Me pierdo en tú mirada

Géneros: Fanfic, Romance

Dos personas completamente distintas podrán encontrar el amor en el otro...

Capítulo I

Me pierdo en tú mirada

visibility

61.0

favorite

0

mode_comment

0


Era una fría tarde de invierno, el día era perfecto para estar en mi cama toda la tarde y no hacer nada,  y de repente sonó el teléfono de mi casa, al parecer ser mis padres habían salido porque ninguno de los dos contestaba, espere a que el teléfono dejará de sonar, cuando lo hice no pude evitar cerrar los ojos e imaginar que estaba en cualquier otra parte del mundo, sentir como iba cayendo en un sueño profundo, hasta que de repente un incómodo sonido me despertó, era el teléfono otra vez , esta vez no podría dejar pasar la llamada si volvieron a llamar debería ser algo importante.
Con todo el odio del mundo me levanté de mi cama a contestar el teléfono, era mi mejor amiga Abby.
-¿Que quieres Abby ?, no ves que estaba muy ocupado.
-Ay Gabriel, se que no estabas haciendo nada, te conozco.
-Bueno, hacer nada también es algo, dime que quieres que no estoy de humor.
-Gabriel tú nunca estás de humor.
-¡¡¡¿QUE QUIERES ABBY ?!!! -Le grite con un tono de fastidio: de verdad no quería hablar con nadie.
-Gabriel quería que vinieras a mi casa, la verdad estoy sola y muy aburrida. 
-De verdad que no tienes a quien mas molestar -con un suspiro de enojo le dije -
Abby por mas que me molestaba siempre podría sacarme una sonrisa sin importar lo que pasara.
-Gabriel por fa va a venir mi novio y no quiero estar sola con el y sirve para que se conozcan, además si no vienes te iré a buscar a tu casa y te traeré arrastrado.
-Bueno solo deja que me cambie- sabía que Abby era capaz de venir a buscarme y sacarme de mi casa así  no quisiera, y no quería que viera la facha de vago que traía.
Entre de nuevo a mi cuarto a ver que me iba a poner para salir y lo primero que vi fueron unos pantalones rasgados en las rodillas y un saco de lana, me puse unos zapatos negros que encontré debajo de mi cama y me apresure a salir, no quería que Abby viniera a buscarme.
Saliendo de mi casa empecé a pensar porque Abby quería que fuera, sabía que no me interesaba conocer a sus novios, es un tal Andrés no estoy seguro, Abby lo pintaba como su príncipe azul pero todos en el colegio lo pintaban como una mujeriego y que solo estaba con Abby para quitarle la virginidad, tal vez por eso me dijo que fuera no quería estar sola con él, ella también era consciente de los rumores y se negaba a aceptarlos, yo ya se lo había dicho pero no podía hacer nada más.
La casa de Abby no estaba lejos de la mía a solo unas cuadras, cuando estaba por llegar a la casa de Abby vi a dos personas hablando al frente de su casa, uno de ellos era el novio de Abby, Andrés y el otro no lo conocía, era un poco más alto que yo, pelirrojo con ojos verdes no le di mucha importancia. De seguro estaban hablando de cómo el bastardo de Andrés se iba a acostar con Abby, pero no contaba con mi presencia.
Llegué a la casa de Abby y toque la puerta, salió con una cara de preocupación, pensando en qué era el idiota de Andrés, pero cuando me vio regresó a la normalidad una Abby alegre e inmadura.
Con un tono molesto le dije- deberías terminarle sabes.
-Gabriel sabes que no puedo hacerlo.
- Tú sabes que algún día te va a fallar y tu eres la que va a salir lastimada.
-No lo creo, ademas tal vez pueda cambiarlo no crees- lo dijo con una mirada esperanza que no le podría quitar sus ilusiones.
-Si tu lo crees Abby luego no te quejes.
-Gracias Gabo por eso eres mi mejor amigo.
No pasó más de unos segundos para que tocara la puerta, de seguro era Andrés, Abby corrió abrió la puerta y lo primero que noté era que traía una cara de desilusión un poco molesto, por supuesto no le debió agradar demasiado mi presencia, pero yo tenía que aguantar porque no dejaría a Abby sola con este depredador sexual.
Andrés le pidió a Abby hablar un momento a solas, supongo que era para reclamar le porqué estaba yo,  seguro pensó que estarían solos, Abby le dijo: que no, lo que fuera lo podrían hablar mañana en el colegio, se notaba que estaba muy nerviosa.
Nos sentamos todos en la sala y Abby trato de sacar tema de conversación para que Andrés y yo habláramos, pero no funcionó y cualquier mínima palabra que me dirigiera era super cortante y no ocultaba el hecho de que yo le caía mal y si lo hacía no le funcionaba.
Pasaron los quince minutos más largos de mi vida, donde ninguno de los dos trato de hablar con el otro, más de lo necesario y le dijo a Abby que tenía algo que hacer, y salio disparado hacia la puerta como si su vida dependiera de ello , azoto la puerta y hasta llegue a pensar que la iba a dejar giratoria, y con un poco de sarcasmo le dije a Abby:
-Creo que no le caigo muy bien, ¿ tú que dices?.
-Gabriel hoy no estoy de humor para tu sarcasmos.
-Vamos Abby no te pongas así por ese maldito, te lo dije.
-Gabriel no lo trate así, solo vete si.
-Pero Abby...
-GABRIEL VETE.
Sabía que si Abby se ponía así no podría llevarle la contraria, ver como de un momento a otro Abby se ponía así por un maldito que no la merecía, simplemente quería matarlo, de verdad no lo soporto. La mire con una cara de indignación y le dije -Bueno como quieras chao.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo