Experiencias con fantasmas

Una secuencia indescifrable.

visibility

75.0

favorite

0

mode_comment

0


1. Castillo de Chancay:
Quizá la más antigua experiencia haya sido lo que ocurrió aquel dia del 2002 en el castillo de chancay.
Todo ocurrió cuando mis familiares y yo escuchábamos a uno de los guías turísticos del castillo, explicando las pinturas, y objetos antiguos de uno de los cuartos del castillo, entonces yo me concentre bastante en uno de los objetos que llamo mi atención, ya no recuerdo cual era con exactitud pero si que leía su inscripción.
Al terminar toda la gente había cambiado y levante la mano para preguntar al nuevo guía donde estaban mis padres. No sabemos me dijeron, entonces me preocupe un poco y avance al siguiente cuarto donde no había nadie, y al siguiente donde había otra gente, entonces me asuste, y decidí volver a donde había empezado, y casi entro a otro pasaje.
Entonces vi una niña que también estaba sola vestida como los nobles antiguos de la época colonial, no la seguí pero si avance un poco en su dirección, entonces me encontré con un joven bastante guapo vestido también colonialmente.
Y él me dijo: ¿Tú eres Hans, verdad? He venido a buscarte, acompáñame, yo sé dónde están tus padres. Le seguí, y me llevo por unas escaleras hasta salir por una puerta mientras me conversaba de algunas cosas que ya no recuerdo pero quizá eran importantes.
Entonces entramos por una puerta y vi a mis padres en una aérea despejada, la piscina.
Y antes de irme corriendo hacia ellos él me dijo: No voltees hasta que estes con ellos.
O quizá solo: No voltees.
Como fuera esto corrí hacia mis padres a abrazarlos y ellos me preguntaron: donde te habías metido, te hemos estado buscando por horas, cuando solo habían pasado 5 minutos.
Y Voltee y el hombre se había esfumado.
Quizá pudo ser un ángel, o un fantasma de una persona antigua.
2. El hombre angel
Ocurrió un día cuando salíamos del colegio Santa Rosa en Comas. Solo estuve dos años ahí, pero no recuerdo a nadie excepto por obviedad a mi hermana. En una de las avenidas, antes de cruzar, ella me ofendia y eso me molestaba pero me considero una persona muy resistente, en ocasiones no, desde otros angulos, o incluso con ella, pero en ese momento era muy resistente y no me hiso sentir mal ni enfurecer. Entonces un hombre se puso detrás de nosotros, nunca lo vi llegar. Pamela dio un paso adelante y un carro intempestivamente apareció desde la parte alta de la colina, tampoco pude prever eso, y casi la golpea. Rápidamente le tome de la mano y la hice retroceder como dos pasos atrás y el carro no la golpeo. El carro se detuvo justo a su costado y abrió la puerta, entonces el hombre detrás nuestro nos agarró del hombro a los dos y nos hiso retroceder muy suavemente. En el carro no había nadie y eso me asusto. Luego el carro cerró su puerta y se marchó a toda velocidad. Era rojo y negro, antiguo pero estrambótico. Quiza del mismo demonio. Luego mi hermana se quedó paralizada, y el hombre en dos segundos me dijo: Cuida a tu hermana, y algo más de mi vida pero no le entendí, ya no recuerdo tampoco. Le dije está bien, y le pregunte quien era para entonces el hombre ya no estaba. Y mi hermana me dijo: gracias Hans, me retrocediste bastante.
Unos años más tarde, un día que iba a la academia, el mismo hombre apareció cuando intente cruzar la pista a toda velocidad y un bus estaba muy cerca de mí. Y juro por todo lo que amo, que alguien, el hombre, me pateo en la espalda y me hiso dar un salto de 3 metros hasta la otra orilla. Donde unas personas me preguntaron asombradamente, como hiciste para dar un salto tan largo, no les dije nada y baje a tomar mi mototaxi.
3. El vacio
Hay una experiencia siniestra que se remonta muy antiguamente en mi infancia: una vez renegaba de Dios, lo hacía con mucha fe de su existencia y quería que me probara y porque había hecho que toda mi vida fuera un desastre, desde las condiciones precarias donde vivía, el colegio que tanto odiaba, etc. Entonces sentí que me dormí en el suelo, porque lo que viene a continuación ocurrió como una experiencia onírica, de un sueño, se abrió un hueco negro, completamente oscuro como si se tratara del espacio exterior pero sin estrellas ni nada y mucho más aterrador, y caí, quede inconsciente por unos segundos, cuando volví en el sueño una persona me sostenía de los brazos y el hueco o portal de cerro mutilándome las piernas. Entonces volví a quedarme inconsciente, y había un niño conversando con el hombre del relato pasado, y llegaron a la conclusión que debían ponerme una nueva pierna pero no cualquiera, una dañada o maligna, como una prueba o un castigo de la divinidad. Desde entonces, desde ese día, mis piernas son muy débiles y me duelen mucho cuando intento caminar rápido o hacer cardio.
4. El niño
Una última experiencia que aun rememoro, ocurrió en la casa de mi mama cuando me levante alrededor de las 3am. Un niño me decía que era mi hermano y quería entrar a nuestra única habitación, insistía y suplicaba no podía moverme ni un centímetro y estaba temblando levemente, luego escuche la voz de mi primo que venía de la parte de arriba, y le dijo que todo estará bien, ya vámonos. Y se fueron.

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo