"M" "A" "R" "Y"

Mis poesías y relatos

visibility

60.0

favorite

2

mode_comment

0


–Que empiece el juego –dijo George de forma siniestra.
Mary estaba aterrada, aunque no sabía que él solo quería gastarle una broma.
“Moveré el vaso para asustarla”, pensó él. Lo pusieron sobre el tablero:
–¿Estás ahí? –preguntó el pequeño.
“S” “Í”
–Tengo miedo.
–Tranqui, hermanita, yo te protejo.
“Luego golpearé la mesa desde abajo”, pensó él de forma maliciosa.
–¿Quién eres? –preguntó de nuevo.
“E” “L” “A” “F” “O” “N”
“¿Pero qué?”, pensó George aterrorizado.
–¿Quién es Ela…? –intentó preguntar ella, pero el vaso salió disparado contra la pared, rompiéndose.
La temperatura descendió, sus corazones latían a toda velocidad, ellos temblaban con violencia.
Empezaron a escuchar una risa diabólica dentro de sus cabezas, taparse los oídos era inútil.
–¡Haz que pare! –pidió ella llorando.
Todo quedó en silencio. La ouija se iluminó y surgió un rugido sobrenatural. Ambos se sujetaron a lo que pudieron, pero la luz los absorbía.
–¡Georgeee! –gritó de forma desesperada antes de ser succionada.
 
En cincuenta años, no consiguió sacar a su hermana del tablero.
–Haré lo que pueda George, pero no prometo nada –respondió el cura tras examinar la ouija.
__________
Si te ha gustado, recuerda dejar tu LIKE y SEGUIRME :)

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo