Cap 24. The Angel.

Anexia: World of Superheroes.

visibility

59.0

favorite

0

mode_comment

0


Durante el resto del fin de semana sufrí una verdadera pesadilla sin siquiera estar soñando. Eso de despertarme y ver a Mybe en calzoncillos comiéndose mis gofres y casi todo lo que era mío me ponía de los nervios. Esta casa no era suya, no entendía el por qué de esas confianzas. El día del Viernes fue el funeral tanto de los superhéroes que pedecieron como el de los inocentes. Yo en ese día me quedé solo hablando por videollamada con mi gata. Por la tarde Marissa y Mybe regresaron del entierro acompañado por unos oficiales y algún héroe. Me interrogaron, querían saber el motivo de nuestra presencia en ese incidente. Yo les expliqué calmadamente toda la situación, tras unos minutos intensos se fueron para visitar a mis compañeros de aquella misión extra-oficial. Tanto el Sábado como el Domingo intenté sonsacar iformación a Craig sobre su secuestro. Entiendo que él haya rechazado ser nivel S pero tendría otro motivo oculto para que Counter le eligiese, quería descubrirlo. Sin embargo, solo conseguí burlas por parte suya. Me rendí. Me enteré de que Ultrasyner había logrado borrar toda la información personal de mi tutor. El poder de mi profesora consistía en borrar, modificar o generar toda la información, haciéndo que el usuario que leyó esos datos se le olvidase toda la información relacionada con él. Sí que era muy útil, hasta Doris y su compañera no se acordaban del verdadero nombre y aparencia de Mybe, fue gracioso ver la reacción de mi novia al decir que el héroe de nivel B es el cabrón que sale con mi madre. Craig podía volver a su casa con seguridad pero Marissa se lo impidió, incluso hablaron de vivir juntos, obviamente yo me negé a esa idea pero Ethan no compartía mis mismos pensamientos, a él le hacía mucha ilusión. El resultado final fue que Mybe al verme enojado aceptó quedarse una "temporada" con nosotros, cómo le odio. Sin darme cuenta, ya era Lunes. Me desperté bastante contento e ilusionado, hoy sería el día en que The Angel vendría a nuestra clase. Me vestí lo más rápido posible, una vez preparado salí de mi habitación. Observé a Mybe comiendo unas tostadas reposado en la encimera de la cocina.
 
- Esas son mis tostadas -comenté enojado.
 
- Eran tus tostadas -comentó masticando su desayuno-. Te veo bastante emocionado hoy y eso que es un Lunes.
 
- Hoy viene The Angel ¿cierto? -le dije algo ilusionado.
 
- Así es, tampoco des saltos de alegría que no es para tanto, no es tan sexy como yo -explicó terminando su desayuno. Yo ignoré su comentario y fui a despertar a Ethan. Una vez que dejamos en el cole a mi hermanito caminamos los dos juntos hacia la academia-. Bueno, ¿quiéres que vayemos juntos de la mano como padre e hijo?
 
- ¡ADIÓS! -exclamé caminando más rápido, oí cómo se reía de mí. Cómo odio a Mybe. Nada más llegar a clase todos se abalanzaron sobre mí.
 
- Me han contado de que estuviste aquel incidente con Counter, ¿como fue? -me preguntó Edward interesado. ¿Cómo mierda lo sabian? En las noticias en ningún momento se nos menciona.
 
- ¿Fue duro pelear contra el "Contador de superhéroes"? -me preguntó preocupada Beatriz.
 
- Seguramente que no, es nuestro Bluedy al fin y al cabo -bromeó Tobías.
 
- ¿Quién os ha contado eso? -pregunté algo extresado por el interés de mis compañeros.
 
- Danny -comentaros todos al unísono.
 
- ¡Buenos días! -exclamó sonriendo Green Twister. Yo le di una mirada fulminante-. ¡Luego regreso!
 
Antes de que pudiera huir Elton lo agarró. Esa es Volcanux, al fin haces algo bien.
 
- ¿Por qué se los has contado verdecillo? -le preguntó serio y molesto Elton.
 
- Estaban preocupados por ese día y les conté lo sucedido y que estaba ahora todo controlado -respondió Danny nerviosamente. Bueno, no lo culpo, mi amigo se inquieta cada vez que ve a alguien triste o preocupado y hace todo lo que puede para hacerla sentir mejor.
 
- Déjale Elton, antes de que le derritas -comenté sentándome en mi sitio.
 
- ¡YO NO SIGO TUS ORDENES! -exclamó soltando a Green Twister. Esperábamos a nuestro profesor pero apareció Mybe.
 
- ¡¡MYBE!! -exclamó feliz Kand-Y. Todos se levantaron de sus pupitres y fueron a abrazarlo, joder pues sí que le tienen cariño.
 
- Tranquilizaos, los autógrafos y fotos para después de clase, que aún no me he peinado -explicó nuestro tutor arrogantemente moviendo a los alumnos con su habilidad-. Estoy aquí para comentaros 2 cosas; La primera que estoy fenomenal y la segunda que a mi hora vendrán los superhéroes para que hagáis equipos con ellos en el resto de esta semana. Os iréis de viaje por el mundo con héroes de nivel A y uno de nivel S. Id al gimnasio de la primera planta cuando finalicéis vuestra última clase.
 
Eso último que explicó hizo que sintiera nervios, no por miedo sino de emoción. Al fin voy a estar cara a cara y trabajar con una de las 20 personas de aquel día. Él será mi primera víctima aunque creo que lo acabará Counter, no olvidé el pacto al que llegamos. El resto de clases se me hicieron agotadoras y pesadas, quería que llegase ya "Habilidades en Uso".
 
Al fin, ya estábamos en el gimnasio, todos esperábamos impacientes a la llegada de esos famosos superhéroes. Mybe entró por la puerta.
 
- ¿Qué hacéis aquí? Todo era una broma -nos comentó serio. ¡NO ME JODAS! Todos nos pusimos alterados por lo que dijo, al cabo de unos segundos se empezó a reír-. Perdón, eso que dije sí que era una broma. Mis compañeros ya están aquí. Podéis pasar.
 
Observé cómo varios superhéroes de nivel A entraban uno por uno, el último que entró fue The Angel. Era igual que como lo veía en las noticias, con su traje blanco recubierto con trozos dorados. Su logotipo que tenía en el pecho era la ala de un angel la cual tenía una flecha clavada. A partir de sus rodillas y codos la textura era aparte de dorada, luminosa. Ahora entendía el motivo por el que lo confundían con una deidad o alguien enviado desde el cielo por Dios. Por último, destacaba su máscara blanca con contornos dorados en sus laterares, le rodeaba un aro luminoso. Todos empezaron a gritar de la emoción al ver a alguien de un rango tan alto en nuestra clase.
 
- Ahora creo en Dios -bromeó Tobías al ver la figura tan imponente del angel.
 
- ¿Esto es un sueño? -se preguntó Danny para sí mismo.
 
- Veo que no necesito que os presente a mi compañero dorado ¿no? Bueno, ahora cada superhéroe elegirá a 3 de vosotros para que trabajéis con ellos recorriendo el mundo y esas cosas -explicó sin muchos ganas Mybe, le daba igual esta situación. El primero en seleccionar a uno de nosotros fue The Angel, él se puso en frente de nosotros mientras nos observaba lentamente.
 
- He oído muchas cosas de vosotros, tanto en las noticias como por parte de mis compañeros. La mayoría os habéis enfrentado a peligros terribles y conseguisteis sobrevivir estando de una pieza. Esa es la valentía que me gusta -explicaba orgulloso de nuestros actos, me miró fijamente por unos segundos yo no aparté la mirada-. Por eso, a pesar de que tenga que escoger a 3 de vosotros no significa que el resto seáis peores héroes, todos sois igual de fuertes y de talentosos. Recordadlo siempre. Espero poder trabajar con cada uno de vosotros siempre y cuando Mybe me permita hacerlo. Quiero ver y mejorar todo vuestro potencial, para convertiros en un nivel S como yo. ¿Cómo os suena eso?
 
- Es un santo -comentó Tobías adimirándolo por lo que dijo. Todos chillaron emocionados menos Elton y yo al hacer su pregunta. Ahora me encontraba nervioso por si no me escogía, por favor, ve al grano de una vez.
 
- He leido vuestros informes aparte de ver varios vídeos vuestros donde salís ayudando a los civiles. Ahora, escogeré finalmente a los elegidos que me ayudarán en una misión especial.  Mis compañeros serán: Danny Darke, Tobías Rossi y...Kerman Walker -explicó The Angel leyendo los nombres de un listado que sujetaba con su mano derecha. ¡SÍ! ¡LO CONSEGUÍ! No pude evitar sonreir de la alegría que me dio al oir mi nombre en ese listado. Mi objetivo está ahora más cerca que nunca. El resto de nuestros compañeros nos aplaudieron y preguntaron a Danny acerca de sus padres, parece que no sabían de que era un Darke. El angel nos llamó para que fuésemos a una zona aislada dentro del gimnasio para contarnos todo acerca de la misión- Antes de empezar a explicar lo que haremos en esta semana, quiero felicitaros por haberos esforzado al máximo para haber llegado hasta aquí, conmigo -nos halagó de forma sincera- Ahora, prosigamos, ¿alguna vez alguien de vosotros ha viajado fuera del país?
 
- ¡Yo! He visitado París, Nueva York, Londres, Amnsterdam y... -explicaba Danny emocionadamente al recordar sus travesías de niño rico.
 
- Eustópolis -comentó de broma Tobías algo nervioso por la situación. Yo negué al igual que Gryn Syld a la pregunta del angel.
 
- No os preocupeis, siempre hay una primera vez, ¿y qué mejor que en una misión con un superhéroe de nivel S? -comentó con algo de humor The Angel para que dejaramos de estar tensos por su presencia-. Nuestra misión la realizaremos en Egipto.
 
Los 3 nos quedamos de piedra, de todos los lugares no me imaginé que viajaríamos a ese lugar lleno de calor y arena. Nuestro ahora supervisor nos explicó que hace más de mil años, se encontró una fuente de fismitias cerca del Mar Rojo. Al descubrir esa nueva fuente de recursos valiosos se creó una nueva ciudad, llamada "Hallak", que se encontraba al lado de Karnak y de Berenice. Al parecer, Hallak es conocido como  "La Ciudad Dorada" debido a que todas sus infraestructuras están hechos a partir de fismitias los cuales les pusieron un filtro de colores de oro. Es la típica ciudad donde viven los más poderosos o gente influyente del país. Alrededor de esta localidad, se creó otra "mini" ciudad, una para los turistas y gente más pobre, los cuales los edificios eran menos ricos en arquitectónica y habían menos servicios sociales que en la ciudad dorada. The Angel nos comentaría la misión una vez que estuviesemos ya en esa región de África.
 
- Quedaramos en este lugar hoy por la tarde sobre las 6, para que os de tiempo a preparados, comprar cosas de última hora y avisar a vuestros familiares. Llevad ropa ligera y muchas botellas de agua -nos explicó amablemente el angel.
 
- Por cierto, ¿cúando regresaremos? -le pregunté. Necesito esa información para dársela a Counter.
 
- Lo más seguro que en 5 días, hasta el Viernes.  Si tardamos menos, regresaremos más pronto -me explicó tranquilo The Angel. Bien, ese día será cuando morirás, te lo prometo desgraciado.
 
- ¿Y...dónde nos quedaremos? ¿Tendremos que pagar todos los gastos? -le preguntó seriamente Tobías. Mierda, no se me había ocurrido eso. No soy rico como Danny para poder pagar los costes de un hotel o motel.
 
- No os preocupéis, no os tendréis que gastar nada a no ser que querais unos souveniers. El Hotel donde nos quedaremos es lujoso, está diseñado especialmente para los superhéroes de nivel S -nos explicó para tranquilizarnos. Una vez que todos nosotros supimos a dónde iríamos, Mybe nos permitió irnos antes de tiempo para prepararnos.
 
- Estáis tardando en iros de este lugar, venga que la justicia os espera -nos echó Mybe a la fuerza del gimansio.
 
- Mybe, ¿podemos hablar en privado? -le preguntó serio The Angel.
 
- Sí, te tengo que comentar ciertas cosas -le respondió con la misma seriedad. ¿Qué está pasando? Necesito descubrirlo. Fingí que me estaba yendo de la academia mientras observaba con cuidado cómo subían las escaleras. Seguro que se dirigen al despacho de Mybe. ¿Cómo puedo escuchar sus conversaciones sin que me pillen? John. Le mandé un mensaje al móvil diciéndole que necesitaba que me hiciera invisible, menos mal que la semana pasada le pedí su número por si pasaba algo importante como ésto. Sin embargo, no podía convertirme en invisible debido a que no estaba en clase sino en una misión con sus compañeros por Eustópolis. Mierda, ¿qué puedo hacer? Piensa, Ker. Se me iluminó la bombilla de mi cabeza, John puede convertir a una persona en invisible si la ve por lo que me hice una selfie y se la envié. Rezé para que funcionase y afortunadamente lo hizo. Tenía solo 10 mins hasta que volviese a ser visible o eso es lo que me dijo John. Me potencié las piernas y subí corriendo hasta la tercera planta, observé cómo The Angel pasaba al despacho de Mybe y antes de cerrar la puerta me colé dentro.
 
- ¿Y esta ráfaga de aire? -preguntó desconcertado el superhéroe de nivel S.
 
- Las ilusiones de mis alumnos -respondió Craig. Cómo odio a ese tipo. The Angel no pudo evitar que le saliese una carcajada por el comentario.
 
- Bueno, ¿qué paso con Counter? -le preguntó serio el angel.
 
- Quería información sobre nuestro amigo Light Layer -le contestó Mybe serio sentándose en su escritorio.
 
- ¿Logró sonsacarte algo? -le preguntó preocupado The Angel.
 
- Más quisiera, si le hubiera dicho algo yo no estaría en este mundo -explicó Craig.
 
- ¿Cómo obtuvo tu información? -le volvió a preguntar el angel.
 
- No lo sé pero los únicos que lo podían saber eran mis compañeros superhéroes de nivel S y el gobierno -respondió desconcertado mi tutor.
 
- ¿Crees que hay un traidor entre nosotros? -le interrogó The Angel.
 
- Probablemente -contestó apenado Mybe.
 
- No te preocupes, me encargaré de hacer una investigación sobre ello por mi cuenta -explicó seguro y decidido el angel-. Por cierto, ¿tenemos alguna información sobre Counter?
 
- Sí, interrogando a los supervivientes y gracias a las descripciones de mis alumnos logramos saber la verdadera identidad de Counter. Su nombre real es "Ellis Tyler", hombre de 32 años cuyos poderes según dice los informes secretos del gobierno sobre habiliades es crear cualquier cosa con su imaginación. Por eso era capaz de tener más de un poder -explicó Craig con un aire de triunfo al saber los datos personales de su contrincante, como si fuera una venganza-. Hemos publicado hoy en las noticias su foto para que cualquier persona que lo reconozca nos llame, no voy a permitir que asesine a más gente.
 
- Me alegra escuchar eso, seguro que entre todos le detendremos de una vez por todas. Bueno, ha sido un placer hablar contigo pero también me tengo que preparar para irme a Egipto -se despidió The Angel abriendo la puerta yo conseguí salir de esa habitación sin crear otra ráfaga de aire con mi supervelocidad. Me encontraba en la entrada de la academia. Mierda, no me gusta que sepan todos los datos de Counter. Si su poder es crear lo que quiera con su imaginación...¿podría cambiar su aspecto físico? Sí, seguro que sí, es Counter, es igual de inteligente que yo, es algo que yo haría. Mientras que salía por la puerta de la academia asimiliando la información de la conversación anterior observé a mis compañeros formando un circulo, estaban hablando con alguien que parecía ser famoso. Yo no le di importancia hasta que esa persona famosa me gritó llamándome.
 
- ¡Bluedy! -exclamó Doris a lo lejos nada más verme. Mierda, se me había olvidado que tenía novia con todo lo de The Angel y Counter pero espera...¿Por qué mierda está de nuevo esperándome en la entrada de la Academia? Doris corrió y saltó sobre mí, yo la agarré de sus caderas pero la fuerza de la gravedad quiso que nos cayésemos al suelo. Ella se encontraba encima de mí, me echó una de sus miradas pícaras- Me gusta verte así de sumiso -comentó mientras me acariciaba mi pecho con su dedo índice sin apartar esa mirada intensa sobre mí. Yo la aparté y me incorporé.
 
- ¿Qué haces aquí? -le pregunté enojado y nervioso.
 
- ¿Es que no puedo esperar a mi novio a la salida? -me respondió con otra pregunta haciéndose la tonta-. Además, tenemos muchas cosas de las que hablar, ¿no crees?
 
- Sí -dije algo inseguro mientras que Doris se acercó y se recostó en mi hombro mientras me abrazaba con cariño.
 
- Sé que me has echado de menos -afirmó. No me atreví a decir nada solo miré para otro lado nervioso. Observé cómo mis compañero se dirigían hacia nosotros.
 
- Creo que te puedes llevar tu novia a Egipto, aceptan mascotas -bromeó Tobías mientras se reía de su propio chiste. A Doris le hizo gracia su comentario.
 
- ¿Te vas a Egipto? ¿Me llevas contigo? -me preguntó poniéndome ojitos.
 
- No -contesté serio.
 
- ¿Qué? Vamos, si los gatos somos sagrados para ese país -me explicó moviéndose lentamente conmigo con una voz muy tierna haciendo pucheros.
 
- Es una misión de solamente superhéroes -le expliqué.
 
- Entonces si no fuera una misión de héroes, ¿me llevarías conmigo? -me preguntó acercando sus labios con los míos.
 
- No -respondí nervioso y ruborizado.
 
- ¡Gracias! -me exclamó feliz abrazándome con más fuerza. Odio que sepa cuando miento-. Espera...¿te vas hoy?
 
- Sí, a las 6 de la tarde y...¿qué estáis mirando? ¿no tenéis que ir a vuestras casas para prepararos? -les pregunté algo enojado a mis compañeros cotillas.
 
- Es que esto es muy romántico -bromeó nuevamente Tobías.
 
- Se me hace raro verte feliz, eso es todo -comentó Leo mientras agarraba de la mano a su pareja.
 
- Regresamos el Viernes, Doris, ¿te gustaría que hiciésemos ese día una cita doble? -le preguntó Beatriz a mi gata. ¡¿Qué?! No, ¿estás loca? Doris me soltó y cogió de la mano a RoseRobot.
 
- ¡Sí! ¡Me encantaría! ¿Cómo lo planeamos? -le respondió ilusionada Doris. ¿Por qué a mí? Tuve que esperar a que la conversación de chicas se acabase para poder irme de la Academia Heaven. Mi novia me acompañaba por el camino.
 
- ¿No tienes ganas por nuestra segunda cita? -me preguntó.
 
- Tengo ganas de matar a The Angel -le respondí serio.
 
- ¿Por qué siempre en nuestras conversaciones sacas el tema de matar a superhéroes a lo loco? -bromeó-. Me sorprende que hayas cambiado con tu ideología.
 
- ¿Estás decepcionada? -le pregunté desconcertado. Es verdad, a ella también la dejaron de lado los héroes, puede que también tuviese mis mismos pensamientos.
 
- No, estoy más bien orgullosa. Los únicos que deberían de sufrir son los que nos abandonaron. Eso no quiere decir que no odie a los superhéroes -me explicó abrazándome por detrás.
 
- Cumpliré la promesa que te hize, te lo prometo -recordé aquellas palabras y tristeza provenientes de Doris de nuestra primera cita. Agarré su mano con fuerza.
 
- Eso espero -me respondió con una voz calmada que hizo que me sintiera...bien. Seguimos hablando hasta llegar a mi portal. Le comenté antes de subir sobre toda la información que recopilé hoy en la Academia.
 
- No te preocupes, yo se lo diré a mi jefa -me respondió algo triste por nuestra despedida- Me gustaría estar más tiempo contigo pero sé que te tienes que preparar para tu viaje al desierto -me explicó mirándome con timidez, me pareció muy raro verla así por lo que bajé mi guardia y ella lo aprovechó para cogerme de mi chaqueta y besarme a la fuerza. Tras unos segundos sintiendo sus labios con los míos se apartó y me susurró al oído- Te quiero, Bluedy -luego se fue corriendo sin antes guiñarme un ojo. Yo me quedé sin palabras. Esa gata sí que sabe como ponerme...en esta clase de situaciones nervioso y...contento. Joder, al final va a tener razón con que estoy siendo más sumiso. Siento que me comporto algo mejor con mis compañeros, mi familia y novia, ¿es lo que pasa cuándo cambias? Cuando entré al portal de mi piso recibí un mensaje de Doris que ponía: "Cómprame un souvenir", acompañado de un corazón azul. Tampoco nos pasemos gatita. Estuve el resto de las horas haciendo mis maletas, puse la ropa más ligera que tenía además de varias botellas de agua de 2 litros por si viajamos en camellos por el desierto o algo por el estilo.
 
- Hijo, ¿no se te olvida algo? -me preguntó mi madre. No sabía a lo que se refería.
 
- La crema solar -contestó a su pregunta. Mierda, es verdad, no quiero quemarme como mucho ponerme moreno estaría bien. Marissa me obligó a ponerme crema antes de irme para estar ya protegido cuando me diese el sol en la cara. También me puso algunos bañadores por si visitamos un oasis o nos bañamos en el Río Nilo. Una vez todo listo y cerca de la hora límite, me despedí de mi familia excepto de Mybe.
 
- ¿A mi no me vas a dar dos besitos? -me preguntó burlón Craig. Los besitos se los daré a tu tumba, cabrón. Corrí a toda prisa para llegar a tiempo a la Academia Heaven. En la puerta me esperaban Danny y Tobías el cual estaba más blanco que de costumbre.
 
- ¿Por qué tu piel parace la de un vampiro? -le pregunté curioso.
 
- Mi madre, me ha echado montón de crema solar por todo el cuerpo -respondió algo cansado y enojado.
 
- Espera, ¿os habéis puesto crema solar para ir ahora? -nos preguntó preocupado Danny.
 
- Genial, estaremos el vampiro, el quemado y Bluedy en esta misión calurosa -comentó con humor Gryn Syld. Que me llame Bluedy me mosqueó pero lo pasé por alto. Ahora tenía algo más importante en la cabeza. Nos dirigimos al gimnasio de la primera planta donde nos estaría esperando The Angel. Nos dimos una sorpresa al ver a otros dos alumnos los cuales eran mayores que nosotros, solamente por un año.
 
- Veo que llegáis justo a tiempo. Os presento a Ricardo y a Aaron, compañeros vuestros de segundo año. Todos los grupos se forman por 5 personas, los cuales alumnos de distintas clases se entremezclan -nos explicó The Angel ilusionado por nuestra primera misión digna de un héroe de nivel S.
 
- ¡Hola! También me llaman "Paste" -nos saludó Ricardo dándonos la mano amablemente.
 
- Mi nombre de superhéroe es "Time Trial", encantado -nos dijo Aaron algo más seco. Tras presentarnos, The Angel prosiguió con su explicación.
 
- Nos teletransportaremos directamente al hotel que estamos hospedados. Una vez allí, os explicaré el resto de la misión -nos comentó alzando su mano y pulsando un botón de su brazalete platino. Salió una luz de éste que cayó al suelo y formó un círculo luminoso que nos rodeaba. Sin darnos cuenta, estábamos ya en el hotel. Esos artilugios avanzados que tienen los de su nivel son muy útiles. Empezé a notar el calor abrumador del sol y eso que había un techo dorado que nos cubría. Observaba el lugar donde nos encontrábamos. Era una especie de plaza donde en el medio había una fuente de Anubis que contenía agua cuyo chorro recorría la mayoría de este sitio. El techo se sujetaba con columnas blancas, en las paredes habían varias estatuas de faraones importantes-. Nuestra misión será investigar por Hallak acerca del villano "Heatstroke", uno de los enemigos más buscados en el mundo. Nos dieron información de que fue avistado en esta ciudad. También, habrá que conseguir datos sobre la localidad de un cetro bastante valioso.
 
- ¿Qué cetro? -preguntó Aaron intrigado.
 
- El Cetro de Anubis -respondió The Angel serio. Espera, ¡NO ME JODAS! Yo tuve en mi manos el mapa con la supuesta indicación de dónde se encontraba. ¿Por qué las cosas que hago con mi novio o que ella hace me afectan en las misiones? Nuestro supervisor nos comentó que nos esperaría en este lugar en unos minutos ya que antes debemos ir a nuestras habitaciones a instalarnos. The Angel nos acompañó hasta la sexta planta del hotel lujoso. Me fijé que las puertas eran también doradas y tenían un detector de manos.
 
- ¿Por qué...ésta clase de seguridad? -le pregunté desconcertado.
 
- Debido a que los habitantes de esta ciudad son muy fisgones y por tema de ladrones. Este hotel nos paga todo, por lo que la forma que tienen de obtener dinero es haciendo que los grandes jefes y políticos pagen por estar aquí con nosotros -nos explicó tranquilamente The Angel. Puse la palma de mi mano para que la escanearan. Una vez hecho se abrió la puerta. Entré a mi habitación, brillaba mucho por los contornos dorados que componía el lugar. Deshice mi maleta y puse mi ropa en uno de los armarios de vidrio que había.  Una vez acabado, me fui a la sala principal de hotel, observaba cómo varios egipcios llevaban shentis lujosos, parecían muy cómodos. Algunos estaban haciéndose selfies con The Angel. Nos pusimos en marcha una vez que todos acabamos, paseamos por las calles de Hallak, estábamos sorprendidos por todas las infraestructuras modernas que había, creía que Egipto no estaba muy desarrollada. Habían varias estatuas doradas de varios dioses, sobresalía siempre Anubis incluso observaba a gente aclamándolo y rezando por él.
 
- ¿Qué les pasa a esas personas? -preguntó extrañado Tobías al ver que incluso le hacían ofrendas a esa estatua.
 
- Esta ciudad desde hace siglos cree en la llegada de Anubis, el Dios de la muerte. Afirman que vendrá para salvarlos de esta vida y se los llevarán a la necrópolis -nos explicó The Angel caminando sin detenerse.
 
- ¡ANUBIS VENDRÁ! ¡YA VERÉIS! -gritaba uno de los creyentes.
 
- ¡ES LO QUE EL DIOS RÁ DESEA! -chilló otro loco. Dejamos de lado ese circo y nos dirigimos a la otra ciudad la cual era más pobre. Los edificios estaban algunos destruidos, se veían chozas, habían muchas tiendas donde vendían comida, agua y pan pero con casi nada de reservas.
 
- ¿Qué hacemos en este lugar? -le pregunté a mi supervisor.
 
- Los habitantes de Hallak no dirán nada, todos van por su camino. Si queremos obtener información tendremos que preguntar a esta pobre gente. Así que nos separaremos y nos reuniremos aquí en una hora. ¿Llevais vuestros auriculares? -nos preguntó The Angel. Todos afirmamos. Nos separamos en grupo de 2 personas, me hubiese gustado estar con el angel pero Danny me cogió y me llevó con él a la fuerza.
 
- Ker, dime que tienes agua, me muero de calor -dijo agotado y sudando Green Twister.
 
- ¿Por qué no has llevado una mochila contigo? -le pregunté. Saqué de mi mochila que llevaba una botella de agua y se la dí.
 
- Porque no caí en eso -respondió mientras no paraba de beber de mi botella...a morro. Se echó agua por encima de su cabeza para refrescarse-. Gracias Ker.
 
Menos mal que traje otra botella de agua. Estuvimos preguntando tanto a personas mayores como a niños por si habían oído hablar de Heatstroke. Nunca nos respondían, nos miraban con enojo al ver nuestra vestimenta "lujosa", los niños huían de nosotros. Así será imposible encontrar información. Tras más de 20 minutos caminando e investigando esta mini ciudad pobre nos encontramos con un niño que decía saber dónde estaba el villano.
 
- Sé dónde está pero...tengo miedo -nos comentó a punto de llorar.
 
- No te preocupes, nosotros estaremos aquí para ayudarte -le comentó Danny agachándose y acariciando su cabeza para que se calmara. Llamé por mis auriculares al resto de mis compañeros, poniendo mis coordenadas en el brazalete que tenía. El niño asustado nos llevó hasta las afueras de la ciudad, donde solamente había desierto.
 
- ¿Dónde está? -preguntó confuso Danny.
 
- No sabemos su poder, puede que sea alguien que se transforme en arena o algo -expliqué algo preocupado.
 
- Hey...vosotros acompañábais a The Angel...¿también sois superhéroes? -nos preguntó el niño poniéndose a varios metros de nosotros. Estaba de espaldas mirando el paisaje amarillo y anaranjado.
 
- Sí -respondió con miedo Danny. No me está gustando nada a dónde está yendo ésto.
 
- ¿Estáis aquí...para encontrar también el Cetro de Anubis? -nos preguntó el niño girando su cabeza mirándonos fijamente con una sonrisa. Se levantó una brisa calurosa que movía los trozos de arena que componían el desierto. ¿Cómo sabe acerca del cetro? Mierda, espera...no me digas que ese niño es...
 
- Para que nuestros planes funcionen, es necesario que desaparezcáis -nos explicó el crío alzando su mano hacia nosotros.
 
- ¡Danny, prepárate! -exclamé a mi amigo pulsando el botón de mi cinturón para ponerme mi traje. Green Twister hizo lo mismo.
 
- Demasiado tarde -comentó el niño. Sentí cómo mis pies se hundían en la arena, ese crío ha creado arenas movedizas, intentaba salir con fuerza pero me hacía que me hundiese más. Sin darnos cuenta, estábamos debajo del suelo, sólo tenía mi cabeza aún en la superficie pero era inevitable que me empezara a ahogar con la arena. Vi como el niño se puso delante mía.
 
- Por cierto, yo soy Heatstroke -se sienceró el villano antes de que muriésemos. No pude observar nada más, todo estaba oscuro, sentía que no podía respirar que la arena entraba me estrangulaba. ¿Este sería mi final?

Este sitio usa cookies para tu sesión de usuario y mostrarte publicidad.

De acuerdo