Jueves

Hace ya tiempo que la vida no va por el camino que le gustaría a Alba. Todos tenemos problemas y es un hecho que ya ha aceptado que las cosas no mejoran, sólo cambian. Lo lógico sería centrarse, ¿pero en qué?, ¿volver a intentar entrar a la universidad?, ¿de dónde sacas motivación para algo que ni sabes si quieres y crees que no puedes hacer? Después de una noche de fiesta y un par de malas noticias, cree que lo tiene claro, de viernes a miércoles, estudia, trabaja, aíslate: "El jueves eres libre"

Sábado (I)

Jueves

visibility

22.0

favorite

1

mode_comment

0


Obcecada. Así debía de verme ahora mismo. No sé por qué, no me preguntes. Bueno, en realidad sí lo sé.
Sin poder concentrarme en los conceptos que reescribía una y otra vez de mis apuntes y a través de resúmenes en la pantalla, mi mente, como un buen carrito de compra, tenía un desvío muy difícil de evitar. Era muy común en mí distraerme, encontrar nuevos desvíos, pero suelo ser capaz de salir de ellos. Entonces, ¿por qué no puedo dejar de pensar en el jueves? Ya ni en el jueves, sino la idea de él. En los detalles. En la sonrisa, en los besos, en su nuca. En una química que marea tanto que a pesar de ser obvia, cuestiono. Es innecesario e improbable. Es decir, sí, me llamó la atención, pero muchos tienden a llamar mi atención, y yo sólo hice lo que nunca me atrevo a hacer. Dicho así, me las doy de valiente. Era sólo un chupito.
No necesité que llegáramos al punto en que me dijo que, “de verdad, también estaría bien quedar sólo para hablar” para que algo me hiciera dudar de la importancia que iba a tener esto. Por breve o extendido que fuera. En cierto modo, me daba igual. Pista, la palabra clave es “daba”, con ese maldito pretérito imperfecto que pasó a su correspondiente negativa. No me da igual. Joder. Esta conexión no me gusta y no quiero que sea así. Ya dije mil y una veces que estas relaciones a mí no me funcionan. Nunca. Y aun así siempre caigo de nuevo. Y la cago. Y les jodo. Y me acabo jodiendo. Y tengo que cortar por lo sano antes de dejar que la infección que soy se propague por la sangre de aquel a quien daño.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo