Cuento ( Proyecto )

Lo básico de escribir

visibility

99.0

favorite

0

mode_comment

0


Era como si la esperanza se hubiera ido cuando el curioso atravezó la entrada del laberinto cual cubo de rubik.
Porque cada noche el laberinto cambiaba y las posibilidades de escapar eran minúsculas.
¿ Quiénes somos ? ¿ Por qué estamos en este paraíso de verdes llanuras con la sensación de que algo o alguien nos vigila ?
Dos laberintos ubicado en los extremos de la zona nos limitaban a avanzar por el miedo a lo desconocido.
Un laberinto siempre estuvo cerrado ( el que se encontraba detrás de nosotros ), en cambio el otro abría sus puertas al anochecer y las cerraba durante los primeros rayos de la mañana.
El laberinto cerrado no ocupaba nuestros pensamientos, en cambio cuando el segundo laberinto abría sus puertas se apoderaba de nosotros el terror y la débil esperanza de desentrañar los patrones del cubo de rubik.
El curioso invito a varios de los nuestros a perder el miedo al laberinto y atravezarlo. La mayoría fue con él, espero que alguno haya podido encontrar la salida.
Solo cuatro quedamos en la zona. Ya no hay suministros, no hay esperanza. Aveces me pongo a pensar que hubiera sucedido si iba con ellos, tal vez encontraría mis recuerdos no fragmentados como en los sueños.
No hay segundas oportunidades.
Todos se olvidaron de nosotros, nosotros mismos caímos en la desidia. Por esa razón cuando vimos a cuatros personas desfallecidas en el suelo con los ojos vendados, algo de esperanza llenó nuestros débiles corazones.
— Segunda oportunidad.
 
 
 
 
 
 
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo