Be.T.Z-7

Géneros: Espiritual, Fantasía

¿Cual es el precio de tu vida? imagina un deseo para alguien mientras lo pagas con lo más importante que tienes, me temo que no es tu computadora o celular con el que estás leyendo esto, es tu vida la que más importa ¿El amor es lo suficiente para entregar tu vida entera? ¿Te dan gotas de amor?. Este libro habla de una gran farmacéutica que promete cumplirle un deseo a una persona a cambio de ti ¿Cuales son las consecuencias?

Día 1

Be.T.Z-7

visibility

158.0

favorite

1

mode_comment

0


Día 1
Estoy esposado por la espalda, dos hombres de 2 metros me empujaban por la cintura, los pasillos son eternos, tampoco es que pueda ver bien por donde voy, la morfina y la anestesia de la operación reducen mi capacidad de percepción, llegamos a mi nueva casa, una celda de 4x 4, totalmente vacía, no hay nada, ni una cama, ni un baño, absolutamente nada, solo un cuarto color blanco y frio.
De una patada me meten a la celda, yo atontado caigo sobre mis rodillas, los guardias cierran la enorme puerta de metal, solo tiene dos compartimientos, una rendija donde me quitarán las esposas y otra donde se me suministre el Betz-7, un medicamento experimental que permitirá a la compañía farmacéutica a la que me he vendido, rata de laboratorio me convertí.
Los guardias al ver que no me levantaba rápido, presionaron un botón que electrifica el piso, yo me levanto de un brinco dando saltos ridículos hasta que llego al compartimiento, el único lugar donde no hay choques eléctricos, me giro para que me quiten las esposas, solo escucho el clic y el compartimiento se cierra
Me quedo inmóvil, pues no sé si el piso está electrificado, pongo un pie fuera del espacio seguro, no siento nada, pude caminar por el cuarto lentamente comprobando que ninguno tuviera corriente, detrás de mi escucho como se abre la compuerta de la dosis, del otro lado está la persona por lo que hago todo esto, mi mundo, mi presente, mi pasado y mi futuro, Gine; ella usa un vestido rojo eléctrico, está sumamente hermosa y tiene las manos en la espalda.
Me acerco con gran alegría
Mi amor, que gusto de volver a verte, te amo, ¿Qué te han dicho?, ¿Sabes cuánto va a durar mi estadía como sujeto de pruebas?
A mi también me da gusto de volverte a ver mi amor- dice con su voz profunda y sexi- la verdad no me han dicho nada, pero me dijeron que esto durará unos días tal vez
Bueno, todo sea por ti-
Se enciende una luz roja, no entiendo que pasa
Me dio gusto verte, creo que la primera vez no puedo estar tanto tiempo aquí- dice Gine- así que abre la boquita mi amor
Su mano con un gotero atraviesa a mi celda, me lo introduce en la boca y aprieta la goma, del gotero comienzan a caer las deliciosas gotas del Betz-7, cada una de las gotas saben distinto, siete gotas con sabores diferentes, la primera sabe a café, la segunda sabe a vainilla, la tercera a chocolate, la cuarta a fresa, la quinta a menta, la sexta a whisky, la última un sabor indescriptible. En cuanto termina de darme el gotero trato de tomarle su mano, pero ella la quita rápidamente
No contacto físico- dice Gine
Lo entiendo-
Te amo mi amor, vendré al rato-
Yo también, aquí te espero-
Ella se retira lentamente mandándome besos por la escotilla, hasta que la pierdo de vista, me siento extasiado, feliz, como drogado, ¿es por el Betz-7?, porque amo a Gine, ¿ Será por qué Gine tendrá pagada la universidad después de esto?, no tengo ni idea, al principio la propuesta de Gine no se me hizo buena, someterme a una prueba experimental de un nuevo medicamento que provoca “amor”, eso es subjetivo, no puedes crear el amor a base de químicos, eso lo sabe cualquier psicólogo. En fin, ¿Qué es lo peor que puede pasar?, solo serán unos días en esta oscura y lúgubre habitación
Me acerco a la compuerta de medicamento, me doy cuenta de que está abierta, la empujo, al menos una ventana dentro de esta celda, sigo sin entender la razón del encierro, no importa, despues de todo es por un bien mayor, suspiro exageradamente, pero una voz se escucha
Hey, quieres hacer silencio, aquí tenemos una fiesta-
Me sorprendo, casi pego un salto, comienzo a ver por el pasillo, pero no hay nadie
A tu izquierda-
Volteo, solo para ver la cabeza de una mujer con cabello enmarañado color oro, unos lentes de fondo de botella evidentemente cuarteados, dientes con frenos y unos colmillos afilados
Bienvenido extranjero- dice la mujer- ¿quieres te?, es lo único que hay aquí… ¿Qué?, cállate no le diremos
La mujer tiene un trastorno de personalidad terrible, como profesional de la salud solo le seguí la corriente
No señora muchas gracias-
No soy ninguna señora, soy la más guapa de este lugar… Ella no cuenta así que cállate… No les hagas caso cariño-
Me metí a la celda a esperar a que regresara Gine, pero escuché que la señora me llamaba
Nuevo, hey, tienes que saber que de aquí no sales… uy ya le dije…-
Me acerqué para cerrar la compuerta, pero ella dice algo antes de que cierre
Ella no volverá hoy, la sujeto I-9 te lo promete-
Cerré pero con una pequeña preocupación, no es más que eso, pero comenzaron a pasar las horas, creo que dormiré un rato, parece que tiene un punto…

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo