Cap 5. Responsabilidad.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

125.0

favorite

2

mode_comment

0


Cuando nos dijo que buscaba a un niño, mi cuerpo reaccionó solo, cogí a la chica rubia del brazo para huir. Tenía un mal presentimiento, esas llamas moradas que tiene parecen peligrosas. El villano empezó a reír.
 
- No huyáis...no soy peligroso. Me iré si me contestáis a la pregunta -comentó tranquilamente mientras sus flamas alcanzaban la pared de la planta. No esperó a nuestra respuesta y nos lanzó toda una ráfaga de fuego morado, haciendo que se quemase todo el pasillo. Iba a tanta velocidad que no me dió tiempo de reaccionar. Sin embargo, el chico medio lobo nos apartó del pasillo. Nos salvó la vida.
 
- He olido el fuego. ¿Estáis bien? -nos dijo mientras nos levantaba del suelo.
 
- No por mucho, si ese tipo sigue así, quemará todo el edificio -expliqué preocupado.
 
- Te..tengo miedo... ¿por qué nos está pasando esto? -preguntaba asustada la chica rubia. Su color de piel cambió a azul.
 
- Está buscando un niño. Eso es lo que nos ha dicho. Hombre lobo ve abajo y avisa a Elton como al restro. Nosotros le mantendremos ocupado -expliqué mirando al frente. Escuchaba los pasos del villano de fuego, caminaba despacio. El cabrón no tenía prisa por matarnos.
 
- De acuerdo y por cierto, ¡me llamo "Wolfan"! -exclamó mientras bajaba rápidamente al piso de abajo. Que pena que no tengamos los auriculares, nos habrían servido de maravilla ante esta situación- Hey tú, ¿qué poderes tienes? -pregunté a la chica rubia.
 
- Yo...puedo expresar mis sentimientos a través del color de la piel como ahora -contestó la chica nerviosa-. Y...cada emoción tiene un poder diferente, ahora que estoy asustada tengo el poder de congelar cosas con mis manos.
 
- ¿En serio? Entonces podemos hacer algo contra ese tipo -dije contento. Podemos congelar a ese bastardo con el hielo.
 
- ¿Qué? No, no cuentes conmigo ¡tengo mucho miedo! -me contestó a punto de llorar
 
- ¿Tienes miedo? Mejor, así tus poderes de hielo funcionan el triple -comenté mientras la cogí del brazo. Le dí la vuelta en dirección a dónde vendría el villano. Pulsamos los 2 los botones de nuestros cinturones. Ya nos convertimos en superhéroes, es hora de actuar- No te preocupes, solo sigue mis órdenes -comenté. El villano finalmente apareció, había cruzado el pasillo donde estábamos antes, nos miraba de perfil. Alzó su mano hacia nosotros.
 
- Lo preguntaré una vez más. ¿Dónde se encuentran los niños? -preguntó amenazante el enemigo.
 
- ¿Los niños? Ahora hay 2 que se encuentran detrás tuya -mentí. El villano miró hacia atrás, no creí que fuese tan estúpido como para que mirase de verdad, pero gracias a eso, teníamos una oportunidad.
 
- ¡AHORA! ¡LANZA HIELO! -grité. Ella asustada obedeció. Mi sorpresa fue que en vez de tirar bolas de hielo normales, lanzó una ráfaga de hielo que hizo que se congelase el pasillo y que hiciese bastante frío. El villano no pudo esquivar la ráfaga y se cubrió con sus 2 brazos. Sus brazos y piernas terminaron congelados. No se podía mover. Bien, ahora es mi momento, voy hacia él a una gran velocidad y le noqueo. Mi plan hubiese funcionado si no hubiera roto el hielo que tenía en su cuerpo gracias a sus llamas. El plan se fue a la mierda. Parece que le hemos enojado, sus dedos crecieron pareciendo cuchillas de fuego, iba a venir hacia nosotros, lo cuál me parece bien, a pocos metros de nosotros hay una ventana que da con el exterior a un callejón donde se encuentran los almacenes. Tengo que enviarle allí, así estará más lejos de los niños y no seguirá quemando el edificio.
 
-¡AAAHHH! ¿QUÉ HAREMOS? ¡NOS VA A MATAR! -gritaba sin cesar la chica. El villano se abalanzó sobre nosotros. Yo dirigí los brazos de la chica a las piernas del enemigo.
 
- ¡CONGELA, ELSA! -grité mientras la chica cogelaba las piernas del villano. Quedó atrapado justo donde quería. Potencié mis piernas y me puse a su izquierda, le cogí de la cinturá y le empujé hacia la ventana. Este plan también me hacía caer junto a él, pero no me preocupaba, ya que aterrizé bien, solo rompí un poco el cemento del suelo. El enemigo aterrizó como yo, no tenía ninguna herida, sus piernas estaban normales. Bueno, pues aquí estábamos, se sentía la tensión en el ambiente. Veamos, Wolfan habrá avisado ya a los demás, supongo que protegerán a los niños en un lugar seguro, algunos de mis compañeros me ayudarán a derrotar este tipo o al menos a ganar tiempo, ya que Esther llamará a la Academia para que venga héroes de verdad. De aquí a la Academia tardamos en llegar 20 minutos, así que ese es el límite de tiempo que tenemos para entretenerle. Claro, esto eran especulaciones mías. No veía a nadie más venir a mi ayuda. Bastardos, ¿en serio tengo que ir yo a por él?
 
- Qué estrategia más inteligente -me alababa el villano mientras aplaudía despacio- Pero...¿de verdad crees que me vas a retener aquí todo el tiempo? -preguntó. Mientras lo dijo vi como todo su cuerpo se potenciaba, no paraba de mirar a la pared, no, más bien, a la ventana por la que lo había tirado. Sabía lo que quería hacer. Me ví a la obligación de pelear solo, me abalanzé sobre él pero el villano me lanzó por el aire con una onda expansiva de fuego. Sentía como mi traje estaba quemado, me dí de golpe en los costados al aterrizar en el suelo. Esa onda expansiva no me la esperaba. Estaba bastante herido y demacrado.
 
- Aunque tengas inteligencia no tienes la fuerza suficiente como para detenerme -comentó mi oponente mientras saltó y se sujetó en el techo gracias a sus dedos de fuego. Mierda, se iba a escapar...o eso pensaba ya que llegaron los refuerzos, mis compañeros. Entre ellos se encontraba Elton, Tobías, el cual llevaba un traje de color verde marino mientras que en sus guantes llevaba dibujado burbujas blancas como en el resto de su cuerpo. Sus brazos y piernas también eran del mismo color. Tenía una especie de gafas blancas como si fueran de buceo y un antifaz del mismo color que le cubría hasta la nariz, y la chica de cabello color rosa, la cual llevaba un disfraz que parecía ser...¿algodón?...parecía que estaba cubierta de nubes de colores. En sus extremidades tenía nubes más pequeñas de color rosa y en su cabeza tenía un pelo a lo afro que me recordaba al algodón de azucar. Su antifaz era rosa con purpurina, lo curioso del traje, es que tenía en varias partes de esas nubes marcas de telaraña de color negro.
 
- ¡NO ESCAPARÁS BASTARDO! -gritaba enojado Elton apuntado a la pared donde se econtraba el villano. Ese loco quiere matar al villano y fundir el edificio.
 
- Para, si lo haces...tu edificio arderá y se fundirá con la magma -dije agotado.
 
- ¡PERO SE VA A ESCAPAR ENTONCES! -chilló el niñato más enojado.
 
- Vaya unos héroes idiotas. Disfrutaría de vuestro show pero tengo que matar a un niño en espe...¿qué? -se sorprendió el ser de fuego cuando no podía entrar por la ventana. Al parecer Tobías tenía el poder de generar escudos de energía donde quisiese, por lo que le cerró las posibilidades de entrar por ese sitio. La chica rubia lanzó de sus dedos telarañas de color rosado hacia el villano y lo lanzó hacia el suelo.
 
- Venga Bluedice, voy a llevarte a dentro mientras que Volcanux y "Gryn Syld" se ocupan del villano -me dijo la chica mientras me levantaba la chica de pelo rosa.
 
- Tranquilo, yo controlaré a Volcanux y al villano -me comentó Tobías confiado.
 
- ¡¿A QUIÉN VAS A CONTROLAR TÚ?! -preguntó enojado Elton. Creo que vamos a morir todos. Me llevó al orfanato rápidamente, pasamos adentro, Esther y la gerente me atendieron. Me sentaron en una de las sillas mientras que la gerente buscaba el botequín de emergencias. Podía ver que estaban allí Beatriz, Wolfan, el chico con gafas, la chica de las emociones, otro amigo de Elton y una chica de pelo largo castaño. Wolfan y Beatriz tranquilizaban a los niños que estaban con nosotros, al parecer los estaban trasladando al sótano. No se los podían llevar al exterior y ese era el único lugar seguro por ahora. Mientras tanto, la chica de las emociones, el amigo y la otra chica estaban sentados en el suelo bastante nerviosos, tenían miedo.
 
- Elton y Tobías necesitan ayudan no podrán derrotarlo ellos solos...tú, chica de color azul, tú puedes ayudar - la señalé.
 
- ¡Me llamo Carol! ¡Y tengo miedo! -decía la chica mientras lloraba. Su color de piel era azul.
 
- Nosotros no podemos ayudar...es solo el segundo maldito día ¡y no es ninguna misión! -exclamó el chico que era amigo de Volcanux.
 
- Yo...aún no sé controlar mis poderes...lo siento -se disculpó también llorando la otra chica que se encontraba en el suelo. En verdad les entiendo, esta situación no estaba planeada, pero vamos a ver, estamos en una Academia de Superhéroes, ¿qué os esperábais? Puse mis últimas esperanzas en Beatriz pero ella me miró y me dijo "no" girando su cabeza de izquierda a derecha, estaba ocupada controlando las emociones de los niños, no podía dejarlos. Los únicos que podían hacer algo era el chico con gafas y la algodón de azucar humana. Vi como le temblaba la mano al chico con gafas.
 
 Oye...¿tú cómo te llamas? -le pregunté.
 
- Yo soy Edward...y mi nombre de superhéroe es "Ilusionysta" -contestó un poco nervioso Edward.
 
- ¿Crees poder ayudar? -le pregunté de nuevo.
 
- Sí, nunca me he enfrentado contra un villano pero...puedo luchar. Mi habilidad es crear ilusiones -contestó confiado. Con que tú eres el que hizo esa bandera falsa ¿eh? Interesante, pero que muy interesante. Me levanté.
 
- Bueno, creo que Ilusionysta, yo y... -miré a la chica del traje lleno de nubes.
 
- "Kand-Y" -contestó ella.
 
- Nosotros 3 vamos a ir a ayudar a los demás, mientras que el resto ayuda a los niños -expliqué.
 
- ¿Qué? ¡Pero si estás herido! -exclamó la gerente que regresaba con el botiquín.
 
- No se preocupe, estoy bien. Estoy listo para luchar -comenté decidido.
 
- Chicos...lo siento por no hacer nada, he llamado a la academia y a la policía pero...a parte de eso lo único que puedo hacer como profesora es daros permiso para luchar contra el villano. Quisiera ayudar más  -dijo apenada Esther.
 
- ¡No te preocupes! ¡Eso es más que suficiente! -exclamó feliz Kand-Y haciendo que se animara un poco. Nos disponíamos a irnos hasta que alguien tocó mi traje, era Marco que estaba llorando.
 
- Lo siento...¡todo esto es por mi culpa! ¡LO SIENTO! -se disculpaba sin cesar.
 
- ¿Qué? ¿Cómo va a ser esto tu culpa? No digas tonterias -le comenté mientras me agachaba y le acariciaba su cabeza, igual que le hacía Elton.
 
- Yo...yo...conozco a ese villano, lo ví después de clases -comentó algo pausado- estaba peleando con alguien, creo que esa persona está...huí, no pensé que me seguiría hasta aquí -explicaba más tranquilo. Así que el villano estaba buscando a Marco.
 
- ¿Pero por qué tanta insistencia? Solo es un crío, no veo la necesidad de perseguirlo hasta aquí -opinó Edward.
 
- Es que cuando peleaban...el villano era normal, yo le ví la cara ¡lo siento! -gritó el niño disculpándose de nuevo. Ahora lo entiendo, a pesar de ser un crío no quería jugársela por si luego testificaba. Eso...mejora las cosas. Ya sé qué plan puedo hacer sabiendo esto a mi favor, como Mybe me dijo, la información es muy importante.
 
- No te preocupes Marco. Nosotros estamos aquí. Ilusionysta, Kand-Y. Venid, tengo un plan -comenté. Después de idear el plan. Edward y yo fuimos con Elton y Tobías, espero que no estén muertos...o sí. Vi a Tobías en el suelo, parte de su traje estaba quemado. Elton por su parte no paraba de tirar magma hacia el villano.
 
- Vaya parece que llegaron tus amigos. A ver si esto se pone más divertido -dijo el enemigo. Tras acabar con su frase golpeó a Elton en la cara y lo trajo hacia nosotros.
 
- Veo que habéis hecho un gran trabajo en mi ausencia -comenté levantando a Tobías.
 
- Volcanux no quería trabajar en equipo y he acabado así por su culpa -culpó a Elton. En verdad, no me extrañaba.
 
- ¿QUÉ? ¡TÚ ERES EL INÚTIL QUE NO PUEDE SEGUIRME! -señaló el niñato a Tobías mientras se levantaba por sí mismo.
 
- Chicos, relajaos, que estamos en un combate... -dijo con timidez Edward.
 
- ¿Y TÚ QUIÉN MIERDA ERES? -preguntó Elton.
 
- Yo soy un superhéroe que puede ver el futuro. Y sé que tú no te vas a escapar de aquí -comentó Edward señalando al villano.
 
- ¿En verdad lo crees? -le preguntó nuestro rival riéndose.
 
- Hey, Gryn Syld, ¿aún puedes utilizar tus poderes? -le pregunté a Tobías.
 
- Sí, aún puedo solo estoy...cansado -contestó. Estuve unos segundos hablando con Tobías, le expliqué el plan. No quería que se enterase Elton por si lo arruinaba. Una vez hecho eso, me potencié las piernas y me puse a varios metros por detrás del enemigo, por si intentaba escapar. Elton se puso en frente de él. Edward sujetaba a Tobías para que no se callese.
 
- Vaya...qué problema. Hey chico que ve el futuro, ¿has visto también que todos acabáis muertos antes de que lleguen los refuerzos?  preguntó el enemigo mientras sonreía. Le parecía gracioso el hecho de vernos muertos, qué amable.
 
- ¡¡EL ÚNICO QUE VA A MORIR VAS A SER TÚ!! -gritó enojado Volcanux. Supongo que se ponía de ese modo al estar su familia en peligro, yo estaría igual. Ibamos a atacar hasta que oímos que alguien llamaba a Elton por detrás suya. Era Marco, estaba sólo.
 
- ¿¿E...Elton?? -preguntó con miedo Marco mirando aterrado al villano.
 
- ¡¿QUÉ?! ¡¿Marco?! ¡¿por qué estás aquí?! -exclamó Volcanux soprendido mirando a Marco.
 
- Me preocupaba por tí -confesó Marco asustado que se cayó por el miedo.
 
- Tú...TÚ ERES EL NIÑO QUE ANDABA BUSCANDO -comentó el ser de fuego serio. Sin pensarlo 2 veces, el villano se abalanzó sobre Marco. Elton estaba paralizado, no sabía qué hacer. Yo estaba lejos y no sé si llegaría a tiempo incluso con mi supervelocidad. Sin embargo, no pudo tocar a Marco ya que Tobías le puso un escudo de energía que lo protegía. Yo empezé a correr hacia donde estaba Elton.
 
- ¡VOLCANUX! ¡BOLA DE MAGMA! -grité para que se despertara. Elton se hizo bola y yo le dí una patada que se dirigió a una de las paredes de otro edificio y empezó a rebotar en dirección hacia el villano.
 
- ¿Qué? Una bola de magma no me va a dar -dijo el enemigo seguro de sí mismo apartándose de Marco mientras observaba la dirección de la bola. Cuando el enemigo creía que lo tenía todo controlado, se multiplicaron las bolas de magma, se encontraban alrededor de unas 30 rebotando en ese lugar, todas apuntando al villano.
 
- ¿Pero qué? ¡¿Cómo es que se han multiplicado?! -preguntó sorprendido nuestro rival mientras esquivaba las bolas. Algunas le daban y se desvanecían. - Espera, ¿son ilu... -preguntó pero no pudo acabar su frase ya que la bola de verdad, le alcanzó.
 
- ¡ESTO POR ACERCARTE A MARCO! -gritó Elton mientras le lanzó magma. Bueno, hasta este punto supongo que habrá muerto, ¿qué haríamos ahora con el cadaver? Por supuesto informarlo a los superiores cuando viniesen. No me gusta el hecho de que los superhéroes no puedan matar, yo creo que lo villanos que asesinan a sangre fría, merecen morir. No entiendo por qué los ponen en cárceles si luego todos escapan, qué estupidez. Todos hemos colaborado en este crimen, pero sería defensa personal, él atacó primero. Nada malo nos podría pasar si...estuviera él muerto. El cabrón se levantó del suelo quitándose el magma como si fuera polvo.
 
- ¿Sabíais que si una persona tiene un poder de fuego o de lava no le puede hacer daño a otro que tenga esa misma habilidad? -comentó el villano riéndose. El enemigo agarró de la pierna derecha a Elton y lo lanzó hacia Tobías y Edward. Después de que hizo eso, el escudo que protegía a Marco se había ido. El enemigo agarró a Marco y puso sus dedos de lava en su garganta. No pude hacer nada, demasiado tarde.
 
- Ahora callarás para siempre -dijo el ser de fuego serio. Cuando le atravesó la garganta a Marco, éste se desvaneció- ¿Qué? ¿otra ilusión? -preguntó desconcertado. Aparecieron más Marcos alrededor de él. El villano desesperado iba acabando con cada una de las ilusiones que estaban apareciendo.
 
- ¿Qué? ¿Por qué...por qué hay muchos Marcos? -preguntó también Elton desde el suelo mientras que se levantaba poco a poco. Viendo que el villano estaba desprotegido me fui a por él, pero me vió y me tiró hacia donde estaba Elton. Vaya, justo como quería.
 
- No te preocupes, Marco está a salvo -le contesté.
 
- ¿Qué? ¿¡Tú que sabes bastardo!? -me preguntó Volcanux enojado.
 
- Ya veo...así que no se encuentra aquí el niño. Me habéis engañado 2 veces, no volverá a pasar -comentó el villano serio. Cuando dijo eso aparecieron los refuerzos. La policía aparcó delante del orfanato y varios oficiales se dirigieron hacia nosotros, apuntaban con armas especiales al villano. También vinieron varios porfesores de la academia, entre ellos Mybe. La sorpresa de todos fue cuando vino...
 
- ¿Light...Light...Layer? -preguntó nervioso el enemigo, vio que por la parte de alante estaba rodeado, detrás suya no había nadie- Eso también es una ilusión... -afirmó dudosamente.
 
- ¿Estás seguro? -le preguntó Light Layer. Tras recibir esa respuesta, el villano intentó huir por la parte de atrás. Sin embargo , no logró su escape ya que se enredó con una telaraña rosada que había en mitad del sitio la cual estaba sujeta a los lados de las paredes.
 
- ¡Esto no estaba aquí antes! -exclamó el ser de fuego enredado.
 
- ¡YA, KAND-Y! -grité mirando al techo del orfanato. Kand-Y saltó desde lo más alto y caía hacia donde estaba el villano. Llevaba consigo a Carol, la cual tenía una cinta adhesiva en la boca. Gracias a que Carol se asustó pudieron congelar el cuerpo entero del villano. Le habíamos atrapado. Las chicas bajaron sin problemas gracias a los poderes de Kand-Y. Pudimos acabar con el enemigo. Ya me estoy acostumbrando a esto.
 
- ¿Hemos ganado? -preguntó Tobías.
 
- Sí, lo hemos hecho -contesté. Escuchamos aplausos provenientes de un edificio de al lado del orfanato. En la azotea se encontraba Mybe. Se bajó como si nada y se dirigió hacia nosotros.
 
- ¡Lo habéis hecho muy bien! sabía que podíais hacerlo -nos comentó.
 
- Espera...¿desde cuánto tiempos llevas ahí? -le pregunté.
 
- Pues desde hace 10 minutos -me contestó Mybe.
 
- ¿QUÉ? ¿NOS HAS PODIDO AYUDAR Y NO HAS HECHO NADA? -le volví a preguntar enojado.
 
- Yo soy un tutor que cree en sus alumnos. Además, lo estábais controlando bastante bien, si hubiese ocurrido algo malo, hubiera intervenido -me contestó nuestro profesor como si nada. Mybe se puso en frente del otro Mybe que estaba con nosotros.
 
- Mmmm...esta copia sí que es muy fiel...¿así de guapo soy? -preguntó seriamente nuestro tutot.
 
- ¡ESPERA! ¿POR QUÉ HAY 2 MYBES? ¿Y QUÉ PASÓ CON MARCO? -preguntó Elton.
 
- Bueno, eso son ilusiones. Marco está dentro del orfanato a salvo, nuestros compañeros lo están protegiendo -respondió Edward. Todos los policías, héroes incluso Light Layer desaparecieron del lugar.
 
- No entiendo nada -comentó Volcanux mirando a todas partes viendo por dónde se fueron los que habían desaparecido. Pasaron varios  minutos hasta que vino la policía de verdad, se llevaron al villano y les acompañaría Mybe, por si algo se torciese. La gerente del orfanato nos agradeció que salváramos a los niños, los niños vinieron hacia nosotros y nos abrazaron.
 
- ¡Gracias! -me agradeció Marco con una sonrisa.
 
- ¿Qué te dije? Nosotros nos encargaríamos de todo -le sonreí. Todo iba bien hasta que Elton se me acercó enojado y me pegó en la cara. Bastardo, ¿cómo osas pegarme en la cara?
 
- ¿¡Así que tú fuiste el que planeo todo lo de las ilusiones?! -me preguntó el niñato después de dejarme una marca de su puño en la cara-. ¿¡TE GUSTA JUGAR CON LOS SENTIMIENTOS DE LAS PERSONAS?!
 
- Elton, tranquilízate...estoy bien nadie está herido - dijo Marco a Elton para que se tranquilizara. Marco estaba a punto de llorar. Estábamos montando una escena, todos los demás estaban en silencio.La profesora Esther y la gerente sujetaron a Elton.
 
- ¡Basta Elton! ¡Compórtate! -comentó la gerente.
 
- ¿QUÉ ME COMPORTE? ESE BASTARDO HA JUGADO CON MIS SENTIMIENTOS, ¡CREÍA QUE MARCO IBA A MORIR! -me gritaba Volcanux.
 
- Elton, solo eran ilusiones, el Marco de verdad no es... -Edward no pudo acabar su frase ya que le interumpió el niñato.
 
- ¡ESE NO ES EL PUNTO! Ker ha hecho cosas sin tener en cuenta la consideración de los demás, como la chica de los colores cambiantes, que la obligaron a ayudarnos, cuando estaba muerta de miedo -dijo Elton más calmado.
 
- Tiene razón, yo le dije que no le ayudaría, estaba muy asustada. Kand-Y me secuestró y me usó a la fuerza -comentó la chica con los brazos cruzados enojada. Su color de piel se volvió rojo.
 
- ¡Esas tácticas nos las tomaría un héroe de verdad! -exclamó el otro amigo de Elton. ¿Y tú que mierda opinas? Si ni siquiera has ayudado en nada. Esto es un problema, podía ver al resto de mis compañeros dudar de mí, cabrones, todo sale bien gracias a mi plan, nadie ha muerto, el edificio está casi intacto ¿y así me lo agradeceis? La próxima vez dejo que ardáis aquí. Me estaba enojando bastante, apreté mi puño, estaba listo para lo que sea hasta que una chica rubia con coleta y uniforme escolar que se encontraba en la entrada nos paró.
 
- ¡Basta! ¡Elton! ¡Te estás comportando como un idiota! -exclamó la chica misteriosa. Por su aspecto tendría nuestra misma edad. Se dirigió hacia Elton y le metió una cachetada. Eso es, dale otra más, que sufra. Luego se agachó para hablar con Marco.
 
- ¿Estás bien? -le preguntó la estudiante dulcemente.
 
- ¡Sip! Yo y todos estamos correctamente -contestó Marco con una sonrisa. La chica se levantó, agarró de la oreja derecha a Elton y se lo llevó hacia mi.
 
- Disculpate por tus acusaciones. Gracia a él, todos están vivos, ya que tuvo un plan que funcionó, ¿verdad? -me preguntó la amiga de Marco mientras que agarraba con más fuerza la oreja de Elton.
 
- ¡VALE! ¡ME DISCULPARÉ! ¡Para, Sara! -gritó de dolor Elton. Sara paró. Volcanux me miró, luego giró su cabeza hacia otro lado.
 
- Bueno...es verdad que gracias a tu plan estamos aquí, no me ha gustado cómo lo has hecho pero...gracias -se disculpó el niñato conmigo. Bueno, después de verte humillado por Sara, aceptaba las disculpas. Pero, tengo que hacer que los otros 2 se disculpen, no puedo hacer que los demás duden de  mí.
 
- ¿Y vosotros? Tú, no has hecho nada, sólo has estado en el suelo llorando y tú, eres una superhéroe cuyos poderes  debilitaban al villano y no ibas a hacer nada. Si no te hubiésemos obligado, puede que alguno de nosotros no estuvieramos aquí -explicaba serio mirando a los 2. Se callaron.
 
- Yo...perdón -dijo el otro amigo de Elton mirando al suelo apenado.
 
- Sí...tienes razón...lo siento -contestó de forma triste Carol.
 
- Bueno, ahora que todo está aclarado. Vamos a preparar la comida, además de que vamos a tener que cuidar de los alumnos heridos - dijo la gerente. Dejó de haber un aire tenso en el ambiente, los niños se fueron al comedor. La gerente nos atendió a mi y a Tobías, que éramos los que habíamos sufrido más heridas. Luego llegaron el resto de nuestros compañeros. Nos fuimos al comedor central, habían varias mesas juntadas, en una estaban los niños, en otra los trabajadores y había una última donde nos íbamos a poner nosotros. Empezamos a comer, todo estuvo bueno, escaso, pero bueno. Los que estuvieron con nosotros empezaron a contar lo que nos sucedió, todos estaban sorprendidos e ilusionados por lo que ocurrió.
 
- ¿PELEÁSTEIS CONTRA UN SER DE FUEGO? ¡Eso mola más que el villano con el que nos enfrentamos ayer! -comentó Danny mientras acababa su plato.
 
- Casi salgo chamuscado Danny...bueno, mi traje lo está -dije sin muchos ánimos.
 
- También oí que hubo problemas con Elton -comentó DeathDolly uniéndose a la conversación.
 
- Siempre hay problemas con Elton  le comenté.
 
- Hey bastardo. Tú y yo hablaremos luego - me dijo Elton a lo lejos ya que se sentó con los demás huérfanos, al lado de Sara. Parecía que se llevaban muy bien, ¿será su novia? ¿Elton...con novia? JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.
 
- Hey, ¿quiéres que te acompañe? -me preguntó Danny.
 
- Bueno, vale, así nos detienes si ves que nos vamos a pegar de nuevo -le comenté mientras me dispuse a irme y recoger mis platos.
 
- Espera...¿¡de nuevo!? -me preguntó Green Twister exaltado. Todos terminamos de comer. Cuando ya nos íbamos a ir, Esther nos paró. Dijo que se quedaran los que estuvimos con ella en el incidente.
 
- Quiero agradeceros a todos por lo que hicisteis, por lo que os voy a dar 200 puntos a cada uno, más los que tenéis por haber asistido a clase y atendido. Espero que no se vuelva a repetir esto. Y nada, eso sería todo por hoy. Ya podéis regresar a casa -explicó la profesora. Me alegró mucho oír eso, nuestro esfuerzo obtuvo su recompensa. Además de que no tendríamos que ir por la tarde al menos en esta semana a conseguir más puntos.
 
- ¡200 PUNTOS PARA GRYFFINDOR! -gritó Danny ilusionado mientras alzaba sus dos manos- Perdón, siempre quise decir eso desde esta mañana -explicó. Todos nos réimos por lo que dijo. Ese bastardo sí que le encantan las películas de magos, sobretodo las de Harry Potter. Después de aquello, esperamos a Elton en el exterior cerca de la entrada.
 
- Hey "Blancanieves" y hey. espera, ¿QUÉ HACES AQUÍ "VERDECILLO"? -preguntó Elton sorprendido mientras señalaba a Danny.
 
- ¿A quién llamas "Verdecillo"? Y estoy para controlaros -explicó Danny serio. A Elton al principio le disgustó la idea pero luego se le pasó el enojo. Nos fuimos a un parque infantil que estaba a unos metros hacia arriba del orfanato. Danny y yo nos sentamos en los lados de una máquina expendedora. Elton estaba colocado delante de la máquina, se iba a comprar una tabla de chocolate blanco.
 
- Sabes...aún sigo molestado por lo de antes. No me ha gustado lo que has hecho. Para mí, Marco significa lo que es para ti tu hermano. Todos los del orfanato son mi familia. Sara y yo somos los encargados de cuidarlos, somos los únicos mayores que quedan, el resto se fué -explicaba Volcanux mientras esperaba que cayese su chocolatina.
 
- Te entiendo y por eso te pido perdón. Creí que era la única manera de vencerlo sin poner en peligro a los demás -contesté con sinceridad
 
- Sé que lo hiciste por eso. Que nos hayas salvado gracias a tu liderazgo no significa que me gusten tus métodos. Por eso, espero que entiendas que no pienso volver a seguir órdenes tuyas -me dijo Elton serio. Este chico es muy testaduro, pero le comprendo. Jugué con Marco, si hubieran hecho lo mismo con Ethan o con mi hermana...estaría igual o peor que Elton de enojado.
 
- Por cierto, me enteré de que limpiaste mi habitación...¿viste la foto, desgraciado? -me preguntó mirándome enojado.
 
- Bueno, estaba a plena vista -contesté.
 
- Tsk. Cotilla. ¿A qué también querrás que te cuente la historia tras la foto? -me preguntó Elton.
 
- Bueno, si insistes -contesté sin ánimos. No me apetecía escuchar flashbacks trágicos, pero bueno, esto es lo que sufren los superhéroes en el día a día...supongo.
 
- La primera vez que supe que tenía poderes fue hace hace 10 años. Estaba jugando con mi perro "Rex" a la pelota, todo era normal hasta que vi la pelota ardiendo, mi perro huyó de mí, no entendía por qué, hasta que vi mis manos convertidas en magma. Yo empezé a llorar y como haría cualquier hijo que tiene problemas, me fui a que mi madre me ayudase. Tras verme convertido en una persona de lava, se asustó y me empezó a llamarme "monstruo" yo quería abrazar a mi madre... y huía de mi, mientras hacia eso dejaba un paso de lava el cual quemaba mi casa. Mis padres me abandonaron en ese lugar pero mi hermano creyó en mi, se dirigió a mi, se asustó al principio pero cuando lo vi me tranquilicé y dejé de parecer un monstruo de magma, creía que la pesadilla había acabado, hasta que me dió la mano, yo agarré su mano con mis fuerzas, no quería que me dejase pero...al hacer tanta fuerza y sin controlar mis poderes...derretí su mano. Empezó a chillar, a llorar y...huyó, dejándome solo en aquel sitio en llamas. Luego llegaron los bomberos y la policía, no paraban de decirme monstruo, creía que mi vida estaba acabada, que mi hermano había muerto. Gracias a dios, no fue así. Me llevaron al orfanato Gryndor, allí comencé a vivir hasta el día de hoy. Fui una de esas personas que al despertar sus poderes hicieron sufrir a los que tenían a su alrededor, más casos similares habían pasado, como no murió nadie no me pasó nada, pero mis padres me desterraron, dijeron que "yo no tengo un hijo que es un mosntruo". Mi hermano consiguió sobrevivir.. Obviamente no quieren saber nada de mi pero yo les sigo viendo, sé qué es lo que hacen gracias a sus redes. Aún pienso en ellos. Y quiero demostrarles que no soy un "monstruo" ¿y qué mejor manera que hacerlo que convirtiéndote en un gran superhéroe de nivel S? Por esa razón, quiero ser un héroe. Para demostrarles que...soy una persona normal...con sentimientos...que aún los quiero. Antes era muy estúpido, me odiaba a mi mismo hasta que conocí a Sara y a los demás, ellos...me salvaron. Y esa, es la historia de esa foto. ¿Contento? -me preguntó Volcanux. Vaya, al parecer no somos tan distintos, Elton. Tú perdiste a tu familia, yo también. Encontramos una nueva que nos ayudó a seguir adelante. Y queremos demostrar lo que valemos. Irónico que empatize contigo.
 
- Lo siento... -dijo Danny mientras se le caían las lágrimas.
 
- ¿Estás llorando? Tampoco es para tanto, "Verdecillo" -comentó Elton.
 
- Pero es super triste...¿por qué la vida es tan cruel? -preguntó Green Twister llorando.
 
- La vida es así. Solo tienes que adaptarte a ella, como lo hacemos todos, Danny -dije sabiamente. Estuvimos allí durante horas, estuvimos hablando de películas, de la academia, de qué nos parecían nuestros compañeros, también sacamos el tema de Sara, el cuál Elton le molestaba y se ponía sonrojado pero no era su novia. Estuvimos la tarde entera allí. Ya era de noche, tenía que volver a casa, mi madre y hermano estarían preocupados por mí. Ha sido otro largo día...y es el segundo. No sé si aguantaré el mes. Cuando llegué a casa lo primero que hice fue descansar. Ya mañana sería un nuevo día con más problemas a los que me enfrentaría pero ahora...tengo sueño.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo