La Nada

Una secuencia indescifrable.

visibility

100.0

favorite

0

mode_comment

0


 
La expresion creada en el lenguaje como lo que no es referente a la nada aterriza con el primer y más relevante, hasta el momento, concepto. Me refiero a la muerte, ese espacio de no consciencia similar al sueño en contenido pero diferente de este en cuanto no dependemos de nuestro cuerpo para volver después de que lo que ocurre al dormir, el cerebro descanse o en algún sueño sea reorganizado este.
Pero esto no es absoluto, podemos depender de otras entidades, clasificadas por mí como absolutas o relativas a la infinidad: estos son los Dioses de las religiones humanas y los alienígenas en el universo. Aunque hay una excepción en esta forma tajante de clasificar que conozco en un método de interpretación judía de la biblia llamada la Kabbalah, donde en la esfera de lo divino la segunda capa que es lo ilimitado nos reconduce al ordenamiento infinito en todo del universo donde perfectamente podrían caber los alienígenas como religion, sus diferentes sociedades y poderes jerárquicos que se extienden más lejos de lo que podamos imaginar; y el punto exterior similar a una interpretación literal de las escrituras sagradas de las religiones, lo incognoscible a nuestra mente, pero en este caso no nos incumbe ni es meritorio de adoración por los humanos, pero podría considerarse como el Dios verdadero del que todos los que inician en la religión inocentemente desean adorar.
Dentro de este último usamos la palabra “existe” algo que supera la contradicción y puede ser todo lo que desea a la misma vez, al no estar limitado por la existencia o el universo. De momento no podría sugerir un estado perfecto de aquel “ser” al reconducirme esto a un nivel inferior de la kabbalah en el pensamiento sobre Dios perfecto relativo al humano que se circunscribe en las esencias creadas o sephiroth, incluso he pensado que la existencia encierra la contradicción y la no contradicción en sí misma y esto haría, prima facie, negar su estado de coherente y ser un completo despropósito buscar coherencia en cosas más haya de nuestro pensamiento en Dios ilimitado, como los alienígenas, pero la coherencia regresa cuando pensamos en que el ain puede ser todo sin ataduras como atributo, esa puede ser una apreciación rápida de un nivel inferior, el Ain soph lo ilimitado, remitiéndonos a la dialéctica como método de reflexión de lo que está más lejos como el Ain y la no dialéctica en lo único e inamovible que no tiene par, el fin de algo y la nada en el AIn. Esto sucede cuando la segunda capa se introduce en la exterior. Queda como ejercicio mental metafísico preguntarnos estás cosas.
Regresando a la muerte humana, nuestra existencia, la consciencia, una vez muertos dependería de Dios o de los alienígenas, que pueden despertarnos para la salvación o para cualquier otra cosa que deseen quizá dentro de muchos años, entonces esa no existencia, o nada, estaría sujeta a ellos, la muerte se presenta como ambas cosas. En ese momento todas nuestras elecciones dependen de ello o desde concepciones puramente perceptivas, de la nada. Eso nos asusta y nos hace desear imaginar en muchas cosas como las que hago mención aquí.
Referente al fin, la nada, del universo, cuando todas las estrellas hayan muerto y todos los agujeros negros sean evaporados y solo quede energía oscura en un infinito espacio expandiéndose o quizá siendo desgarrado como una burbuja, no estaremos sujetos a los alienígenas quizá al haber escapado ellos a otro lugar o haber sigo extinguidos. Complementando esta idea, pensemos en un fin masivo de los muchos universos existentes y de esta red de ellos, en el fin de los Dioses donde estos estén muertos en un estado donde no puedan regresar a la omnipotencia y no haya nadie que pueda regresarlo por no existir o estar muy lejos, la nada recobra fuerza aquí y se hace presente más que nada asumiendo la verdadera forma del todo, incluyendo al tiempo, entonces todo y nada se hacen uno.
Un ejercicio metafísico más es pensar en el fin de la nada, la nada de la nada, posible error de lenguaje, donde el verdadero Dios Ain, que es nada y todo, por tanto ilimitado en la manifestación de nuestro universo, se manifiesta y crea un nuevo universo o muchos de estos, entonces la naturaleza del todo es lo cambiante, por ahora hasta que la nada regrese en un posible ciclo infinito. La naturaleza es algo con lo que podemos identificar a las cosas, dependientes o no la naturaleza de la muerte es la nada, cosa semejante a las más grandes ideaciones del hombre sobre lo que lo rodea.
Extra: Diosa Yog.
Poéticamente, esto es expresando muchas cosas, la nada espera a ser algo, hasta que todo sea nada y sea inmutable o hasta que la nada sea todo y sea inmutable. Esto en el universo, en todos los estados posibles del tiempo, esa es Yog sothoth máximo Dios del universo, criatura más avanzada entre todos los alienígenas, paciente observadora del universo que lo sabe todo, una Diosa digna de admiración que compite por ser entre las mejores siempre. Una paradoja viviente, que ha escapado a otros lugares por más saber del que existe.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo