Epílogo ; Preparaciones de guerra

Cuentos de Media luna

visibility

44.0

favorite

0

mode_comment

0


Me encontraba sentada en mi trono, regodeándome en dicha al observar el fatídico final de la abominación que tan obstinadamente se aferraba a la vida, había ordenado su captura en Niflheim pues sabía que Onix no se opondría a la tarea ya que, él mismo tenía motivos personales para aniquilarla. 
 
Sonreí maliciosamente, pasos se escucharon en la antesala y minutos después uno de mis sirvientes llegó junto a mí, se inclinó mirando al suelo e hizo una reverencia. Le di una señal cuando elevó la mirada y se incorporó. 
 
 
 
— ¿Qué deseas? ¿Por qué interrumpes mi regocijo? — le dije con frialdad. 
 
—Perdonadme mi señora, pero traigo noticias desde Jotunheim . 
 
 
 
 
Me levanté de un solo gesto, aquella noticia podría ser la que tanto tiempo había aguardado, descendí los escalones con rapidez y me coloqué junto al sirviente. Mi mirada destelló y sonreí con malicia. 
 
 
 
—¡Habla pues! — dije con gran ansia. 
 
—Si... vera su alteza, el general Ymir ha encontrado lo que tanto deseabais. 
 
—¡¿Que has dicho!? ¡¿acaso es totalmente cierta esa información?!  
 
—Así es, mi señora, no cabe duda alguna. 
 
—Por fin la buena fortuna recae sobre mí, llevo siglos esperando por esto — paseé riendo triunfal por toda la sala — ¿sabes lo que supone esto para nosotros? 
 
—No majestad. 
 
—Significa el poder absoluto, mayor aun que el de Etro. El control total sobre el Ragnarok. 
 
 
 
Mandé al criado a que trajese a mi presencia a Ymir, necesitaba toda la información que pudiese darme acerca del templo de los supremos. Seres creadores de vida y sin embargo extintos, desperdiciaron todo el potencial del que disponían. Yo, por el contrario, no cometería tal error, sometería al mundo con puño de hierro. 
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo