Breves Cuentos del ¿por que?

Géneros: Fantasía

Este libro, lo escribí un poco respondiendo a esos por qué que todos tenemos adentro, quise darle un enfoque infantil, aunque cada cuento contiene un significado un poco más profundo que el que quizás pueda interpretar un niño. Estos cuentos deben ser leídos en orden y no aleatoria mente, ya que aparecen personajes que se reiteran en otros cuentos y no se entenderían si no se conoce la historia de estos con anterioridad, el último cuento se los dejo para que lo escriban ustedes y respondan a ese por qué que quizás yo no respondí. ¿Por qué sólo 22 cuentos?, Porque no deseaba un libro extenso, quería que pudieran leerlo aquellas personas habituadas a la lectura y aquellas que no lo están tanto. Además hay demasiados por qué para ser explicados. ¿Por qué no hay imágenes? No quería limitar la imaginación del lector a la mía, sino que pudiera crear él mismo a sus personajes. ¿Por qué animales? Porque creo que son mis por qué favoritos. Los relatos le son contados a la tortuga por el sauce que vive junto al río al pie de la casa de Yoaquín.

¿Por qué lloras? cuento 1

Breves Cuentos del ¿por que?

visibility

55.0

favorite

2

mode_comment

0


Cuenta la leyenda, que un día junto a un arroyo se encontraba una tortuga llorando sin consuelo, junto a ésta  había un sauce llorón que al observarla le preguntó.
-    ¿que te ocurre tortuga que lloras así? 
Entonces la tortuga le dijo.
-     Lloro por que todo me sale mal, mis hermanos me pelean y no me dejan jugar con ellos.         
-    ¿Por eso lloras? 
-    No, lloro también por que los demás animales  tampoco quieren jugar conmigo, dicen que para la escondida soy muy lenta y para la mancha siempre pierdo por que no puedo alcanzar a nadie y todos se aburren.
-    Hay tortuga tortuga, dijo el sauce, tus años aún son jóvenes y recién te estás acostumbrando a llorar, de tus ojos caerán más gotas de lágrimas que las que este río llevará al mar a lo largo de su vida, te lo digo yo, que tengo muchos años y de llorar sé un montón, vos por lo menos podes caminar, continuó diciendo, en cambio yo estoy plantado y sólo puedo observar y escuchar las historias de otros. 
Luego de oír estas palabras la tortuga calmó su 
llanto y le prometió al sauce que iba a venir más seguido, para que le contara alguna de las historias que él sabía, y así lo hizo, volvió al día siguiente a escuchar, pero ese es otro cuento que después les voy a narrar.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo