Cap 9. Fama Imprevista.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

143.0

favorite

0

mode_comment

0


Cuando perdí a mi familia, vi como personas llamadas "superhéroes", gente con poderes, no ayudaban a los civiles que se encontraban al borde de la muerte. Creía que todas los seres humanos con habilidades los cuales, los usasen para el bien, merecían morir. Sin embargo, hoy he tenido una experiencia...insólita. Tuve que proteger a una niña con poderes, además, el villano era alguien común y corriente. No se necesita ser alguien especial para hacer el mal. Esa era una verdad indiscutible. Pero entonces...¿a quién debo proteger? Yo quiero ayudar al necesitado. No me quiero convertir en un Ligth Layer 2.0. No quiero dejar a ningún ciudadano atrás. Yo protego a las personas indefensas...¿o a las débiles? Tras esta pregunta me levanté de la cama intrigado. No podía dormir, eran las 5 de la mañana. Lo único que estaba haciendo era...pensar. En este mundo cualquier ciudadano puede convertirse en un superhombre, gracias al virus. ¿Y si...Ethan o Marissa despiertan sus poderes? Ethan seguramente quería ser un héroe...como yo. ¿Acabaría...con él? No, no puedo considerar esa suposición. ¿A quién debo proteger? ¿Y si salvo a alguien que luego viene a por mí? No podía reflexionar con tranquilidad. Me tumbé de nuevo en mi cama. ¿Y si un compañero de clase estuviera en peligro? Recordé lo que intenté con Tobías, él...me salvó. Su ideología es salvar tanto a las personas que sean buenas como malas. Discrepo con ese pensamiento. La gente mala no debe ser socorrida. ¿Y si salvo solo a los que se lo merecen? Sí, esa es la respuesta que andaba buscando. Rescataré tanto a las personas sin poderes como a las que sí, pero estas últimas, tendré que juzgarlas para ver si merecen ser salvadas. No quiero tener problemas en un futuro y si es un...superhéroe...ja..jaja...JAJAJA. La solución...era obvia. Oí cómo se encendía la tele del salón. Supuse que seria Marissa, tampoco habrá dormido hoy. Me levanté. Me dirigí al salón. Mi madre estaba viendo las noticias. Estaba sentada en el sofá, en la mesa de enfrente había helado de chocolate. Ella tenía un cuenco con ese helado, se lo estaba tomando. Me senté a su izquierda.
 
- ¿Viendo películas románticas? -pregunté de broma.
 
- Ojalá, solo hay desgracias en el mundo -comentó sin apartar su mirada de la televisión.
 
- Qué me vas a contar... -contesté. Nos miramos. Nos empezamos a reír levemente, Ethan aún estaba en el quinto sueño. Nos divertíamos de nuestras desgracias, era una forma de autodefensa que Marissa y yo teníamos.
 
- Por lo que vi, salvaste a más personas, esta vez, niños. Era muy mona la niña que te alabó, creo que a Ethan le caería bien -opinó con naturalidad mi madre. Yo también lo pensaba, pero no se lo iba a presentar. No me fío. Puede que a Anna se le escape algo indevido.
 
- Bueno, es mi trabajo de superhéroe...salvo gente y tal -le respondí burlándome de ella.
 
- Me alegro mucho, de verdad, es mi labor como madre saber que sigues un buen camino...y tal -se burló ahora ella de mí. Mi sentido del humor se lo debo a Marissa, cuando vivía en el orfanato era...bueno, un chico sin causa, un caso perdido. Tengo miedo cuando...me reencuentre con mis antiguos compañeros de vivienda. En las noticias salió como primicia el evento de ayer. El gerente, Caleb, será condenado por delitos de abuso de menores, estará en la cárcel durante el resto de su vida...eso si los presos no lo matan. Al parecer varios de los trabajadores del orfanato, lo sabían. Serán condenados con una sentencia menor por encubrir un crimen. Aún están haciendo pruebas a los menores por si tienen enfermedades de...bueno, también todos tendrán un psicólogo, incluso están considerando llamar al superhéroe de nivel B "FlashBack" para que les quite esos recuerdos traumáticos. Ahora me entero de que existe una persona con un poder así. Afirmaron que cambiarían de trabajadores y harían nuevas reformas en el orfanato. Hasta que hagan esos cambios, los niños se quedarían a vivir en el resto de los lugares de acogida. Aseguraron que a partir de hoy, en Eustópolis, varios héroes, médicos y policías, se encargarán de controlar todos los orfanatos que existen, yendo una vez a la semana, para asegurase de que no ocurra nada grave. Medidas extremas para problemas extremos. Tras acabar de hablar de ese lugar, empezaron a hablar de...¿mí?
 
- El estudiante que aspira a convertirse en Superhéroe, "Bluedice", junto con sus amigos lograron descubrir y acabar con los planes del jefe del Orfanata Slyther -comentó una presentadora.
 
- Es verdad, Susan, ese nuevo justiciero ha participado en otros incidentes, como el del hotel de "Industrias Darke" e incluso en una de sus obras de construcción. ¿Podrá ser el nuevo Light Layer? -peguntaba con seriedad el otro presentador que acompañaba a la mujer.
 
- Light Layer también empezó siendo un estudiante de la "Academia Heaven" y consiguió su fama de igual forma que este nuevo Superhéroe. Es posible que pueda alcanzar ser nivel S, pero Light Layer es...irrempazable -contestó con ilusión y sonrojo a la pregunta de su compañero. Fangirl del señor luz, si supieras la verdad no pensarías de esa forma.
 
- No olvidemos que quién enseña a estos grandes jóvenes es el "Telequinético Carmesí", Mybe. Por eso son tan eficaces -alabó el presentador a mi tutor. Qué pereza me daba Mybe, de verdad.
 
- Ese tal "Mybe" me pareció muy confiable, me alegro de que lo tengas de profesor -se dirigió hacia mí Marissa con una sonrisa sincera.
 
- Tampoco es para tanto... -manifesté mis verdaderas emociones sobre lo que pensaba del profesor.
 
- ¿Qué? Pero si es gracioso y...guapo -opinó ruborizada. Esa frase me recorrió todo mi cuerpo como si fuera un escalofrío. Menos mal que le bloqueé.
 
- Mejor cambiemos de canal -obvié su comentario cogiendo el mando de la tele. Finalmente, llegó la hora de despertar a Ethan. Después de desayunar, vestirnos y preparanos, nos fuimos de casa. Una de las cualidades que tiene esta ciudad, es su publicidad. Hay edificios los cuales tienen pantallas digitales, allí salen anuncios de comida, electrodomésticos y demás. Me sorprendió verme a mí mismo en uno de esas pantallas.
 
- Más información sobre "Bluedice" será revelado...¡MAÑANA! -exclamó ilusionado la persona que prestó su voz para el anuncio. No sé como van a conseguir esa "información" si nadie ha contactado conmigo.
 
- ¡ALA! ¡SALES EN LA TELE! YO TAMBIEN QUIERO -gritaba apasionado mi hermano al verme en la pantalla grande.
 
- ¡Shhh! Habla más despacio o los demás nos oirán... -comenté asustado por el alboroto que creaba.
 
- Oh...perdón...  -se disculpó Ethan. Seguimos hasta llegar a su colegio. Vi como corría hacia la puerta ilusionado por encontrarse con sus compañeros.
 
- ¡Hola Ker! -me saludó amablemente Marco que se encontraba detrás mía.
 
- ¡Oh! ¡Marco! ¡Cuánto tiempo! -me sorprendió mucho, casi me daba un susto de muerte. Observé que no se encontraba Elton por ningún lado. ¿Habría venido solo?
 
- ¿Estás mirando por si está Elton? Me dejó en la puerta, se fue cuando te vio. Parece que no quiere hablar contigo -me explicó el niño. Típico de ese niñato de Elton.
 
- Así está bien -dije con sinceridad. No me apetecía pelearme con alguien a estas horas de la mañana.
 
- Te he visto en las noticias...bueno, más bien, es que...¡estás en todas partes! Solo quería comentarte que... ¡eres mi Superhéroe favorito! -declaró Marco con toda la felicidad del mundo. Eso...no me lo esperaba, me sentía alagado...supongo. Yo no quiero ser un héroe, hago esto por mis planes, ser alguien querido y famoso te abre las puertas de la destrucción.
 
- Oye, ¿y qué pasa con Elton? -pregunté tras venirme esta gran duda a mi cabeza.
 
- ¡EL ES MI SUPER HERMANO! -gritó contento Marco. Eso que dijo fue hermoso. Ya se lo comentaré a Elton...o puede que no. Sonó el timbre. Marco se fue a clases. Caminaba por las calles de Eustópolis, no paraba de ver mi traje en todos los sitios. Tablones de anuncios, pancartas que se encontraban pegadas en los autobuses, en más pantallas de distintos distritos... Pasé al lado de un quiosco. El señor vendía varios periódicos cuyos titulares ponían: "BLUEDICE CONMUEVE AL MUNDO". Sumado a una foto mía tomada en el Orfanto Slyther. Compré un periódico. La curiosidad se apoderaba de mí. En resumidas cuentas, contaba todo lo de ayer y alabando a Mybe...otra vez. Menos mal que no son caros por que sino... Conseguí llegar a clase. Nada más llegar, todos vinieron a por mí como hienas. Ya estamos de nuevo.
 
- ¿Qué has hecho? ¡Estás en todas partes! -me preguntó Danny.
 
- Ya ves, estaba esta mañana comiendo cereales y me salió un cereal con tu cara -comentó de broma Tobías.
 
- ¡Te has vuelto famoso! ¡Felicidiades! -me felicitó Beatriz.
 
- Yo no podría conseguir eso...doy miedo -aseguró DeathDolly con una mirada seria.
 
- Yo...también me alegro... -me dijo tímidamente Ruth.
 
- Solo eres un bastardo con suerte -opinó Elton. Tras llegar nuestra profesora de Lengua, nos sentamos.
 
- Hey...¿cómo es eso de lidiar con la fama? -me preguntó susurrando Danny.
 
- Es duro... -afirmé de broma. Tras acabar las 3 primeras clases, llegó mi momento favorito del día. El Receso. Aún no pude explorar todo este edificio, tenía pensando acabar con ésto hoy una vez por todas. Sin embargo, Beatriz se dirigía a mi mesa, me estaba mirando, algo va a salir mal.
 
- Oye ker...tengo unas amigas que te quieren conocer... ¿quiéres comer con nosotras? -me preguntó RoseRobot. Yo solo deseo investigar...dejadme en paz. Todos los del salón me estaban observando, no la podía rechazar, no quiero que me maten por rechazar una invitación de la chica más guapa de la clase. No obstante, tengo que decir algo para que me diga "no". El plan era invitar a más gente, sus amigas solo me quieren conocer a mí, podrían sentirse incómodas con la presencia de otros chicos y...de una chica. Podrían creer que tuviese novia. Beatriz, es amable y simpática. No creo que acepte lo que le voy a decir por si sus amigas se sienten mal.
 
- Voy pero con una condición. Se tienen que venir, Danny, Tobías, Elton y...Ruth -le expliqué seriamente. Otra ventaja con esta idea era que los que he nombrado deberían de estar de acuerdo, si alguien no quería ir, yo no iría. Puse a Elton por que sé que no quiere saber nada de mí. Dirá que no.
 
- ¡De acuerdo! A mis amigas les encanta conocer personas nuevas. No hay problema, ¿os venís? -preguntó Beatriz al resto ilusionada. Mi teoria de que las amigas estarían incómodas se fue a la mierda. Solo me queda esperar a que Elton rechaze la oferta.
 
- Por supuesto, ¿cómo te voy a rechazar? -contestó Tobías de forma galán.
 
- ¡Claro! -exclamó feliz Danny.
 
- Por mí...también... -dijo cabizbaja Ruth. Elton faltaba por contestar. No me falles.
 
- Voy -contestó seco Elton. HIJO DE TU MADRE. Ahora hablaré contigo seriamente.
 
- ¡Genial! Pues...¡vamos! -dijo Beatriz. Me levanté de mi sitio...obligado. Quería buscar a alguien que pudiese decir "no", pero nadie me veía o ya se habían ido algunos de mis compañeros. No obstante, Leo me miró, luego a Beatriz y después a mí otra vez. Su mirada era de cachorrito perdido que está debajo de un gran chaparrón. Quería venir.
 
- Ahg...oye Beatriz, también se tiene que venir Leo -señalé a Leonardo mientra se lo dije a RoseRobot.
 
- ¡No hay problema! -exclamó ella sonriendo.
 
- Gracias... -me agradeció Leo. Ibamos caminando por los pasillos. Beatriz y Ruth se encontraban delante, en el medio estaban Danny, Tobías y Leo hablando sobre videojuegos, detrás de ellos, al final, Elton y yo.
 
- ¿Por qué has aceptado su invitación? Deberías de haber dicho que no -pregunté enojado.
 
- Oh...perdóname por no poder leer mentes -me contestó Elton burlándose de mí.
 
- ¿Por qué vas? -le pregunté de nuevo.
 
- Por las chicas -afirmó de forma seria.
 
- ¿Pero tú no tenías a Sara? -le pregunté esta vez enojado.
 
- ¡SARA NO ES MI NOVIA! -gritó furioso Elton.
 
- Espera...¡¿Aún no sois pareja?! -se sorprendió Tobías girándose para hablar con nosotros.
 
- TU DATE LA VUELTA Y CAMINA. BASTARDO -gritó con más furor Elton. Tras varias burlas y risas, llegamos al comedor de la academia. En una mesa estaban sentadas 4 chicas. Eran las amigas de Beatriz. Una de ellas tenía gafas, otra pelo largo y anaranjado. Las 2 que quedaban eran...¿gemelas?
 
- ¡Hola chicas! Me acompañan compañeros de mi clase...además de... -no pudo acabar la frase RoseRobot ya que sus amigas chillaron al verme.
 
- ¡¿ERES BLUEDICE?! -preguntó fangirleando la chica de las gafas.
 
- ES MAS GUAPO DE LO QUE CREÍA -me alabó la amiga de pelo anaranjado.
 
- Parece... -dijo una de las gemelas.
 
- Interesante... -acabó la frase la otra gemela. Eso dió miedo. Hacían tanto ruido que, el resto de personas que se encontraban en el comedor, empezaron a mirarnos.
 
- Ese chico de ojos azules...¿Es Bluedice? -preguntó un alumno intrigado al ver esta escena. Vi a otros alumnos sacar sus móviles y apuntarlos hacia mí. ¿Me iban a sacar fotos? ¿Es que en esta escuela no enseñan lo de "Identidad Secreta"? Me obligaron a pulsar mi cinturón y ponerme el traje. Una vez que estaba ya en modo superhéroe, todos empezaron a gritar como si fuese un concierto de Rock.
 
- DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿ESTO ES UN SUEÑO? -exageraba otra alumna que se desmayó de la emoción. Se acercaban uno a uno hacia mí, sin darme cuenta me vi rodeado.
 
- ¿Nos hacemos una Selfie? -preguntó otro chico haciéndome una foto sin mi consentimiento.
 
- TE QUIERO -me gritaba otra alumna a mi pobre oído izquierdo. Sentí que alguien me mordió el hombro.
 
- ¡HE MORDIDO A BLUDEDICE! ¡SIIIIIIII! -gritaba una chica como si hubiera ganado las elecciones. Me estaba agobiando. Esto de ser una persona famosa es muy duro, no me gusta. Invaden mi espacio personal. Necesitaba ayuda. Para mi sorpresa, Danny me ayudó elevándome con uno de sus tornados verdes hacia arriba y me dirigió hacia la puerta de salida.
 
- ¡Lo siento, Ker! No pensé que pasaría esto... -se disculpaba a lo lejos Beatriz. Tonta, no digas mi verdadero nombre delante de estos seres. Empezé a huír del lugar. Qué bien me vendría el poder de Edward para que me hiciera invisible con su poder de crear ilusiones. No paraba de correr, los alumnos de otras clases se soprendían al verme y me perseguían. Tenía que quitarme el traje. No sé cómo lo hice pero acabé en un callejón sin salida. Era un pasillo que acababa con una ventana de vidrio. Habían 4 puertas en ese pasillo, estaban cerradas. Voy a morir por la culpa de mis estúpidos fans. Oí como llegaban, más de 30 personas se pararon en frente de mí. Podría romper el vidrio pero no quiero que me explusen de la academia. Sin embargo, se quedaron extrañados.
 
- Juraría que se había ido por aquí... -afirmaba uno de mis acosadores.
 
- ¡Vayamos por aquí! -señaló otra chica en la dirección contraria. ¿No me podían ver? ¿Por qué? Tras irse todos me senté en el suelo para descansar. No deseo esto a nadie...bueno sí, a mis enemigos, que se jodan. Apareció un alumno, parecía mayor que yo. Su pelo era de color marrón, lo tenía rapado de los laterales llevando una cresta pero de poco volumen. Sus ojos eran del mismo color. Se notaba que iba al gym, intimidaba. Se acercó a mí despacio.
 
- Ya se han ido, puedes quitarte el traje. Ahora seguro que no te perseguirán más -me explicó ese chico de forma agradable. Si es buena persona y todo. Me levanté, me quité el traje, le estreché la mano.
 
- Gracias...no sé que habría hecho sin tu ayuda -le agradecí con sinceridad.
 
- No te preocupes, no fue nada -me contestó con una sonrisa.
 
- Por cierto, ¿qué has hecho para que no me viesen? -le pregunté interesado.
 
- Bueno, mi poder consiste en hacer invisible lo que veo. Obvio, también puedo ver lo que haga desaparecer de la vista -me contestó tranquilo. No me tenía que explicar nada más, era evidente lo que hizo.
 
- Por cierto, ¿qué hacías con el traje puesto? Sabiendo que eres ahora famoso -me preguntó intrigado el chico.
 
- Se resume en...que quería explorar esta academia y...no me dejaron -expliqué un tanto triste.
 
- ¿Sabes? Te puedo guiar si quieres. Soy de segundo año, me sé todo de este edificio. Es interesante, ayer tuve que acompañar a otro alumno de primer año -me comentó de forma casual. Espera, no puede ser.
 
- De casualidad esa persona no se llamaría "Danny", ¿verdad? -le pregunté algo inseguro.
 
- Pues sí, es un buen chico, le veo potencial como héroe, ¿es que lo conoces? -me preguntó algo más animado. No me jodas, acabo de conocer al novio de Petra.
 
- Va a mi clase... -le respondí en shock. Las casualidades que tiene la vida. El novio de Petra se llamaba John. Fue muy interesante y divertida la guía turística que me hizo. Al fin, tardé una semana pero ya he recorrido toda la Academia Heaven. Danny estaba en lo cierto, era buena gente, su carisma era muy fuerte. Me dejó en la siguiente clase, que era "Precaución de Habilidades". Tardaron unos minutos en venir el resto al gimnasio, donde se encontraba la clase. La profesora Mobeen aún no llegaba.
 
- ¡Ker! ¡Ker! ¿estás bien? -vino corriendo preocupado Danny.
 
- Oh, sí. Es más, he conocido al novio de tu crush -le respondí.
 
- ¡¿Qué?! ¿Has conocido a John? -me preguntó sorprendido.
 
- Su poder me ayudó a escapar de esa gente loca -contesté aliviado, el hecho de recordar a esa "horda de fans" me ponía de mal humor. Qué experiencia más desagradable.
 
- ¡Perdona, ker! De verdad, mis amigas también se arrepienten por su comportamiento. Lo siento mucho... -se disculpaba Beatriz.
 
- No pasa nada, pero no pienso volver con vosotras, lo entiendes, ¿no? -le pregunté. Así me libro de ir otra vez con esas locas.
 
- Sí, lo comprendo... -me contestó apenada.
 
- No te preocupes Bea, no es tu culpa -consoló Leo a RoseRobot. Veo que hay gente que se ha hecho más cercana en mi ausencia.
 
- Oye, Tobías...¿te pones conmigo para entrenar? -preguntó Ruth algo nerviosa a Gryn Syld.
 
- Claro, me tienes para lo que tu quieras -respondió de forma amigable con una sonrisa. ¿Pero qué está pasando aquí?
 
- Tsk. No te has perdido nada, bastardo. Esas chicas eran muy aburridas -me comentó Elton enojado y serio.
 
- No son como Sara, ¿verdad? -le pregunté de broma...y con malicia. Elton me miró serio y apartó su mirada. Mobeen entró a la sala junto con otros trabajadores de la academia. Cargaban varios carritos los cuales estaban cubiertos por una larga manta blanca.
 
- Hoy, no vamos a practicar ni Judo ni Taekwondo. Vamos a utilizar armas, de primera mano. La policía nacional de Eustópolis nos ha proveido de esta mercancía -explicaba Mobeen entusiasmada mientras quitaba cada una de las mantas. El contenido de esos carros  eran: una lanza , escudo y pistola de energía. De colores metálicos y con rayas rojas.
 
- Muy pronto, en vuestra clase "Habilidades en Uso", haréis misiones junto con la policía de esta ciudad. Tendréis que aprender a utilizar estas 3 armas ensenciales que ellos utilizan. La policía tiene que llevar obligatoriamente este equipamento, debido a que la mayoría de los agentes de la ley son personas normales. Y vosotros, deberéis hacer lo mismo. Por eso, en esta clase, vamos a practicar con estas armas -terminó de explicar nuestra profesora. El gimnasio cambió a una especie de escenario de sumo. En mitad del sitio, había un semicírculo de color blanco. La profesora se metió en ese espacio, nosotros nos pusimos a su alrededor.
 
- Para practicar, vamos a hacer torneos. Las reglas serán simples. 2 personas lucharan en este ring. Quién consiga que el oponente se rinda o salga fuera del círculo, pierde. Solo se pueden utilizar los objetos. Nada de poderes. ¿Quién quiere ser voluntario? -nos preguntó Mobeen mirando a cada uno de nosotros.
 
- Yo - levanté la mano. Quería probar cómo funcionan esos trastos.
 
- Vale, ¿alguien más? -preguntó la profesora de nuevo. Todos se quedaron callados.
 
- Bueno, pues...Elton, te ha tocado, ven y elige tu arma -señaló a Volcanux. ¿Un combate contra Elton? Esto...será interesante.
 
- La batalla del siglo...ha comenzado -comentó de broma Tobías. Todos se rieron de lo que dijo.
 
- 10 dólares a que gana Ker -apostó Edward.
 
- 25 dólares por Elton -declaró Paul, el otro amigo de mi oponente.
 
- Venga, 1 dolar al ganador -dijo otra vez Tobías con humor.
 
- ¡Vamos,"Potter"¡ ¡Tú puedes! -me animaba Danny fuera del círculo. Tenía que escoger mi arma, estaba dudoso. Una pistola puede ser efectiva, pero, mis compañeros pueden ser heridos. Solo podemos elegir entre la lanza o el escudo. ¿Lo habrá hecho a posta?
 
- ¿Podemos probar las armas antes de elegir la definitiva? -pregunté a la profesora.
 
- Claro, adelante -respondió Mobeen. Cogí la lanza, era bastante ligera, como una pluma. Lo lancé con todas mis fuerzas hacia arriba. Nada más soltar la lanza, se encendió. Salieron rayos rojos del metal, subió hacia arriba a una gran velocidad. Sin embargo, paró. Se quedó levitando en el suelo, hasta que cayó. Eso no fue por la lanza, sino por Mobeen, su poder consiste en parar a cualquier objeto, persona o animal. Después de probar esa primera arma, agarré el escudo. También era ligero, nada más ponerlo, se encendió. Se recubrió con energía roja.
 
- El escudo puede aguantar a casi cualquier sustancia, bala o láser - aseguró nuestra profesora. Estaba claro lo que iba a escoger. Sabiendo el temperamento de Elton, escogería la lanza, es muy explosiva, cosa que a él le encanta. Esto sería un combate rápido y sencillo, cuando lanzase la lanza, me protegería. Una vez hecho esto, estará desprotegido y lo tiraré fuera del ring. Mi victoria estaba asegurada desde el principio.
 
- Una pregunta, estas armas...¿son capaces de... -preguntaba preocuapada Beatriz.
 
- No, no matan, solo aturden a los enemigos - afirmó Mobeen. Dicho esto, el combate empezó. Como suponía, Elton escogió la lanza. Ahora, tenía que provocarle para que bajara la guardia y cometiese errores de principiantes. Y sabía cómo.
 
- ¿Sabes? Esta mañana me he encontrado con Marco... -explicaba tranquilamente a Elton.
 
- Tsk...¿y? -me preguntó molesto.
 
- Me confesó que yo era su "Superhéroe favorito" mientras que tú...bueno... -provocaba a mi oponente.
 
- Bueno...¿qué? -me preguntó más enojado.
 
- ...solo eres... un mierda -terminé de explicar.
- ¡ESO ES MENTIRA! EL ÚNICO MIERDA ERES TÚ -gritaba Elton mientrás me lanzó la lanza. Mi escudo paró su ataque. Estaba desarmado. Qué fácil es provocarte. Me abalancé sobre él y lo empujé con mi escudo. Como el escudo estaba activado electrocutó a Elton haciendo que cayera fuera del ring. Había ganado.
 
- Me debes 25 dólares, Paul -comentó Edward cuando me vió como vencedor.
 
- Debes de dejar de llevarte por la emociones, Elton -comenté dándole la mano para ayudarle a levantarse.
 
- Tsk. No necesito tu ayuda -ignoró mi acto de buena fé y se levantó por sí solo. Después de eso, los demás empezaron a entrenar. Tras acabar la clase, Mobeen nos explicó una cosa nueva.
 
- Veo que se os da bien utilizar esos 2 objetos, pero aún falta por enseñaros la pistola, la cual no la habéis utilizado por si dañábais a alguien, muy bien hecho. En la próxima clase, practicaremos con ella. ¡Hasta la semana que viene! - se despidió de forma dulce nuestra profesora. La siguiente clase era "Marketing de Habilidades". UltraSyner nada más verme se emocionó, creo que hoy voy a ser el centro de estudio. Cuando nos sentamos, la clase, comenzó.
 
- Me alegra saber que varios de vosotros os estáis haciendo conocidos, sobre todo tú, Ker, o mejor dicho, Bluedice -se acercó UltraSyner a mi mesa cuando estaba explicando.
 
- Varias empresas han contactado conmigo para comunicarte que...están interesados en tí. Por eso, la clase de hoy va a ser...¡Cómo hacer un Curriculum de Superhéroe! -exclamó con exaltación nuestra profesora. Supongo que algo tendría que ver con la pantalla en blanco que había colgado en la pizarra, era como un chroma verde. Además de que se encontraba una cámara sujetada por un trípode de 3 patas mirando en dirección al chroma.
 
- A diferencia de los Curriculums normales, aquí los hacemos por vídeo. Ker, tu serás el primero en hacerlo, te pondrás delante de la pantalla blanca, hablarás mirando a la cámara sobre tus poderes, nombre y frase de Superhéroe que tengas -seguía contándonos UltraSyner. Hice caso a la profesora. Todos mis compañeros se pusieron alrededor de la cámara. Me daba mucho pudor hablar cuando todos me observaban fíjamente.
 
- Yo soy Bluedice. Mis poderes son de luz y materia, gracias a lo último, puedo transformar cualquier parte de mi cuerpo en lo que deseo además de potenciarlo...y mi frase de superhéroe es... -terminé de hablar ya que nunca pensé en una frase. Me sonaba ridículo.
 
- Veo que no tienes una frase. Te ayudaré. La mayoría de las frases son dirigidas para alguien, en este caso, a los ciudadanos. Para que se sientan seguros, hay otros que se refieren a lo villanos - me comentó UltraSyner sin ningún problema. Me gustaba tener eso de "frase para referirse a un villano". En mi mente tenía a Light Layer. Yo...mi frase...se la dedicaré a él. Será mi lema, para que sepa que le estoy siguiendo, que voy a por él aunque...no lo sepa.
 
- Ni el azar te librará de mí -dije con tono serio mientras señalaba a la cámara. Light...te mataré, lo juré de pequeño y lo vuelvo a hacer ahora. No escaparás y me encargaré de que sufras, de que veas como tu mundo se desborda en la miseria. UltraSyner apagó la cámara, me felicitó por la frase, todos los demás me apludieron menos Elton. Ahora, le tocaba a DeathDolly hacer su Curriculum.
 
- Hola soy DeathDolly y...me gustan las películas de miedo, sobre todo esas cuando el asesino mata a sangre fría a las víctimas...también me gusta crear peluches como el que llevo ahora mismo, mis padres dicen que tienen miedo de ellos, ya que yo puedo hacer que los objetos cobren vida y mis peluchines les despiertan por la noches, ellos gritan...mientras que yo me río. Mi personaje favorito es "Drácula", odio a los fantasmas pero adoro a los monstruos. ¡Ah! También... -no pudo terminar su explicación aterradora por que nuestra profesora la interrumpió.
 
- Vale...creo que así está bien -dijo algo asustada UltraSyner. Le tocaba ahora a Danny.
 
- Hola...yo soy...Danny...Ah, no, no, yo soy Green Twister...eh...sé lanzar tornados verdes y...mi frase...ah....es.....¡YO SOY TU PA...espera, esa no...ehm...¡Tornado para todos y tornados para...no esa es...creo que tiene copy....eh...soy Green Twister y... -se puso muy nervioso Danny, parece que no sabe hablar cuando hay una cámara que lo está grabando. La profesar le interrumpió de nuevo. Elton sería el siguiente.
 
- Soy Volcanux. Puedo lanzar magma y convertirme en un ser de fuego. Soy genial, así que elegidme. Ah, mi frase es: "Nadie se libra del Magma" -dijo de forma seria y apasionada Elton.
 
- ¿Ni siquiera Sara? -preguntó Tobías burlándose de Elton. Muy buena esa Tobías, muy buena.
 
- VEN AQUÍ SI TE ATREVES -comentó enojado produciendo algo de magma por sus dedos.
 
- NADA DE PODERES -gritó asustada UltraSyner. Al final no pasó nada grave. Tras acabar con nuestras presentaciones. UltrSyner nos dió a cada uno varios folletos de empresas. Yo obtuve 3. El que más me interesó fue el de "Jackson CompanyTM". Se dedicaban básicamente a la industria de los juegos de azar en Las Vegas.
 
- Os acabo de dar estos folletos para que durante este finde eligáis la empresa que os gustaría permanecer. Los he elegido sabiendo vuestros gustos y poderes. El Martes me los daréis y empezaremos a  contactar con cada una de ellas -nos explicaba apasionadamente UltraSyner. Al acabar la clase, se dirigió hacia mí.
 
- Por cierto, Ker, este Sábado tendrás por la tarde una entrevista en exclusiva con el "Canal 53". Ten, este es el papel donde está la dirección a la que debes ir y el número del entrevistador por si surge algo. A las 10 de la noche tienes que estar en ese lugar -me explicaba mi profesora sin detenerse.
 
- Espera, yo no he pedido ninguna entrevista -dije algo molesto.
 
- Lo sé, han sido la prensa y las cadenas de televisión, estás siendo reconocido y parece que el pueblo te adora. Contactaron conmigo por lo que yo accedí a darles esa entrevista que querían. Esta es tu oportunidad para triunfar, podrás hacer que más empresas y superhéroes te conozcan. No desperdicies esto -me explicó seria, casi amenazante. Yo no podía decirle que no. Cogí el papelito y me fui de clase. No me hacía gracia ir a entrevistas en mi tiempo libre, cuando lo he pasado muy mal estos días. Casi muero. Bueno, me tendré que sacrificar para conseguir mi objetivo. Sería un tonto si desperdiciara ésto pero...me haría más famoso, ¿verdad? Tras la experiencia que he vivido esta mañana, puedo decir que no me hace mucha ilusión la fama. Si más alumnos me persiguen o personas por la calle me empiezan a seguir, a fijarse en todo lo que hago, es posible que descubran mis verdaderas intenciones. Mierda, tengo un dilema. La última clase era "Habilidades en Uso". Mybe llegó con esmoquin a clase. Todos nos sorprendimos. Su pelo estaba arreglado, solo tenía su antifaz para que no le reconociéramos.
 
- ¿Nos vamos a una boda, profesor? -preguntó con humor Tobías.
 
- No, tengo una cita ahora después -explicó orgulloso y contento Mybe.
 
- ¿Con su novia? -preguntó Beatriz curiosa.
 
- No, ella y yo rompimos, bueno, la dejé. Es con otra persona -cuando dijo eso último me miró. Otro escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Imposible que sea con Marissa, le bloqueé.
 
- Ker, al parecer, eres el "héroe del momento". No te enorgullezcas mucho, que eso suele durar 3 días, pero, hasta que pase eso, os voy a dar el sermón de la "Identidad Secreta". Después, nos podremos ir todos a casa -explicaba Mybe mientras se sentaba encima de la mesa.
 
- Es importante ser precavido y sexy, vosotros tenéis que conseguir lo primero, lo segundo solo lo  pueden conseguir gente destianada al éxito. Cuando todos te tienen en mira, te acosan. Si una persona con malas intenciones descubre nuestra identidad... alguién de aquí tendría que comprar muchas rosas -nos siguió comentando nuestro tutor.
 
- A mí me han sacado fotos, no sé si alguna habrá captado mi rostro... -comenté preocupado.
 
- No te preocupes, en esta Academia tenemos un sistema de Hackeo. Todas nuestras caras y trajes están escaneadas en un programa, el cual está conectado a nuestra web privada que se conecta en todos los dispositivos electrónicos. El programa que tenemos capta los resultados similares a los que tienen en su base de datos eliminando ese contenido. Así que, cuando alguien haga una foto de tí y salga de esta academia, no tendrá nada -me aclaró Mybe de forma segura y precisa para que no me preocupara.
 
- La Identidad es vital para un Superhéroe, el loco que salga a las calles sin antifaz o máscara, al día aparece muerto, no es broma. Aquí todos sabéis vuestras identidades, os tenéis que proteger, sois compañeros. Mi consejo para ti, Ker, es que desvíes la atención hacia otra persona, así, te dejarán por un tiempo y cuando vuelvan a por tí repites el mismo proceso -dijo mi tutor como si fuera lo más fácil del mundo. No sentir acoso y no estar cada rato vigilando por si alguien me sigue o me saca fotos era algo que quería conseguir. Supongo que Mybe dijo eso último por que es lo que hizo en el pasado. No me sorprendería para nada. ¿Pero a quién puedo lanzar a los lobos?
 
- El consejo no solo va para Ker, sino para todos. Tened cuidado con vuestros amigos bla bla, vigilad vuestras espaldas bla bla vivid la vida bla bla. Se acabó la clase por hoy. Vámonos ya de este sitio -terminó de explicar con rapidez mientras se iba por la puerta a toda prisa. Volví a casa.
 
- ¡Hola! Ya estoy en casa -comenté.
 
- ¡HOLA HERMANO! -me abrazó fuertemente Ethan.
 
- Oye, Ker, ¿puedes hacer hoy tú la comida? Es que tengo una cita... -me decía nerviosa Marissa. Estaba muy arreglada, tenía maquillaje, un vestido rojo pasión. Tacones de color rosa. Espera...¿UNA CITA?
 
- ¿Con quién tienes una cita? -pregunté extrañado y preocupado. Nunca la había visto así, se nota que le importaba ese chico. Marissa no suele preocuparse casi nada por su aspecto.
 
- Oh...pues con Mybe, ma llamó por teléfono esta mañana y...una cosa llegó a la otra y...bueno, me voy. En unas horas vuelvo, portaos bien, ¿vale? -nos comentó fugazmente hasta que se fué cerrando la puerta a toda prisa. No hechó ni siquiera la llave. Yo estaba en shock, no podía moverme, ¿CÓMO ES POSIBLE? SI LE HABÍA BLOQUEADO. Espera...le bloqueé del "Whathapp", no del contacto en sí. MIERDA. No puedo permitir esto. Si tengo que convivir aquí con Mybe... un superhéroe de Nivel B viviendo conmigo...mi plan...mi objetivo... no puedo arriesgarme.
 
- Ethan, ¿sabes a dónde va mamá? -pregunté angustiado a mi hermano.
 
- Pues...¡creo que se van al Centro Comercial "SUN"! -me contestó Ethan sonriéndome.
 
- Bien, por que vamos a ir ahí. Comeremos hoy fuera -dije decidido. No permitiré que Marissa salga con Mybe. Mi futuro...¿y si me descubre? No, joder, no.
 
- ¡¡BIEEEEEN!! ¡QUIERO TACOS! -gritaba de la emoción mi hermano. Salimos del edificio donde vivimos. Caminábamos rápidamente. Tardamos varios minutos hasta avistar el Centro Comercial. Todo iba bien hasta que oímos varios ruidos. Nos encontrábamos en una cera la cual tenía a su izquierda una rampa que daba a un lago. Hasta poder llegar al lago, habían varios metros de césped en el suelo. Habían varias vallas que impedían que alguien se cayese por esa rampa.
 
- ¿Qué pasa "lobito"? ¿Nos vas a atacar también como tu familia? -preguntaba con chulería y provocación una voz de un chico joven. Parecía que había pelea. Bueno, no es mi problema. Sin embargo, Ethan corrió hacia la valla y miraba hacia abajo. Esto de que él sea buena persona...me hace enojar. Imité lo que hizo mi hermano. Pude ver cómo habían 3 chicos jóvenes de instituto agarrando varios barrotes. El chico del medio llevaba uno con un poco de sangre. Al otro lado había un ser antropomórfico y...espera...¿Wolfan?
 
- Oye hermano...tiene tu mismo uniforme...¿le conoces? -me preguntó preocupado sin apartar su mirada de esa escena poco prometedora. No sabía por qué Wolfan estaba allí, no parecía que pelease, más bien, se estaba resistiendo. No ha sacado ni sus garras ni colmillos. Tiene una herida leve en su cabeza, está sangrando.
 
- Oye, ¿qué pasa? ¿estás sordo? -preguntó otro de los chicos con desdén a Wolfan.
 
- No...yo no os he hecho nada...dejadme seguir por mi camino - explicaba nervioso Wolfan. Podría saltar y ayudarle, pero, tengo prisa. Lo mio es más importante, lo suyo serán poco moratones que se curarán en semanas. Es un superhéroe, no es inocente, no es débil, puede cuidarse de sí mismo. No me importa ni lo más mínimo lo que les pase a los Superhéroes. O eso es lo que creía, por que Ethan saltó la valla. No lo pude agarrar a tiempo, me pilló de sorpresa. Gritaba del miedo mientras caía rápidamente. No se deslizaba por la rampa, mierda, mierda, mierda. Si cae desde esta altura....MIERDA. Sin embargo, no pasó nada. Wolfan salvó a mi hermano agarrándolo a tiempo.
 
- ¿Estás bien? -preguntó mi compañero.
 
- Sí...¿veis? es buena persona, me ha salvado -comentó Ethan enojado mirando a los 3 abusones.
 
- Aléjate niño, que te puede comer. ¿No ves que es un monstruo? -señalaba el chico del medio con su bate a Wolfan.
 
- No. No lo haré -Ethan se puso firme delante de Wolfan y expandió sus manos, haciendo un gesto de que lo defendería pasara lo que pasara.
 
- Si te juntas con el monstruo, también eres igual que él -se enojó el niñato del medio. Se acercaba lentamente a Ethan. Mierda hermanito, mierda. Me vas a hacer saltar y salvaros. Aterrizé sin problemas poniéndome en medio entre el chico y de Ethan.
 
- Bueno, creo que tenéis un problema -les dije a los tipos malos enojado.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo