Any Mirror

Géneros: Aventura, Fantasía

Has sentido alguna vez un vacío tan profundo como el de dos espejos viéndose frente a frente? Ahora imagina por un momento ser ese espejo, el perder tu reflejo, tú esencia. Este escrito no es para superar ese vacío, es para evidenciarlo, probarlo, tocar fondo. La caída en desgracia de una persona por norma general comienza cuando menos lo espera, no puedo evitar el preguntarme que tan afortunados o desafortunados son aquellos que logran preveer dicha situación, la desesperanza de lo inevitable debe ser algo abrumador, pero ciertamente el desconcierto no es muy reconfortante. Esta historia comienza con una deuda la deuda de un no tan joven periodista, la cual por supuesto será cobrada, está deuda es mi caída en desgracia y está historia es mi historia, algo que no pude preveer pero que ahora puedo apreciar viendo hacia el pasado.

El inicio del FIN

Any Mirror

visibility

407.0

favorite

6

mode_comment

1


El ser periodista, cubrir historias inolvidables, controversiales, interesantes a magnitudes ni tan siquiera imaginables. Bueno, esta primera frase pueden pasarla por alto, tan solo era la forma en la que veía mi profesión al momento de elegirla, se siente tan impersonal decirlo en este momento. En fin, supongo que lo más sensato sería aclarar que trabaje para una revista la cual también tenía su periódico, lo tenía todo muy completa y bien estructurada con secciones informativas, deportivas, de moda, salud y ciencia, entre otras; yo trabajaba en la sección de crónicas; que siendo muy sincero no era la más llamativa ni la más aclamada; claramente amaba mi puesto, era un periodista entusiasta por cada historia en general, estaba en el sitio indicado, justo donde quería estar, al saber que mi coordinador estaba en busca de una gran historia, una historia conjunta con la sección médica en un lugar recóndito, un pueblo pequeño y frio, pero con mucha historia, este lugar para mí solo era un sitio alejado en ese momento, un lugar desconocido y francamente era sorprendente que algo de interés surgiera en un sitio así; esto hizo que de una manera muy extraña llamaba mi atención; me llamaba, me tentaba, me atraía; aún no sabía nada, pero, quien podría imaginar todo lo que pasaría. Siendo sincero esta historia representaba muchas oportunidades y beneficios para mí también, tanto experiencia como reconocimiento, debía ganarme el cubrimiento de esa historia competir con los demás colegas no era problema, todos sabían que solo había dos personas idóneas para cubrir esa nota, una por supuesto era yo, me había conseguido cierta reputación, con algunos de mis trabajos considerados impecables, y con razón me esforzaba porque así fuese, el problema era la otra persona y precisamente era un problema pues además de ser muy bueno, era mi mejor amigo, Neithan era una persona excelente y un escritor magnifico, es evidente que competíamos por ser los mejores en cada crónica pero nunca había un claro ganador, todo era demasiado subjetivo y al trabajar en la misma sección era muy difícil lograr saber quién lo había hecho mejor en ese mes, igual siempre lográbamos obtener un resultado de manera no oficial en un pequeño bar a la salida de nuestra oficina, créanme un trago y una plática con dos personas elocuentes y profesionales era siempre un escape de la tensión diaria, ahora desearía una de estas largas y profundas pláticas entre Neithan, Jessica y yo, tristemente, ya no puede ser; la noticia de la historia no hizo esperar dentro de una de esas charlas.
-- ¿Lo seguiremos evitando? O seremos sinceros chicos…. Neit, si vamos a hablar de la primicia y quieres sinceridad ¿por qué no empiezas por decirme cual será tu estrategia, que harás para ser el que la merezca?
Jessica solo replico: -pues mi estrategia es muy simple, ustedes se pelearán por su “Noticia del año” mientras yo ya tengo todo listo para la más grande investigación periodística en el mundo de los deportes, con marcadores y juegos arreglados y por supuesto una gran mafia política detrás de ello.
--¡Basura! Creo que esa gran investigación debería tener un nombre como “Desenmascarando lo evidente”. Vamos ¿no puedes ser más predecible?
Si, Neithan a veces podía ser un poco pesado. Pero estaba de acuerdo con él en algo y es que en los deportes por lo menos en nuestro país siempre era claro que las apuestas de las personas más acaudaladas eran las que definían los resultados nada más alejados del juego limpio.  
--ok Neit, solo por eso te dejare fuera de la investigación cuando tú pierdas, puede que hayas ganado el mes pasado con tu columna acerca de la chica atrapada en el accidente del metro, pero debes admitir que fue un golpe de suerte haber conseguido esa entrevista.
--golpe de suerte o no…. Fue una buena nota por algo gane, recuerda, fue decisión unánime, pero de verdad ¿usaras eso Jess? ¿Esa es tu súper historia? que básico debo admitir, esperaba mucho más considerando lo lista que eres.
-- ¡Vaya! Ya hacía falta su complot en mí en contra, se habían tardado, eso sí que es raro. Pero querido, mi argumento no debe gustarte a ti, sino convencer a esa persona que aún está por encima de ustedes dos
--De nosotros tres, querrás decir…
--Si, Jess nosotros tres, luego de esta nota el director general querrá ascenderme, sin duda, nuestro coordinador ya cumplió con sus años de servicio.  
Eso fue lo último que dijo esa noche antes de levantarse de su silla y con una sonrisa muy retadora, hacernos temer que aquello que decía quizá si ocurriría de ese modo. Lo siguiente que recuerdo es que jugamos un poco en el bar, unas partidas de billar y algunas otras de dardos, tratando de dejar atrás las rivalidades…. Sí claro, no engaño a nadie, si éramos competitivos en todo, siempre intentando superar al otro, supongo que quizá eso era lo que sostenía nuestra amistad.
Durante los primeros minutos jugando me di cuenta que de verdad quería esa nota, me llamaba más que cualquier cosa, era algo que realmente no puedo explicar, me intrigaba, tenía que ser para mí. La primicia surgió de los rumores de un brote, una enfermedad, a lo mejor un virus podrán intuir, pero no, Esto era diferente algo siniestro, enigmático y sin ningún sentido. Por lo menos muy poco sentido tenía para mí, pues era depresión, ¿cómo es posible un brote de depresión?, ok, es una enfermedad, pero es algo psicológico, intimo, ¿no? Bueno pues lo más probable era algún tipo de histeria colectiva, es lo único que podría afectar a tantas personas en un recinto, personas allegadas y con síntomas psicológicos similares. Lo único que podía hacer era suspirar mientras me preparaba para cada jugada en la mesa de billar, no llevaba las cuentas esta vez, ese día no quería ganar, estaba perdido en mis pensamientos sobre esto. En definitiva, un esfuerzo inútil, Neithan estaba muy ocupado y confiado debo admitir como para notar mi desesperación, además de mí poca concentración en el juego, quien sí lo notó fue Jessica, no quería tampoco que Neit se enterara pues quizá lo usaría en mi contra, como el buen amigo y más aún buen periodista que es. Ella solo esperó, me interrogo al salir, y de una manera bastante impetuosa, un poco preocupada; le empecé a contar todo, pero primero hice que prometiera que ella no lucharía por esta noticia, ni tan siquiera lo intentaría y así lo hizo, de verdad no tenía interés en competir por ello. Allí estaba yo caminando junto a ella y explicándole esa sensación, ese presentimiento, es nudo en mi garganta, fue demasiado complicado, a día de hoy realmente  no sé si ella acabo de comprenderme por completo. Llegamos a nuestro edificio, éramos vecinos y también pareja, por lo menos entre nosotros, pues decidimos no divulgar lo que teníamos, por nuestro trabajo, pensamos que así, evitaríamos muchos problemas; esa noche quisimos charlar un rato más, tuve que explicarle que lo que decía era cierto y lo extraño que era para cualquiera un “brote de depresión”, saqué algunos libros, notas y cuadernos viejos, pero más difícil que eso fue el explicarle la razón por la que tenía aquellos libros, hace seis meses que éramos pareja y aún no sabía mucho de mi pasado, no me gusta ese pasado y por supuesto menos hablar de él. Pero ella es ese tipo de chica, por la cual sientes debilidad y aquella, que en algún momento debía conocerme más allá que cualquier persona, y así fue, con una sonrisa y un par de gestos un tanto inconformes, lo logró. Le confesé todo, cual sospechoso pasando por la peor tortura, empezaba ya a llover y para nosotros definitivamente no había algo más especial, relajante y perfecto como el olor que emanan de las plantas cuando llueve, por ello no fue impedimento que siguiera con nuestra platica, incluso fue de mucha ayuda para un tema como ese, hizo que me siéntese mucho mejor con cada frase que salía de mí, ella solo escuchaba preguntaba algunas veces y acariciaba mi cabeza. Definitivamente sabía cómo hacerme hablar y cómo hacerlo sin que yo opusiera resistencia. Lo que deben saber de aquella historia son solo un par de cosas, primero mi familia era bastante estricta, mi padre nos exigía a mí y a mi hermano a tal punto de llevarnos a cualquier extremo a costa de la perfección y definitivamente odiaba y no soportaba cualquier acto de rebeldía, el que yo me hubiese convertido en periodista, en definitiva había sido el mayor, más cruel y vil acto de rebeldía. Por lo tanto y según como él lo veía, no era digno de su apellido, de su apoyo…. Ni tan siquiera de un padre, al parecer.
¿Sientes pena?, ¿tristeza?, o ¿te sientes identificado? No, no lo creo, pero tan solo recuerda... Esto apenas empieza. 
  • Tomás Lobato Brotons-image Tomás Lobato Brotons - 02/07/2019

    tu estilo me parece muy bueno, a repasar algún acento y poco más, genial sigue así :)

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo