Soles y lunas: el cielo (editando)

Géneros: Acción, Aventura, Fantasía

Tags:

Infiernos
Luna
Neongal
Sangre
Wrixy

Smith, el elegido para ser la clave fundamental, mientrastanto el elemental Leing le intenta guiar hacia ese camino lleno de malevolos y destructivos pensares de Manjei y Marsei, mandantes enfrentados por un unico bien, capaces de matar a quien se le interponga en el camino. De aquí nace una guerra de estampados rojizos, un camino del heroe indeciso, pactos de tierras y entre otras historias recordables por pasados fatidicos y futuros indeseables. *Esta historia contiene violencia, esta bajo sus responsabilidades todo tipo de imagenes crudas y duras se puedan imaginar.

La ascensión

Soles y lunas: el cielo (editando)

visibility

79.0

favorite

0

mode_comment

1


Seáis quien seáis, mi nombre es Smith y os contaré algo que siempre formará parte de la historia callada sobre guerras de renombre en tierras sin paradero.
 
Comienza en la terrible noche, la misma que muestra la primera tragedia de algunos y alegría de otros, en cualquier lugar de un angelical bosque verde de delgados y altos árboles.
 
Fué el día de mi ascensión a aquel costumbrista mundo natural que a modo de iniciación entre el gentilicio, medianamente vestidos y decentes, se cantaba a tono tribal alrededor de las llamas de una hoguera. 
 
El hombre llegará
La profecía lo dijo
La gente lo ansía 
Tarde o pronto
Ascenderá 
 
Atrapaban las voces en el acogedor hábitat del lugar entre cánticos y bailes para el ritual con trapos viejos como ropa y la fresca yerba como aroma. 
 
Y entre la nocturna sombra, aparecía por el entonces mi alma curiosa con la nueva forma de la que todos sorprendidos miraban y callaban con mi admirable llegar. 
 
El manchado plumaje de unas alas los mantenía con la mirada fija. 
 
- El esperado, de nombre Smith.
 
Decía por las espaldas a paso lento, un ser de pequeñas dimensiones y edad longeva, sin bienvenida alguna como si ya me conociera.
 
Al no ser recíproco la respuesta fué la obvia:
 
- Le conozco?
 
- No exactamente, solo sé cómo va a acabar todo esto tras tantos años y tu eres la clave esencial.
 
Quizás, querido lector del infortunio, creas que nos han explicado el final pero te aseguro que tan sólo lo acontece durante veinte lunas que llegarán con la caída de los muros que protegen las fronteras de varios bandos, leyes, reyes y reinos.
 
El primero que conocí tras las puertas de esa parte del cielo fué Neongal, el lugar glamuroso lleno de paz y gloria, lleno de castillos, donde no tardó en aparecer el hombre de apodo valiente y perdí de vista al extraño que todo lo sabe.
 
La entrada estelar que agitaba las copas del cuantioso arbolado y hojas con andares que abrían el paso entre los aldeanos y avivando el fuego con cada pisada, mostrandose poderoso con la apertura de sus alas y puro con su más blanco plumaje. 
 
Características que solo se veían cuando la luz lo alcanzaba donde en adelante se apreciaba su musculado torso y azulado mirar a la par que suenan elogios y alabanzas de los alrededores que maquillaban su nombre con la corona de la pureza y la dignidad, en aquella tribu principal cerca de la gran ciudadela.
 
- Bienvenido! 
 
Exclamó seriamente aquel atrayente de largos cabellos esparciendo sus palabras en los profundos campos celestiales creando el misterio en la cara del más claro.
 
Se seguía recreando el ambiente cuando campanas de alejados adentros de aquella parte del mapa desconcentraba a los presentes huyendo a toda costa, buscando sus refugios, cerrando puertas y ventanas.
 
- Estan aqui
 
Mencionaba el caballero de los restantes donde entre ellos se hallaban el valiente y yo ante el mayor de los fines abanderado por la oscuridad cabalgando, levantando el agua de los abundantes charcos.
 
Imágenes acompañadas con las gotas de las lluvias venideras. Rayos, relámpagos y truenos aconteciendo la gran tormenta que está en camino. 
 
Segundos después un cuerno advierte de la aparición de los desconocidos vándalos peligrosos.
 
- Vete, nuestros hombres y yo estaremos en ese frente.
 
Me dijo donde a los instantes ese sonido se reiteró y la alborotada lluvia frenaba el ritmo sin dejar de bando sus fuertes respuestas eléctricas y malévolas que hacían a contraluz la figura del mal en los que galopaban en el otro lado. 
 
Yo seguí las instrucciones de esa especie de dios, al que tanto aprecio le tenía el pueblo, emprendiendo camino que me llevó a una de las verdades, históricamente importantes, al topar con el bajito ahora encapuchado que no temía del porvenir.
 
- Acompáñame múchacho.
 
Cosa que no dudé en hacer antes de esa fatal e inesperada encrucijada que cobró sentido en las paredes del por ahora anónimo conocedor.
 
En aquel lugar la madera ardía mostrando las respuestas que buscaba remarcando la coexistencia de los humildes cuyos fines teoricos son la paz y los bárbaros buscando la supuesta guerra en cada ceremonia de ascensión.
 
- Ahora, aquí, puedes pasar a ser alguien más.
 
Dijo andando a mis espaldas atándome a traición con cuerdas y empuñando una hoja de acero dándole calor con la hoguera que todo me enseñó.
 
- Lo siento, pero algún día lo entenderás.
 
Continuó retirando esa espada y alzándola fríamente desparramando las plumas de color grisáceo al cortarme lo que destacaba entre los habitantes.
 
El resultado de la escena fueron unas pocas gotas de sangre en el suelo y quemaduras en mi espalda al aparecer la luz del sol entre las telas de esa extraña y solitaria tienda en la que desperté.
 
De nuevo, una advertencia más, ahora la llegada del único en pié, el vanidoso con su pureza manchada de rojo entregando una bolsa repleta de trofeos de la batalla.
 
Cabezas de ojos emblanquecidos y pestes de muerto que el rey vierte sobre el suelo demostrando su honor y lealtad a los que le rodean. 
 
Las extremidades rodaron descubriendo los aliados fallecidos haciendo saltar las lágrimas entre los rostros cercanos.
 
Fué un día de alegría por la victoria y de penas por los perdidos, justamente como bien describe el nombre del acuerdo por esta paz.
 
Así se originaron los pactos entre tierras de sol y luna.
  • Geteya23-image Geteya23 - 15/09/2019

    En el próximo capítulo el hombre de gran título sentirá la culpabilidad por un leal que por protección hace el mal

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo