New World

Géneros: Acción, Aventura, Ciencia ficción

Un día mas en la aburrida academía en la que estudío, me encontraba víendo a las chicas de segundo año cuando una luz me dejo casi ciego. Bienvenido al evento especial que se da cada 100 años, ¿quieres aceptar?. Habian dos opciones, si y no, obviamente tuve que aceptar. Si un caso como ese sucede cada cien años habia que probarlo ¿no?.

Prologo.

New World

visibility

26.0

favorite

0

mode_comment

0


 
Lugar desconocído. Veinte minutos despues de la inmercion.
 
habilidad adquirida: cambio de sexo
Una pantalla aparece en la parte superior de mi vista, el mapa de la ciudad se distorcíona por un momento. No pasa mucho hasta que escucho la siguiente notifícacion, maestro de las llamas, comunícacion con semíhumanos, todo eso en frente mío, muevo las manos y toco la interfaz anarajada de este mundo, ¿mis estadísticas?, al parecer logre cambíar la posicíon de mi personaje en tan poco tiempo. El panel tactíl me mostraba a mí en una ubicacion referencíal, un valle, una presencía femenina se estaba acercando, con todo lo que eh conseguido, me era imposible quejarme. Esos tres primeros mensajes señalarían el camino que escogí una vez entre a este extraño evento.
 
_¡¿ca-cambio de sexo?!_ grite al tocar el frío verdor del valle_ ¡al fin podre hacer realidad el sueño de todo hombre!.
 
Actíve el comando de habilidades y ahí estaba, cambío de sexo, en letras grandes y rojas. Debajo se encontraban las instrucciones y todo lo que se necesitaba para activar el poder, pasaron varios dias para controlarlo por completo. Una habilidad inutil con varias deficiencías pero que se convertiría en el primero que pude controlar. Camíne espacios mas alla en busca de un arbol en el cual reposar mi adolorído cuerpo, me sente en la híerba y analize mi lista de inventario. Felizmente aun estaba como lo deje, algunas tecnícas pedían objetos a cambio de obtenerlas, o pedazos de fuerza y concentracíon, todo ello, se medía en la barra de estadisticas, este se conformaba por Vt, el cual era mi línea de vida, fuerza, mi poder de ataque, Defensa, resistencía ante ataques del tipo normal, y otras mas que conocería al subir de nivel.
 
Era bastante sencíllo, lo uníco que me pedía era imaginar el sexo en el que me quería transformar, míre de soslayo el pueblo que se encontraban mas millas al norte, mis amigos, o bueno mis compañeros de instituto no husmeaban por ahí. Era perfecto, con todo eso en mente, me puse a trabajar esta nueva Habilidad. Una mujer con un cuerpo grande, pense en un príncipio, con todo lo bonito abultado, aunque eso no se vería bien, soy de contextura delgada, nisiquiera aparento ser mas fuerte, luego de tantos intentos me decidi por una mujer normal, pero con un cabello corto y rebelde.
 
_cambío de sexo..._ mencíone en voz baja, mi cuerpo poco a poco empezaba su rapída transformacíon. Mis pechos empezaron a crecer de una manera desenfrenada, mi cintura se aplano, mi rostro se hizo mas delgado y con ello algo delícado, al cabo de unos minutos la metamorfosis ya estaba completada.
 
¡Geníal!, esa simple palabra resonaría en mi cabeza durante mucho tiempo. Aun no eh explícado como llegue a este mundo, no es un videojuego, de eso estoy seguro, sus patrones son identicos, aqui existe el nivel y las habilidades elementarías, pero dista mucho de ser un ROL RPG, ¿es un mundo normal?, para mi lo es, aqui puedo hacer de todo. Ademas su arquitectura es simplemente encantadora, hasta el momento solo conozco tres ciudades, pero en total son cientas de miles. Cada una de estas cíudades tiene un estilo propío, unas son muy campestres y otras casí medievales, la ciudad del inicio se encuentra cerca de aquí.
 
Seguí camínando por el denso prado del bosque, verifique cada cosa de mi cuerpo, desde mis pechos hasta lo que había debajo de mis pantalones, estaba en lo correcto, era una transformacíon perfecta,  me pregunto si algún estudíante mas consiguío venir aquí, este lugar es solitario, monstruos comunes de rango medío habítaban en la hierba alta. Por lo general, se le consideraba un lugar perfecto para subir de nivel. Abrí las cosas de mi inventario y repase lista de cada una de ellas, velas, escudos de bajo rango, pociones, y otros artefactos ínutiles mas. Ahora me dirijo a la ciudad inicial para venderlas, ya que el dinero en esta parte del mundo es tan escazo como los hombres como yo.
 
_rayos, ¿falta mucho?, vengo camínando desde hace días y nisiquiera eh comído nada..._ mis quejas sonaban con furía, el bosque fue atravesado con facilidad, me soprende, ya que por lo general, este espacío era custodiado por los NPC, y no ví nínguno, ni siquiera a otro aventurero mas, que extraño, el camíno se me hízo aburrído,  lo que me entretenia era observarme, este nuevo cuerpo si que era curioso. Ademas de ser mucho mas agíl segun mís estadísticas, me quedare con el durante un poco mas de tíempo.
 
Salí con prísa, el sol estaba en su maxímo esplendor, tanto que sus rayos naranjas me molestaban, baje de un salto y pase por un río que dirigía sus aguas hacía un puente de madera. Estaba solo, durante mi viaje solo me encontre con comerciantes que por lo general eran NPC, saque mí mapa y este me seguía indícando que estaba en la ciudad de inicio, ¡pero yo no veo nínguna ciudad!, guarde con colera el cacharro y seguí la huella del puente, me asente en el y evíte mirar hacía abajo, le tenía paníco a las alturas, este adormecímiento me estaba poníendo rojo, y era mi uníca debilídad. Estaba a mitad de la travesía cuando un lígero temblor hace que caíga hacía el suelo repentínamente, una cadena de rocas se desprendíeron y partíeron el suelo del prado, cuando abrí los ojos corrí lo mas rapído posible hacia el otro extremo, suspíre al encontrarme a salvo.
 
Devolví la mirada hacía mi izquierda, los gritos de una mujer (aparentemente) venían desde abajo de las colinas, los temblores no paraban y esto ya no podía ser un acto natural, tenía que ser provocado por alguíen, ¿por un enemigo?, podría ser, aunque..., bueno no importa, creo que íre a echar un vistazo, me deslíze por la hierba y caí semiarrodillado frente al piso, no ví nada extraño, un ogro corría y perseguía a alguien pequeño. Seguía escuchando esos gritos, creo que alguíen huía del ogro, pero este es el enemigo mas debíl en este mundo, sería inaudíto que nadíe pudíera matarlo.
 
_¡Dejame en paz, ayuda!_ eso confírmaba mis sospechas.
 
Una mujer de cabello cafe y ojos bríllantes corría en sentido contrarío al enorme ogro de espalda jorobada, traía un vestido consigo y su cara reflejaba verdadero temor, ¡aghh!, no me queda mas opcíon, si me voy me quedare con las ganas de saber como acabaría ella con ese monstruo, que por lo general persigue a las mujeres para aparearce. Abro el panel de objetos y míro las armas disponibles, una de mis habilidades era el poder de las llamas, bajo una orden mental una espada de filoza punta aparece frente a mí, era ígnea, una espada rara, probablemente la mas costosa que tengo, la íba a vender, así que espero que ella pueda pagarmelo.
 
Salgo dísparado hacía el ogro y en un momento aparezco frente a el, su enorme cuerpo era amenazante pero no tenía poder como yo, me concentro para realízar un corte limpio, y en un abrir y cerrar de ojos le corto el cuello, la sangre venía siendo representada por partículas azules, que al agotarse hacía desaparecer al individuo herído, varias veces me toco enfrentamíentos de este estilo, y en todos salí victorioso, este caso no sería la ecepcíon.
 
El cuerpo de mi enemigo desaparecío en un instante, la mujer a quíen yo había salvado se encontraba en el piso, temblando de rodillas, me acerco hacía ella y le estíro la mano, a la vez que me presento como debía ser, en el fondo me sentía aliviado, al fin un rastro de civilizacíon, probablemente ella debía ser ciudadana de la Ciudad inicial, si es así, no habre malgastado el filo de Ígnea en vano.
 
_hola señorita..._híze un pequeño parón, mire de arriba a abajo el cuerpo de aquella chica de cabello cafe, y sí que lo tenía bien balanceado_ la eh salvado, ¿no va a decir nada?.Ella parpadeo dos veces, me pude dar cuenta que el color de sus ojos era el mísmo que el de su cabello._ gra-gracías por salvarme_ sus mejillas se sonrojaron_ lo siento..., no se tu nombre..._ soy Kentaru Ryu._es un nombre muy extraño, pero gracías señorita Kentaru Ryu..._oh no, lo siento pero...( actívo la habilidad de cambío de sexo) soy un hombre.La cara de aquella mujer palidecío de una manera alarmante, se levanto y tropezo con  una pequeña piedra, cayo al suelo y una cola esbelta aparece por detras de su timída silueta, esta se movía nerviosa, hablo en voz baja lo siguiente._¡¿un hombre?!_ hízo especial enfasís en eso_ por favor no me hagas daño...Me quedo sorprendío por un segundo._olle te acabo de salvar, ¿no crees que sería raro que ahora te quíera hacer daño?.La mujer se reíncorporo un poco, evítaba verme pero recobraba algo de confíanza._ entonces, ¿no quieres llevarte la piel de mis orejas ni mi cola?_ me acerco hacía ella, mis ojos se dirígen a su cola de una manera picarona._ tu cola es lo uníco que me llama la atencíon, y creeme que no quiero llevarmelo sin ti, pero al fin y al cabo no le haría eso a una mujer.
 
Se levanto por completo, no paso mucho hasta que me conto lo que le había sucedído, su ciudad había sido destruida, mataron a algunas de sus amigas y a otras se las llevaron presas, tuve un sentido de obligacíon en mi mente, tenía que ayudarla de alguna manera, no tengo otra cosa importante que hacer despues de todo. Su futuro podría decirse que esta en mis manos y en Ígnea.
 
_entonces tu ciudad fue exterminada_ lo decía con completa naturalídad._así es, todos eran hombres, asi que pense que tu eras uno de ellos, lo siento...No tenía por que disculparse, pero lo hízo, eso me convencío aún mas._no pasa nada, bueno..._ me reíncorporo del prado, coloco mis brazos detras de mi nuca_ ¿vamos?...Vi algo de alegría en ella, sin embargo eso se desvanecío con su pregunta._pero...¿por que haría tal cosa por mí?..._ por que eres una mujer ¿no?, entonces como hombre que soy debería ayudarte.Le enseñe una sonrisa como signo de confianza, ella lo recibío como tal.
Podría resumirse en algo grande las aventuras que nos tocaría vivir en el futuro, aunque me era imposíble quejarme, ese resultado sería la señal que acepte una vez desperte en este extraño mundo. 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Esta es mi primera historia, ¡espero les guste y voten por ella!

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo