada al mismo canal que estaba transmitiendo lo ocurrido para informarles que todos están en peligro, y que debían evitar tener contacto con alguna persona enferma.
—     Tenemos un contacto en vivo con un uno de los empleados de la Institución Nacional de Biología y Bioquímica. ¿Hola? – Decía la presentadora de noticias.
—     ¡Hola! Sí, ¡hola! – Respondió el empleado.
—     Señor, tenemos entendido que usted es un empleado de la INBB, ¿de acuerdo?
—     Sí, yo… yo trabajé aquí, pero… ¡todo salió de control!
—     Cuéntenos, ¿qué fue lo que sucedió? – Preguntó una intrigada presentadora.
—     Quisimos crear una cura para todo tipo de enfermedades. Probamos en animales… lo típico, ya sabe. Dio buenos resultados, intentamos probar con una persona cuya vida estaba a pocos días de acabarse, él… sufría de cáncer de pulmón terminal, estaba en muy mal estado… - Dijo este ex empleado. Pero después de eso, quedó totalmente callado.
—     ¿Y luego? ¿Tuvo buen resultado? – Preguntó aquella presentadora.
—     No… pero pensábamos que sí. Los estudios indicaron que sus pulmones habían sido totalmente desintegrados… Minutos después, abrió los ojos y comenzó a gruñir. Pensamos que fue un efecto secundario leve, pero no. ¡Fue todo muy rápido! Él saltó por uno de los empleados y comenzó a morderle el rostro hasta quitarle parte de la piel… fue horrible… ¡MUY HORRIBLE!
—     ¿Qué sucedió después? – Preguntó la presentadora, como última pregunta...
—     Él cayó al suelo y comenzó a comerse crudamente a este empleado. Luego comenzó a atacar a otros. Intentaron detenerlo inyectándole un calmante, pero no le hizo ningún efecto y comenzó a atacar a todo el mundo. ¡Todo este problema fue por culpa de nuestro antídoto y estoy seguro! ¡¡TODO ESTO ESTÁ… - Decía el ex empleado pero la llamada se terminó en ese momento.
—     ¿Hola? ¿Aún tenemos contacto? Parece que no, la llamada se ha colgado. Pero volveremos con más noticias, después de la pausa, ampliaremos… - Dijo aquella presentadora y fueron a comerciales.
Tony quedó totalmente mudo. Tenía varias opciones y entre ellas estaba llamar a Liam y Rob para que se volviesen a encontrar en el hospital, pero los hermanos tenían problemas personales de las cuales ocuparse, así que sólo dependía de Tony volver al hospital y encontrar él mismo la verdadera prueba para demostrar que ese hombre, decía la verdad.
En ese momento, Tony fue rápidamente al hospital en busca de Jacob. Cuando llegó, subió rápidamente las escaleras hasta el piso en el que Jacob se encontraba. Al llegar a la sala, había varios enfermeros allí tratando de recuperarse después de lo acontecido, pero Jacob ya no estaba allí. Él se acercó a ellos.
—     ¿Dónde está el paciente que estaba aquí en la cama? – Preguntó Tony.
—     Si preguntas por el lunático que nos atacó, estará detrás del hospital a punto de ser llevado a algún psiquiatra. – Respondió uno de los enfermeros que fue herido por Jacob.
Tony fue rápidamente corriendo hasta urgencias, que se ubicaba en la parte trasera de la institución. Cuando él llegó allí, los paramédicos encargados de llevarlo hasta un psiquiatra, estaban en shock y tenían sangre, debido a que Jacob, los atacó y los mordió.
—     ¿Ustedes llevarán a un paciente a un centro psiquiátrico? – Preguntó Tony, yendo al grano.
—     ¿Llevaremos? Que se pudra, lo empujamos por las colinas porque nos mordió, lo vimos levantarse y entrar en el bosque de allí atrás. Esto arde, carajo. – Respondió uno de los paramédicos que tenía una mordida en el brazo derecho.
Tony se dispuso a bajarse por las colinas con la intención de buscar a Jacob para hablar con él y tratar de hacerle entrar en razón. Ayudarlo a que esto no se lleve a mayores y trate de aguantar la ansiedad por masticar carne que tiene.
—     ¿Estás loco para ir tras él? – Dijo uno de los paramédicos que tenía una herida en el hombro.
—     Necesito saber algo. – Respondió Tony.
Se dispuso a bajar por la colina y correr hasta toparse con Jacob.
La búsqueda no duró mucho, ya que Jacob caminaba lento, como si el cuerpo le pesara, pero no le importase nada. Cuando Tony se le acercaba lentamente tratando de mantener distancia y no ser atacado de alguna forma por Jacob, él intentaba murmurar intentando convencerse de lo que le diría a Jacob.
—     Oye, Jacob. Soy Tony, quiero hablar contigo. – Dijo Tony.
Jacob volteó lentamente y miró a Tony. Se notaba con exactitud que los ojos de Jacob se volvieron blancos, su piel se puso pálida y su anterior mordida, volvía a sangrar, pero la sangre era más espesa, un poco fibrosa por lo que se notaba.
Jacob comenzó a gruñir lentamente y se acercaba cada vez más a Tony, mientras que él intentaba alejarse lentamente para evitar riesgos.
—     Jacob, ¿me puedes entender? ¿Entiendes lo que digo? – Preguntó Tony.
Nuevamente, Jacob gruñe tan despacio que apenas es audible, es como si Jacob se diera cuenta que se trataba de Tony y que intentar masticarlo a él, sería egoísta, después de ayudarlo a llegar al hospital y obtener la ayuda que estaba necesitando. Al menos lo que él quería.
—     ¿Puedes hablarme? ¿Sabes quién eres?  - Preguntó Tony una vez más.
Tony iba retrocediendo cada vez más mientras que Jacob se le acercaba más y más. La respuesta de Jacob fue la misma, un pequeño gruñido de su parte.
Tony tropezó al intentar retroceder más, por lo que cayó al suelo. Es como si Jacob aprovechara este momento y aceleró sus pasos hasta tirarse sobre Tony intentando morderlo, Tony lo agarraba del cuello tratando de alejarlo, pero no asfixiarlo. Jacob comenzaba a golpear sus dientes intentando morderlo, esos ticks que se oían, era suficiente para darte cuenta que su mordida sí sería bastante fuerte.
Tony lo empujó a un lado y giró para levantarse, Jacob lentamente se levantaba, mientras que Tony intentaba alejarse lentamente. Jacob gruñía y gruñía como si Tony fuese un plato de comida exquisita para su estómago.
En aquel momento, Tony se acercó lentamente a Jacob, pero lo único que consiguió, fue que se abalanzara sobre él nuevamente intentando derribarlo al suelo. Tony consigue derribar a Jacob y comienza a huir.
Acaba de darse cuenta, que el mundo estaba a punto de cambiar, el mundo está a punto de ser destruido por personas enfermas cuyas intenciones, no son buenas.
El mundo está a punto de sufrir un drástico cambio, algo que afectará a todos sin importar nada.
Está a punto de comenzar una epidemia que solo los más fuertes podrían salvarse.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo