Cap 6. Misión Secreta.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

79.0

favorite

0

mode_comment

0


Ya era Miércoles, pensar que solo me quedaban 2 días más para poder descansar en el fin de semana me emocionaba. Aún sigo lastimado de los costados por lo de ayer aunque la gerente del orfanato me comentó que no me rompí nada. Ella tiene poderes curativos que analizan el cuerpo en busca de daños y heridas interiores. A pesar de ello, mi madre me puso vendas en esa parte del cuerpo, le dije que no hacía falta pero ni caso me hizo. Y aquí estaba, yendo para la academia después de dejar a Ethan en su colegio. No ví a Elton, supongo que llevaría a Marco antes. En la entrada de la Academia Heaven pude ver a Mybe, parecía estar esperando a alguien...espero que no sea a mí.
 
- ¡Hey Mybe! ¿Sin ganas de ir a clases? -le pregunté de broma. Me iba a contestar hasta que vino su acompañante...no me lo podía creer, ¿por qué? ¿por qué...estaba esperando a Light Layer?
 
- Ya estoy aquí, Mybe. ¿Has tenido que esperar mucho? -preguntó el superhéroe de luz.
 
- No te preocupes, estoy acostumbrado a esperar a mi novia -le contestó mi tutor de broma. Mis piernas temblaban,estaba sudando de los nervios, tenía ganas de vomitar. Estaba más preocupado que la primera vez que nos vimos ya que esa vez yo usaba una máscara y sabía que no me reconocería pero...¿y ahora? ¿y si me reconoce? ¿y si se acuerda de mí? ¿diría algo? No, no pasaría nada...¿verdad?.
 
- Hey, Ker, ¿quieres saludar al superhéroe de moda? -preguntó Mybe mientras apoyaba su mano derecha en el hombro izquierdo de Light.
 
- ¡CLARO! ¡Cómo no voy a saludar a Light Layer! -exclamé ilusionado. Vamos Ker, finge, no permitas que sepan que tienes miedo. Me acerqué a Light, saqué mi móvil, nos hicimos una selfie.
 
- Puede que sea un héroe de moda pero los niños me quieren, ¿puedes decir lo mismo? -preguntó Layer a mi tutor.
 
- Yo tengo novia -le contestó Mybe. ¡PUM! En tu cara. La verdad, prefiero mil veces a mi tutor que a ese sujeto deslumbrante.
 
- Por cierto, Light, ¿no le reconoces? -preguntó mi profesor señalándome. ¿Eh? ¡¿Qué mierda?!
 
- Mmm...pues no me suena, aunque esos ojos azules... -comentaba Light mirándome detenidamente.
 
- Ker, fue uno de mis alumnos que ayudó en la misión de hace 2 días, ¿te acuerdas? -preguntó Mybe a Light.
 
- ¿En serio? ¿tan joven y logró sobrevivir? Veo que entrenas muy bien a tus alumnos -contestó alabando al profesor. ¡MIS HUEVOS! Mybe no me enseñó una mierda.
 
- ¡Bueno! ¡Ha sido un placer, Light! ¡Pero llego tarde a clase! ¡Adiós! -exclamé contento. No podía permanecer más tiempo en ese lugar, mi cuerpo no me lo permitía.
 
- Eso, que luego no quiero llantos por si te ponen una falta por llegar tarde -comentó serio el tutor. Empezé a caminar y me detuve justo delante de la puerta...no podía creer lo que había pasado. Entré dentro, caminaba bastante despacio, me dirigí a los aseos de la primera planta. Me senté en un inodoro, no había nadie en el baño para hombres. Empezé a llorar y a sentirme mal, no había sentido tanta tensión desde hace años...desde aquel día. Estuve varios minutos hasta que me tranquilicé, no podía llegar tarde a clase, menos mal que siempre vengo 10 minutos antes de que empiezen las clases. Me lavé la cara con cuidado de no manchar el maquillaje que cubría mis ojeras. Salí del baño, me dirigí a la clase. Hoy había Historia pero esta vez relacionado ya con los superhéroes, o eso nos dijo el profesor. Quiero saber qué explicará. Me soprendí mucho al entrar y ver a Elton con mechas rojas, su pelo antes era rubio, a diferencia de Danny él tenía el pelo corto y liso. Le quedaba bien pero no me resistí a hacer bromas.
 
- Creo que tienes aún un poco de magma en la cabeza -le comenté de broma.
 
- ¡CÁLLATE! ¡No quiero escuchar ni una palabra proveniente de tí! -me exclamó enojado Volcanux.
 
- No es magma, Ker, es parte de su cerebro que se le ha salido por que no tiene nada en su cabeza -dijo Tobías bromeando.
 
- Ah, ¿qué Elton tiene cerebro? -pregunté medio de broma y medio enserio.
 
- Tsk. ¿Podéis callaros?. Estamos en clase -contestó Elton enojado.
 
- Nos callaremos cuando digas quién te ha hecho eso en el pelo -comenté.
 
- FUE SARA, ¿VALE? -contestó el niñato levantándose de la mesa.
 
- ¿Quién es Sara? -preguntó Beatriz.
 
- Sara es la novia de Elton -contestó Danny con tranquilidad.
 
- ¡NO ES MI NOVIA! ¡Y CALLAOS! -gritaba Volcanux.
 
- Aún no es su novia -respondí yo. Nuestro monólogo fue interrumpido por el profesor de Historia que cerró la puerta de golpe.
 
- Sentaos, vamos a comenzar la clase -comentó serio nuestro profesor. Lo bueno de esta clase de Historia, es que las enseñanzas son muy efectivas, gracias al profesor que es el héroe de nivel C conocido como "Old Reminder". Su habilidad es recrear sucesos de los cuales ha leído gracias a su mente, el cual genera que el sitio dónde esté cambie al lugar al que quiere ir y explicar. Vemos como suceden las grandes batallas, tratados de paz, descubrimientos de nuevos mundos, como si fuera una película en la que estábamos, como si fuésemos parte de esa realidad, es una auténtica pasada.
 
- Hoy vamos a ver un tema relacionado con los superhéroes. Pero antes de pasar con esto, voy a haceros una pregunta. ¿De dónde creéis que vienen nuestros superpoderes? -preguntó el profesor.
 
- ¿De la genética? -preguntó Wolfan.
 
- No, mis padres son personas normales y yo tengo superpoderes -contesó Beatriz a la pregunta del hombre lobo. La verdad, yo también me lo pregunto, hace 6 años descubrí mis poderes, no sabía que antes los tenía, si lo hubiera sabido antes...
 
- La respuesta es...piedras -respondió con entusiasmo Old Reminder.
 
- ¡¿Piedras?! ¡No me jodas! -exclamó sorprendió Elton.
 
- ¡Shh! si sigues diciendo esas palabras te echo de clase  dijo el profesor callando a Volcanux.
 
- Bueno, como estaba diciendo, hace millones de años, el ser humano se encontró con una piedra especial, esa piedra se llama "físmitia" -explicaba detenidamente el profesor mientras con su habilidad nos "teletransportó" al pasado. Podíamos ver a varios Homo Neanderthalensis decubrir esta roca. La roca era normal, pero tenía rayas que se iluminaban, como si fuera energía, las que encontraron ellos eran de color azul.
 
- Como veréis las físmitias tienes rayas de energías, su color es variado dependiendo del continente. Hay tanto verdes, amarillas, como rojas, pero su poder sigue siendo el mismo -siguió explicando Old Reminder mientras nos enseñaba varias rocas físmitias de distintos colores.
 
- Las físmitias son diferentes de las demás, debido a su poder único, hay arqueólogos que consideran que tienen "mágia", ya que estas piedras al estar en contacto con el aire, desprenden un polvo del color de su energía. Ese polvo se metió en el organismo de los seres humanos de hace trillones de años. Dando lugar a que tuviesen habilidades diferentes -comentó serio nuestro profesor. Mostraba cómo estos Homo Neanderthalensis conseguían poderes gracias al "polvo mágico" que desprendían las piedras. Unos tenían poderes de hielo, otros levitaban y se peleaban entre ellos para comer carne cruda.
 
- Tras descubrir esto, varios humanos intentaron ser superiores con este poder. No estaban satifechos. Por lo que se comieron estas piedras en dosis pequeñas. Esto hizo que todo sus cuerpos mutasen, a lo que hoy en día se conocen como... -explicaba el profesor hasta que fue interrumpido.
 
- Seres antropomórficos -comentó Wolfan.
 
- Exacto. La avaricia humana hizo que se convirtieran en unos nuevos seres, más fuertes y más ágiles, con poderes. Tras esto, la humanidad evolucionó, nos encontramos ahora en la "Epoca de la Industrialización". Los humanos descubrieron que no solo estas piedras sirven para conseguir poderes, sino también, para conseguir metal y nuevos productos resistentes -continuaba con su explicación Old Reminder. Nos enseñó esta vez a personas vestidas con ropas del siglo XVIII trabajando en varias factorías de construcción desactualizadas.
 
- Gracias a ello, en tan solo un siglo, la sociedad consiguió obtener edificios avanzados, nuevas armas para las futuras guerras entre muchos más beneficios. Sin embargo, este hecho hizo que estas piedras empezaran a escasear. Las físmitias son como el petróleo, cuestan mucho dinero y no quedan muchos sitios donde se encuentre nueva materia prima. Actualmente, la físmitia es la piedra más costosa del mundo. Aún así, altos cargos del gobierno como militares tienen cargamentos llenos de estas rocas valiosas, solo lo utilizan para construir nuevas armas. ¿Alguna pregunta? -preguntó el profesor después de parar con su "proyección".
 
- Sí, yo tengo una...¿estás diciendo que esas piedras contenían una especie de virus que hizo que todos tuviéramos poderes? -preguntó extrañado Elton. Muy buena pregunta Elton, me sorprende que lo hayas dicho tú.
 
- En efecto, es lo que estoy diciendo -contestó el profesor.
 
- Pero...eso quiere decir que las personas "normales" también tienen...¿poderes? -preguntó dudosa Kand-Y.
 
- Exacto. Todos estamos infectados, pero para activar estos poderes, se necesitan emociones fuertes, como por ejemplo, sentir una gran ira, tristeza, miedo...incluso felicidad. Hay personas que lo logran desperar y hay otras que no, llamando a las últimas, "gente normal" -explicó de forma sencilla Old Reminder. Ahora entiendo por qué hay gente que despierta sus poderes de pequeños incluso de mayores, ya casados y con hijos. Por eso yo conseguí mis poderes aquella vez, por todos mis sentimientos encontrados. Yo...no sé cómo sentirme al respecto. Ahora que lo pienso, ¿eso quiere decir que Marissa y Ethan pueden tener poderes? Me gustaría ver eso. Acabaríamos todos contra Light Layer en familia.
 
- ¿Pero de dónde vienen esas "físmitias"? -preguntó Tobías interesado.
 
- La explicación lógica es que se crearon aquí, en la tierra, como los árboles, agua, algo que creó la naturaleza. También hay teorías de que son restos de meteoritos provenientes de otro planeta. Bueno, siempre hay paranóicos y conspiradores en todos los lugares -respondió el profesor mientras se reía de lo que había dicho.
 
- Yo no entiendo algo...¿estos poderes al final no son genéticos? Y si no lo son....¿Cómo es que hay gente con poderes después de millones de años? Añadiendo el hecho de que dices que hay escasez de estas piedras -preguntó Danny.
 
- No, los poderes de las físmitias no se pasan por genética. Como en el caso de Beatriz, ella tiene poderes pero sus padres no. Sin embargo, lo que sí se pasa son los genes de los seres antropomórficos, por eso hay millones de ellos a día de hoy, como nuestro compañero Wolfan. Y respondiendo a tu última pregunta, es debido a que el aire que respiramos lleva esos famosos "polvos mágicos". Todos los edificios del mundo, están construidos con fibras de físmitias, las cuales liberan este polvo pero en pequeñas sustancias y mezclado con el aíre, hace que sea completamente invisible -explicó sin dificultad el profesor.
 
- Creo que...estoy traumado -comentó de broma Tobías. Descubrir la verdad acerca de nuestros poderes fue...dificil de asimilar. Me esperaba algo más normal, no que fuese un virus. Después de resolver más dudas acerca de eso y tras pasar las siguientes 2 clases, llegó la hora del receso. Tenía pensado ir ahora a que me reparasen el traje y como Tobías también tenía roto su traje decidí hablar con él.
 
- Hey, Tobías. Voy a llevar el traje a reparar, ¿me acompañas? -le pregunté.
 
- ¡Claro! Iba a hacer lo mismo ahora -me contestó con una sonrisa. Nos dirigimos hacia la recepcionista, le preguntamos dónde se encontraba la sala de reparaciones. Después de unos minutos, encontramos el lugar gracias a sus indicaciones. El sitio estaba lleno de trastos y chatarra, había una puerta trasera donde se oía ruido. Imagino que allí es donde construyen y reparan nuestros trajes. Nos atendió un hombre mayor con barba y gafas. Tenía ropa azul, típica de un reparador.
 
- Perdonad chicos, estaba ocupado. ¿Necesitáis algo? -nos preguntó el señor.
 
- Sí, te traemos estos trajes por si los podías reparar -dije poniendo nuestros trajes encima de una mesa de metal que había en ese sitio.
 
- Claro, no será problema. Eso sí, tendréis que esperar un par de horas ya que tengo otros pedidos supongo que...sobre las 6 de la tarde estarán listos. Pasaos por esa hora y os daré los trajes reparados -nos explicó el reparador. No me hacía gracia tener que ir por la tarde, me apetecía estar en mi casa jugando con Ethan, pero bueno, es lo que hay.
 
- Oye, Ker...con esas gafas, ¿no te recuerda a Edward? -me preguntó susurrando Tobías. La verdad, es que se parecían mucho.
 
- Ah, eso es por que yo soy su padre. ¿Estáis en la clase de mi hijo? -nos preguntó el hombre. Tobías, deberías de aprender a hablar más bajo.
 
- Sí, estuvimos en una misión con él, sus poderes fueron de gran ayuda -le contesté.
 
- Obviamente, le he enseñado lo mejor. Por cierto, ¿luego le podéis decir que se pase por aquí? Que le tengo que dar su traje, me he esforzado mucho para que esté orgulloso de mí -comentó con pasión el padre de Edward.
 
- ¡Claro! -afirmó Tobías. Después de decir eso, nos fuimos del lugar. Sonó el timbre, el receso había acabado. Nos encontramos con Edward de camino, le contamos lo de su padre y se dirigió corriendo al lugar de reparaciones. Ahora hay "Habilidades en Uso", mis compañeros estaban ilusionados y ansiosos por que les tocasen una misión, yo no compartía ese entusiasmo. Tenía aún heridas y mi traje estaba fuera de servicio, no creo que me tocase hacer otra misión, pero la duda estaba ahí. Nuestro tutor es tan cabrón que no sé que esperar de él. Cuando nos sentamos todos, Mybe empezó la clase.
 
- Bueno, ¿quién quiere ir en una misión conmigo? -preguntó mientras que comía un donut de chocolate. La mayoría de la clase levantó la mano. Los únicos que no la levantamos fuimos Danny, Elton, Beatriz y yo. Se notó los traumas que pasamos.
 
- Genial, por que solo 4 de vosotros van a ir. No irán tanto los que estuvieron en una misión conmigo como los que tienen roto su traje -explicó Mybe mientras nos miraba a Tobías y a mí.
 
- A ver, tú, tú, tú y...tú -dijo el profesto señalando a DeathDolly, Edward, Wolfan y a Kand-Y.
 
- Los demás ya sabéis a dónde tenéis que ir. Bueno, dadle al botón verde, el tiempo es oro -comentó nuestro tutor mientras apretaba el botón. Tanto él como los cuatros se teletransportaron. El resto nos dirigimos al gimnasio de la planta uno. Allí estaba la profesora Elizabeth, una genía de la tecnología cuya especialidad son los androides. Ella crea androides de combate para que entrenemos, ¿no es genial?
 
- ¡Buenos días! ¡Oh! Veo que hay caras nuevas. No os preocupeis que os voy a explicar cómo funciona todo -comentó la profesora mientras miraba a los 4 que estuvimos en la anterior misión con Mybe. Ahora que me fijaba más en ella, tenía el pelo rizado de color blanco con mechas azules, tenía gafas onduladas, llevaba puesto una vata de laboratorio. Nos enseñó varios androides, eran de color gris, la profesora nos decía que estaban hechos de "tecnología de reparación", la cual consistía en que si varias partes del cuerpo de estos androides se rompen, se reparan automáticamente. También, Elizabeth tiene un dispositivo que regula el nivel de poder de esos seres. Nos dijo que nos lo pondría en el nivel 2 para nosotros los nuevos.
 
- Y ahora, vamos a divir el gimnasio en 4 partes. Haréis grupos de cuatro personas y elegiréis en que parte del gimnasio estar. Vuestro trabajo será derrotar en equipo varios de mis androides -explicó Elizabeth al grupo. Lo bueno es que podemos elegir entre nosotros con quién queremos estar, me dirigí hacia donde estaba Danny para que se uniera a mi equipo pero Elton le agarró de la mano y se lo llevó. Se dió la vuelta y me miró con una sonrisa de triunfo, estaba diciendo: " Danny es mío, jódete" solo con esa sonrisa. No me hubiese molestado si no hubiera repetido lo mismo pero con Tobías. Ese cabrón me estaba robando a mis compañeros. Me alegré de que el otro amigo de Elton se les uniese, creo que se llamaba Paul, por que ya me hubiese pegado con ese bastardo si me hubiese quitado también a Beatriz. Beatriz se dirigió a mí y me habló.
 
- Oye, Ker, ¿formamos grupo?  me preguntó.
 
- Claro, sólo necesitamos a 2 personas más. Oye, tú -dije mientras señalaba a Carol.
 
- ¿Qué quieres? No me dirás que me una a tu grupo para que me controles de nuevo, ¿verdad? -preguntó Carol algo enojada. Parece que no superó lo del orfanato.
 
- En efecto, quiero hacer eso mismo -contesté con sinceridad. Carol empezó a hablar con los demás compañeros, todos hicieron sus grupos y no la querían meter, al parecer no les gusta su personalidad, lo que es muy normal.
 
- Vale...me uniré con vosotros... -dijo Carol desanimada. Su color de piel cambió a azul oscuro. Bien, ahora solo necesitamos a alguien más, parece que la chica de pelo castaño estaba sola. Cruzamos miradas, ella apartó su mirada rápidamente. Supongo que es tímida, pero no hay problema con eso. Me dirigí a donde estaba.
 
- Oye, ¿cómo te llamas? -le pregunté.
 
- Yo soy...Ruth -me contestó tímidamente.
 
- Bueno, Ruth, ¿quiéres unirte con nosotros? Necesitamos a una persona más, por si quieres -le dije sonriéndola. Necesito que confie en mí, así, podrá dejar de ser tímida, al menos cuando esté cerca de mí, quiero que se sienta segura, todo sea para lograr este trabajo.
 
- Vale -contestó decidida. Nos pusimos finalmente en nuestra parte del gimnasio. Del suelo salieron barreras de energía que dividían el campo, también salieron del suelo numerosos androides.
 
- El combate empezará en 5 minutos. Mientras, podéis hablar con vuestros compañeros para hacer tácticas -comentó nuestra profesora.
 
- Vale, escuchad, vamos a hacer equipos de 2. Beatriz, Carol, vosotras estaréis juntas. Vuestros poderes son perfectos para combinarlos. Mientras que Ruth y yo estaremos en otro grupo. Por cierto, ¿cuál es tu poder? -pregunté a la chica tímida.
 
- Mi poder consiste en...quitar energía a los demás, gracias a ello, me fortalezco y puedo ser casi indestructible -contestó Ruth. Su poder era muy curioso además de peligroso. Si nos quita energía nos dejaría sin poder luchar, por eso, ella tiene que ser la que de el golpe final a los androides.
 
- ¡Qué empiece la batalla! -gritó emocionada nuestra profesora. Los androides vinieron hacia nosotros a una gran velocidad.
 
- Beatriz, haz que Carol congele a esos androides -dije mientras señalaba a nuestros rivales. RoseRobot tocó el hombro de Carol o "emociones locas", me gusta ese apodo, el color de su piel cambió a azul. Consiguió congelarlos mientras que gritaba del miedo, después yo los rematé convirtiendo mi mano derecha en una espada de energía. Acabamos con la primera ronda. Después de alrededor de unas 20 rondas, más o menos, la profesora nos subió el nivel de los androides. Ahora son de nivel 30. Los androides se juntaron y empezaron a fusionarse hasta crear una especie de Golem gigante hecho de androides.
 
- ¡¿QUÉ MIERDA ES ESO?! -gritaba "emociones locas".
 
- Eso da...mucho miedo, ¿qué haremos? -preguntó asustada Ruth.
 
- Muy fácil, iremos a por él. Y tú darás el golpe final -comenté señalando a la chica tímida. - Lo primero que hay que hacer es frenarlo, por eso congelaréis sus piernas, yo las destruiré, cuando se caiga, Ruth absorverá nuestra energía y destruirá a ese Golem -expliqué el plan a las chicas. Beatriz y Carol cumplieron con su parte. Cuando destruí las piernas de ese bicho robótico gigante, grité a Ruth para que hiciese su absorción de energía. Podía ver comos sus manos recopilaban parte de nuestra energía que salía de nuestro cuerpo, era como un polvo blanco. Después de eso, Ruth se abalanzó contra el Golem y de un puñetazo lo destruyó. Tembló todo el gimnasio por el impacto. Comprobaba si podía utilizar mis poderes, me costaba. Esta habilidad que ella tiene...es demasiado peligrosa, menos mal que quiere ser una superheroína y no una villana. Lo pasaría muy mal enfrentándome a ella. La clase acabó, pude ver a Tobías y a Danny con heridas además de que discutían con Elton, por lo visto, los había liderado muy mal, sobre todo contra el Golem. Me lo esperaba. Tras acabar las siguientes 2 clases, me dispuse para irme hasta que vino Tobías a mi mesa enseñándome su móvil.
 
- ¡Hey, Ker! ¿Me das tu número de teléfono? Para quedar juntos e ir a por nuestros trajes reparados -me preguntó emocionado Gryn Syld.
 
- ¿Os vais a dar vuestros números? ¡Yo también quiero! -exclamó contento Danny sacando su móvil de su bolsillo.
 
- ¿Puedo tener también vuestros números? -preguntó Beatriz acercándose hacia nosotros.
 
- ¿Y si hacemos un grupo con todos los de clase? -preguntó Wolfan emocionado, podía ver como daba vueltas su cola. Y yo me pregunto, ¿no se supone que no se pueden llevar los móviles a clase? Con la tonteria tuve que dar mi número a casi toda la clase. Luego vi en mi móvil, ya una vez en casa, que habían creado el grupo, se llamaba "Grupo de héroes en desarrollo.1ºC". Muy cutre el nombre. Quedé con Tobías a las 5:50 en la entrada de la Academia Heaven. Me puse mi sudadera de color azul claro la cual llevaba unas palabras que ponían "Never Give Up" de color blanco en la parte de alante, luego me puse mis vaqueros, mis deportivas de color blanco con tonos grises y por supuesto, mi cinturón de contención. Llegué a la academia justo a tiempo, Tobías ya estaba allí.
 
- ¿Te he hecho esperar mucho? -pregunté.
 
- Nah, acabado de llegar -me contestó Tobías. Fuimos a visitar al padre de Edward, nos dió nuestros trajes. Después de materializarlos, nos disponimos a irnos del lugar hasta que Mybe nos detuvo.
 
- Mira, allí están los superhéroes encargados de proteger la maleta. Te los presento, el es Ker y su amigo es Tobías -explicaba nuestro tutor mientras se apoyó en nosotros. Delante de nosotros había un hombre trajeado, bastante elegante, sujetaba una maleta de color metal.
 
- Será una broma, ¿verdad? Me prometieron que me resguardarían superhéroes...no niños -dijo de forma despectiva el hombre del maletín.
 
- Verás, los héroes de aquí tienen que dar clase, yo también, intenté hablar con Light Layer esta mañana pero me dijo estaría ocupado. Y estos, son 2 de mis mejores alumnos, les he enseñado bien, este chico salió en las noticias y todo -comentó Mybe poniéndome su mano en mi hombro derecho. Así que por eso estaba Light esta mañana. ¿Tan importante es ese maletín para que nosotros lo protegamos? Además, qué casualidad de que estuviera aquí Mybe, es un bastardo con suerte.
 
- No, no es casualidad, hablé antes con el hombre que os atendió y le dije que os diese esta hora para que viniéseis. Para que hagais esta "misión secreta". Por cierto, recordad llevar vuestros auriculares esta vez, nunca se puede estar seguro -nos comentó nuestro tutor susurrándonos. ¿Desde cuándo este cabrón puede leer mentes?
 
- Bueno, si no queda de otra, aceptaré vuestra ayuda -comentó serio el hombre trajeado.
 
- Lo que tenéis que hacer es seguir a ese hombre hasta que llegue a su destino. Quiero dejarlo claro, si pasa algo malo, no tenéis que proteger al hombre, sino a la maleta. Lo que contiene es muy valioso. Bueno, no creo que vaya a pasar nada, los únicos que conocen esta operación son los del alto cargo - comentó con tranquilidad Mybe. Me parece muy injusto no salvar al hombre. No sé si lo que dijo fue para probrarnos o no, pero yo lo salvaría de cualquier peligro, no quiero que los civiles sufran. El hombre trajeado salió del edificio, nosotros lo seguimos a unos 10 metros de distancia. Nuestra misión acababa de empezar. Estuvimos caminando por varios minutos por la ciudad, parecía que estuviéramos dando vueltas. No pasó realmente nada, hecho el cuál me preocupaba. Aún no entiendo por qué nuestro tutor nos encargó esta misión, somos unos novatos aunque nos hayamos enfrentado contra villanos. Tenía un mal presentimiento acerca de todo esto.
 
- Hey...¿estás bien? Pareces preocupado -me preguntó Tobías.
 
- Oh, no pasa nada, es que todo esto es muy extraño y hay algo que me inquieta... -contesté a su pregunta.
 
- A mi me inquieta saber qué es lo que llevará en la maleta. ¿Tú que crees que lleva? -me preguntó de nuevo Gryn Syld.
 
- Supongo que algo que sea bastante valioso como para que pidiera que le escoltasen superhéroes y no guadias normales -comenté. Llegamos al lugar donde tenía que entregar la maleta, era uno de los edificios de "Industrias Darke". Pasamos dentro junto con el hombre del maletín. La recepción era bastante grande, se notaba que era un lugar para descansar, había barra y todo. Al frente habían varios ascensores, el hombre del maletín se puso en frente de uno de ellos, pulsó un botón. Se abrió el ascensor donde habían 2 guardias en cada esquina. Se miraron entre ellos. Parecía que se conocían.
 
- Bueno chicos, gracias por vuestro trabajo. Ya habéis acabado, podéis volver a casa -nos dijo sin mirarnos el hombre trajeado.
 
- Se dice "Gracias" -comentó Tobías algo molestado.
 
- Vámonos anda -le comenté. Pudimos oír como se cerró la puerta del ascensor, nosotros nos dimos la vuelta y tras dar nuestro cuarto paso, los ascensores explotaron, haciendo que nos golpeara la onda expansiva. Me encontraba en el suelo, veía medio borroso, me dolía mucho la cabeza, me toqué ahí con mi mano derecha, luego me la vi, estaba llena de sangre. Mi ropa estaba chamuscada, tenía cortes en las piernas, me costaba respirar. Al lado mío se encontraba Tobías tumbado boca abajo, había un charco de sangre a su lado. Creo que...estaba muerto...no lo sé, tenía un pitido en los oídos que me hacía no escuchar bien. ¿Qué mierda ha pasado?. Me di la vuelta y vi restos de brazos y piernas en el suelo carbonizados, otros aún en llamas. Pude ver que el maletín estaba intacto. ¿Por qué? ¿POR QUÉ? ¿QUÉ HA PASADO? No, no puedo alterarme ahora...tengo que...
 
- K....Ker.... -dijo susurrando Tobías. Me giré para ver a Tobías, me dispuse a caminar pero me caía constantemente, logré acercarme y darle la vuelta.Su nariz no paraba de sangra. Estaba vivo. Me dispuse a contactar a Mybe por los auriculares.
 
-My...be...todo...se ha ido a la mierda -comenté cansado. Había mucho ruido de fondo, creo que con la explosión quedaron sin utilidad. Recordé las palabras de Mybe, lo importante es el maletín. Me volví para ver dónde se encontraba y...no estaba, había desaparecido. Yo estaba poniéndome histérico, quería gritar, quería llorar. Miré a todas las direcciones hasta que observé a otro hombre trajeado, tenía un traje de color blanco además de un sombrero bombín del mismo color. Este hombre se paró, giró su cara para verme. Su piel era de color gris, podía ver que tenía marcas de garras en su cabeza, pero no eran superficiales, podía ver parte de su cráneo, el esqueleto. Tenía un ojo de color morado y el otro amarillo. Ese hombre, me sonrió y siguió caminando. Hijo de puta, ¿crees que te voy a dejar irte? Quería ir hacia él pero mi cuerpo me falló, me caí, mi cabeza me dolía, todo me daba vueltas, no podía ver bien...tenía sueño....pero....no...no podía escapar....¿Este sería mi final? Yo...no tengo fuerzas.... me desmayé.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo