pipo

Géneros: Aventura, Ciencia ficción, Fantasía

el perro de ema se muere pero su espiritu sigue con ella

Pipo

pipo

visibility

24.0

favorite

0

mode_comment

0


Era un lunes normal cuando todo pasó.
Era día de colegio pero mamá no me había levantado. Vi que eran las nueve y media de la mañana y, porque era muy rebelde, y odiaba el cole, me hice la dormida. Pero antes de que pueda empezar entró mamá al cuarto para decirme algo, parecía triste. Cerró los ojos haciendo una pausa y dijo:
-Emma te tengo que decir algo, hoy me desperté bajé para dejar el agua calentándose y encontré a Pipo acostado en su cama.
 miró para abajo y dijo, no estaba respirando. Y se largó a llorar.
 
El rostro de Emma se empalideció. Bruscamente empezó a   sentir un deseo de llorar, pero para parecer fuerte se aguanto, Un viento helado entró por la ventana.
Por muchos días la vida siguió así de triste. Yo  no quería comer ni tomar. A partir de ese día la casa tenía un silencio de muerte.
Sentía que no había hecho suficiente sobre su muerte, pipo era tan lindo, así que decidí buscar en la computadora de mamá, cementerios para mascotas. Me aparecieron dos resultados, uno fue: cementerio de animales en San Isidro Chico. y otro fue cemitério de animais selvagens no brasil. Clickie en el de San Isidro Chico y decía la ubicación. Entonces le dije  a mamá si podíamos ir y le pareció correcto hacer una última cosa por Pipo.
El próximo día   salimos para ir al cementerio a enterrar a Pipo. Cuando llegamos empecé a escuchar voces, pensé que era que estaba triste, hasta llegué a pensar que me estaba empezando a volver loca. Lo que era raro era que parecía que las voces no sabían hablar. Entonces pensé que eran como criaturas salvajes, y pensé: estoy en un cementerio de animales, ¿serán ellos?
Lo enterramos y fue muy triste, estábamos todos llorando mucho. Sin embargo en ese momento una voz interna me hizo sentir que todo iba a estar bien. y la brisa helada de esa triste mañana me abrazo calidamente.
volvimos a casa. Yo siempre era una niña feliz cuando faltaba al colegio pero hoy no. después de almorzar tuve que juntar las cosas de Pipo. Fue extraño, agarre su pelota que tanto le gustaba, y tuve una sensación de reencuentro con su ser. Después de eso agarre su cama y sentí un abrazo cálido de sus besos y finalmente toque su correa y tuve una hermosa memoria de mi paseando por el barrio de la casa de mi abuela sonia. después de este día estresante me agarro un cansancio abrumador que se apoderó de mi mente, sentía mucha pesadez y vencida me tire en la cama.
entre sueños me empeze a mover en la cama porque de fondo escuchaba a Pipo ladrando. Confundida me senté en la cama y me deje guiar por mi oído. Era tan real él ladrido que estaba sumamente convencida que Pipo estaba en el patio, feliz empeze a gritar que Pipo estaba en el jardín pero mientras más gritaba y más rápido corría me iba quedando sin voces ni fuerzas. De repente la mano de mi mamá en mi hombro me hizo volver a la realidad.
Estas bien hija? 
confundida, me escuche ladrar a Pipo.
lo extranas? 
siento su presencia entre nosotros.
es normal, amor..
no estas entendiendo, mama .
si, hija te entiendo.
no importa ma dejemoslo ahi,.
 esa misma tarde después de tomar el té le dije a mamá  que necesitaba un poco de tiempo sola así que me fui y me encerré en mi cuarto, hacía mucho mucho frío, me puse mi abrigo y me escape por la ventana. Agarre la bici y fui hasta el cementerio a máxima velocidad.
Estaba por caer el sol y terminar el día, hacía mucho frío y había mucha humedad.
En el camino empecé a sentir que el viento me hablaba así que fui mucho más rápido, cuando llegué me fui acercando a su lápida. Cuando la vi me emocione y le quise decir unas palabras.
y le dije que me había acompañado en las buenas y en las malas y siempre estuviste ahí por mi cuando más te necesitaba. de repente empeze a sentir que un torbellino y un viento muy fuerte me envolvían fuertemente, se levantaron las uelo y el polvo no me dejaba ver. Voces muy fuertes de todo tipo me empezaron a rodear, aturdida caí en el suelo y ahí quedé como como presa vencida ante la caza de su feroz depredador.
 
Lunes 9:29 AM (Emma mira el reloj)  
 
 Vi que eran las nueve y media de la mañana y, porque era muy rebelde, y odiaba el cole, me hice la dormida. Pero antes de que pueda empezar entró mamá al cuarto para decirme algo, parecía triste. Cerró los ojos haciendo una pausa y dijo:
-Emma te tengo que decir algo, hoy me desperté bajé para dejar el agua calentándose y encontré a Pipo acostado en su cama.
 miró para abajo y dijo, no estaba respirando. y se largó a llorar.
 

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo