El fin parte 1

Hermanos de un mismo cuerpo

visibility

15.0

favorite

0

mode_comment

0


-¡ARMANDO! -Grito Athos mientras observaba los escombros que, segundos antes era un edificio
La nube de tierra se disipo, dejando observar como un Adver al parecer herido, se agarraba con dolor su brazo izquierdo y contra un escombro, sentado mientras gritaba de dolor por el Executant que le atravesaba un costado del abdomen, al parecer esta espada estaba clavada en el escombro, por lo que le impedía levantarse.
-Eso... fue... divertido -Dijo Adver agitado. mientras le daba la espalda a Belcebú y caminaba hacia nosotros
-No hubo un cambio de planes -Agrego Khoul con una mirada llena de asombro y tal vez miedo
-Ahora ¿Quien sigue? -Pregunto Adver mientras se agarraba su brazo, que al parecer estaba quebrado y de un movimiento brusco lo logro acomodar mientras al mismo tiempo se escucho un "crack" proveniente de este
-Azazel tengo que sacar a Armando de allí -Dijo casi implorando ayuda Athos
-Hagamos la gran 340 -Indico Azazel 
Athos solo actinio con su cabeza. Ambos se lanzaron volando hacia Adver, Athos se adelanto a Azazel e hizo el impulso de pegar un puñetazo, pero cuando el Voide Alfa se disponía a contraatacar, Athos esquivo a este dando paso a Azazel, el cual de manera sorpresiva para Adver, logro darle un golpe justo entre el tabique y la frente; haciendo que Adver retroceda unos pasos mientras se agarraba el lugar donde acababa de ser golpeado. Athos a todo esto, fue directamente hacia los escombros y se encontraba removiendo los pedazos de concreto en busca de su querido hijo
-Ataquemos -Susurre a Valmir y Khoul 
-Mira a nuestro alrededor, todas esas cosas están quietas, no estamos teniendo bajas, tal vez si Adver pierde, toda esta mierda igual -Contesto Valmir 
Azazel se encontraba peleando con su espada mientras que Adver esquivaba estos, hasta que se acercaron lo suficiente a Belcebú. Ahí aprovecho y arranco el Executant que mantenía inmóvil a Belcebú, causando otro grito de dolor de parte de el
-Mucho mas parejo -Añadió Adver mientras paraba con su espada la de Azazel y estaban ambos mirándose fijamente
-¡Deja de ser tan pretencioso! -Contesto Azazel mientras este le daba una patada en el abdomen a Adver, haciendo que este retroceda 
-De donde vengo -Dijo Adver mientras daba una vuelta en el aire, para acortar distancia, cayendo directamente encima de Azazel, para que este logre cubrir el ataque y ambos queden chocando sus armas nuevamente -. La confianza es sinónimo de victoria 
-De donde yo vengo -Respondió Azazel mientras aprovechaba que Adver estaba en el aire, cayendo al suelo, para sacar sus alas y dar un fuerte aleteo, causando que el Voide pierda el equilibrio, cayendo de espaldas lejos de el -. La confianza es sinónimo de derrota 
El Voide Alfa intento levantarse rápidamente, pero Azazel ya lo había alcanzado y, este intento apuñalarlo, pero gracias a la rápida reacción de Adver, comenzó a tirar volteretas hacia atrás, esquivando sus ataques. hasta que en una de esas volteretas, con sus pies logro impactar en el mango de la espada de Azazel, causando que este caiga al suelo. Adver al ver esto no perdió el tiempo inclinándose en dirección de Azazel y sus botas comenzaron a tirar fuego de la planta de sus botas y fue volando esa corta distancia que los separaba. Azazel fue golpeado en su pecho elevándolo un poco en el aire donde rápidamente fue sujetado de su cuello por Adver, donde sin pena ni gloria hizo impulso hacia atrás, no sin antes decir
-Como dije, sinónimo de victoria -Cuando Adver termino estas palabras, ignorando por completo el forcejeo que manifestaba Azazel, golpeo tan fuerte al ángel que lo empujo unas cuantas cuadras, quedando incrustado en un edificio que parecía estar a punto de desmoronarse 
-¡¿Que hacemos?! -Pregunto Valmir mientras observaba como Adver se limpiaba el polvo que tenia en toda su ropa 
-Mira a tu alrededor, todos los ángeles, magos, licantropos, hombres lobos y vampiros nos están mirando -Dijo Khoul
-Piensan realmente que podemos con esta cosa -comenté el fantasioso pensamiento de nuestros aliados 
-Cumplamos sus deseos -Dijo Valmir mientras sacaba sus alas y mordía su mano
-No me caes del todo bien Willy wonka, pero concuerdo contigo esta vez -Opino Khoul mientras sacaba sus alas y sus ojos se iluminaban como si no tuviera ojos hasta que se apago y dejo ver como su iris era azul ahora. Mientras que su armadura tomaba un color dorado brillante, dejando en el olvido el gris sin vida que antes tenia; la tela que colgaba de su cintura comenzaba a elevarse, como si estuviera en el espacio y careciera de gravedad. Sus hombreras tomaron un blanco, su casco comenzó a desvanecerse mientras que una aurora al mismo tiempo se presentaba justo sobre Khoul y por ultimo las puntas de su pelo tomaron la forma de unos rizos de verdadero oro
-¿Acaso estoy atrapado en algún episodio de Dragon ball? -Pregunto Valmir, al ver este cambio tan raro en khoul
-Esta es la forma mas pura de un Nephilim -Agrego con asombro Enid mientras observaba a Khoul
-Hermano -Fue lo único que salio de la boca de Khoul mientras me miraba fijamente
-¿Quieres acompañar a tu hermano en esta batalla? Déjame el control -Dijo la voz en mi cabeza mientras me mantenía en silencio
-¿Que? -Pregunté
-No te preocupes, yo te cuidare -Dijo Khoul, pero sin la voz de Khoul. Esta se oía un poco mas, bueno tenia un eco, pero no sonaba como Khoul
Khoul aparto la vista y miro hacia Valmir
-Los que no están conmigo están en mi contra -Manifestó de manera seca Khoul hacia Valmir
-Ey, ¿Sabes que entiendo si no hablas como un ángel dictador?
Khoul miro hacia Adver y voló rápidamente hacia el mientras sus uñas crecían y tomaban un color blanco y la iluminación como si se tratara de un metal
-Estos chicos, ya no se sabe ni con que lo alimentan -Suspiro Valmir mientras seguia a Khoul
-No me dejen atrás, me transformare -Grite mientras comenzaba a transformarme 
-¡Eso, eso es, transformate, saca la versión pura de un Deimos! -Exclamaba con alegría la voz en mi cabeza
Mis alas comenzaron a arder mas de lo habitual y sentía como las puntas de mis cuernos se abrían como una flor. El dolor me gano y simplemente solté un grito antes de caer al suelo y que mi vista se oscureciera
-Bueno, bueno, bueno. Miren quien esta aquí -Dijo la voz que esta vez ya no sonaba como un eco y pareciera que estuviera en la misma habitación que yo
Abrí los ojos y levante la mirada. Me encontraba en un cuarto completamente blanco y justo en frente  de mi, se encontraba Simara sentado en una silla blanca, donde tenia ambas manos apoyadas en el espaldar de esta
-¡¿Que haces?! Debo volver a la guerra -Dije con enojo intentando levantarme, pero al parecer de nada servia, estaba inmóvil, no era dueño de mi cuerpo
-Oh no, todavía no, tenemos un asunto pendiente y lamentablemente... al menos para ti, quiero terminarlo ahora -Dijo Simara mientras me señalaba con su dedo indice, el cual movía dando vueltas mientras se acercaba a mi, hasta tocar mi nariz
-¿Que quieres terminar? No tendrás el control -Aclaré desde un principio
-Mira a tu costado -Dijo sonriente Simara mientras me indicaba con su mano hacia que costado
Con mucho esfuerzo moví mi cuello para poder ver lo que señalaba. Mi cara se lleno de miedo y sorpresa. Esto causo en Simara risas y mas risas
-Seré suave, no te preocupes, solo tengo que hacerte entender -Dijo Simara mientras yo me mantenía inmóvil mirando la gran mesa llena de cuchillos de diferentes tamaños, sierras y muchos mas artefactos de tortura. Todos ensuciados con sangre, despedían un hedor de sufrimiento y desesperación.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo