Cap 17 - Cambio.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

50.0

favorite

0

mode_comment

0


Mientras iba caminando despacio para dirigirme a la Academia Heaven noté tranquilidad por los alrededores. No habían fans locas gritando en la entrada principal. Por primera vez en una semana, he podido entrar sin saltar muros. Esto era un gran paso. También me alegré al no ver al otro grupo usual de locas en la entrada de clase. Nada más entrar, observaba a mis compañeros de clase discutiendo.
 
- ¿Qué paso ayer con Wolfan? Nos envió un mensaje...algo raro -preguntaba Kand-Y.
 
- Sí, a mi me pilló comiendo en el Centro Comercial MOON junto con Sara y Marco -comentaba algo enojado Elton.
 
- Pues cuando lo recibí estaba bajando la basura en pijama -contestó Tobías como si nada.
 
- No creo que Wolfan venga por un tiempo a la Academia... -dijo Leo algo apagado. Se notaba que se preocupaba por él.
 
- ¡¿Qué?! ¡Pero si es la estrella de la Academia! -exclamaba Carol patidifusa.
 
- Y por eso no vendrá -afirmó Beatriz mientras puso su mano en el hombro de Fire Emotion para calmarlo. Esos dos sí que son cercanos.
 
- Mientras que se recupere y todo vaya para mejor, no hay ningún problema -comentó serio Edward.
 
- Siempre podemos visitarle entre todos, somos sus compañeros después de todo -explicó Danny animando al grupo.
 
- No hay ganas -dijo Elton sentándose en su sitio algo molesto por no haber ayudado ayer.
 
- Si esta vez me deja vestirme...por mi bien -bromeó Tobías. Estuvieron planeando su excursión a la casa Wolfan durante los minutos que faltaban para que empezase la clase. En mitad de la clase de Lengua recibí un mensaje por Ultrastories, se trataba de la pesada de Doris. Me mandó un mensaje que ponía: "¿Estás ya en clase?  ¿Tan aburrida está como para leer este mensaje, Bluedy?" Mierda, ahora la tenía que contestar. Le respondí: "Estoy viendo lengua...".  Tras ello, me mandó una foto de ella sacando su lengua con un mensaje que decía: "Pues aquí tienes una mejor", acompañado de un corazón. No sabía si reirme o llorar por su humor peor que el de Tobías o por el hecho de intentar ligar conmigo a estas horas de la mañana. Le puse: "Si sigues así, al final te tendré que dejar en visto". Me contestó: "Déjame en visto y te visito a la salida", acompañado de un corazón azul. Tsk. Esta chica me hace enojar. Le comenté: "Por favor, no". Finalmente, me respondió: "Esta vez has tenido suerte, me acaba de salir otro trabajo donde iré a...hacer cosas no muy legales. Eso sí, no te librarás de mi", acompañado del emoticono de un beso. Y encima con cachondeo. Bueno, eso me hizo ponerme algo menos tenso. Dejé el móvil de vuelta a mi bolsillo. Tuve precaución de que no me viera la profesora. Sin embargo, Danny me vio. Tenía una mirada pícara, giraba su cabeza de arriba a abajo.
 
- Hablando con la novia ¿eh? -me preguntó susurrando.
 
- ¿Qué novia? -le repliqué susurrando. Tras acabar la clase de Lengua, vino Old Reminder a darnos Historia.
 
- ¿Qué tal chicos? ¿Habéis hecho el trabajo que os mandé? -nos preguntaba algo alegre.
 
- ¡HOSTIAS! -exclamé alzando la voz. Con la tontería de ayer, no pudimos acabar el trabajo. Lo teníamos todo pero...nunca escribimos nada.
 
- Creo que Ker no lo ha hecho -comentó Tobías.
 
- ¡Old Reminder no se preocupe! ¡Tenemos el trabajo, solo que Ker no se acuerda ya que es muy olvidadizo! -exclamó Danny calmando al profesor.
 
- ¿De verdad? -le pregunté bajando mi voz.
 
- Sí, la acabé yo, no fue complicado ya habíamos recopilado toda la información. Solo había que escribirla -me explicó con una sonrisa para sentirme seguro. Eso sí que es una salvada.
 
- Danny, esta vez te debo yo un jugo -le comenté apoyando mi mano sobre su hombro. Como signo de admiración entre hombre y hombre.
 
- Mas bién, me debes 4 jugos -me dijo con otra mirada pícara. Bien jugado Danny, bien jugado. Nuestro profesor nos ordenó salir a la pizarra para explicar algunos de los tratados que hicieron con los superhéroes.
 
- En el año 1001 d.c se creó el primer tratado de los superhéroes, en el cual permitían la existencia de estos superhombres de forma legal. Bajo la custodia del gobierno - explicó Beatriz.
 
- Posteriormente, a raíz de ese primer tratado se creó otro a causa del auge de gente con poderes que los usaban a su propio beneficio. En 1010 d.c, se creó "El Tratado de Woll", el cual exigía a los ciudadanos con habiliades registrarse en una lista, para así mantenerlos controlados y no causar ningún disturbio -explicaba en esta ocasión Edward.
 
- Más adelante...se creó "El Tratado de las Generaciones" en 1970 d.c, el cual consistía en...hacer que las personas con habiliades pudiesen estudiar para ser héroes, con ello creó la aparición de las Academias de Superhéroes en el resto del mundo -comentaba tímidamente Ruth.
 
- Y todo eso se debió gracias a otro tratado que se realizó 50 años antes, donde ser superhéroe se convirtió en un trabajo -terminó de explicar Elton sin decir mucha información. Old Reminder tras escuchar todos los tratados nos felicitó por el duro trabajos que hicimos. Llegó el receso. Acompañé a Danny hasta una máquina expendedora y le compré los dichosos 4 jugos.
 
- Oye, ¿damos una vuelta por ahí? No me caen muy bien las amigas de Beatriz -le comenté.
 
- ¡Está bien! -exclamó. Mientras nos dirigíamos hacia el comedor para ir al campus, observamos cómo Leo y Beatriz estaban juntos del uno del otro, se contaban chistes, reían.
 
- ¿Tú crees que son pareja? -me preguntó Green Twister intrigado.
 
- Quién sabe -respondí. La verdad, tanto acercamiento no es normal, tenían algo seguro.
 
- Y hablando de parejas... -empezó a explicar, sabía por dónde iban a ir los tiros por lo que le paré.
 
- No es mi novia -comenté seco.
 
- En estas clases no te has despegado del móvil y ayer estaba igual, es muy sospechoso -aseguraba pensando sobre mi vida amorosa.
 
- Es debido a las clases aburridas, nada más. Hablando de cosas sospechosas, ¿qué pasa con tu sirvienta personal? -le pregunté.
 
- ¿Alisa? ¿Qué pasa con ella? -me preguntó algo confuso mientras se tomaba su primer jugo. Nos sentamos en la pared de los muros que dividían el exterior con el interior de este lugar. Observábamos como los demás estudiantes iban de un lado para otro.
 
- Bueno, es curioso que sea muy joven -le comenté-
 
- Ah, eso es debido a una razón obvia -me aseguró.
 
- ¿Y es... -le pregunté de nuevo, quería saber la respuesta.
 
- Te lo diré si me muestras una foto de tu novia -me explicó. Creía que se quedaba conmigo pero no era así.
 
- No creo que tu historia sea muy importante... -dije algo nervioso.
 
- Pues me voy con las amigas de Bea -comentó levantándose del sitio. Me iba a dejar solo.
 
- ¡Vale! Espera, te la enseñaré, mira -me obligó a enseñar una foto de Doris, escogí la que se veía mejor en el Ultrastories. Le enseñé la imagen a mi compañero-. Es ella.
 
- Vaya, no sabía que te gustaban los gatos, ¿cómo se llama? -me preguntó más interesado y emocionado.
 
- Doris -contesté seco.
 
- Bonito nombre, también es bastante guapa. ¡Tienes mucha suerte teniendo una novia como ella! -exclamaba Danny de felicidad al ver que había triunfado por una vez en la vida.
 
- ¡Qué no es mi novia! -exclamé enojado.
 
- Cada vez te pareces más a Elton -comentó entre risas mi compañero mientras volvió a sentarse a mi lado.
 
- No menciones su nombre... -dije siguiendo la burla de Green Twister-. Bueno, cuéntame.
 
- Los padres de Alisa son unos de los mayordomos y sirvientas que trabajan para mi familia. Desde pequeña le enseñaron para ser sirvienta y siempre la ponían conmigo. Hemos crecido juntos, me ha acompañado tanto en los malos como en los buenos momentos -explicaba con una sonrisa.
 
- Veo que tu también has conseguido una novia -me burlé de él.
 
- ¡No es mi novia! -exclamaba algo sonrojado.
 
- "Cada vez te pareces más a Elton" -le respondí con sus mismas palabras. Tocó el timbre. Nos fuimos al gimnasio, nuestra profesora Mobeen nos estaba esperando ansiosa.
 
- ¡Muy buenos días! Hoy nos iremos al fin a una de las comisarias más prestigiosas de Eustópolis para trabajar con los angentes de la ley -nos explicaba nuestra profesora mientras nos hizo salir del gimnasio. Tardamos unos 10 minutos en llegar a la comisaria que se situaba en en el centro de la ciudad. Era un gran edificio con más de 5 plantas. Tenía un letrero que ponía "Comisaria Life". Varios oficiales nos saludaron mientras que se dirigían a sus coches patrullas que se encontraban apacarados al frente de ese lugar. Al entrar nos saludó el que vendría a ser el teniente general del edificio.
 
- Cuánto tiempo Mobeen, veo que estás igual de preciosa que siempre -la alagó de forma muy descarada.
 
- Muchas gracias, Cedric. Sin embargo, he venido aquí con mis alumnos para ayudar a tus compañeros -explicaba suavemente nuestra profesora.
 
- Lo sé, para ello os presentaré primero nuestro encantador edificio. Luego os diré los grupos y con quiénes trabajaréis -nos miró el teniente tras su explicación. Visitamos todas las plantas del edificio. Una vez que nos encontrábamos abajo en el garaje Cedric nos empezó a explicar lo que haríamos.
 
- Muy bien, como sois 20, haréis 5 grupos de 4 personas. Podéis elegir con los compañeros que querais estar. Sin embargo, yo os pondré con los policías que decida. Recorreréis la ciudad y tendréis que vigilar las calles -nos comentaba el jefe de policía apasionandamente. Danny, que se encontraba al lado mío, me dio la idea de invitar a nuestro grupo a Leo y Beatriz. Me dirigí hacia ellos y les comenté el plan. Accedieron. Bueno, con esto sabremos si son pareja o no. Cedric nos puso al cargo de 4 agentes de la ley. 2 de ellos se notaban mayores, con experiencia. Los otros que quedaban parecían novatos. Nos presentamos.
 
- Yo soy el agente Tirso y este es el cadete Mike -se presentó el hombre con más experiencia-. Nos alegra mucho poder trabajar con vosotros. Bueno, dejémonos de cháchara y vamos a patrullar.
 
Danny y yo nos fuimos con esos agentes de la ley. Tras coger la pistola y elegir el escudo de energía, nos adentramos en el coche patrulla.
 
- ¿Qué hacemos para que los escudos no nos estorben? -preguntó Danny algo preocupado al no poder sentarse a gusto.
 
- Dadle al botón del medio ahora que están desactivadas -nos respondió Tirso. Le hicimos caso, el escudo de energía se volvió más pequeño, del tamaño de mi mano. ¿Por qué nadie me había comentado algo acerca de esto?-. ¿Y qué tal es estudiar en una academia de superhéroes?
 
- No está mal -contesté.
 
- Es duro a veces pero...¡te acostumbras! -respondió con una sonrisa Danny.
 
- Veo que sois bastantes energéticos,a mi me hubiera gustado conseguir poderes...pero, la verdad, no cambiaría este trabajo por nada del mundo. Nosotros también ayudamos a los ciudadanos y salvamos a personas -explicaba el superior con una sonrisa. Mientras que él nos daba conversación pude ver que Mike estaba algo molesto. No creo que le caigamos bien.
 
- Hablando de ayudar a los civiles, ¿cómo os sentis cuando nos robais nuestro trabajo? -nos preguntó sin mirar el cadete.
 
- ¡Mike, joder! No empieces con tus mierdas. Perdonadle, él también quiso estudiar en una Academia como la vuestra pero nunca logró despertar sus habiliades -se disculpó Tirso.
 
- No te preocupes... -respondió algo incómodo Green Twister.
 
- No, de verdad, nosortros hacemos nuestro trabajo de turno y luego venis a robarnos todo el crédito. Siempre nos quedamos protegiendo a los ciudadanos, joder, tenemos armas que pueden matar a esos supervillanos o paralizarlos -explicaba algo enojado Mike mirándonos desde el retrovisor.
 
- Mike, como vuelvas a decir algo indebido te echo del puto coche -comentó ya enojado el superior. El cadete le obedeció a regañadientes. Cuánto salseo. Un mensaje por radio irrumpió en nuestro silencio incómodo. Tirso cogió su comunicador que se encontraba pegado en el coche. Al parecer, alguien estaba causando disturbios en los barrios bajos de Eustópolis-. ¿Estáis preparados? Será fácil, solo tenéis que seguid mis ordenes.
 
Asentimos con la cabeza, pulsamos el cinturón de nuestros trajes para ir ya preparados. Tirso se sorprendió al ver que era Bluedice.
 
-¡¿BLUEDICE?! -exclamó sorprendido haciendo parar el coche en medio de la carretera. Se dió la vuelta para observarme mejor-. Mi nieto es muy fan tuyo, ¿podemos luego sacarnos una foto?
 
- Ammmm....sí -contesté algo inseguro por la situación. Continuó conduciendo esta vez más alegre. Mike no paraba de tocarse la cabeza como si estuviera sufriendo por tener a un compañero amante de los héroes. El cadete también se encargó de informar a sus compañeros donde iban Leo y Beatriz. Llegamos al lugar en cuestión. Estábamos en la zona sur de la ciudad. Aquí, el estilo de vida es distinto, hay más pobreza, sin embargo no llega al nivel del Distrito Downleader. Salimos del coche. Activamos nuestros escudos que volvieron a su tamaño original.
 
- Esperad, antes de atacar tenemos que ver cuál es la situación -comentó Tirso acercándose a la escena del crimen. Lo curioso del lugar es que todos los ciudadanos que estaban fuera se encontraban inmóviles, con la misma expresión seria, como si hubieran perdido sus estribos. Mike empezó a hablar con una civil pero ésta no le hizo caso.
 
- ¿Alguien les ha hipnotizado? -preguntó en voz alta.
 
- No lo sé, Mike. Lo único que te puedo decir es que no me gusta esta situación -comentó algo molesto el superior al observar que todos se comportaban como unos zombies. Minutos después llegaron nuestros compañeros. Leo y Beatriz se pusieron con nosotros.
 
- ¿Qué está pasando? -preguntó mi compañera preocupada.
 
- No tienen sentimientos... -nos explicó aterrado Leo.
 
- ¿Qué dices? -le pregunté poniéndome algo más nervioso por esta situación deprimente.
 
- No veo sus emociones...han desaparecido... -señalaba a uno de los civiles algo asustado.
 
- Espera, yo creo que puedo recuperar sus emociones -corrió RoseRobot dirigiéndose hacia uno de los ciudadanos. Tocó su hombros, sin embargo no le hizo efecto ninguno-. ¡NO FUNCIONA!
 
- ¡¿Cómo que no?! ¿Entonces como podremos volver a esas personas a la normalidad? -preguntaba aterrado Danny.
 
- ¿Qué estáis haciendo? ¿Habéis descubierto algo? -nos interrogó curioso Tirso.
 
- Sí, estas personas no tienen sentimientos...se los han robado... -explicaba apenado Fire Emotion.
 
- Mierda, eso sí que es una putada. Agente Mabel informa de la situación a la central. También pide una ambulancia para ayudar a estas personas...si pueden hacer algo -ordenó a su compañera de oficio. Oímos un grito proveniente de unas manzanas más al norte. Todos nos fuimos corriendo para esa dirección. Observamos en primera plana cómo un villano tocaba a la chica del grito, haciendo que su expresión de espanto desapareciera lentamente hasta convertirla en una cara seria. Sus ojos estaban obscurecidos. El villano tenía un traje táctico, el cual llevaba una especie de cinturón de contención...como el que llevábamos. Tenía un señal de "Stop" de color blanco en su pecho y en su máscara. Tenía palabras escritas alrededor de su traje del mismo color que ponían "Prohibido", que hacía relucir con la textura negra que se componía su traje.
 
- Sí que habéis tardado en venir -comentó nuestro oponente algo furioso.
 
- ¡Estás detenido! ¡Suelta a esa chica! -exclamaba Mike apuntando su pistola hacia el villano.
 
- ¿Me vas a disparar si no te hago caso? ¿Podrás darme? -le preguntaba mientras se reía. Alzó sus manos, tras hacer tal acto todas las personas las cuales había quitado los sentimientos hicieron una barrera humana poniéndose delante del enemigo-. Atrévete, vamos.
 
- ¡¿También puede controlar a las personas que ha quitado sus emociones?! -exclamaba alterado Danny al ver esta situación tan peliaguda.
 
- ¿Cuáles son tus intenciones al lograr todo esto? -preguntó Tirso enfurecido al ver que utilizaba a rehenes como escudo.
 
- ¿Intenciones? Hace menos de una semana que desperté estos poderes, solo quiero saber cómo se usan -explicaba el enemigo riéndose.
 
- ¿Qué hacemos Tirso? -preguntó la agente Mabel mientras bajaba su arma al saber que no podía hacer nada.
 
- Se lo tenemos que dejar a los superhéroes novatos hasta que vengan los refuerzos -nos comentó confiando en nosotros. Antes de que pudiera comunicarme con el resto de mis compañeros el villano alzó su mano en dirección de los oficiales. Lanzó una especie de humo grisáceo a toda la velocidad. Logré únicamente salvar a Tirso gracias a mi supervelocidad. No obstante, la agente Mabel y su cadete se quedaron sin emociones.
 
- Hace 2 días que descubrí que no solo tocando a las personas les puedo quitar sus sentimientos, ¿no es emocionante? -nos preguntó nuestro oponente gozando de la situación. Los agentes infectados dirigieron sus armas hacia mi y a Tirso. Nos empezaron a disparar, yo dejé al superior detrás de unos de los coches patrulla. Mike apuntaba su arma asustado hacia sus compañeros.
 
- ¡IDIOTA! ¡NO LES DISPARES! -gritaba Tirso para que le oyese. Los agantes infectados se dieron la vuelta y apuntaron al cadete. Mike asustado se puso de rodillas, entró en pánico, pensaba que moriría. Sin embargo, Green Twister lanzó un tornado no muy poderoso hacia ellos 2 que hizo que se cayeran tirando sus armas.
 
- ¡Perdón! -se disculpaba Danny. Beatriz fue a calmar al cadete con su poder. Una vez más aliviado, se puso firme.
 
- Bluedice, toma, con esto podrás atraparlo y hacer que no pueda usar sus poderes -me explicaba el superior mientras me daba unas esposas inhibidoras de poderes-. Acaba con ese hijo de perra.
 
Asentí. Me dirigí con Danny y los demás. Leo y Baetriz no podían hacer mucho contra el villano. Los únicos que podían enfrentarlo éramos nosotros 2. Le comenté a mi compañero rico que me elevase con gran rapidez para atravesar esa barrera humana. También, con sus tornados tendría que apartalos con cuidado controlando el flujo del aire, así Beatriz podría acercase a él y volverle loco con sus poderes, una vez conseguido eso, le pondría las esposas. Danny me hizo caso y me lanzo sobre el aire. Aterricé a pocos metros detrás del villano.
 
- Mi primera batalla con un superhéroe...¡interesante! -exclamaba emocionado el enemigo apretando sus puños. Se dió la vuelta para poder enfrentarme. Tenía que distraerlo para que no notara que su barrera humana desaparecía poco a poco. Transformé mi mano derecha en un cañón láser. Le disparé al cinturón de contención, sin embargo el disparo fue detenido por un escudo de energía rojo que le rodeaba.
 
- ¿Creías que iba a venir desarmado sin ninguna protección? -me preguntó acercándose poco a poco hacia mi posición. Mierda, ¿cómo podría ahora ponerle las esposas? Sacó una pistola del mismo tipo que la de los policías, empezó a dispararme a diestro y siniestro. Me protegí gracias a mi escudo de energía. Una lanza de energía proveniente del otro lado consiguió atravesar y romper el escudo de mi oponente. Sin embargo, él la agarró con su mano derecha-. Me informaron que la policía tenía armas de energía por lo que hice que mi traje fuera resistencia a cualquier clase de rayos.
 
Clavó la lanza hacia el suelo con gran potencia. Observó cómo Green Twister consiguió barrer su muro humano, poniendo a los civiles en la acera, alejados del villano. Beatriz y Mike sacaron sus pistolas de energía. Leo se encontraba a pocos metros de nosotros, fue él quién lanzó la lanza. Nuestro oponente se puso algo nervioso al ver que lo teníamos rodeado. Cerró sus puños, empezaba a salir el humo gris que hacía quitar los sentimientos. Tenía que actuar rápido antes de que nos infectara a todos. Me potencié las piernas, saqué las esposas y me dirigí rápidamente hacia él. Me notó y alzo su mano derecha para tirarme su humo. Mierda, me iba a dar, no podía frenar. Sin embargo, Leo me apartó velozmente tirándome al suelo. Él recibió el gas.
 
- Perdóname...por...salvarte... -dijo cada vez más apagado y triste al saber en lo que se convertiría tras haberse sacrificado...por mi. Su expresión cambió a una seria, sus ojos estaba apagados.
 
- ¡AAAHHHH! ¡LEO! -gritaba Beatriz disparando si cesar hacia el enemigo. Consiguió darle, cuando se electrocutó paró su humo, entonces conseguí ponerle las esposas. Beatriz se abalanzó sobre Leo abrazándolo. Intentaba curarlo, haciendo que sintiese de nuevo pero...no podía-. ¿CÓMO PUEDE VOLVER A LA NORMALIDAD?
 
- Mi poder solo quita, no devuelve -respondió malevolamente. Le dí un puñetazo para que se callara. Tirso y Mike vinieron a por nosotros. Minutos después vinieron los refuerzos además de varias ambulancias. Los enfermeros no encontraban ninguna cura hacia todos los civiles infectados. Beatriz quería ir al hospital con leo pero no la dejaban. Tuvimos que volver a la comisaría y explicar la situación al resto de nuestros compañeros y a la profesora. Mobeen llamó a Mybe para que fuera al hospital donde hospitalizarían a Fire Emotion, también llamaron a sus padres. Volvimos a la academia algo deprimidos. En la siguiente clase, "Resistencia de Habiliades" RoseRobot no podía concentrarse en el trabajo, incluso Mr.Goldren la tuvo que mandar a descansar. Todos se compadecían de Beatriz. Fuimos a clase, ahora tocaba "Habilidades en Uso". Mybe vino por la puerta algo preocupado. Me temía lo peor.
 
- Bueno, como sabréis, vuestro compañero Leo se encuentra en el hospital. Está bien...pero no ha recuperado sus emociones. Llamamos al "Renacido" para que nos ayudara y ni con su líquido hemos podido curarle. Sus padres están con él, cuando tenga más noticias os informaré. También, vuestro compañero Wolfan ha faltado hoy debido a que ha pedido un receso de 3 semanas para recuperase -nos explicaba detenidamente esas dos malas noticias-. Pero bueno, la vida sigue. Ahora tenemos que hacer misiones por la ciudad.
 
- ¡Profesor! ¿No podemos ir a visitarle ahora? En vez de hacer una misión -comentó Beatriz levantándose brucamente de su asiento.
 
- Lo siento, pero no. Las normas son las normas -explicó nuestro tutor levantando los brazos. Entendía el porqué de RoseRobot. Yo...me sentía como ella, se sacrificó por mi. Ahora mismo podría ser yo quién estuviese en ese hospital. Le debía una a Leo y a lo mejor Bea consigue curarlo si se esfuerza...ahg, preocupándome por mis compañeros.
 
- Mybe, ¿qué pensaría una mujer que tú y yo conocemos si se enterase de que dejaste de lado a una alumna? -le pregunté levantando mi mano.
 
- ¿Me estás amenazando, patosín? -preguntó algo molesto mi profesor. Observó cómo todo el resto del salón le miraba. No podía quedar como un mal tutor-. Bueno, está bien pero solo vendrán Beatriz y Ker. Los demás haréis misiones.
 
- ¿Por qué yo? -le pregunté. A pesar de que le hice este pequeño favor, no quería visitarle.
 
- Por amenazar a un profesor. Venga, venid que os pongo las coordenadas -nos comentó Mybe burlándose de mi. El resto de clase se teletransportó a su destino. Ya nos encontrábamos dentro del hospital. Fuimos directamente a la habitación donde se encontraba Leo. Mybe habló con los padres de Leo para explicarles el motivo de su visita y sobre el poder de Beatriz. Entramos a la habitación. Yo me senté en una silla de metal. RoseRobot cogió las manos de su compañero sin sentimientos.
 
- Hey, Leo...¿qué tal estás? -le preguntó con suavidad y un tono dulce.
 
- Bien... -comentó Fire Emotion sin ánimos. Leo no paraba de mirar sus manos. Era una escena muy deprimente. Beatriz se puso encima de la cama donde se encontraba Leo y le abrazó.
 
- Recupérate...quiero que vuelvas a ser como antes...por favor... -suplicaba mientras ponía su mano en su pecho, activando sus poderes. No lograba nada-. ¡ACTIVATE! ¡VAMOS! ¡PODERES! Leo...
 
Cuando expresó sus verdaderos sentimientos profundos, su mano empezó a emitir un humo rosa. Salió por toda su piel, el cual se dirigió hacia el olfato de Leo, que con respirar ese humo, volvió a la normalidad.
 
- ¿Beatriz? ¿Por qué estás llorando? -preguntó recuperando poco a poco sus emociones. Volvió la luz a sus ojos.
 
- ¡IDIOTA! Casi te pierdo... -comentó abrazando fuertemente a Leo. Bueno, yo no pintaba nada en esa sala. Por lo que dejé a esos tortolitos juntos. Expliqué tanto a Mybe como a los padre de Fire Emotion lo que logró RoseRobot. Sus padres fueron a su habitación para abrazarle. Mybe y yo nos quedamos solos en el pasillo.
 
- Bueno, ¿esos 2 están saliendo juntos? -me preguntó algo curioso.
 
- Quién sabe -le respondí-. Por cierto, ¿mi madre y tú sois ya pareja oficial?
 
- Quién sabe -me respondió. Beatriz se encargó de curar al resto de afectados por la habilidad del villano. Nos encontramos con loa agentes Tirso y Mike.
 
- Buenas tardes, Mybe. Quería agradecerte a ti y a tus alumnos por salvar a las personas y a nuestros compañeros -le agradeció el superior dándole la mano a mi tutor.
 
- Sí...yo también os lo agradezco...perdón por lo que dije con anterioridad -se disculpó conmigo el cadete.
 
- Por cierto Bluedice...¿nos hacemos una foto? Es para mi nieto -me preguntó ilusionado sacando su móvil de su uniforme. Accedí a hacerlo, nos fuimos al baño de hombres debido a que ahí no había cámaras. Me puse mi traje, nos pusimos en un sitio donde no se notara que estábamos en un aseo. Nos hicimos una selfie la cual subí a Ultrastories. También, me grabó deseando feliz cumpleaños a su nieto ya que la semana que viene era su día especial. Después de esa parafernalia, me quité el traje y volvimos con los demás. Tras despedirnos, nos teletransportamos de nuevo a la clase. Beatriz empezó a llorar de la alegría y de tristeza por lo que había ocurrido con anterioridad. Mybe la empezó a animar.
 
- Venga Bea, no te preocupes, lo has solucionado, ya están todos bien -le animaba para que parase de llorar. Si me voy ahora...¿quedaría feo de mi parte? Tras unos minutos, se puso mejor ya que se calmó así misma. Nos fuimos de una vez de ese lugar. Mybe me acompañaba todo el rato...me estaba poniendo incómodo.
 
- ¿Por qué me estás siguiendo? -le pregunté algo enojado.
 
- No, tú me estás siguiendo. Y respondiendo a la pregunta, es porque hoy como en tu casa, patosín -me explicaba mientras se reía de mi desgracia. Yo me paré, le vi seguir caminando. Espera...¿QUÉ? ¡NO ME JODAS!

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo