Un rato en el infierno.

Una secuencia indescifrable.

visibility

71.0

favorite

0

mode_comment

0


Un rato en el infierno
Entonces, cruce mal la autopista y fui atropellado, es lo primero que recuerdo de esos hechos sinestros.
Caí en un pozo interminable, muy oscuro, todas las personas que conocía me gritaban pero no las veía… “es este el hombre que molesto a nuestra amiga, si es un perdedor, un idiota, mira es un pajero, es un imbécil, subnormal, retardado, autista” todos los gritos era incesantes, intente por todos mis medios cuando me acostumbre al efecto sonoro acercarme a una de las paredes circulares del pozo, y cuando lo logre paso otra cosa, llegue a una especie de remolino de basura, desechos fecales, sangre, y otras mierdas mientras giraba y giraba, no paraba.
Tenía ganas de vomitar pero nunca podía vomitar y me asqueaba tanto que hasta convulsionaba de lo pútrido y nauseabundo del lugar, así estuve mucho tiempo hasta que me empecé a sentir normal nuevamente, uno puede acostumbrarse a todo, en estado deteriorado físico y mentalmente, mientras no cambie, solo es cuestión de tiempo.
Me sentía como un mounstro y llegue a la zona más profunda mientras me asfixiaba, toque una especie de puerta y de repente, sentí que volví a caer a otro pozo, y volvieron los gritos, era terrible esta vez de mis seres más queridos: “No debí tenerte, apresúrate pues huevon, loco de mierda”
Y volvi a acercarme a la pared circular, estaba llorando mientras lo hacía, y esta vez cai a un lago de azufre y fuego, el dolor era tan terrible que comencé a volverme loco a los instantes mientras gritaba, gemia, y sufria y sufria.
“Aún no lo siente”
Esta vez paso mucho pero mucho tiempo hasta que me acostumbrara, fue casi una eternidad, rogaba a todos los dioses que me liberara que era un tipo bueno que haría lo que fuera.
Y fue como medio adormecido que volvi a tocar la compuerta del fondo, esta vez me recibió un ser de luz y me ofrecio: ¿Harías lo que fuera? ¿Qué tal si pasas vergüenza por nosotros? Hay una chica que necesita que seas el hazme reir del grupo pero en grado extremo.
Y volvi a revivir mis días en la universidad, siempre que intentaba hacer algo bueno las pasaba canutas y pasaba de todo, se me retorcia los intestinos frente a esa chica, flatulencias, problemas con todos, bullyng, no me querían nadie, ni lo más rechazados. Y ella seguía haciéndose más mala, más alienada, más superficial.
Pero podía soportarlo en comparación de otras torturas donde estuve, aunque la vergüenza era indescriptible, pero tenia que ir si o si a la universidad en un horario incomodo de todo el dia, no podía regresar a casa porque sino recapitulaba la caída, y eso me traumaba.
Cuando termino todo en 7 años, me esforcé como pude para aprobar todo, pregunte y ahora ¿seré libre?
“Quien te has creído que soy, yo solo puedo ofrecer falsas ilusiones, nadie puede liberarte de aquí”
Grite “¡NO!” mientras lloraba, y reviví el momento del atropello.
Unas voces decían: “Por qué fue el que decidió sacrificarse por todos” “No fue él quien lo eligio, él no lo sabe”
“Risas”
“Aun recuerdo cuando era un crio, y estaba en el colegio, si en ese momento debimos empezar”
Apareci en el techo de mi casa, “Suicídate, Dios te perdonara”
Lo iba a hacer pero pensé que quizá solo se volvería peor mi tortura, entonces recibi una visión de un insecto… lleno de tormentos por los seres que más quería, torturas indescriptibles, violaciones, sangre, griteríos, dominación, experimentos.
Luego recordé algo de una vida pasada muy lejana, algo que se repitió, ese momento crítico, un chico campechano que era renegón se liberó un día en un bus de su maldad, el angel lo libero, todo iba bien en su vida, se volvió un completo “pendejo” socialmente, no habia chica que no se habia acostado con él, y una vez que alguien se canso de eso, lo torturaron mentalmente, y le ofrecieron suicidarse, entonces él no quizo y le mostraron una visión terrible, una visión enloquecedora y aterrorizadamente, algo que la mente humana no puede soportar se arrojo de su techo y murió.
Ese podía haber sido yo, o quizá era yo y no lo sabía.
Desisti, no me arroje, corri a mi cuarto, el cual estaba misteriosamente impecable, y empece a orar al único Dios que conocia: Yog sothoth, ore y llore, mientras el cielo se convulsionaba, pasaban seres a mi alrededor haciendo cosas incomprensibles, sin sentido, de lagunas mentales o confundiéndome con otros seres.
Le ore también al cristo que rechazaba, ore a todos.
Y me quede dormido
Apareci en un lugar muy bonito, habia un chico apodado el general en una fotocopiadora de una calle con bosques y un parque, era de noche, pero habia una calidez inigualable, y una sensación que flipas, que paraíso. Todos los chicos se acercaron a mi y me abrazaron, me dieron su energía y desperté… nadie me hablaba ahora, era el dia que en que me atropello el bus.
No Sali de casa ese dia, estuve llorando todo el dia en mi cuarto.
Y el siguiente, hasta el tercer día donde entro mi madre con un plato de comida y así fue como termino todo.
Solo 2 años de terapia después regresaría a ser el de antes, pero más cuidadoso con todos.
“Aun no es”

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo